Después de Traicionado Hogar y Familia

sprite

Mirella

Esa noche casi no dormimos, todos estábamos ansiosos por el día de hoy, cuando Leonardo finalmente durmió, se despertó a los pocos minutos gritando a causa de una pesadilla, se agitó mucho, tuve que llamar al médico que ordenó que le aplicaran un sedante. a él, Mateus que ya estaba ansioso, se puso aún más y no durmió ni un ojo, aunque le acaricié el pelo, no hubo manera, no se calló y no dormimos. Mientras hago su higiene trato de calmarlo.

— ¿Vamos a irnos antes del almuerzo?" —

— No sé querida, tu última medicación será ahora, creo que cuando venga el médico a visitarla, le darán el alta. —

— Así que me vas a poner la ropa, ¿verdad?" —

Creo que será mejor que esperemos a que te den de alta primero. —

— Uff... ¿Por qué amor? ¿Solo para darte más trabajo? —

— Para asegurarnos de que nos vamos a casa hoy y no me das ningún problema, detente. —

— Por supuesto que lo haremos. —

Me acerco susurrando, aprovecho que Leonardo está distraído hablando con la enfermera que lo limpia, no quiero que escuche.

— Cariño, estás prácticamente segura, solo que no saldrá si tus exámenes de ayer mostraron algún cambio, pero la identificación de Leonardo todavía no ha salido, y necesitamos saber si también lo darán de alta, porque de lo contrario yo no se como lo hare. —

— Pero, ¿y si tiene que quedarse? —

— No sé, cariño, el examen de identificación vence hoy, así que esperemos, ¿de acuerdo? No te preocupes, pase lo que pase, lo arreglaré. —

Le doy un beso en la mejilla y vuelvo a limpiarlo, cuando estoy terminando de darle el café entra la enfermera con la última medicación.

— Mateus, esta es la última dosis, en cuanto el médico firme tu alta vendré a retirar el acceso. —

— No veo la hora... —

Mi celular empieza a sonar, Carina está en la recepción, le digo que no sé a qué hora saldremos y le digo que entre como escolta de Leonardo, que es justo a la hora del intercambio, entonces ella no No tengo que quedarme en la recepción esperando no no sé cuánto tiempo, unos minutos después ella entra.

— Buenos días mi pueblo. —

— Gracias a Dios Leo, ya llegó nuestro carruaje, buenos días mi UBER. —

Mateo le dice todo emocionado y nos reímos.

— Buenos días Karen. —

— No hay llamada de amigo, Mateus es como el burro de Shrek: ¿Ya es hora? ¿Falta mucho? ¿Iremos pronto? —

Mateus

Extiendo un pezón que Mirella presiona con sus dedos y deposita un beso.

— Buenos días, tengo buenas noticias...—

Entra el doctor interrumpiendo la escena que estoy haciendo con Mirella.

—Identificación confirmada mi muchacho, realmente eres Leonardo Rezende, ya puedes irte a tu casa, Mirella aquí están los papeles de alta y el examen de identificación, eres el tutor, cierto, recibí el documento del juez, la receta tiene unas vitaminas, y los otros cuidados son de los que ya hablamos, y en cuanto programen fisioterapia y otros médicos, se pondrán en contacto contigo. —

— Está bien, muchas gracias doctor. —

— Bueno, ahora hablemos de ti, Matthew. —

— Por favor, dime que puedo irme. —

— Tranquilízate, ¿aparentemente estás loco por deshacerte de mí? —

— No es de usted, doctor, sino de este lugar. —

Respondo sonriendo.

— Cálmate chico, tú también te vas a casa". Mirella, aquí, los papeles de su alta, recetas de vitaminas y una receta para hacerle nebulizaciones por si notas que respira más cansada, si es posible ten un oxímetro para medir la saturación, si el resultado está por debajo de ochenta y cinco debes llevarlo Lo llevé a urgencias, se curó de la neumonía, pero sus pulmones siguen frágiles. Las demás recomendaciones son las mismas que las de Leonardo y las que ya conoces. La fisioterapia y las consultas también están suspendidas. Eso es todo, te deseo lo mejor. —

— Gracias. —

Respondemos los tres juntos y pronto hablo con Mirella.

— Vamos, amor, vámonos pronto". —

— No te lo dije, mira el burro de Shrek. —

Leonardo y Carina se echaron a reír, pero no me importa, me muero por irme.

— Amigo, ¿puedes pedirle a la enfermera que venga a tomar el acceso de Mateus y espere afuera a que yo los arregle? —

— Claro. —

Se va y minutos después entra la enfermera.

— Ahí, Mateus, ahora voy a buscar las sillas. —

— Gracias hombre, por todo. —

Le agradezco y luego Mirella le pone calzoncillos, pantalones, calcetines y zapatillas a Leonardo, lo pone en la camilla y le pasa la camiseta para que se la ponga, luego me va vistiendo, finalmente me peina y llama a Carina. —

— Amigo, solo voy a ponerlos en las sillas y nos vamos". —

— Está bien, ¿quieres ayuda? —

— No hace falta, llega Leo, me pasa los brazos por los hombros y me abraza. —

Así lo hace, ella lo levanta por encima de la silla y le pone los pies en el soporte. Antes de pasarme a la silla, habla con Carina.

— Amigo, la camilla está más alta, ¿puedes pararte junto a mí? Lo voy a sentar y necesito que lo sostengas para que no se caiga. —

— OK. —

Mirella

Me inclino hacia él y pongo sus brazos sobre mi hombro.

"Amigo, ¿puedes abrazarme, por favor?" —

Ella lo hace y tiro de su torso para que se ponga de pie.

