El Amor De Antonio Capítulo 211: Claro que lo has tocado

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 211: Claro que lo has tocado

La novela El Amor De Antonio Capítulo 211: Claro que lo has tocado es muy buena. En Capítulo 211: Claro que lo has tocado, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Rosa amarilla , pero con el libro El Amor De Antonio, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Rosa amarilla es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la El Amor De Antonio novela Capítulo 211: Claro que lo has tocado en readerexp.com

Hoy, Lydia dejó sus costumbres de quedarse en cama hasta muy tarde y se levantó temprano a propósito.

Cuando se levantó, empezó rápidamente a asearse, maquillarse, escoger la ropa, zapatos y bolsos.

Puso en la cama casi toda la ropa de temporada que tenía en su armario. Miró cada pieza delante del espejo e iba a probarla si le parecía bonita.

En caso de que no quedase satisfecha después de probarla, volvía a elegir hasta que quedarse satisfecha.

Le tomó más de una hora elegir la ropa, sin mencionar los zapatos y los bolsos.

Cuando estaba a punto de salir, era casi la hora de entrar a trabajar.

Así que todo lo que llevaba eran prendas que había elegido muy atentamente, pero no esperaba que a él le desagradara tanto.

Al pensar en eso, Lydia se enojó cada vez más.

Mientras miraba a Aquiles, él seguía hablando sin parar.

-Estás en la empresa, no en una pasarela que puedes hacer espectáculo. Si tienes tanto tiempo para arreglarte, es mejor que lo emplees para leer algunos libros más. Ya que, si luego no te da tiempo de completar el trabajo, entonces no serás más que una mujer con apariencia, pero sin competencia...-

Lydia solo sintió que la ira se le aumentaba cada vez más, apretó los dientes y gritó, -Aquiles, ya basta.-

Aquiles cerró la boca porque estaba asustado por su grito, luego parpadeó mirándola con unos ojos un tanto inocentes.

Lydia dio un paso hacia delante y tiró de su corbata con fuerza, entonces le obligó a bajar la cabeza para encontrarse con sus ojos enojados.

Se sorprendió y luego gritó, -Solo estamos hablando, no me pongas las manos encima, Lydia.-

Cuando gritó, Lydia no consiguió aguantarse y soltó una carcajada.

-Aquiles, soy una chica, ¿cómo es posible que te pegue? ¡Qué estúpido! ¡Qué Cobarde!-

Lydia soltó la mano que sostenía su corbata y le puso los ojos en blanco con desprecio.

¡Le había llamado cobarde!

Aquiles se enfureció, -Lydia, no te creas que no me atrevo a hacerle nada a una mujer.-

-¿Ah, sí?- Lydia lo miró con desdén y con las manos cruzadas, -Entonces hazlo, veré si realmente te atreves a hacerlo.-

Con eso, Lydia se acercó a él, levantando la cabeza y mirándolo provocativamente.

-Yo…-

Aquiles levantó la mano, pero no pudo hacer nada.

-¿Qué pasa? No te atrevas a hacerlo, ¿verdad?- Se burló Lydia, levantó la mano para ordenarse el cabello y una sonrisa perversa apareció en su rostro.

-¡Co-bar-de!- Ella deliberadamente enfatizó cada sílaba y sonrió muy orgullosamente.

Aquiles rio de tanta rabia que sentía, -Lydia, de repente descubro que eres muy mona.-

-¿En serio?- Lydia se colocó el cabello y alzó un poco la mirada, -Eso demuestra que estás muy ciego, porque yo siempre he sido mona.-

-Sí, muy mona.- Aquiles asintió con indiferencia, y luego agregó, -Tan mona que nadie te quiere, tan mona que me da lástima la persona que es amado por ti.-

Después de hablar, le sonrió y luego dio un paso atrás, temiendo que ella le pudiera pegar.

-¡Aquiles!- Lydia corrió hacia adelante, levantando la mano para golpearlo.

Aquiles levantó las manos para protegerse y le advirtió, -No te me acerques,de lo contrario, no te aseguro lo que haré.-

-¿Ah, sí?- Lydia bajó la mano, -¡Entonces probemos a ver, cobarde!-

Dicho eso, continuó acercándose a él, y Aquiles seguía retrocediendo.

Hasta que su espalda tocó la pared y ya no tenía más lugar a donde ir. Aquiles fulminó a Lydia con su mirada, -Te lo advierto por última vez, si te acercas más, correrás riesgos y no me haré responsable.-

Lydia no se tomó en serio su advertencia y continuó cerrando distancia entre ellos.

