Después de Traicionado Nuevo día

sprite

Mirella

Me despierto y me doy cuenta que estoy abrazando a Mateus, y encima con mi pierna encima de él, espero que no se haya dado cuenta, no lo creo, por su respiración parece estar durmiendo, Me levanto lentamente para no despertarlo.

— ¡Buen día! ¿Dormiste bien? —

— ¡Oh, mierda! —

— ¡Nuestro! Que extraño buenos días, al parecer el colchón no era cómodo. —

Digo riéndome y luego ella también sonríe.

— Lo siento. ¡Buen día! Mateus, el colchón era genial, fue el mejor que he dormido. —

— Siempre que lo necesites, puedes estar a gusto. —

— Veo que alguien amaneció de buen humor hoy, eso es muy bueno. Pero basta de charla, es hora de empezar el día. —

Hablo yendo a la sala, maldita sea, necesito limpiar este desorden, busco algo de ropa y hago mi higiene lo más rápido que puedo. Y vuelvo a la habitación ya con algunas cosas para empacar Mateus.

— Ahora es tu turno, jovencito. —

Hablo de ordenar las cosas en la cama para desinfectarlo.

— Sé que estás acostumbrado a ducharte por la mañana, pero hoy tendrás que esperar a la noche, porque todavía no tenemos la silla, ¿de acuerdo?

— ¡Vale jefe! Sin problemas. —

Comienzo a desnudarlo para cambiarle el pañal, cuando lo abro me doy cuenta que está seco.

— Mateo, ¿por qué tu pañal está seco? —

— Porque yo no hice nada. —

Sentarse y recostarse en la cama para poder mirarme.

— ¿No te apetecía? —

— Lo siento. —

— Entonces, ¿por qué no lo hiciste? —

1 Porque no quería hacer el lío que hice ayer. —

Habla bajando los ojos.

— Eso no iba a pasar, solo pasó ayer porque aguantaste demasiado, ahora tienes ganas, ¿no? —

— Si, mucha. —

Habla un poco torpe.

— OK. —

Respondo levantándome.

— ¿Eh! A dónde vas? —

— Ponte unas zapatillas y agarra tu silla para llevarte al baño". —

— Pero… esta silla no está lista para el baño. —

— Lo sé, te levantaré y me sentaré en el inodoro. —

— No, te vas a lastimar. —

— No voy. —

Hablo mientras termino de ponerme las zapatillas y me dirijo hacia la silla, vuelvo y empiezo a quitarle los pantalones y el pañal a Mateus para que sea más fácil.

Mateus

Mi te vas a lastimar, mejor lo hago en el pañal. —

se preocupa por mí, y continúa quitándome la ropa, me pone en la silla y vamos al baño, mentalmente te agradezco que el baño sea grande a pesar de ser muy simple, cierra la silla al lado del inodoro y con mucho esfuerzo me pone en una posición sentada, y se queda sosteniendo mi cuerpo para que no me caiga, en cuanto libero mis necesidades, las lágrimas comienzan a rodar por mi rostro, nunca pensé que sentiría tanta alegría en usando un inodoro.

Ah... No llores, te traje aquí porque no quería que estuvieras

limpia las lágrimas con una mano y con la otra continúa apoyándome.

No estoy triste, son lágrimas de alegría, no tienes idea de lo bueno que es poder usar el jarrón. —

Me alegro de que te haya hecho feliz, y ¿sabes lo que eso significa?

— No. —

— Que si me prometes decirme cada vez que tengas ganas de ir al baño, no te pondré más el pañal, pero te advierto, si te encuentras reprimiéndote, volverás al pañal. —

¡Está bien jefe, lo prometo! —

— Bien, ¿has terminado? —

— Sí. —

Está bien, te voy a apoyar en mi cuerpo y en la silla para limpiarte, ¿de acuerdo? —

Mirella

Ni siquiera espero a que responda, solo le digo lo que estoy haciendo, es una costumbre. Fue muy difícil, pero lo logré, la silla en sí lo hará mucho más fácil, necesitamos comprar una urgente. Vuelvo a la habitación y lo acuesto en la cama, voy a la habitación que por ahora es nuestro guardarropa, le compro ropa interior y shorts, vuelvo, lo acomodo y empiezo con los ejercicios de fisioterapia.

está, chico, ahora necesitamos café.

mi celular y pido el desayuno, necesito ir al mercado, no podemos gastar dinero en pedir comida, sé que las cosas que necesitará Mateus para la rehabilitación no son baratas.

Mateus, hoy tenemos que ir a comprar tus sillas y también ir al

a ver que dice, necesito saber que se siente al

tengo que irme?" ¿No puedo quedarme aquí? ¡Me callaré, lo prometo!

veo jugar, pero sé que

no me gustaría salir en ese

Entiendo, pero es demasiado tiempo para que estés

Nuestro café llega interrumpiendo la conversación, mientras la comida y también comen, trato de encontrar una

— ¡Ya se! —

— ¿Qué? —

Está asustado.

Lo siento, no fue mi intención asustarte". Entonces, ahora en la mañana voy a comprar las sillas y traeré nuestro almuerzo, estaré fuera por poco más de una hora y el mercado lo hará por la aplicación cuando regrese. ¿Quieres quedarte aquí en el dormitorio o en la sala de

— Todo bien. Creo que es más fácil aquí.

— No pregunté cuál es más fácil, pero ¿dónde prefieres quedarte?

— Hay un televisor en la sala de estar.

Puedo ver que le da vergüenza tomarse la molestia, como si fuera un problema para mí, oh, si supiera que haría cualquier cosa

Oye, no tienes por qué avergonzarte, acordamos, ¿recuerdas? Estoy aquí para cuidarte y lo hago con el mayor

— Lo siento, odio todos los problemas que te estoy dando".

Ya te dije que no me importa, no me estás dando ningún problema, pero ¿quieres ir a la sala solo por la televisión?

Leer Después de Traicionado novela Nuevo día

La novela Después de Traicionado Nuevo día del autor Mia Connolly es una novela emocionante y fascinante historia En Nuevo día, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Mia Connolly Construcción Cada personaje en Después de Traicionado es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Nuevo día y los capítulos posteriores de la novela Después de Traicionado en readerexp.com