El Amor De Antonio Capítulo 13: ¡Qué enamorado que era!

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 13: ¡Qué enamorado que era!

En El Amor De Antonio Capítulo 13: ¡Qué enamorado que era!, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 13: ¡Qué enamorado que era! en readerexp.com

-Directora, Clara y yo tendrémos una noticia para hacer por la tarde. Hay más gente que tenga menos trabajo que ella, ¿no puedes mandarlos a hacer eso?-

Alejandra tomó la iniciativa para ponerse de pie y hablar, con una ira extremadamente reprimida en sus ojos.

-He dejado otros trabajos a los demás. Una persona ya es suficiente para hacer su notica por la tarde. El señor del Grupo Pastor y Cecilia están en pleno apogeo, y será la noticia de enfoque más llamativa. En todos modos, la vamos a agarrar.-

Elisa cruzó sus brazos, con una postura arrogante.

-¡Entonces voy yo a la entrevista de la ceremonia!- Alejandra se ofreció ella misma.

-Alejandra, ¿qué quieres decir? ¿Tienes algún comentario sobre mi arreglo?-

Al ver la actitud insistente de Alejandra, Elisa de repente le gritó con una cara molesta.

No se veía bien la cara de Alejandra tampoco, ella iba a explotar, de repente, Clara, la que mantenía callada, dijo finalmente, -Vale. ¡Voy yo!-

-¡Clara!-

Alejandra la miró sorprendidamente, con ojos grandotes, -¡Estás loca!-

-No hay drama, Alejandra. Sólo se trata de una entrevista, voy yo pues.-

Clara le contestó riendo, pero la mirada suya hacia Elisa se puso un poco fría.

Sabía Clara que Elisa era amiga de Cecilia, que llevaban una amistad hacía muchos años, eran muy cercanas.

En estos dos años, Clara había sido suprimida por Elisa en su trabajo. Si ella no hubiera sido por su propia fuerza, se temía que no habría logrado los éxitos de hoy.

Clara no esperaba que con todo lo que había considerado, finalmente olvidó el enlace de Elisa.

Estaba casi segura de que la razón por la cual Elisa le hizo tan difícil, no podía deshacerse de Cecilia en absoluto.

-Menos mal conoces la actualidad.-

Al ver que Clara aceptó el trabajo, Elisa sonrió triunfalmente, levantando las comisuras de su boca, y luego no se molestó en prestar atención a las dos, e inmediatamente se fue sin mirar atrás.

-¡Perra! Ella debía ser a propósito.-

Alejandra estaba tan enojada que apretó los dientes y casi no se podía mantener a pegarle a Elisa.

-Olvídalo, Alejandra.-

Clara la tranquilizó suavemente.

Dado que Elisa era superior que ellas, no tenía miedo de nada

-Pero... ¿de verdad quieres ir? Ella dejó en claro que no tenía buenas intenciones. Me temo que si vas, ¡pensarán en formas de humillarte de nuevo!-

Alejandra dijo con mucha preocupación.

Clara sintió lo mismo.

Sin embargo, Elisa le mandó en nombre de trabajo, si no fuera, sería muy difícil.

-No te preocupes, trataré yo.-

...

Por la noche, Clara fue al hotel de la ceremonia de compromiso de Francisco y Cecilia según lo programado.

Antes de irse, Clara llamó a Antonio y le contó su itinerario.

A las ocho, llegó Clara a la ceremonia. Esta vez, la Familia Díaz invitó a reporteros de siete u ocho canales de televisión para hacer la entrevista. Se veía que todo el salón de la ceremonia estaba decorado de una manera magnífica y gloriosa.

Los invitados en el salón estaban todos bien vestidos y hablaban bien. Todos eran élites de la clase alta, líderes adinerados y muchos de ellos eran celebridades políticas distinguidas. La ceremonia de compromiso fue extremadamente grandiosa.

Cuando Clara vio esta escena, la mirada fue bastante complicada, especialmente cuando vio el enorme póster de los novios, se sentía extremadamente burlona en su corazón.

En solo unos días, las cosas fueron diferentes. La boda que debería haberle pertenecido se convirtió en la ceremonia de compromiso de Cecilia.

¡Clara sintió una gran vergüenza!

-Clara, no lo olvides, estás aquí para trabajar hoy, no me causes problemas.-

Elisa estaba en un vestido escotado y se acercó para advertir a Clara, para que no hiciera algo sorprendente.

-No se preocupe, directora, haré buenas tomas para asegurarme de que las fotos de los titulares de mañana sean suficientemente hermosas e impactantes como para abrumar a la multitud-.

Clara dijo con calma, su tono sonaba alegremente.

Elisa se sorprendió, como si quisiera encontrar un rastro de dolor en su rostro.

Pero no, Clara no mostró ningún rastro de infelicidad desde el principio hasta el final.

-Mejor que seas así.-

Después de decir esto, Elisa se dio la vuelta y se fue.

La cara de Clara se hundió tan pronto como se fue, y resopló fríamente en su corazón.

¿Cómo no podía ver la intensa tentación de esta mujer?

¿Quería ver su broma? ¡Entonces tendría que preguntarle si lo quería o no!

Retirando su mirada, Clara se dio la vuelta y eligió un lugar con una distancia moderada y no tan cerca del escenario para tomar fotos.

Sin darse cuenta, vio a los padres de Francisco no muy lejos, junto con Adolfo y Ofelia, quienes estaban entreteniendo a los invitados que vinieron a felicitarlos con una mirada festiva.

¡En este momento, nadie recordaba quién era Clara!

Clara apretó los dientes y trató de reprimir la ira maníaca en su corazón.

En ese momento, el presentador de ceremonia subió al escenario y comenzó a dar un discurso, anunciando el inicio oficial de la ceremonia.

-Ahora, demos la bienvenida a los protagonistas de esta noche con un cálido aplauso, el Señor Francisco, la Señorita Cecilia...-

La voz del presentador de ceremonia sonó inspiradora y todos los invitados se pusieron de pie y dieron el más cálido aplauso.

Bajo la atención de todos, Cecilia y Francisco finalmente aparecieron en el escenario.

Esta noche Cecilia estaba vestida de manera muy grandiosa. Llevaba un vestido blanco con un diseño escotado. La falda era llena de bordados y diamantes rotos. Su cara bonita estaba maquillada y se veía aún más encantadora, como una señorita de familia adinerada.

En cuanto a Francisco, era aún más guapo, en un traje blanco, su rostro hermoso, con su temperamento de elegancia especial, era completamente una imagen gentil y adecuada de un señor noble.

Cecilia lo agarró a su mano, tan cariñosos los dos, su apariencia fue grande, se veían como una pareja perfecta.

Clara respiró profundamente.

Se dijo a sí misma que debía estar tranquila, ellos dos eran como dos perros, no valdría pena perder su buen humor

Sin embargo, cuando Francisco miró a Cecilia con ojos amorosos, Clara sintió algo doloroso.

¡Qué enamorado que era!

Su camuflaje era simplemente el pináculo.