Aquiles puso sus manos delante, cerró los ojos y giró la cabeza hacia un lado, luciendo como si ya no le importaba ni siquiera la muerte.

De repente, ella sintió que algo había tocado su pecho.

El ambiente del lugar entró en un silencio sepulcral por un instante.

Ella bajó la cabeza lentamente para ver que sus manos estaban cubriendo su pecho.

Por su parte, Aquiles sintió como si hubiera tocado algo blandito con sus manos, e inconscientemente apretó con los dedos.

El rostro de Lydia se sonrojó de inmediato, levantó la voz y gritó, -¡A-qui-les!-

El rugido asustó a Alejandra que acababa de entrar en la oficina, enseguida buscó el origen del grito, pero al ver la escena se quedó boquiabierta.

“Joder, ¿acabo de ver algo que no debería haber visto?”, pensó.

Después de que abrió los ojos y vio dónde estaban tocando sus manos, Aquiles puso una cara de tristeza y al instante sintió la necesidad de cortarse las manos.

¿Por qué no había tocado otra parte? ¿Por qué tenía que haber tocado justamente esa parte?

Levantó los ojos con cuidado para mirar a Lydia, solo para ver que estaba fulminándolo con la mirada, la ira en sus ojos era muy evidente.

Rápidamente retrajo las manos, tragó saliva y sonrió secamente, -Mmm... Esto... Esto es solo un accidente... un accidente, ¿entiendes?-

-¿Un accidente?- Se burló Lydia, sus ojos se entrecerraron con una luz peligrosa, -¡Aquiles, voy a demandarte por acoso sexual!-

¡¿Acoso sexual?! Aquiles se divirtió, -Lydia, te advertí que no te acercaras. Tú eres la que insistió en acercarte. Obviamente es tu pecho el que ha tocado mis manos. Y no mis manos los que han tocado tu pecho. Tienes que entender el orden del sujeto y objeto.-

-A la mierda el sujeto. De cualquier forma tus manos han tocado mi pecho, entonces simplemente lo has tocado.-

-Obviamente es tu pecho el que ha tocado mis manos, incluso puedo demandarte por acoso sexual a mis manos.-

Alejandra notó que la atmósfera se estaba tensando cada vez más y se apresuró a dirigirse hacia ellos.

-Vale, ¿qué estáis haciendo?-

Al escuchar su voz, Aquiles y Lydia la miraron al mismo tiempo.

Tan pronto como vio a su amiga, Lydia inmediatamente tomó la iniciativa y señaló a Aquiles para decir, -Alejandra, él es un pervertido, me ha tocado el pecho.-

Alejandra miró a Aquiles y sonrió torpemente, -Lo he visto.-

-Entonces, ¿has visto lo que ha pasado antes?- preguntó Aquiles.

-No.-

Cuando entró, justamente vio esa escena tan impresionante.

-Entonces, ¿crees que soy de esos que tocan su pecho por voluntad propia?- preguntó Aquiles de nuevo.

-Mmm...- Alejandra no supo qué responder.

Si respondiera que no, irritaría a Lydia.

Si respondiera que sí, sería injusto para Aquiles, después de todo, no parecía un tipo pervertido que le metería las manos a las mujeres.

-¿Qué siginifica que si Alejandra lo cree o no? Claro que lo has tocado.- Le gritó Lydia insatisfecha.

-Señorita Lydia, ¿puedes distinguir la diferencia entre si te toqué voluntariamente o no?-

-¿Qué pasa si lo puedo distinguir? ¿Y qué paso si no lo puedo distinguir? Eso no puede cambiar el hecho de que me tocaste.-

Lydia parecía un poco irracional en ese momento, pero estaba realmente enojada por Aquiles.

Había trabajado duro para arreglarse, pero a él le disgustaba las prendas que llevaba. Y aún no se había desahogado de ese enojo que sentía.

Alejandra los miró a los dos y no supo qué hacer durante un rato.

Y lo que pasó a continuación, nadie se lo esperaba.

Aquiles extendió la mano, tocó rápidamente el pecho de Lydia y luego se retiró rápidamente.

-Esto se considera tocarte voluntariamente- Aquiles no se dio cuenta del movimiento impactante que acababa de hacer.

Cuando se dio cuenta de eso, la mano de Lydia ya había golpeado su cara.

¡Paf!

Con ese sonido, Alejandra frunció el ceño y le dio lástima incluso de mirarle la cara.

¡Lydia le había dado con muchas fuerzas!