El Amor De Antonio Capítulo 133: Nunca te engañé.

sprite

El Amor De Antonio de Rosa amarilla Capítulo 133: Nunca te engañé.

En El Amor De Antonio novela Capítulo 133: Nunca te engañé. , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro El Amor De Antonio fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En El Amor De Antonio de Rosa amarilla Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 133: Nunca te engañé. y los capítulos posteriores de la serie El Amor De Antonio en readerexp.com

-Ofelia, ¿lo que dices es verdad? ¿por qué Adolfo le da acciones a Cecilia de manera imprudente?

Teresa miraba a ella con expresión extraña, parecía estar dudándola.

Cecilia siguió las palabras apresuradamente, -Mamá, de veras. Mi papá me ha prometido que me repartirá un 20% de acciones del Grupo Gonzáles después de casarme con Francisco. A pesar de que las mías son menos que las de Clara, yo seré la heredera del grupo, y por otra parte, Clara no presta atención a eso, por eso la empresa pertenecerá a mí tarde o temprano. La relación entre la familia Gonzáles y la Psator profundizará. Si la empresa encuentra alguna dificultad, podremos ayudarnos mutuamente. ¿Qué os parece?-

¡Qué inteligente era ella! No se olvidó de reservarle a sí misma un camino abierto para la retirada.

Adolfo se desmayó de repente, eso era demasiado dudoso. En este momento si ella dijo que sería el presidente nuevo del Grupo Gonzáles con afirmación, se causarían sospechas.

Pero les contó que su padre le daría el 20% de acciones como dote, la familia Pastor no podía ponerla en duda.

Y la verdad confirmó su idea. Después de terminar las palabras, el gesto de Teresa se relajó mucho inmediatamente, -Pues no tengo nada opinión más, a ver la de Francisco.-

Mientras decía, todos ponían la vista en Francisco.

Era obvio que a él le sorprendió eso también, por eso no les contestó inmediatamente.

En el corazón, abrigaba otra esperanza a Clara.

No resignaba a que ella se convirtió en la esposa de otro hombre, por eso hacía todo lo posible para que ella regresara a su lado.

Durante el período anterior, había estado ocupado en el asunto de la empresa, ahora le quedaba el ocio precioso para hacerlo, pero Cecilia le pidió la boda.

De hecho, Francisco no quería casarse con ella, pero la barriga de la cual iba agrandando. Era irrazonable que no lo aceptara.

Tras pensar un rato, asintió con la cabeza, -Pues celebremos la boda, de todos modos, la es cuestión de tiempo. Y Mamá, encárgate de eso, pero no hace falta fijar la fecha con prisa. Yo Francisco Pastor celebraré la boda lujosa y maravillosa cuando me case.-

En cuanto a Clara... hasta que Nidia volviera al país y ingresara en el Grupo Santa, no le faltaría a él la oportunidad para conquistarla.

...

Después de que Adolfo guardara cama en ICU, se transfirió a la sala general. Pero en él todavía no surgió la señal de despertarse.

Al día siguiente, el doctor vino a informar la razón concreta que causó la coma del viejo.

-Señor Díaz, yo he recibido el resuelto de detección de aquella poción que me ha traído. Según nuestra análisis, descubrimos que en la que contiene un tipo de ingredientes nocivos que puede causar una irritación muy grabe a los nervios craneales humanos, incluso muestra algún síntoma similar a apoplejía. Si uno lo tomo, caerá en coma en un largo plazo. Y esta medicina no se permite poner en el mercado ni del país ni del extranjero, porque pertenece al veneno perjudicial para el cuerpo humano.-

Ponía la cara en un gesto muy serio, y le advirtió bondadosamente, -Señor Díaz, la existencia de esta medicina es ilegal. Y la coma del señor Gonzáles es debido a esta. Por eso, si tiene alguna pista más, llame al policía, por favor. Si la poción nociva se vende en el mercado a escondidas, será desastre para muchas personas. Como un doctor, no quiero que esto suceda.-

Como lo que pensaba Clara, la coma de su padre tenía relación con la poción.

