Después de Traicionado Un día a la vez

sprite

Mateus

Logré dormir después de hablar con mi Mi, pero creo que si durmió fue muy poco, ya que dormí con ella acariciando mi rostro, cuando despierto está entrando la enfermera.

— Buenos días, Mateus, es hora de tu higiene. —

Antes de que pueda responder nada, Mirella se une a la conversación.

— Buenos días, dígame qué hay que hacer y déjeme hacerlo. —

Ella le sonríe a la enfermera y le tiende la mano para que le entregue los suministros necesarios.

— Imagínese, señorita, este es mi trabajo. —

— No hay problema, me empeño en cuidar a Mateus y te echo una mano. —

La enfermera sonríe y le entrega las cosas.

— Gracias. Mientras tanto, desinfectaré a Leonardo. —

— Perfecto, entiéndelo, ayer compré pañales y toallitas húmedas para bebés. —

— Este intercambio no es necesario, señorita, por ahora los suministros del hospital. —

— Lo siento, no quiero sonar snob, pero me di cuenta que el material del hospital no es de primera, los pañales son hasta un poco ásperos y me imagino que al igual que Mateus, Leonardo también está bastante lesionado, está bien si usamos el material que compre en todos los intercambios? —

— De ninguna manera, señorita, se lo haré saber y lo dejaré en las listas". —

— Gracias, y no tienes que llamarme señorita, puedes llamarme Mirella. Buenos días, mi hermosa, ¿dormiste bien? —

Realmente no entiendo su conversación, pero le sonrío mientras acaricia mi rostro y besa mi frente.

— Buenos dias mi princesa... —

La veo fruncir el ceño y hacer una expresión triste.

—¿Hola! Qué tal? —

— ¿Te molestarás si te pido que no me llames princesa?" Marcos me llamó así y... —

— ¿Qué tal mi amor? —

La interrumpí de inmediato, maldita sea, ni siquiera recordaba eso, gracias a Dios me sonríe.

— Creo que eso fue un sí, buenos días mi amor, dormí bien sí, ¿y tú? ¿Descansaste un poco? —

— Más perfecto imposible. Estoy bien mi hermosa, descansé si, quédate tranquila. —

Me da un beso rápido en la boca y comienza mi higiene, nos damos cuenta que la enfermera la está mirando mientras desinfecta a Leonardo.

— Wow, eres muy bueno, necesitas aplicarte esta pomada, ¿la usas o quieres que te la aplique? —

— Yo paso, puedes irte. —

Después de terminar, ella pacientemente me lava los dientes, me peina, ayuda a Leonardo a hacer lo mismo, pronto llega nuestro café, una vitamina muy delgada, tomo unos sorbos y luego siento la necesidad y lo apago todo antes de can.. para avisar a Mirella que estoy enfermo, con la mayor calma y paciencia se acerca y comienza a limpiarme hablándome mientras lo hace.

— Está bien, mi hermosa, el doctor dijo que esto es normal. —

— Lo siento amor, no sabría decirte que consiguieras una palangana. —

— No hay problema, lo limpiaré rápidamente, está bien, no te preocupes, ¿de acuerdo? —

No permite que ninguna de las enfermeras me limpie, dice que quiere hacer todo y lo hace sonriéndome. Cuando termina trato de hablar un poco con Leonardo, pero él sigue retraído y contesta más las preguntas que hace Mirella, pero lo entiendo, es difícil depender de los demás, más aún de extraños y ni siquiera saber quién es. . . Para él ahora somos extraños, al menos por ahora, habrá que tenerle paciencia, pero sé que Mi lo tomará al pie de la letra, y estoy seguro que si él no se acuerda, en poco tiempo ella lo hará. han vuelto a ganar su amistad.

Cuando la doctora se muda para su visita de la mañana, Mirella la llena de preguntas, y yo solo estoy admirando y agradeciendo a Dios por la suerte que tengo de tenerla, fui demasiado estúpido para alejarme de ella. En el almuerzo traen una sopa muy aguada también, puedo beber un poco más que en el café, pero también saco todo,

Leonardo logró mantener el almuerzo, pero estamos tranquilos, el médico dijo que todo está normal.

