El Amor De Antonio Capítulo 22: No le hagan daño

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 22: No le hagan daño de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio novela Capítulo 22: No le hagan daño autor Rosa amarilla los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 22: No le hagan daño en readerexp.com

Poco después, Clara entró en el despacho y preguntó,

-Gerente, ¿me está buscando?

-¿Sabes por qué te busco?- 

La mirada de Telma era seria y su cuerpo desprendía la fuerza autoritaria.

Clara solía tener bastante respeto a esta directora no solo por su aptitud excelente sino también por su aptitud de dirigir a los subordinados. ¿A quién no le gusta una persona tan sobresaliente? Por otro lado, Telma le había promocionado varias veces.

-No lo sé, por favor, instruyame.- Clara respondió, negando con la cabeza, con una actitud apropiada, ni arrogante ni humilde.

-Clara, aunque aprecio tu capacidad en trabajo, no debemos confundir las diferentes cosas. No me importa cómo es tu vida privada, pero no quiero que dejes que te afecte al trabajo. ¿Ves a los periodistas de abajo? Ya están dificultando el acceso ordinario de tus compañeros, y esto es por tu culpa, así que te toca arreglarlo. No quiero ver a ningún otro periodista abajo después del trabajo, ¿entendido?- Telma dijo con voz severa, haciendo que su rostro originalmente apuesto se volviera imponente.

Hasta aquel entonces Clara captó su intención ¡Lo que buscó fue por esto! No había salido a dar las noticias por la mañana, así que Clara no sabía que un gran grupo de periodistas se había reunido fuera.

Sin embargo, enes te caso, todo fue su culpa, y debería ser ella quien lo resolviera. Pensando en esto, Clara asumió la responsabilidad y respondió sin remora, 

-No se preocupe, gerente, lo resolveré lo antes posible. Si no hay nada más, me retiro.

-Bueno, de acuerdo. Haz bien tu trabajo. Eres excelente, así que no dejes que algunas personas destruyan tu futuro. Seguro que tendrás un mejor porvenir con tu propio talento.

La actitud de Telma, por fin, se suavizó, de forma notable, incluso su manera de hablar ya no era tan seria y rígida.

Clara se quedó atónita, y entendió al instante las palabras de Telma, que estaba diciéndole que no prestara atención a la gente que no se lo merecía. Seguramente, Telma había leído las noticias de la mañana también.

Clara sonrió, diciendo, 

-Gracias, gerente, también confío que tendré uno mejor.

Al terminar estas palabras, asintió con cabeza hacia Telma y se retiró. Telma también sonrió.

Era un grato hablar con los listos como Clara, ya que a buen entendor, pocas palabras. Justo por ello, Telma la apreciaba tanto.

...

Después de que Clara salió del despacho de la directora, no se entretuvo y bajó directamente, dispuesta a enviar a los periodistas de vuelta.

Había guardias de seguridad en la entrada de la empresa, por lo que esos reporteros no podían hacer nada esperar fuera. Cuando Clara llegó a la planta baja, vio a la los reporteros con cámaras que se ponían de pie bajo el sol estaba. A pesar que estar sudando mucho, no querían irse.

Clara se apresuró a salir de la entrada y les compartió el agua que había comprado especialmente para ellos, diciendo, -Todos los presentes, que tomen agua. No se pongan en cuclillas aquí, ya que un día tan caluroso les causará insolación.

Su presencia fue tan repentina que la multitud tardó un buen rato para reaccionar, puesto que nadie había esperado que Clara se ofrecería a presentarse.

Al final, alguien de ellos tomó la iniciativa de entrar en razón y gritó, -¡Es Clara!

Al oír la voz, una docena de periodistas se arremolinaron al instante y rodearon inmediatamente a Clara.

-Señorita Clara, ¿qué es exactamente la relación entre usted, Señor Francisco y Cecilia? ¿Es cierto que Cecilia es la amante y te quitó el prometido?

-Señorita Clara, hay rumores de que usted es la que se interfiera en las relaciónes de los demás, ¿qué opina? ¿Nos dará alguna explicación?

-Señorita Clara, este incidente ha creado una sensación sin precedentes y le ha puesto ante el público súbitamente. ¿Me permito preguntar si todo estos ha sido una estrategia de su empresa? ¿Tiene planes para debutar?

-Señorita Clara, dicen que usted derrochó dinero para manipular el ranking, salirse en los periódicos, e incluso reprimió a Francisco y Cecilia como venganza, ¿todo eso es cierto?

...

Una docena de periodistas, se lanzó a Clara con un bombardeo de variadas preguntas, difíciles e interminables, e incluso se planteó la suposición de que todo había sido una conspiración de negocios.

No obstante,Clara enfrentaba a las cámaras sin miedo, y durante toda la entrevista no podía estar más tranquila. Ella también era periodista, y las ocasiones como esta las conocía mejor que nadie. De este modo, se desenvolvía como pez en el agua.

-Gracias a todos por superar el cansancio para entrevistarme, aprovecgaré este momento y lugar para responder a todas sus preguntas. En primer lugar, no tengo planes de hacer carrera. Soy periodista como todos usteds. Me encanta este trabajo y no tengo planes de cambiarlo por el momento. 

-En cuanto a la relación entre los tres, no tengo nada que explicar. Cecilia es la hija de mi madrastra, y Francisco es mi amigo de la infancia. Ambos son mis familiares, así que... cuando los dos eligieron estar juntos al final, solo puedo decir que los respeto y les deseo lo mejor porque se aman de verdad. De todas maneras, estoy dispuesta a allanarme a satisfacerlos. 

-Por último, me gustaría pedirles a todos que dejen de aferrarse a este asunto, mi hermana está embarazada, por favor, no le hagan daño.

Después de decir estas palabras, Clara le hizo una gran veneración a la multitud. 

Su expresión, que parecía sincera y genuina, no se vio alterada por ninguna falsedad. 

Pero entre sus palabras, el público captó claramente la frustración, la tristeza, la impotencia, el dolor, y otros tipos de emociones indefinibles, que varían de una a otra. En definitiva, su discurso fue conmovedor.

Los periodistas parecían contagiados y de repente no sabían qué preguntar.

Clara observó bien lo todo y supo que el efecto que quería se había conseguido. En términos de experiencia periodística, quizás no sea tan buena como algunos de los reporteros veteranos presentes, pero la capacidad de adaptación, sin duda alguna, era de primera clase.

Sus palabras dieron mucha información, suficiente para que los reporteros adivinaran e improvisaran.