El Amor De Antonio Capítulo 138: Arrogante sin límite

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 138: Arrogante sin límite

La novela El Amor De Antonio Capítulo 138: Arrogante sin límite es muy buena. En Capítulo 138: Arrogante sin límite, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Rosa amarilla , pero con el libro El Amor De Antonio, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Rosa amarilla es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la El Amor De Antonio novela Capítulo 138: Arrogante sin límite en readerexp.com

Cuando Telma se apresuró a ir a la oficina del presidente, vio a Nidia sentarse en el sofá.

Las dos se miraron mutualmente y Telma se sorprendió visiblemente.

Con su inteligencia, inmediatamente se sintió mal en su corazón, pero aún permanecía tranquila aparentemente y le dijo cortésmente al presidente del Grupo Santa , - Presidente, ¿me está buscando? -

- Telma, has venido. -

El presidente asintió con la cabeza y dijo después de echar un vistazo a Nidia, - escuché que cuando el gerente general Nidia se unió a nuestra compañía hace unos días, una subordinada de su departamento chocó contra ella. ¿Es esto cierto? -

- Esto...-

Telma frunció el ceño.

Aunque había adivinado que no sería nada bueno que Nidia viniera a buscarla , pero no esperaba que para lidiar con Clara, esta mujer incluso envolviera al presidente.

- Presidente, efectivamente Clara dijo algo, pero eso no era una contradicción, solo se podía considerar como una metedura de pata. Cuando tenga tiempo, definitivamente la enseñaré. -

Telma consideró las palabras y, en pocas palabras, narró levemente la cosa ocurrida de los días anteriores.

Cuando Nidia las escuchó, sus ojos estaban fríos y no pudo evitar advertir, - Gerente Telma, tienes que pensar profundamente antes de decir, no cometas errores. Esta Clara no puso a su jefa a sus ojos lo que era obvio para todos. Mantener esta persona como ella en empresa solo deprava el ambiente. -

Telma negó con la cabeza en su corazón, -¡Esta Nidia todavía tenía la intención de ahuyentar a Clara! -

Sin embargo, como jefa de Clara, obviamente Telma no pudo comprender esta decisión, y simplemente puso un gesto formal y dijo con voz profunda, -Gerente parece estar un poco seria, Clarita siempre ha sido autodisciplinada, seria y capaz. Ella es más sobresaliente que otros empleados en cuanto a habilidad , es un talento raro común. Además ella trabaja mucho sin miedo y cansancio, estos años siempre ha sido sobresaliente en el trabajo. Realmente no puedo encontrar una razón para impulsarla dejar la empresa. -

¡-TÚ…-!

Nidia no pensó que Telma también como Clara la enojara, y dijo con su cara fría, -Presidente, ¿qué opina de esto? Me invitaron al Grupo Santa a administrar la empresa, con el propósito de llevar la empresa a otro pico, pero el requisito previo es convencer a la multitud. Solo he estado aquí por unos días, y he topado muchas veces los incidentes de que los subordinados chocaron contra sus jefes. ¿Acaso en esta firma, el puesto de director general ya no se convence? Si este es el caso, entonces tal vez debería considerar ir a otra empresa. -

Nidia adoptó una postura elevada, su rostro estaba frío y habló sin amabilidad.

En su opinión, ella era un tesoro para el Grupo Santa, pero ahora la empresa no la trató bien, incluso había gente que viniera a chocarle. Casi una mierda.

El presidente escuchó esto, no pudo evitar mover la boca.

Nidia quería manifestar su principio, y lo sabía el presidente claramente en su corazón, pero para esta destacada administradora de la industria, no quería que se fuera fácilmente, sin mencionar que AR y el Grupo Pastor estaban detrás de ella.

En cuanto a Clara, el presidente también tenía el dolor de cabeza.

La niña y Grupo Nevada parecían tener una relación desconocida.

No podía ofender ninguna de las dos partes. Él, el presidente, no supo para qué servirse.

