El Amor De Antonio Capítulo 208: Realmente me gustas

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 208: Realmente me gustas

La novela El Amor De Antonio Capítulo 208: Realmente me gustas del autor Rosa amarilla es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 208: Realmente me gustas, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Rosa amarilla Construcción Cada personaje en El Amor De Antonio es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 208: Realmente me gustas y los capítulos posteriores de la novela El Amor De Antonio en readerexp.com

Al verla sonreír tan brillante y felizmente, no podía evitar sentirse emocionalmente afectada por ella, su sonrisa se ensanchó y la expresión era radiante.

Vasco la miró en silencio cuyos ojos estaban llenos de emociones.

Pero ser feliz fue una cosa y Clara todavía tenía una duda que no se había solucionado en su corazón.

-Xinara, ¿cómo pudiste grabar justamente el video en el momento del incidente?-

Esto fue algo que no podía comprender.

Al oír esto, frunció los labios y dijo un poco tímidamente -Clara, ¿recuerdas lo que te dije en el cóctel?-

¿El cóctel? Frunció las cejas. Fue cuando le mintió ella.

-En realidad, lo que dije en ese momento era verdadero, excepto...- Xinara echó un vistazo al hombre junto a ella, luego bajó la cabeza y dijo en voz baja.

-Excepto esa copa.-

Clara recordaba que en aquel entonces seguía diciendo que fue una ídolo que admiraba, especialmente de su modo de hacer las cosas, y pensaba que lo decía solo fue para ganarse su confianza.

Pero inesperadamente resultó ser su veracidad.

AL ver que se sintió tan arrepentida que no se arevía a mirar su cara, Clara dijo suavemente -Sí, todavía recuerdo lo que dijiste antes.

Xinara levantó la cabeza cuyo rostro rostro desmayado recuperó instantáneamente su brillo, y preguntó sorprendida -Clara, realmente lo recuerdas. -

Creía que después de ese incidente, posiblemente no recordó muchos detalles.

-Claro, lo recuerdo, con mucha impresión- asintió la cabeza, -Pero, ¿esto tiene una relación con tu grabación?

-Claro que sí. Como eres la persona que admiro, cuando vi que Cecilia te llamó solamenta, creía que tenía que actuar- alzó sus hombros, -A pesar de todo, sé el modo de ser de Cecilia. Me preocupaba de que te iría a hacer algo mal, y entonces quería grabar un video. Si sucediera algo, por lo menos había un testimonio.

Diciendo esto, Xinara mostró una expresión muy agredecida, -Afortunadamente, en aquel entonces tenía esa intención. De lo contrario, Clara tendría que soportar el epíteto de ser perversa y cruel.

-De hecho, muchas gracias a ti, Xinara- sin su ayuda, en la actualidad, Clara creía que no importara adonde fuera, hubiera sido señalada por la culpa de ser asesina.

Sólo con la imaginación, pensaba que no podría soportarlo.

Xinara agitó la cabeza, -No te hace falta agradecerme. Esto es para compensar mis culpas de antes.-

Clara sonrió levemente, -No mencionamos lo pasado.-

Ella le contestó con una sonrisa, luego rodó la cabeza para mirar al hombre junto a ella que mantenía en silencio siempre y habló con Clara -Hermana Cecilia, volveré primero y nos quedaremos en contacto para más tarde.-

Después de decir esto, se puso de pie.

Clara comprendió sus palabras y entonces dijo sonriendo, -Realmente no necesitas salir con tanta prisa.-

Negó con la cabeza, -No quiero ser una lámpara.-

Clara sonrió impotentemente porque había entendido mal su relación con Vasco.

Sin embargo, no dio ninguna explicación sino sonrió y la vio salir corriendo alegre de la habitación, sin olvidar parpadear hacia ella, cubriendo los labios por un estallido de carcajadas y cerrando la puerta de paso.

Con el sonido de cerrar la puerta, en la sala se quedaron en silencio.

Retractó su vista y pasó una mirada por Vasco, hizo una pausa de unos segundos, luego bajó la cabeza para pensar por un rato y habló -Señor Vasco, muchas gracias a ti por visitarme.

Las palabras del “Señor Vasco” habían alargado la distancia entre las dos personas en un instante.

Una soledad pasó en sus ojos y dijo en un tono ligero -Creo que Xinara puede ser tu amiga, y entonces debería ser tu amigo aún más.

