El Amor De Antonio Capítulo 180: La prueba de difamación para acusarte

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 180: La prueba de difamación para acusarte

La novela El Amor De Antonio Capítulo 180: La prueba de difamación para acusarte del autor Rosa amarilla es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 180: La prueba de difamación para acusarte, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Rosa amarilla Construcción Cada personaje en El Amor De Antonio es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 180: La prueba de difamación para acusarte y los capítulos posteriores de la novela El Amor De Antonio en readerexp.com

Clara no sabía si Xinara escucharía sus palabras, pero esto era su máximo perdón para ella.

-Cuñada, mi hermano había dicho que nunca deberíamos ser bondadosos con la gente que nos habían hecho daño.-

Aquiles no estaba de acuerdo con lo que había hecho Clara a Xinara aunque ella fue amenazada y tenía que hacerlo, sin embargo, era tan joven y se preocupaba tanto por su propia causa, no iba a ser simple en el futuro.

-No soy bondadosa, lo que pasa es que me ha molestado bastante con Cecilia, no quiero provocar más problemas a mí misma, ¿lo entiendes?-

Cómo que no sabía que era tan bondadosa, pero después de este tiempo luchando con la gente de Cecilia, estaba cansada.

Ahora ella sólo tenía un pensamiento, que era apresurarse a resolver los problemas con Cecilia para que pudiera vivir tranquilamente con Antonio.

Sin embargo, el ideal y la realidad eran siempre opuestos.

Siempre había gente que le metía en problemas, por ejemplo, Amaya, la que encontró al día siguiente.

-Clara, ¿cómo que estás aquí?- Amaya se sorprendió mucho.

-Para filmar las noticias, dicen que siempre hay noticia bomba en el equipo de filmación, por eso vengo aquí.-

En comparación con la sorpresa de Amaya, Clara estaba mucho más tranquila.

Amaya miró a Aquiles quien estaba al lado de Clara con una sonrisa burlona, -Periodista Clara, realmente debo aprender de ti.-

Clara entrecerró los ojos, pensando que las palabras siguientes que iba a decir deberían ser particularmente desagradables.

Como lo que pensaba, Amaya dijo lentamente, -Periodista Clara, ¿si podrías enseñarme algunas maneras de seducir a los hombres? Dicen que Guillen, el presidente del Grupo Santa, también está fascinado por ti, eres tan atractiva.-

Clara sonrió con el labio curvado, dijo despreciativamente, -Por supuesto que soy atractiva, si no, ¿cómo podría tratar a la gente que quiera ser desfavorable para mí? ¿Qué te parece? Estrella Amaya.-

Amaya cambió la expresión facial de repente al oírlo, el tono se convirtió más grosero, -Clara, ¿seguramente que lo del director Xulio no tiene relación contigo? Es un crimen, no serás tan arrogante cuando yo te denuncie a la policía.-

Debido a Francisco, se había convertido en enemigos con Clara, además el asunto de Delia, las hicieron más vengativas, ella estaba llena de resentimiento, ¿así cómo podía dejar a Clara fácilmente?-

Clara quería decir algo, pero Aquiles dijo antes que ella, -Quieres denunciar a la policía, ¿tienes la prueba? ¿tienes alguna prueba para testificar que mi cuñada lastimó a Xulio?

La cara de Amaya estaba más pálida, miró fijamente a Clara mordiendo los labios.

Era verdad que no tenía prueba, incluso pedía el vídeo de vigilancia al hotel, el hotel tenía excusa para no revelarlo.

Amaya no podía refutar y estaba inquieta.

Pero Aquiles no le absolvía, continuó diciendo agresivamente, -Si no tienes prueba, entonces cada palabra que acabas de decir es una difamación a mi cuñada, ¡te demandaremos por difamación!-

Aquiles decía la palabra “difamación” con un tono muy fuerte, su cara estaba seria y fría.

Esto asustó a Amaya, pero su orgullo no permitía que mostrara una pizca de fragilidad frente al enemigo.

Así que todavía estaba levantando la barbilla y tenía una cara orgullosa.

Querían demandarla por difamación, entonces también necesitaban las pruebas.

En este momento, Aquiles sacó su celular y lo tocaba con el dedo, sonaba una voz familiar desde el celular.

-Clara, ¿seguramente que lo del director Xulio no tiene relación contigo? Es un crimen, no serás tan arrogante cuando yo te denuncie a la policía.-

Eso era lo que acababa de decir Amaya.

