El Amor De Antonio Capítulo 21: La conspiración de Elisa

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 21: La conspiración de Elisa

La novela El Amor De Antonio Capítulo 21: La conspiración de Elisa del autor Rosa amarilla es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 21: La conspiración de Elisa, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Rosa amarilla Construcción Cada personaje en El Amor De Antonio es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 21: La conspiración de Elisa y los capítulos posteriores de la novela El Amor De Antonio en readerexp.com

Justo cuando las noticias estaban volviéndose candentes, el grupo Pastor, por fin, tomó acciones.

Los comentarios en Facebook dejaron de favorecer a Clara, incluso algunos detractores salieron a acusarle de ser insidiosa, denunciando que había pagado para tener un buen puesto en la lista y se había colocado en el lado vulnerable a fin de conseguir la simpatía de los cibernautas. Además, varios culparon a Clara de fingirse inocente, porque casi todas las noticias iban contra Cecilia y Francisco, mientras no había ningún comentario negativo sobre ella. Seguramente, había gato encerrado. Hasta varios internautas investigaron el origen familiar de Clara y señalaron que era hija de la familia González, y habría aumentado su influencia y reprimir a su hermana mediante el poderío de su familia.

Estas opiniones desataron grandes polémicas entre los cibernautas. Esta vez, el número de defensores de Clara, sin embargo, se había disminuido de manera drástica. Algunos que le defendieron al pricipio empezaron a vacilar y vinieron siendo influidos por los detractores.

-¡Cecilia y Francisco, un par de perros, por fin, no pudieron aguantar más !-Alejandra comentó después de revisar todos esos comentarios.

Parecía que Clara había esperado lo todo y dijo riéndose, 

-Lo rápido que llegó.

-¡Por Dios! ¡Todavía estás tan tranquila! El surgimiento de estos comentarios no es ninguna buena señal. De este modo, la situación dará un gran viraje definitivamente, ¡y seguro que volverás a meterte en problemas.-Le dijo Alejandra a Clara con una mirada quejosa. 

Estaba tan preocupada, mientras Clara estaba tan calma como si nada hubiera sucedido.

-Lo sé, pero no pasa nada, deja que hagan estos comentarios. Soy capaz con ello. -Clara sonrió con indiferencia, con una expresión ganadora.

Alejandra no pudo evitar entrecerrar los ojos, mirándola que tenía miradas perspicaces, 

-Clara , dime la verdad. ¿Has hecho maniobras en el ranking?

Clara se quedó atónita, luego se rió, diciendo, 

-Eres tan franca al hacer preguntas.

-Así que... ¿de verdad lo has hecho?-Preguntó Alejandra boquiabierta. 

-No lo hice, pero ... alguien lo hizo por mí.-Clara respondió con sonrisa radiante.

Se le iluminaron los ojos a Alejandra, y su sensibilidad de detectivele permitió percibir algo inusual. Preguntó,

-¿Quién ha sido?

-De momento todavía no puedo decírtelo.-Dijo Clara dando un guiñó misterioso.

Alejandra se quedó pasmada y segió su pregunta,

-¿Ni siquiera a mí ?

-Cierto, pues...le prometí guardar este secreto.-Clara contestó.

-¿Hombre o mujer?-Alejandra siguió preguntando.

- Jeje, secreto...-

-¡Clara! Es maldad provocar a alguien el interés sin intención de satisfacerlo. ¿Quieres quitarme el sueño?-Alejandra protestó en voz alta por su descontento.

Desgraciadamente, las protestas fueron en vano y todas fueron directamente ignoradas por Clara.

Justo en el momento en que los dos jugaban y bromeaban allí, a lo no muy lejos, Elisa, con una sonrisa fría, llamó a la puerta del despacho de la directora general del departamento de medios de comunicación, diciendo,

-Gerente, tengo algo que informarle.

Elisa solía tratar a sus subordinadors de manera autoritaria, pero tuvo que mostrar su respeto a esta gerente que era estricta en el trabajo.

-¿De qué se trata?- preguntó la gerente.

-Pues, segura que usted ha leído la noticia sobre Clara de nuestro departamento. Debido a ella, un gran número de periodistas se ha reunido abajo, rodeando la entrada,lo cual ha causado serios inconvenientes para los desaplazamiemtos de nuestros personales de la empresa. He recibido varias quejas de otros departamentos, por lo que vengo a preguntarle cómo debería resolverlo.

Las palabras de Elisa parecían estar pidiendo instrucciones, pero en realidad se dijeron con malas intenciónes.

En Grupo Santa, la mayoría conocía a la directora del departamento de medios, Telma, una mujer fuerte, capaz y seria. Lo que más odiaba ella era que sus subordinados no hicieran bien su trabajo por los asuntos personales.

Telma nacío en una familia humilde y se esforzó muchos años para llegar a este puesto, así que se podía imaginar la importancia que daba a su trabajo. Precisamente, Elisa aprovechó esta característica suya para demandar ferozmente a Clara.

Como lo había imaginado, tras escuchar el informe de Elisa, el ceño de Telma se frunció inmediatamente, -Tráeme a Clara. 

-Sí, gerente.-

Elisa asintió moviendo la cabeza, y apareciió una sonrisa maliciosa en el fondo de sus ojos.