Después de Traicionado Vida o muerte

sprite

Mateus

Marcos es irónico cuando nos apunta con un arma, siento que Mirella se congela, así que pregunto.

— ¿Marcos? ¿Qué haces aquí?

—¡Hola a ti también hermanito, hola querido papi y creo que mi nueva mami! Tan bueno para toda la familia junta, ¿verdad? ¡Sentado allí! ¿Dónde está el pequeño? Ven aquí ven mami? Vamos a atrapar a la prima pequeña ya ti sin bromas o se va.

Le dice a mi papá que se siente cuando se da cuenta de que quiere levantarse y tira de Suelen hacia él, apuntándola con el arma.

— Marcos la suelta, está embarazada.

Mirella, que yacía con la cabeza en mi regazo, permanece inmóvil.

— ¡Cállate, aquí no pides nada, Leonardo, Leonardo, ven aquí! LEONARDO?

Marcos comienza a gritar y Leonardo aparece de la oficina, confundido por los gritos.

— ¡Qué bueno que decidiste unirte a nosotros, prima, ahora ve, muévete!

— Pero lo que...

Leonardo empieza a hablar, pero Marcos lo interrumpe.

— ¡Quieto!

— Marcos basta hombre, déjala ir, ¿qué quieres? Acomodémonos.

— Ya te dije que te callaras, claro que lo resolveré, respondiendo a tu pregunta hermanito, vine a buscar a mi princesa, pero primero voy a arreglar unos asuntos familiares.

Arroja a Suelen en el sofá junto a mi padre que la abraza.

— Sabes, todo sería mucho más sencillo si ese falso Leonardo hubiera muerto en la golpiza que le di, ¿no es eso inválido? Vi a una rubia contigo, quiere decir que la verga todavía funciona, ya sabes, hasta está buena...

— No te acerques a mi esposa...

Marcos golpea a Leonardo con el trasero, quien instantáneamente se desmaya.

— ¡No le dije a nadie que hablara!" Qué cojones no hacen nada bien, y tú, siempre tan bueno, siempre tan perfecto idiota, regresaste del mundo vegetal, ¿eh? Creo que sería más eficiente meterte una bala en el pecho...

Dice apuntándome con el arma y en ese momento Mirella salta y se sienta en mi regazo abrazándome, empieza a llorar y hablar contra mi pecho.

— ¡No! ¡Por favor no!

Me agarra tan fuerte y comienza a sollozar y la aprieto en mi abrazo y me retuerzo pensando. Dios mío, Marcos está molesto, dejó a Leonardo sangrando e inconsciente, no sé qué hacer, Suelen está en estado de shock, mi padre la abraza fuerte, Mirella está desesperada, está atrapada y me está apretando, Marcos podría perder el control y dispara si hace esto la va a pegar, no puedo permitirlo, tengo que estar pendiente de sus movimientos...

Empieza a hablar.

— Oye princesa, no seas así, ven con papi, vine a buscarte, vamos a casa, ven hija, tu madre nos abandonó, pero todo estará bien, yo te cuidaré, papi ama. tú hija, nadie más nos separará, ven conmigo princesa, por favor ven?

Se acerca, acariciando su espalda con la mano libre, pero ella ni siquiera se mueve, sigue aferrada a mí.

— Hija, te voy a dar unos minutos, y si no vienes de una buena vez, papi te llevará de todos modos, aunque sea a la fuerza...

— ¡NO!

Cierro los ojos y grito paralizándome cuando escucho disparos, le disparó, le disparó a mi Mi, Dios mío, no puedo creerlo, no quiero abrir los ojos, no puedo ver a Mirella muerta. Pero ella todavía se aferra a mí...

— ¿Mateo? ¿Mateo?

Mi padre me llama, pero mantengo los ojos cerrados abrazando a Mirella.

— ¿Están todos bien?

Entonces escucho una voz desconocida y lentamente abro los ojos, veo a Marcos tirado en el piso en medio de un charco de sangre, respiro un poco cuando veo que Mirella no fue golpeada y los siguientes minutos pasan como un borrón, Entro en modo automático, sostengo a Mirella firmemente en mi pecho, no quiero que vea esta escena, veo a Carina correr hacia Leonardo y pedirles que llamen una ambulancia, mi padre apoya a Suelen que comienza a gritar de dolor y dice que ella rompió fuente, el policía dice que pronto le quitarán el cuerpo y que tenemos que ir a la comisaría a declarar y le pregunta si quiere que alguien llame. Quiero ayudar, pero lo único que puedo hacer es acariciar a Mirella y repetirle al oído.

— Ya está bien amor, se acabó, todos vamos a estar bien...

Repito varias veces, tratando de calmarla y a mi también, veo que entran paramédicos y ponen a Leonardo en una camilla, luego se van, también se llevan a Suelen, mi padre y Carina los acompañan, poco tiempo después hay varios policías en la habitación, tomando fotografías y grabando registros, hasta que recogen el cuerpo de Marcos en una bolsa negra y se lo llevan.

— Señor, ¿se encuentra bien?" ¿Necesitas que llamemos a alguien? Hemos terminado aquí, te llamarán a declarar, ¿necesitas algo?

El policía me pone la mano en el hombro mientras habla y me concentro y luego salgo de mi trance, lo miro pero sigo acariciando la espalda de Mirella.

— Está bien, ¿puedes decirme a qué hospital llevarán a mi familia?

— Holy House, ¿quieres que llame a alguien?

— No, está bien, voy a llamar a unos amigos, sí... ¿Y Marcos?

Pregunto con miedo.

— ¿Quién es Marcos señor? “El que nos estaba amenazando.