Ella se sorprendió y luego sonrió embarazosamente, -Claro, señor Vas...

Al ver su mirada un poco triste, se apresuró a cambiar las palabras -Vasco, claro que eres mi amigo.

Al terminar las palabras, hizo una sonrisa seca con el sonido de “Jeje” y luego se lamentó en su corazón de, por solo un llamado, ¿para qué le importaba tanto?

Por supuesto que a él le importaba bastante.

El señor Vasca, estas palabras eran pronombres del desconocido y parecía que no había amistad entre las dos personas.

Pero entre él y ella, ¿cómo podría no tener la amistad?

Por lo menos la había salvado.

Vasco arqueó las cejas y luego preguntó -¿Por qué te hospitalizas?

Antes Xinara le había preguntado pero su contesta era demasiado fácil y entonces tenía dudas en su corazón.

Como Cecilia era una persona inteligente, al oír su pregunta, inmediatamente entendió sus ideas y le dio otra respuesta -Por la gente mala.

¿La gente mala? Entrecerrió sus ojos, -¿Cecilia?

Ella extendió las manos, -Efectivamente, los líos entre Cecilia y yo ya son conocidos por todos.

-¿El evento de hoy es por tu hecho?

Vasco preguntó de nuevo.

¿El evento de hoy? ¿Se refería a la revelación de las fotos feas de Cecilia y las burlas para ella de toda la red?

Ella negó agitando la cabeza, -No es así. Mi buena amiga lo hizo para ayudarme.

Asintió con la cabeza, -Realmente tu amiga te cuida mucho.

-Por supuesto- Ella levantó las cejas orgullosamente, -Ella y yo somos buenas amigas desde hace muchos años. Tenemos una amistad muy firme.

Al ver el rostro radiante por mencionar la buena amiga, sus ojos se suavizaron inconscientemente.

En la actualidad, nos habíamos conocido desde hace muchos años también.

La miró profundamente y lo dijo calladamente en su corazón.

Sus ojos estaban demasiado enfocados, ella se sintió un poco incómoda por la mirada, y de reprente se le recordaban las palabras de Aquiles.

-Cuñada, creo que a Vasco le gustas.

Originalmente todavía pensaba que Aquiles estaba diciendo tonterías, pero ahora que la miraba así, entonces la vigilancia natural de la mujer se despertó.

De pronto creía que posiblemente él tenía razón.

Tosió suavemente y fingió preguntar casualmente -Vasco, ¿no estás ocupado?

La miró inmutablemente, -¿Quieres hacer una orden de expulsión?

-...- ¡fue descubierta su intención!

Ella se rió y negó -No, no tengo esa idea.

Vasco arqueó las cejas, -No estoy ocupado, y puedo quedarme por un rato más.

Ella se río embarazosamente, -Puedes quedarte todo el tiempo que quieras- ¡sin mirarla fijamente como así!

Pero echó un vistazo pesado hacia ella tanto que estaba nerviosa, especialmente incómoda.

Quería bajar la cabeza para fingir que estaba leyendo, sin embargo, su vista era demasiado fuerte, por lo que no podía ignorarla, lo que resultó en no leer ni una palabra.

Por último, realmente no tenía más remedio y levantó la cabeza para echarle un vistazo y habló con él en un tono muy impotente -Vasco, ¿puedes dejar de mirarme con una vista de ver a la protagonista en tu telenovela?-

Al ver su incomodidad, no podía resistirse de reír, -¿Cómo? ¿No te acostumbras?-

¡Qué tonterías! ¡Claro que no!

Obviamente Clara no podía decirlo directamente y llevaba una gran sonrisa en su cara, mitad bromeando y mitad seriamente diciendo -Me miras como así, y si los otros ven esto, irían a malentender que me gustes.-

Luego lo miró cuidadosamente. De veras, su manera de decir como así era para tantearle, para saber si era como lo que decía Auiles y lo que sospechaba ella, que la quería.

En la sala se quedaron en tanto silencio que ella se sintió incómoda.

Bueno, después de decir algo así de manera tan precipitada, si alguien dijera que no le agradaba, sería realmente vergonzosa.

Cuando estaban considerando de cómo remediar la situación, se oyó su voz baja.

-Sí, realmente me gustas.-