Después de Traicionado Sr. y Sra. Soares

sprite

Mateus

Llegó el día, el día de nuestra boda, Mirella no quería ir a ningún lado a arreglarse, llamó a una peluquera y a una maquilladora aquí mismo en la casa y me echaron de nuestra habitación a las siete de la mañana. , me voy a arreglar en la habitación de Leonardo que protestó cuando me vio despertar a las siete de la mañana de un sábado.

— Quédate quieto, vine a dormir un rato contigo, ya que me echaron de mi cama, incluso por parte de tu mujer.

Digo lanzándome a su lado en la cama, amenazando con abrazarlo.

—De ninguna manera, si me tocas con esa gran polla perderé a mi principal culpable, pero te mataré.

— Hmm... ¿Te has fijado en el tamaño de mi pene?

Hago una voz melosa y fina.

— Ya olvidaste pendejo, que te vi desnudo más veces de las que quería, ahora cállate, quiero dormir más.

— ¡No, vamos a levantarnos! Estoy ansiosa, no podré volver a dormir.

— Amigo son las siete de la mañana, es súper temprano, tu boda es a las once, podemos dormir por lo menos dos horas más.

— No, vamos... Levántate para bien, o te hago levantar para mal.

— Incluso parece.

Se pone una almohada sobre la cara.

— ¿Quiere ver? CARI... —

Me interrumpe poniendo su mano sobre mi boca.

— Está bien, loco, vamos a levantarnos.

— Pero es un palo de verdad, llamar a Carina siempre funciona.

— ¡Mira quien habla! El tipo que hace todo lo que Mirella quiere, y lo único que tiene que hacer es lamer el suelo que ella pisa.

— Claro que no es así, tenemos un acuerdo, ella manda y yo obedezco.

Nos echamos a reír y nos levantamos a desayunar, mimamos un poco a Sara, nos arreglamos y nos dirigimos a la pequeña iglesia que hemos elegido, todos nuestros invitados estarán en el altar con nosotros, entraré con mi padre, él será mi apoyo, Leonardo entrará con Mirella, ni siquiera trató de ocultarlo cuando ella se lo pidió, ella lloró como una tonta, Carina entrará con Tiago y Arthur con Suelen y la pequeña Sara .

Mirella

Estoy ansiosa, Carina entró a mi habitación a las siete de la mañana, acompañada de Suelen, la peluquera y la maquilladora, y echaron a Mateus, yo solo salí de la habitación para ducharme, hasta el desayuno, trajeron a la habitación, no quería salir de casa para arreglarme, prefería hacer todo diferente a la última boda de Mateus, sé que suena tonto, pero no quiero que tenga ni un momento de recuerdo de eso día, no hoy.

A pesar de los pocos invitados, a petición suya elegí un vestido de novia muy tradicional, con cola larga y velo, el pelo recogido en un moño con unos mechones sueltos y para completar un maquillaje romántico que acompañara la delicadeza y dulzura del vestido.

Salimos para la iglesia, Mateus salió quince minutos antes que nosotros, los hombres iban con Arthur en nuestro auto, llevándose a la pequeña Sara con ellos. Yo, Carina y Suelen, fuimos en el auto de Arthur, quien nos llevará a mí ya Mateus al hotel de la granja después del almuerzo.

Mateus

Estoy en el altar, me sudan las manos, me tiemblan las piernas, nunca en mi vida había estado tan nerviosa, entonces comienza la clásica marcha nupcial y ella aparece en el portal, hermosa, perfecta, sonriéndome como una ángel, trato de contenerme, pero las lágrimas fluyen mientras le sonrío y miro hipnotizado, aunque hubiera más personas sentadas en los bancos, no vería a nadie, Leonardo toma su mano mientras vienen hacia mí y cuando él llega, pone su mano en la mía y habla.

— El aviso del primer culpable también es en caso de que le hagas daño a mi pequeño.