La cara de Amaya estaba pálida, miró a Aquiles fijamente e increíblemente, obviamente que no pensaba que él iría a grabar lo que había dicho.

-Necesitamos ser inteligentes para tratar las personas como tú.- Aquiles levantó el celular y sonrió alegremente, -Esta es la prueba para denunciarte por difamación.-

-Vosotros...-

-Si quieres decir algo, guárdalo y díselo al juez.- Aquiles interrumpió sin piedad a Amaya, que acababa de abrir la boca para hablar.

Clara vio a que la cara de Amaya estaba pálida, levantó las cejas, -Muchas gracias por la noticia bomba ofrecida por estrella Amaya.-

Después de decirlo, Clara se volvió hacia la cancha de filmación.

-Si quieres seguir en el Grupo Entretenimiento, haz tu responsabilidad bien, de lo contrario, es difícil decir si la persona desafortunada serás tú.-

Aquiles miró a Amaya profundamente, ignoró su mirada y se fue alegremente.

-¡Clara!-

Amaya miró a la espalda suya mordiendo los dientes con odio.

...

Hoy la filmación de Cecilia fue grabada con Vasco Robledo.

¿Quién era Vasco Robledo? Esa era la estrella masculina más famosa del Grupo Entretenimiento actualmente, qué suerte tenía Cecilia de que una actriz desconocida podía filmar con él.

Pero todavía Cecilia no estaba satisfecha, ella quería tener una buena relación con Vasco para que la pudiera ayudar él en el futuro.

Le pidió a Carola que comprara el café y lo llevó al sitio en donde Vasco estaba descansando.

En este momento, Vasco estaba leyendo el guion con atención.

A pesar de que tenía un prometido tan guapo como Francisco, pero cuando lo vio de cerca, Cecilia no podía evitar ser atraída por él.

Aunque se afeitaba el pelo de la dinastía Qing, no disminuía su elegancia, al contrario, parecía que su rostro era más tridimensional, más profundo y más hermoso.

A Vasco no le gustaba que hubiera gente a su alrededor cuando leía el guion, así que mandó a los dos asistentes a un lado, se quedaba sólo en el toldo de descanso.

Cuando se sentía que alguien se estaba acercando a él, levantó la cabeza vigilantemente y la miró con una mirada aguda y fría.

En la impresión de Cecilia, él era indiferente pero simpático, por eso cuando vio a su mirada tan aguda, ella estaba asustada y se quedó quieta, no sabía si siguió acercándose a él o se quedó el su lugar.

La mirada de Vasco permaneció en su cara durante más de diez segundos antes de que se alejara.

Cecilia sentía que sus manos estaban llenas de sudor, se tragó la saliva, finalmente se acercó a él y le dio el café en su mano.

-Señor Vasco, aquí está el café para usted.-

Vasco miró al café, no lo recibió ni dijo que no, sólo bajó la cabeza y siguió leyendo el guion.

Cecilia estaba triste por su actitud, también estaba un poco embarazosa, sus manos estaban manteniendo la postura de sostener el café todo rato.

Durante mucho tiempo, sentía las miradas irónicas constantemente a su alrededor, mordió los labios y decidió poner el café en la mesa directamente.

-Señor Vasco, lo pongo aquí, tómalo mientras está caliente.-

Después de decirlo, se dio la vuelta y se fue apresuradamente.

En este momento, el asistente de Vasco se acercó, dijo mirando a la espalda de Cecilia, -¿Nuestro señor Vasco es alguien de que puedes aprovechar?-

Al oír esto, Vasco levantó la cabeza y lo miró sonriendo, -Isadoro Cruz, ¿cuándo me he convertido en vuestro señor Vasco?-

-No es nuestro señor Vasco, es el señor Vasco de todos los seguidores.- Isadoro explicó.

Vasco sonrió suavemente, y luego bajó la cabeza y siguió leyendo el guion.

-Isadoro, bota el café.- dio el orden en un tono ligero.

Isadoro lo escuchó, inmediatamente recogió el café y lo botó a la papelera.

Cecilia no estaba muy lejos, tenía la cara fría cuando veía al asistente de Vasco botar el café.

¿Vasco lo hizo a propósito? Pero no había enemistad entre ellos, ¿por qué lo hizo así?