“Ahora sosténgalo. —

Luego lo giro en la camilla por sus piernas y lo sostengo en un abrazo nuevamente, poniendo sus brazos sobre mis hombros nuevamente, siento su cuerpo inclinarse sobre mi, entonces con mucho esfuerzo lo levanto y lo pongo en la silla.

Mateus

Mirella tuvo mucho trabajo para ponerme en la silla, pero en ningún momento perdió la sonrisa, tuvo que asegurarme el cambio con un cinturón para sostener la silla, es una silla sencilla y no se reclina para nada, a diferencia de la mía, nos despedimos de todos y nos dirigimos al estacionamiento, Carina empuja la silla de Leo y Mi empuja

- Amigo, ¿qué auto es este? ¿Y dónde está el nuestro?

Tu auto está en tu casa, esta es la de Arthur, dijo que sería más fácil poner a los niños en un auto de cuatro puertas, está todo bajo control, amigo, ¿cómo lo hacemos

Creo que Mateus mejor sigue adelante, en el asiento del pasajero que se reclina un poco. —

— Muy bien, iré atrás con Leo y tú conducirás.

lo hacen, Mirella mete a Leo en el coche, y luego me mete a mí, era más fácil que sacarnos de la camilla, porque ya estaba acostumbrada a meterme en el coche, de camino a casa

Mirella

Tan pronto como salimos a la carretera, Leonardo y Mateus están dormidos, veo a Carina escribiendo frenéticamente en su teléfono celular, así que guardo silencio. Apenas llegamos, veo el auto de Tiago estacionado frente a mi casa, que por cierto está toda abierta, me vuelvo hacia un lado y hablo, poniendo mi mano en el rostro de Mateus y acariciándolo.

— ¿Amor? Llegamos. —

Mateus

Me despierto con mi dulce E llamándome y me emociona estar aquí en esta casa otra vez.

¿Cuál fue mi bien? ¿Por qué lloras?

Me pregunta y sonrío para tranquilizarla.

Me alegro de estar de vuelta. —

Y me alegro de que estés aquí, voy a buscar la silla". —

Creo que será mejor que te lleves a Leo primero. Me llevará más tiempo sentarme y levantarme de la silla que a él. —

lo tengo todo bajo control amigo, ¿me ayudas aquí? Vuelvo enseguida querida. —

un ojo y acompaña a Carina a la casa.

Mirella

Carina ya esta bajando y entrando a la casa, cuando entro, la casa esta toda limpia y ordenada. Arthur y Tiago están terminando de poner la mesa para el almuerzo, que por el olor que prepararon aquí, los abrazo a ambos y antes de volver a buscar a los chicos les doy las gracias.

— Oh, no existes, gracias. —

Mateus

es un ser humano extraordinario, cuando vuelven de casa cada uno empuja una silla, ella ha pensado en todo, en cuanto abre la

— ¡Eres maravillosa! —

sonríe, pone a Leo en la silla y hace lo mismo conmigo, esta vez no tuvo que detenerme, ya que mi silla se reclina hasta tres niveles, entramos con Arthur y Tiago dándonos la bienvenida y

Todo muy bien, pero tenemos que irnos, Mateus, una vez más lo siento, la verdad no sabía que pasaba en ese lugar, lo que necesites solo llámanos.

tomándome del hombro para

— Está bien, hombre, olvídalo. —

Gracias por todo mis

da las gracias, nos despedimos y se

Bueno, tengo que comprar cosas en la farmacia y hacerle un lugar a Leo, ¿quieres quedarte aquí o en la habitación? La televisión está

Amor, necesito ir al baño y luego quiero quedarme donde estás, quiero hacerte compañía".

quedo en la sala, pero también necesito ir al

Mirella

llevo a los dos al baño, ya que tenemos la silla de la ducha es mucho más fácil. Leonardo, solo necesito bajar y levantar el pantalón y la ropa interior, además de apoyarlo y ponerlo de una silla a la otra, cómo mueve los brazos, tareas como comer, lavarse, cepillarse los dientes, él puede hacerlo. solo. Cuando vuelvo, Carina está limpiando

Amigo, déjalo ahí y luego lo

— De ninguna manera. —

y me siento, ordeno mis vitaminas, medicamentos, nebulizador y el oxímetro. Llevo la televisión del dormitorio a la sala y luego me dirijo a la habitación que antes era de Patricia y ahora será de Leonardo, apenas abro la puerta, vuelvo corriendo y abrazo

— ¿Qué es esta mujer? —

gracias, la habitación quedó genial!

de Patricia está completamente ordenada

es amigo, además yo no hice nada solo, y a pesar de querer presumir, fue idea de Tiago. Bien, terminé los platos. Ahora vamos a relajarnos un poco y hablar.

la televisión en la sala y hablamos de algunas comodidades y empezamos a ver una película, pero pronto veo que Mateus tiene la cara un poco cansada y la respiración entrecortada, sé que no se quejará porque quiere estar cerca. para mí, así que yo voy a la

Cariño, ¿vamos a descansar un rato en la habitación? No te importa, ¿verdad amigo?

— Imagínese amigo, vaya allí. —

Grandullón, estás en casa, ¿qué quieres

a ver la película con

Bien, ¿quieres moverte al sofá?" Él está más cómodo.

asiente y lo dejo en

— Si necesitas algo, llámame". —

Después de Traicionado de Mia Connolly Hogar y Familia

En Después de Traicionado novela Hogar y Familia , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Después de Traicionado fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Después de Traicionado de Mia Connolly Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Hogar y Familia y los capítulos posteriores de la serie Después de Traicionado en readerexp.com