— ¿Qué lo sabes?

— Era… mi hermano.

Hablo con voz ahogada.

— Lo siento señor, como de costumbre lo llevarán al IML, si dentro de los treinta días la familia no aparece para reconocer el cuerpo, lo entierran como indigente, pero como usted dijo es su hermano, cuando estén depuestos automáticamente el delegado los remitirá al reconocimiento.

— Entiendo.

— Hasta luego, señor.

Se va dejándonos allí, me quedo quieta unos minutos, ordenando mis pensamientos, luego capto la cara de Mirella haciendo que me mire.

— ¿Amor mírame?" Respira hondo mi vida, por favor háblame?

Apoyo mi frente contra la de ella y dejo que mis lágrimas fluyan.

Ahora va a estar bien, por favor dime que estás bien.

Hablo mientras lloro.

Mirella

Me quedé paralizado cuando vi a Marcos y cuando amenazó a Mateus solo pensé en defenderlo, aunque fuera con mi vida, así que salté en su regazo y lo abracé, después de eso mi cerebro se apagó, solo escucho un zumbido alrededor. yo, me concentro en abrazar a Mateus, no puedo permitir que Marcos le dispare, lloro sin parar y no se cuanto tiempo pasa, hasta que Mateus me toma la cara y dice algunas cosas que no entiendo bien, solo cuando Veo lágrimas corriendo por su rostro, vuelvo en mí.

— ¡No llores mi amor!

Ella dice besándome a continuación, suspiro y respondo.

— ¡Gracias a Dios! ¿Estás bien?

— Estoy bien, ¿qué pasó?" ¿Donde está todo el mundo? ¿Dónde está Marcos?

Vida, creo que te congelaste del

— Te iba a disparar, no podía permitir eso, y luego escuché un zumbido a mi alrededor, ¿qué pasa amor?" ¿Todos están bien?

— Amor, Marcos está muerto, amenazó con llevarte a la fuerza y ​​no sé cómo llegó la policía y le disparó.

Empiezo a llorar de nuevo y él me abraza.

— Lamento todo este amor.

— Perdóname, todo esto es mi culpa, soy una persona horrible...

mi bonita?" Claro que no, no tuviste la culpa de nada, estaba desequilibrado, no tengo nada que perdonarte, vamos a estar bien,

— Te amo tanto, no sé qué haría si te perdiera.

— No vas a perder, te amo y estoy aquí para ti. Vida, te necesito, eres mi fuerza, tenemos que ir al hospital, Leonardo estaba inconsciente allí y Suelen se puso de parto, ¿te sientes bien? ¿Puedes ir?

— Sí. Estaré bien bebé, ¡vamos!

levantándome, solo entonces veo sangre en el piso y me imagino que es de Marcos, respiro hondo y me dirijo al baño para echarme un poco de agua en la cara, ayudo a Mateus a hacer lo mismo y nos dirigimos al

Mateus

Llegamos buscando información, y nos enteramos que Leonardo ingresó a urgencias y Suelen está en obstetricia, así que decidimos ir tras Leonardo y Carina primero y la encontramos en la sala de espera, sentada con la

—¿Carina? ¿Como está él?

pregunta Mirella y se sienta a su lado y la abraza.

sé, lo llevaron adentro, hasta despertó en la ambulancia, pero se empezó a agitar, le pidió a Marcos que dejara de pegarle, que no le diera patadas, entonces los paramédicos lo sedaron. Y Suelen, ¿alguna

Está en obstetricia, no hemos ido todavía, iremos en cuanto tengamos noticias

les avisé a Arthur y Tiago, ya vienen, ¿estás bien? ¿Necesita

hablo con ella

bien gracias a Dios, parece que no sabía que estaba en casa y logré llamar a la policía sin que él se diera cuenta, cuando comencé a escuchar me asusté, pero pronto me di cuenta de que tenía que controlarme y hacer algo.

— Nos salvaste.

siento y la abrazo junto con Mirella

— ¡Gracias hermana!

Y luego nos llama un médico.

— ¿La familia de Leonardo Rezende?

él es mi primo y esta es

Digo apretando el hombro de Carina.

Leonardo está bien, con una ligera confusión mental, pero bueno, la contusión no tardará en sanar, lo mantendremos en observación veinticuatro horas, pero por si acaso. Ahora está durmiendo de nuevo, pero apenas se despertó preguntó si Carina y Luz estaban bien y dónde

Carina soy yo, y esta es

Ella acaricia su vientre y pregunta.

—¿Podemos verlo?

Solo puedo dejar entrar a

Me quedaré con él.

Ella dice y Mirella la cuestiona.

— Amigo, ¿estás seguro?

ve a ver a Suelen y Miguel, estaré bien, hablamos luego

bien, cualquier cosa

tarde te traigo una merienda,

procedemos a la obstetricia y allí nos informan que Suelen está en la sala de preparto y mi padre acompañándola, nos sentamos a esperar, hasta que llegan Arthur y Tiago, les contamos lo sucedido y luego deciden ir a nuestra casa a buscar ropa para Carina y Leonardo, y bolsos para Suelen, Sara y mi padre que ya estaban preparados hace unos días, y nos quedamos nos sentamos allí esperando. Aproximadamente dos horas después, Arthur y James regresan con las cosas, Arthur me susurra que han limpiado la habitación y luego se sientan a esperar

Wow, ¿cuánto tiempo tarda en nacer un bebé?" Llevamos horas aquí

Después de Traicionado novela Vida o muerte de Mia Connolly

En Después de Traicionado novela Vida o muerte autor Mia Connolly los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Después de Traicionado Mia Connolly Vida o muerte en readerexp.com