Al recordar que Ofelia y Cecilia lo habían hecho a Adolfo, un escalofrío recorrió la espalda de ella.

¡Qué perversa era la mujer que llevaba tantos años acompañando a su padre!

- ¿Si debemos llamar al policía? ¡Las dos madre e hija le han asesinado a mi papá por apoderarse de su dinero!-

Ella preguntó a Antonio. En el corazón, el odio a Cecilia y Ofelia casi llegó a la cumbre.

El hombre estaba hosco, pero todavía se mantenía sereno. Se agitó la cabeza, -Este caso es muy complicado. Primero, no tenemos pruebas, llamar al policía no servirá para nada. Segundo, la medicina ha surgido en tu casa, esto es desfavorable para toda tu familia, si viene el policía, se comprometeréis tú y el señor González. Tercero, es muy posible que Cecilia y Ofelia te tiendan trampas al revés. Por eso, no podemos actuar temerariamente.-

- ¿Acaso no nos queda otro remedio alternativo para solucionarlo?-

A Clara le crujió los dientes. En este entonces, la cara guapa y elegante estaba llena de enojo.

-No, pero se necesita más tiempo para recoger pruebas. Primero, tenemos que investigar la procedencia de la poción. Sin embargo, en la botella no hay el modelo ni origen específico. Por eso, para averiguarlo, igual que busca la aguja en el mar.-

Antonio declaró el hecho ligeramente, sin embargo, cuando vio que las mejillas se volvían pálidas, añadió apresuradamente, -Mi amor, no te preocupes, yo puedo encontrar su fuente, déjame más tiempo.-

- ¿De veras?

Le preguntó con los ojos rojos, y de los cuales parecían brotar las lágrimas inmediatamente.

El hombre le tocó la mejilla suavemente contestando-Sí, de veras. Nunca te he engañado, ¿no?

-Antonio, muchas gracias. -Clara se lanzó sobre sus brazos, y olía su sabor avariciosamente.

No notó la importancia de la influencia hasta este momento.

Si uno contaba con el poder, podría hacer bien los casos que los ordinarios no eran capaz de llevar a cabo.

En la actualidad, si no tuviera a Antonio, ella se quedaría perpleja.

...

Como no sabía cuándo se despertara Adolfo, y Clara no podía vigilarle todos los día. Por eso ella pidió una persona confiable para que le cuidara.

En cuanto a Ofelia y Cecilia, aquella venía al hospital cada día simbólicamente, pero esta nunca apareció.

Al verlo, Clara no soportó sentirse triste y poco valorado por su padre.

Para proteger a ellas, Adolfo llevaba muchos años ignorando a su verdadera hija. Pero ahora esto intercambió el trato como así.

Era natural que Clara abrigara el odio y la queja al padre. Pero cuando él se desmayaba en la cama y no se sabía la vida o la muerte, ella estaba más penosa que todo el mundo.

Por eso, ella quería mucho resolver a Cecilia y Ofelia.

¡Qué crueles eran las dos! No reparar en medios para llegar a la meta. La última vez la habían perdido, y esta vez, a Adolfo. ¿Acaso querían ponerles a muerte?

Clara llevaba tres días cuidando a su padre, y en el cuarto día, le llamó la empresa por teléfono y le mandó que regresara ahora mismo.

Ella sabía no estar bien que saliera muchos días del puesto, por eso no lo eludió, y fue a trabajo directamente.

Pero el ambiente del Grupo Santa parecía diferente del normal.

Antes, el trabajo ambiental era muy armonioso, pero hoy era intenso.

Se sintió extraña, preguntó a Alejandra con voz baja, - ¿Qué importante pasará a la empresa?-

- ¡Uf! Como lo dices, de veras pasará algo importante.-

Rio sarcásticamente con un gesto indiferente, -Nidia ha vuelto al país, hoy ella va a ingresar en nuestra empresa formalmente. Quien es nuestra gerente general, y el puesto solo está inferior al presidente. Por eso exige que todos los empleos reunamos aquí para expresarle nuestra bienvenida y respeto.-