Él sonríe y me guiña un ojo.

— Te prometo que no será necesario.

Luego beso la frente de Mirella y susurro.

—Te ves hermosa, simplemente perfecta.

Ella me sonríe, y el sacerdote comienza, pregunta si estamos aquí para contraer matrimonio por nuestra propia voluntad, da un breve sermón sobre la importancia de este acto, si nos aceptamos en matrimonio, hasta el momento de los votos. llegadas e intercambio de alianzas.

— Mi Mi, pensé mucho en todo lo que te tenía que decir ese día, así que para empezar elegí un pasaje de la biblia que parece haber sido escrito para describir tu forma de ser y de amar: primera de Corintios, capítulo trece, del verso uno al ocho, con algunos puntos destacados del que estoy hablando. Aunque yo hablara lenguas humanas y angélicas, y no tuviera amor, sería como metal que resuena o címbalo que retiñe. Y aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda ciencia, y aunque Tuve toda la fe, para poder mover montañas, y no tuve amor, nada soy. Y aunque repartiera todos mis bienes para sustentar a los pobres, y aunque diera mi cuerpo para ser quemado, y tuviera amor, nada de esto me beneficiaría". Todos ustedes están hechos de amor mi vida. "El amor es longánimo" sufriste mucho por nosotros, "es bondadoso" bondad podría ser tu segundo nombre; "el amor no es envidioso" nunca quisiste el lugar de nadie, "el amor no se jacta" nunca pediste elogios o algo a cambio de todo lo que hiciste y haces, "no se envanece" nunca te sentiste más que nadie, "tú no te portas mal" nunca intentaste nada conmigo cuando no estaba disponible, "tú no buscas tus propios intereses" siempre me priorizaste, muchas veces anulándote a ti mismo en favor de mis necesidades, "no te enojas" siempre con una sonrisa y calma conmigo, "no sospecha mal alguno" siempre trató de entender mi lado de las situaciones, "no se regocija en la injusticia, sino que se regocija en la verdad"; esto es parte de ti, tienes empatía por todos, "todo sufre" y tu sufriste sin parar por mí, "todo cree" siempre creíste que llegaríamos hasta aquí, "todo espera" me esperaste, me esperaste estar disponible, me esperaste bien, "todo soporta" todo lo soportaste, como el valiente guerrero que eres. "El amor nunca termina" y el mío por ti nunca terminará. Tienes este amor en tu esencia. Te amo, eres mi vida y aquí ante Dios y nuestros amigos, prometo hacer todo lo posible para retribuir todo tu amor, prometo cuidarte, hacerte feliz y amarte por el resto de nuestras vidas.

Luego le pongo el anillo en el dedo, deposito un beso en su mano, ella lleva sus manos a mi rostro y seca las lágrimas que brotaron mientras yo hablaba, y entre lágrimas habla.

— Recuerdo exactamente el día que te conocí, me enamoré de ti en el mismo momento, pero no fue por tu apariencia, sino por la persona que siempre fuiste, amable, alegre, educada, decidida, trabajadora, con un corazón y carácter ejemplar. . Durante mucho tiempo me bastó con participar de tu felicidad como espectador, cuando lo que siempre quise fue ser uno de los motivos de tu felicidad, estoy seguro que nuestro amor durará para siempre, y que nada lo hará. separarnos, nuestro amor fue construido sobre la roca de la amistad, la confianza, la superación de obstáculos, pasamos por muchas cosas difíciles, y hoy estamos aquí, delante de Dios, diciéndonos una vez más que sí, te prometo que siempre tendrás mi si, mi apoyo y mi amor incondicional, te amo.

Me pone el anillo y besa mi mano como yo hice con la suya.

— Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre. Por el poder que me ha sido otorgado, por la ley de Dios y la ley de los hombres, ahora los declaro esposo y esposa. Puedes besar a la novia.