Por la tarde recibimos la visita de Carina, Arthur y Tiago, ya que Leonardo y yo estamos en la misma sala, Mirella no tuvo que salir, ya que pueden estar dos personas con cada paciente en horario de visita. Trajeron ropa, productos de higiene, algunas otras cosas que pidió Mirella y algunas cosas para que ella comiera, cuando el horario de visitas estaba por terminar, insistieron en que los acompañara a la cafetería al lado del hospital, pero ella se negó, Le dije que se fuera, aunque fuera para desconectar un poco, pero no hubo manera, ella se niega a dejarnos. Pasamos el día tranquilos, la segunda noche tuve fiebre, pero nada grave y así van pasando los días.

Mirella

Hoy llevamos aquí cinco días, no he salido del hospital desde que llegamos, pero a pesar de estar cansado, estoy muy contento con la recuperación de los chicos, están muy bien, ayer empezaron la dieta blanda y los diversos cambios de pañal durante el día ayudaron mucho en la mejoría de heridas y erupciones, fue una lucha convencer a Leonardo para que me dejara cambiarlo, no confiaba sigue haciéndolo solo, porque hay que acostarlo y yo quería quedarme solo con los cambios que hacían las enfermeras, pero no lo dejé, insistí diciendo que es como un hermano para mí, hasta que logró convencerlo.

Carina viene todos los días en horario de visita, y aprovechamos este tiempo para contarle a Leonardo de su vida, el médico dijo que en dos días podría ser dado de alta, yo estaba preocupada, no sé cómo lo haría, ya que solo soy yo para cuidar de los dos, Mateus aún tiene unos días más para quedarse aquí, pero a las pocas horas ella volvió diciendo que podía estar tranquilo, como Leonardo tiene amnesia, se hizo un examen para comprobar su identidad y el resultado debe salir el mismo día en que se espera que Mateus sea dado de alta, y sin este resultado, Leonardo no puede ser dado de alta del hospital.

También le pedí a Arthur y a Tiago que me ayuden con su tutela, ya que necesita cuidados, quiero ser responsable hasta que recupere la memoria, incluso nos dijo que esperáramos el resultado del examen, pero no vi la necesidad ya que están seguros de quién es. Hoy vendrá un delegado a hablar de los cuidadores y del tiempo que pasaban en la finca, esto los puso ansiosos y confieso que a mí también.

— ¿Amor? Tu bebé necesita un cambio de pañal... —

Habla riendo gracias a Dios ya que hablamos y nos llevamos bien, ya no tenemos vergüenza el uno con el otro y logra que cambien pañales muy bien. Me levanto ya recogiendo las cosas para cambiarlo y digo sonriendo.

sí? Arreglemos esto entonces.

Comienzo a cambiarlo como de costumbre, después de limpiarlo tomo la pomada para aplicar, tomo su miembro con una mano y aplico suavemente la pomada, siento que su miembro se endurece en mi mano, está medio sentado en la camilla y puede mira lo que estoy haciendo, suspira y lo miro y sonríe y me guiña un ojo.

— ¿Ves lo que me haces?

Te estás poniendo descarada, ¿es así querida?"

Yo también me río, eso no ha pasado desde que llegamos aquí, pero ya no hay vergüenza entre nosotros, él me sonríe todo el tiempo y yo a él, desvío la mirada de Leonardo cuando recuerdo que está de nuestro lado, veo que su expresión es triste.

— ¿Está todo bien, Leo?" —

Responde sin levantar la cabeza y sin mirarme.

— Esta sí. —

Bueno, no lo creo, noté que estabas triste, pero respetaré tu decisión de no hablar, sabes que estamos aquí si quieres hablar, somos tus amigos, puedes confiar en nosotros.

Ahora estamos bastante solos en la sala, solo hay un paciente más en la cama uno y está muy lejos de las camas en las que estamos. Leonardo suspira y me mira.

Simplemente no creo que eso me vuelva a pasar a mí".

— ¿Eso qué? —

— Sí... tener una erección..."

