(COMPLETO) El Loco De Mi Prometido Capítulo 36

sprite

El tiempo pasó desde aquella noche, no quise pensar mucho en eso pero no es tan fácil como decirlo, tengo admitir que lloré y me desvelé mucho por eso y esas acciones me hicieron darme cuenta lo que valía o no. Lo sabía, no quería asimilarlo aún así tratara, tengo que alejar a Nicolas de mi vida, es momento de centrarme en mi familia.

—¿Quién es el bebé más hermoso? Sí, tu lo eres, mi amor— siempre he sido cariñosa con Samuel pero últimamente he estado muy apegado a él.

—¿Por qué le hablas con esa voz? lo vas a dejar tonto— pero mira quién lo dice, te he escuchado hablándole peor, no me juzgues y yo no te juzgaré.

—No es cierto, a él le gusta, ¿verdad mi amor?— mientras compartiamls muecas y balbuceos entre nosotros, el timbre sonó repentinamente.

—Sam, ¿puedes abrir por mi?— no iba a perder mi tiempo atendiendo gente, váyase a saber quién fuera.

—Sí, claro, ahora voy.

Mientras Sam abría la puerta continúe jugando con Samuel hasta que de reojo vi entrar a la mamá de Nicolas hecha una furia por lo que coloqué a Samuel en su pequeña silla de bebé para poder acercarme a ella a recibirla como corresponde.

—Señora Augier, que gusto verla...— yo estaba dispuesta a recibirla con la mejor de mis actitudes, no me esperaba un saludo como este de su parte. Su mano se había estrellado contra mi cara tan de repente que me hizo caer al piso

—Señora Augier, ¿qué...?— estaba tan sorprendida que no podía más que llamarla por su apellido y preguntar.

—Escúchame bien, Alice, te he querido como a una hija, pero no permitiré que el futuro de Nicolas se vaya a la basura por tu culpa. No quiero que te le acerques nunca más, ¿me haz oído? — y antes de que pudiera recomponerme salió del apartamento dándole un pequeño empujón a Sam que se había acercado a ella.

—¿Estás bien, Alice?— ni bien esa señora se había alejado, Sam corrió a socorrerme.

—Sí, yo solo... no puedo entender que acaba de pasar— y era cierto, ¿Por qué motivo su madre habría de venir hasta mi casa a amenazarme? ¿Qué estas haciendo Nicolas?

Ya basta, he dicho que no me involucraré más con esta gente, no voy a perder mi tiempo con ellos, tomaré ese golpe como recordatorio.

Con o sin hombres, la vida sigue, volví al trabajo después de meses, volver a pisar la empresa, disfrutar de mi oficins, ¿Quién hubiese dicho que sería tan reconfortante? Podría acostumbrarme a esta tranquila rutina.

Todo estaba yendo bien, con la empresa y con mi vida, llegué a pensar que todo acabaría ahí y ya no volvería a ver a nadie de la familia Augier tomada mi desicion, pero la última semana Nicolas ha estado mandando flores a mi oficina todas acompañadas por frases expresando sobre cuanto me extraña, cuánto me necesita, cuanto me ama, cada día sin falta, a excepción de hoy.

Juro que no quise pero soy muy conciente de cosas que repelo, todo el día estuve esperando con emoción que trajeran nuevamente alguna entrega por parte de Nicolas pero esto nunca pasó.

—Mia, ¿sabes si he recibido algo hoy, tal vez, a mi departamento?— traté de sonar lo más desinteresada posible, ni siquiera le dirigí la mirada cuando hablé, ojos fijos en los documentos, podría estar hablando de cualquier cosa, no necesariamente de esas flores.

—No, Alice, no me han informado nada, disculpe, ni bien sepa algo se lo haré saber— su respuesta me dió a entender que todo mi disimulo fue por nada, se notaba que sabía que estaba esperando.

—No tienes por qué disculparte conmigo, en más, perdóname tu a mi por molestarte con estas cosas— esta vez sí la miré y le dediqué mis palabras con una sonrisa.

Me acostumbré muy rápido a sus flores que pensar que no seguirá enviándolas me entristece, no debería mantener esas ideas en mente, hay cosas más importantes.