La atraigo, sellando nuestros labios, en un dulce beso lleno de promesas de amor, cierro con un beso y beso su

La amo, señora Soares, esposa mía.

— Te amo, mi esposo.

Recibimos abrazos de nuestra familia y salimos para el restaurante, justo después de nuestro almuerzo familiar, Arthur y Tiago nos llevan al hotel de la granja, tan pronto como pasamos por la puerta del dormitorio, dejo caer la pequeña maleta que trajimos y la recojo. en mi regazo, ella se asusta porque sabe que todavía no puedo caminar completamente sola y sobre todo cargando

¡Cálmate, solo estoy siguiendo la tradición amor! Pero no me iré de aquí, no te preocupes.

Hablo besándola, y ella empuja la puerta con las manos. Nos quedamos un rato en nuestro beso y lentamente la pongo en el piso, y ahí mismo junto a la puerta le desabrocho los botones del vestido, besando su cuello, su espalda, su trasero, sus piernas, hasta quedar solo en sus bragas.

— Hermosa...

gimiendo, mientras mis dedos deslizan hacia abajo sus delicadas bragas de encaje blanco, así que hundo mi rostro entre sus piernas, mordiéndola. Mientras sostengo su cintura con una mano, con la otra acaricio sus muslos, hasta llegar a su intimidad, pronto siento a Mirella jadear y sus piernas tiemblan cuando viene llamando mi nombre.

— ¡Vaya! Mateo... Vaya...

Todavía no has visto nada, vamos a la cama.

La apoyo con mis manos ya que estoy de rodillas, mientras ella recupera el aliento y hablo levantándome extendiendo mi mano hacia ella, pero cuando llego a la cama me empuja para que quede boca arriba.

— Me toca a mí, mi amor, es hora de la sorpresa que tengo preparada.

se sube a la cama arrastrándose hacia mí, me ayuda a quitarme el traje, y me besa mientras me quita cada pieza de ropa, termina con un beso, para entonces yo ya me dolía hasta de tanto deseo, luego ella toma mi corbata y me ata las manos, estoy tan encantado con esta versión seductora de mi esposa que ni protesto, me entrego sonriéndole a ella quien me da un beso ardiente, haciéndome querer romper esa corbata para soltarme , muerde mi lóbulo de la oreja y

también te vendaré los ojos y lo sentirás, no luches contra el amor,

hacia la puerta y toma su velo vendandome los ojos con el, entonces siento, siento que besa mi cuello, baja besando y acariciando mi abdomen, siento que besa y masajea mi polla un rato y luego se la traga , comenzando un ir hasta que

— Poooooorraaa aaamooorrr...

delicia. Todavía me estoy recuperando cuando vuelve

— Vamos amor, suéltame...

Aún no mi amor, todavía te montaré y lo

que me pongo duro de nuevo en el mismo instante, entonces se sienta derecha. ta a la vez y comienza un

Mierda amor, que delicia, anda mi amor, rodéate tu

acerca, y me quita el velo de los ojos, dejándome verla, y comienza a brincar y acariciarse mientras brinca, termino corriéndome en el mismo instante, y ella rueda sin parar hasta correrse también, que no tarda mucho a

— Ahhhhhhhh mierda.

desploma sobre mi pecho, quedándose ahí hasta que nuestra respiración se normaliza, entonces me besa, me mira a los ojos y

— ¡Yo te amo!

— ¡Yo te amo!

también y le devuelvo el beso, luego ella comienza a soltarme, tan pronto como estoy libre, la giro en la cama, invirtiendo nuestras

a cuatro patas para

Leer Después de Traicionado novela Sr. y Sra. Soares

La novela Después de Traicionado Sr. y Sra. Soares del autor Mia Connolly es una novela emocionante y fascinante historia En Sr. y Sra. Soares, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Mia Connolly Construcción Cada personaje en Después de Traicionado es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Sr. y Sra. Soares y los capítulos posteriores de la novela Después de Traicionado en readerexp.com