El Amor De Antonio Capítulo 1: Formar un grupo para casarse

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 1: Formar un grupo para casarse de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio Capítulo 1: Formar un grupo para casarse, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 1: Formar un grupo para casarse, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee El Amor De Antonio Capítulo 1: Formar un grupo para casarse del autor Rosa amarilla en readerexp.com

Al pleno mediodía, el sol fuerte y caliente.

Clara González se vestía con un vestido de novia blanco, se ponía de pie en la puerta de una tienda de vestido de novia, mirando a la pareja besándose en el coche a la carretera, sólo sentía frío desde su corazón interior.

Era el día en que ella y su prometido se quedaron en probarse el vestido de novia, los dos hicieron una cita para reunirse en la tienda de bodas.

Pero ella pensé, hasta medio día, que vio tal escena.

El hombre le dio la espalda y besó a la mujer apenas se dio cuenta del entorno. La mujer le besócalurosamente, pero a través de la ventana del coche, la mujer se burlaba de Clara como si fuera una triunfadora.

Todo el cuerpo de Clara fue golpeado por un rayo, nunca pensó que la que estaba saliendo con su prometido era su propia hermana.

Las lágrimas cayeron bruscamente de sus ojos, Clara no decía nada, sentía vergüenza y se llenaba de ira en su interior.

¡Ella era la persona más estúpida del mundo!

Hacía cinco minutos, Francisco Pastor le envió un mensaje, diciendo que no podía esperar a ver cómo era en su vestido de novia, y ella inmediatamente bajó a esperarlo.

Y ahora, su vestido de novia era la broma más grande.

De repente, Clara lo entendió absolutamente.

Ese mensaje era simplemente que le envío por Cecilia Bellido, para que ella pudiera ver esta escena.

¡Esa mujer y su madre, juntas para ocupar a su padre, no era suficiente, y ahora querían quitar a su prometido!

Lo que hacía que Clara sea aún más escalofriante era la traición de Francisco.

Él sabía que odiaba a Cecilia, pero se unió a ella apuñalándola por la espalda.

Clara sentía como si hubiera hecho una pesadilla, tenía miedo de que sus emociones se salieran de control y de hacer algo irracional, tuviera que apresurarse a escapar de allí antes de que Francisco la encontrara.

Poco después, Cecilia hizo una llamada telefónica, la voz estaba llena de orgullo y provocación -Mi querida hermana, ¿lo has visto? Francisco me ama siempre, por eso, él no va a casarse contigo, yo nunca le dejo a casarse contigo, él es mío, ¡tú ni pensarlo!-

A lo largo de toda la tarde, Clara perdió su alma en la calle vagando, arrastró su vestido de novia, las lágrimas se motearon, sin darse cuenta de las miradas constantes de los transeúntes.

Pasando por un club, ella entró, pidió mucho vino, mientras bebía, lloraba, quería usar alcohol para anestesiarse por completo.

Esa noche, Clara estaba tan borracha que se quedó dormida en el sofá en la habitación privada del club.

A la mañana siguiente, Clara se despertó por el timbre del teléfono.

Ella recogió el celular sin hablar nada, la voz furiosa de Francisco vino -Clara, ¿dónde estás? ¿Sabías que te esperaba en la tienda de vestidos de novia toda la tarde de ayer? ¡Como no lo importas tanto, no creo que este matrimonio necesite casarse!-

Clara estaba despierta de inmediata y estaba pesarosa.

Este matrimonio... ¡No quería casarse desde ayer!

Colocó el teléfono, Clara fue al baño a lavarse su cara, luego salió de la habitación, lista para pagar.

Cuando se acercaba del pasillo, una figura larga se encontró cara a cara.

Clara no se dio cuenta del otro lado hasta que el hombre se acercó, escuchó a su asistente detrás de él respetuosamente dijo -Presidente, el antiguo Presidente le ordenó que su viaje principal de hoy es ir al Registro civil con la señorita López para obtener un certificado de matrimonio, y acompañarla a cenar para celebrar-

-No hay tiempo-

Los labios delgados del hombre eran claros y su voz era tan fría que no tenía sentimiento.

-Pero ... El antiguo presidente dijo, tiene que casarse, si no le gusta la chica, él puede enviar a otras hasta que satisficiera-

El asistente sudó y transmitió las palabras del antiguo Presidente, hablando con un poco de precaución.

-Bueno, ¡tan obstinado! Vas al círculo de celebridades para elegir a una mujer, siempre y cuando no sea la mujer que ha sido seleccionada por él, cualquiera puede, quiero que rompa completamente su idea-

El hombre actuaba de una manera muy agresiva.

El asistente quedó aturdido en el acto, -El presidente... No estás bromeando, ¿verdad?-

Los ojos del hombre estaban fríos,

-¿Parezco bromear?-

¡No era así!

Pero... De todos modos, ese era también un evento importante de la vida, ¿era demasiado apresurado?

El asistente quería decir algo, le gustaría aconsejarle, pero veía el aspecto incuestionable del jefe, tuvo que callarse.

Hasta ese momento, Clara recién miraba hacia el hombre.

Era un hombre excepcionalmente excelente y tan guapo, sus sabios delgados, nariz alto, sus ojos serenos con un poco frío sin dejar a nadie a acercarse.

Un traje a medida, forrado con su figura más alta.

Su temperamento es frío, inalcanzable, como un rey inviolable, por todas partes exuda una actitud distante, y difícil de acercarse, con una postura aislada y poderosa que hace temer a la gente.

Clara reconoció que este hombre, el Presidente del Grupo Nevada, Antonio Díaz, era reconocido en la industria del entretenimiento como una figura imperial, por lo general actuando de una manera muy discreta, rara vez aparecía en público, Clara era una reportera y tuvo el honor de reunirse con él.

¡No esperaba verlo en ese lugar!

Entre pensamientos, Antonio había pasado con ella, Clara no podía evitar moverse.

Antonio estaba buscando una persona para casarse, ella también fue traicionada por su prometido, no hubo ninguna relación emocional entre ellos, formar un equipo para casarse no era indefendible.

Lo más importante, ella quería dejar a Cecilia saber, ella, Clara González, también podía encontrar un hombre mejor, ¡ella quiere que Francisco sintiera arrepentido!

Al pensar así, Clara inmediatamente abrió la boca para detenerlo, -Señor Díaz, por favor quédese-

Su voz llegó un poco repentina, Antonio y su asistente se sorprendieron, mirándola.