Se pone rojo cuando habla, definitivamente está avergonzado,

También me aplicas ungüento, y hasta el día de hoy no ha pasado nada... Sí... ¡Perdón, Matthew! —

es todo hombre, no hay necesidad de disculparse, como dijo Mi, estamos aquí para hablar de cualquier cosa, puedes confiar en nosotros. E com relação a nada ter acontecido, é porque você não olha Mirella com desejo de homem, comigo só acontece com ela, com a médica não aconteceu nada também, você vai ver, quando encontrar alguém que você ame como mulher, tenho certeza de que va a pasar.

— Pero mi condición es diferente a la tuya, volverás a caminar, yo

eso no significa nada, ¿por qué no te estimulas para saber si todavía puedes tener una erección?"

Ni siquiera habíamos notado que el doctor se acercaba hablando con Leonardo.

¿Qué? ¿Aquí? De ningún modo.

cerrar las cortinas para que tengas

Yo le digo.

Sí, haz esto. Mirella, solo pasé para pedirte que vengas a mi oficina más tarde, ¿a las siete y media?

pero ¿hubo algún problema?

Oh no, son solo algunas instrucciones que quiero

— Todo bien entonces. —

va, recojo en silencio un paquete de toallitas húmedas y lo dejo al lado de Leo en la camilla, levanto la camilla para que esté aún más sentado de lo que ya está, y me doy la vuelta tirando de la cortina que da a cada intimidad en la cama. , aprovecho la oportunidad y cierro el de la cama de Mateus también y me siento a su

— ¿Qué estás haciendo amor? —

Matthew me pregunta en un susurro.

— Dándole privacidad. —

¿Y vamos a quedarnos aquí y escuchar?"

— Claro que no... —

siento en el brazo del sillón y me apoyo en la camilla, acomodo mi cabeza en su cuello y acariciando su rostro empiezo a tararear muy bajito la vieja canción infantil de los Tribalistas, él cierra los ojos y nos quedamos allí, disfrutando de la tierna momento que estamos pasando, por un momento me olvido que estamos en el hospital, Mateus está tranquilo ya veces con los ojos cerrados susurra que me ama, yo sonrío y sigo cantándole y

Leonardo

estar loca, no me voy a quedar con los de al lado, no dije nada mientras ella preparaba todo porque además de saber que no serviría de nada, me moría de vergüenza, ya entendí que me tiene como hermano, en esos pocos días aprendí a quererla de la misma manera. , aun así, el hecho de que ella sepa que pienso en sexo ya me pone rojo

puedo hacerlo, y sé que no va a funcionar, en todos estos meses nunca subió, ¿o subió y no

por un momento debatiéndome con mis pensamientos, preguntándome si lo hago o no, luego bajo a hacerlo, no necesito ponerlo totalmente duro, y no necesito correrme, solo necesito ver si todavía sube, así que si comienza a subir, es solo que yo debo

asegurarme de no hacer ruido, tomo el borde del camisón y me lo meto en la boca, abro el pañal, que en sí mismo es un punto de inflexión, respiro hondo y tomo mi polla, comienzo a acariciar lentamente ella, subo y bajo mi mano, repito el movimiento unas cuantas veces, siento una leve pulsación, así que sigo, pronto mi mente viaja y mis pensamientos se detienen en Carina, termino olvidándome que solo estoy haciendo un prueba y empiezo a disfrutar el momento, empiezo a rítmicar más el movimiento de mi mano, imaginando que es la mano de Carina acariciando mi polla, la siento endurecerse, no tarda mucho estoy dura como una roca, pero no No quiero detenerme ahora, sigo pensando en Carina, la imagino besándome mientras toma mi polla, incluyo unos ligeros apretones al movimiento y acelero aún más hacia arriba y hacia abajo, qué jodidamente deliciosa sensación, puedo No me resistí y terminé corriéndome en la mano, para colmo de males, la cachonda era tanta que me solté el camisón que me estaba mordiendo y terminé

aliento mientras me limpio y me maldigo mentalmente. Que cojones, aparte de venirse y gemir fuerte aqui con ellos dos alla, que cojones era eso de pensar

Mateus

Leer Después de Traicionado novela Un día a la vez

La novela Después de Traicionado Un día a la vez del autor Mia Connolly es una novela emocionante y fascinante historia En Un día a la vez, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Mia Connolly Construcción Cada personaje en Después de Traicionado es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Un día a la vez y los capítulos posteriores de la novela Después de Traicionado en readerexp.com