(COMPLETO) El Loco De Mi Prometido Capítulo 37

sprite

Yo y mi bocota, me había metido en un lío del cual tenía que salir de inmediato, no sé en qué debí estar pensando como para mencionar eso, que desastre.

—No es nada, Nicolas— tratar de evitar el tema es el plan uno.

—Las mencionaste, dime, ¿te amenazaron o algo?— su mirada denotaba curiosidad y deseos de comprensión.

—No, no las he visto recientemente— plan número dos, negar lo sucedido.

—Si te hicieron algo te juro que se las verán conmigo— aquella mirada duró poco, ahora se veía cierta furia en sus ojos.

—Ya te dije que no, Nicolas. Solo lo dije porque son mujeres que se preocupan y quieren lo mejor para ti y, tal vez, ante sus ojos yo no soy lo mejor para ti— plan dos, llevándose a cabo progresivamente.

—Eso no es cierto y lo sabes— conozco todo el amor que dice tener por mi, la necesidad, el deseo pero no soy la indicada para él.

—Si lo es, Nicolas— demos por finalizada la ejecución del plan dos, ya no quería seguir hablando de esto, siempre termina mal, lo sé por experiencia.

—Alice...

Cuando vi que habíamos llegado a mi edificio, me bajé rápidamente del auto sin decir absolutamente nada, si continuaba un segundo más al lado de Nicolas no podría aguantar las ganas de echarme a llorar y abrazarlo.

Me dirigí lo más rápido posible a mi entrada, cuando entré en mi apartamento estaba tan agitada y segura a la vez, no me había dado cuenta de que todo este tiempo estuve aguantando la respiración, por lo que respiré con profundidad.

—¿Qué te pasa, Alice? Estás muy pálida, ¿Te sientes bien?— una muy sorprendida Sam saltó desde su asiendo hacia mi para analizarme.

—Nicolas...— aún no recuperaba el aire correctamente, ese nombre salido de mi boca sonó tan tétrico.

—¿Qué sucedió? ¿Te hizo algo?— de la impresión que le causaron mis palabras, me tomó fuerte e inconcientemente de ambos brazos.

—Él me esperó fuera del trabajo,aun así lo tarde que salí, me invitó y fuimos a cenar juntos—no quería entrar en detalle pero sabía que con Sam eso no iba a ser posible— todo iba tan bien hasta que nos besamos.

—¿¡SE BESARON?!— una cara de espanro se hizo presente, pero lo duró mucho, me dirigió hasta el sofá y los sentó —¿Y qué más?

—Nada, no pasó nada— traté de contener la risa por el cambio repentino de actitudes y sí pude— En realidad, fuimos un poco más allá pero tuve que ponerle un freno, tuve miedo de que viera la marca de mi cesárea.

—Tu no aprendes, Alice. Su mamá hace apenas unos días vino y te dio una cachetada y tu ya estás de nuevo babeando tras de él— me molestaban sus palabras pero porque eran ciertas,tan ciertas que no quería asimilarlo.

—Perdón, pero es imposible para mi ignorar mis sentimientos y mantenerme firme cuando estoy frente a él, de verdad no puedo— no sé en qué momento todo se tornó así, fue todo un trayecto desconocido y retorcido.

—Definitivamente mi amiga ha quedado flechada— me dijo mientras rodaba sus ojos y movía sus cabeza a la par.

—¿Qué voy hacer, Sam?— me levanté del sofá y fui acercándome a la cuna que se encontraba en la sala para ver cómo se hayaba Samuel, se veía verdaderamente lindo mientras dormía.

—Alice— no quería dejar de verlo pero giré mi cabeza y la miré para darle a entender de qué la había oído —¿Por qué no le hace una prueba de paternidad a Nicolas de una vez por todas? antes de que esos sentimientos que estás sintiendo compliquen más las cosas.

—¿Cómo voy hacer eso, Sam? Sabes que ni él ni nadie puede enterarse— soy capaz de todo por mi hijo pero esto es algo que tendré que evitar.

—No tiene porque saberlo, solo tienes que conseguir alguno de sus cabellos para la prueba— la idea sonaba mal pero no tan mal.

segura, Sam— tenía la duda todos los sabedores del asunto tenían la duda pero no sé si es conveniente saberlo.

—Es la mejor oportunidad, piénsalo, le haces la prueba discretamente, claro, y si resulta ser hijo de Nicolas ya no habría impedimento entre ustedes dos para que estén juntos— alguien no estaba entendiendo mi punto.

no? ¿Qué tal si es de David?— no es que tenga algo contra David o el deseo en particular con que sea hijo de Nicolas pero siendo ese el primer caso siento que sería todo mucho más incómodo de saber.

—Entonces, un problema menos, ya no tendrás que preocuparte por algún escandalo porque sabrás quien es el padre del niño, Rosalie ya no tendría con que amenazarte— hay muchas cosas a favor en saber quién es el padre pero la contra también existe, por lo que me asusta.

—¿Qué pasa si eso, tal vez, aleja a Nicolas de mi?— ya estaba mostrando una de más mayores preocupaciones al respecto, no es cómo si le fuera a contar pero ¿Si se enteraba?

tal si no? todo podría salir bastante bien si lo manejas bien a partir de ahora— tenía razón pero habría inconvenientes.

muy orgulloso, Sam— estar conmigo y criar mi hijo con otro hombre, no sé cómo lidiaría con eso.

ama, y un hombre ingenuamente enamorado puede perdonar muchas cosas— y lo sé, si lo sé pero algo me lo impide.

si es su hijo, ¿Enserio crees que el me perdonaría habérselo ocultado?— hay tantas cosas que me asustan que no sé cómo manejarlas, el pánico

pierdes nada con intentar, después de todo, lo sepa o no ustedes están distanciados— sus palabras sí que son filosos, sé que las dice con buena intención pero cortan—¿A caso quieres seguir arrojándolo a las garras de Rosalie?— no quería responder a su pregunta pero terminé asistiendo con la cabeza —Entonces toma tu teléfono

sus indicaciones, me había dado buenos puntos, las cosas podrían salir bastante bien al saber esto, por lo que saqué el teléfono de la bolsa, que aún colgaba de mi hombro, y le marqué a

espero que tengas razón con todo esto...— quise seguie hablando pero el teléfono no sonó mucho antes de que Nicolas

me respondió, cómo si se cuestionara quién estaba llamando.

Nicolas, soy yo... quería decirte algo— me estaba costando mantenerme tranquila después de lo que ambos habíamos pasado hace menos de una hora, lo tenía muy presente.

Leer (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido novela Capítulo 37 de Ara Borealis

En (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido Capítulo 37, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 37, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido Capítulo 37 del autor Ara Borealis en readerexp.com