Terminé de trabajar y ya estaba lista para volver con Samuel, traté de enfocarme en otros deberes pero no fue sencillo, terminé saliendo más tarde de lo habitual por la esperanza qué tenía de recibir las flores de Nicolas pero me cansé de esperar. Resignada salí del edificio pero antes de subir a mi coche lo vi, Nicolas estaba parado al lado de su coche con un gran ramo en la mano, fui caminando en dirección hacía él un poco temerosa, preguntándome si debía acercarme o no pero, cuando al fin estaba frente a él y mi corazón comenzó a palpitar de prisa no dudé ni un segundo; ese hombre en verdad podía causar toda una fiesta de emociones dentro de mi.

—¿Qué haces aquí, Nicolas?— no quise parecer muy emocionada, así que rebajé mis emociones.

—No obtuve respuesta con las otras flores, así que quise entregar estas yo mismo— dicho eso, tímidamente me tendió el ramo de flores.

—Pero tú.... ¿llevas mucho tiempo esperando?— oh dios, yo también había estado esperando, si ambos lo estuvimos, él debió estar aquí hace

—Un poco, sí... esta vez tardaste un poco más de lo que pensé, por poco entro a buscarte— no me hubiera disgustado pero me agrada como está sucediendo ahora.

—Lo siento, tenía algunas cosas por hacer en la oficina— no podía ocultar mi risa nerviosa ¿Pero qué me estaba pasando? en ese momento me sentía como una estúpida, días y noches aceptando mi lejanía de él, se aparece y logra desaparecer todo lo que construí en mi mente.

—Quiero llevarte a cenar esta noche, Alice, acompañame, por favor— algo dentro de mi sabía que esto sucedería y no

—Nicolas, no creo que...— quería ir pero ahora tengo un bebé del cuál ocuparme.

—Como amigos, te lo prometo— se apresuró a excusarse y me miró con esa cara de cachorrito que suele hacer, por lo que terminé aceptando.

—Bien, como amigos— tenía una sonrisa de oreja a oreja y en sus ojos había destellos de felicidad — dejame realizo una llames y vuelvo contigo— me alejé un poco y me dediqué a llamar a Sam, no expliqué mucho pero le conté qué algo había surgido, le pregunté sí podía quedarse un rato más con Samuel, qué cuando llegara le contaría todo y

Corté la llamada, me volví a su lado y a su señal, subimos a su coche y la tensión entre los dos iba aumentando desde ese momento.

el auto, nuestras manos estaban a centímetros una de otra pero ninguno de los dos se animaba a dar el primer paso., retiré mi mano y la puse sobre mi pierna mientras miraba por la ventanilla como nos alejábamos de la

que iríamos a un restaurante, Nicolas— no estaba asustado o algo, pero nos estamos yendo

una mujer común, Alice. alguien tan especial como tú, merece ser llevada a un lugar increíble— amigos,

coche se detuvo a los pies de una colina, Nicolas bajó primero y me ayudó a salir del auto y a subir la misma, obviamente los tacones que llevaba no ayudaban mucho.

haber previsto esto— no es que hayas sido un hombre muy detallista toda tu vida, no es momento para preocuparnos por eso.

puedo quitármelos— tomé mis zapatos con las manos y continúe caminando tomando la delantera, mientras dejaba a Nicolas con una mirada que no podía descifrar.

muy lento, date prisa— caminó aún más rápido hasta alcanzarme y cuando llegamos a la cima quedé asombrada.

hiciste esto?— había una manta en el piso, velas, rosas, vino, copas, todo para una velada de noche

es demasiado para una cena entre amigos, ¿No crees?— voy a admitir que estoy tratando de provocarlo, quiero ver cuanto es capaz de aguantar.

seamos amigos no significa que no pueda haber romance, además, ya me conoces, soy un romántico empedernido, Alice— no pude evitar reírme de la graciosa cara que había puesto tratando de parecer todo un don juan pero no duró mucho.

Leer (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido novela Capítulo 36

La novela (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido Capítulo 36 es muy buena. En Capítulo 36, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Ara Borealis , pero con el libro (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Ara Borealis es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido novela Capítulo 36 en readerexp.com