Después de un momento de silencio con el ceño. El presidente no se molestó en prestar atención por fin, hizo un gesto con la mano directamente y le lanzó el problema a Telma, -Telma, eres la jefa de Clara. Por favor, comunícate con el gerente Nidia sobre este asunto. Sea lo que sea , ella era la superior de la empresa, y Clara contradijo su decisión lo que siempre era un poco incorrecto.-

Telma también se quedó callada.

En este momento crítico, incluso el presidente se fingió muerto. ¿Qué podía comunicar con Nidia?

Nidia dijo desde el principio que debería usar el poder para dominar a los demás. Su posición era más alta que ella. No había diferencia entre comunicación y sin comunicación.

Pero no quería ver cómo despedían a Clara.

Tenía un mal origen y podía comprender mejor la dura virtud de Clara en el trabajo.

Un talento tan bueno, ¿cómo podría ignorar su conciencia y seguir a Nidia para reprimirla?

Justo cuando Telma no sabía qué hacer, la puerta de la oficina del presidente se abrió repentinamente desde afuera.

Después, una voz fría llegó a las orejas de las tres personas que estaban adentro, -Presidente Jordi, tu actitud no es buena.-

El hombre que entró en la oficina era un hombre muy guapo. Tenía entre 25 o 26 años. Estaba vestido con un traje a la medida. Parecía guapo y hidalgo. Su temperamento de alto rango que era muy evidente, no se podía ser ignorado.

El hombre entró desde el exterior a pasos gigantescos, con actitud altiva que dejó las cejas del presidente Jordi saltar.

-Señor Guillen, ¿por qué no me dices cuándo estás aquí, para que pueda salir a recibirte.-

El presidente Jordi mostró una cara sonriente saludando. Había un algo de halago en su expresión. Mientras Nidia y Telma que estaban a su lado, se sorprendieron.

-Jeje, no hace falta recibirme. -

El hombre sonrió levemente, caminó balanceando el paso hasta la posición del presidente Jordi y luego se sentó. Levantó las piernas y dijo en broma, -No puedes ser el presidente. No eres lo suficientemente decisivo. No puedes hacer bien el asunto insignificante. Por lo visto, no hay necesidad de reservar el puesto de presidente. A partir de mañana, no vengas a trabajar, simplemente ve a ser accionista. -

-Señor cálmese, todo es mi culpa. -

El presidente Jordi dijo con sudor frío, su expresión también era un poco incómoda.

Telma y Nidia estaban estupefactas.

-¿Quién era este tipo, incluso el presidente Jordi tuvo que reverenciarlo?-

Nidia frunció los ceños y no pudo evitar dar un paso adelante preguntando, -Presidente, este señor es ... -

-¿Qué estás haciendo ahí paradas? Este es el presidente recién nombrado, y todavía no venís a saludar. -

El presidente Jordi no pudo evitar regañarlas.

Telma y Nidia estaban asustadas.

-¿Este es el presidente nuevo, Guillen? -

-Correcto, a partir de hoy, no solo soy el presidente del Grupo Santa, sino también el dueño de esta compañía. En cuanto al presidente Jordi, no será el presidente a partir de mañana. Además, he escuchado de lo que hablasteis hace un momento. -

Guillen puso las manos sobre la mesa y miró fríamente a Nidia diciendo, -En la empresa que administro, no existe el poder manejando las personas. Todo debe hacerse de acuerdo con mis reglas. Quién se atreve a humillar a los subordinados bajo de mis ojos. Entonces sal de aquí.-

Una palabra era simple pero muy agresiva.

El viejo rostro del presidente Jordi se congeló.

La expresión facial de Nidia cambió constantemente.

Telma se sorprendió aún más.

-Había rumores internos de que cambiaron el presidente, pero no se dijo que el jefe también se cambió.-

-Sin embargo, parecía ser bastante mejor. Lo más importante fue que el presidente recién nombrado, al parecer, ¡no tuvo ningún plan para despedir a Clara! -

-Bueno, podéis iros sin nada más, Jordi, quédate. -

Guillen agitó su gran mano para expulsar directamente a la gente.

Telma movió su cuerpo y luego salió de la oficina rápidamente .

Nidia no se resignaba y quería decir algo, pero Guillen no le dio la oportunidad.