El Amor De Antonio Capítulo 226: Hacéis muy buena pareja

sprite

El Amor De Antonio de Rosa amarilla Capítulo 226: Hacéis muy buena pareja

En El Amor De Antonio novela Capítulo 226: Hacéis muy buena pareja , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro El Amor De Antonio fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En El Amor De Antonio de Rosa amarilla Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 226: Hacéis muy buena pareja y los capítulos posteriores de la serie El Amor De Antonio en readerexp.com

Tan pronto como dijo esas palabras, el rostro de Clara cambió levemente, -¿Ya viniste a buscar a Gustavo?-

-Por supuesto.- Cecilia no ocultó sus ambiciones esa vez, -Ya que quiero el puesto de presidente del Grupo González, lucharé por todas las condiciones que me favorezcan.-

Efectivamente, había llegado tarde.

Clara respiró hondo, -Gustavo dijo que no va a apoyar a nadie, ¿acaso me mintió?-

Originalmente, solo quería verificar con lo que dijo Gustavo, pero no esperaba que realmente pudiera comprobar si era mentira o no.

Clara se percató de ese rastro de conciencia culpable que pasó por el rostro de Cecilia cuando escuchó su pregunta.

Entonces se quedó más tranquila y levantó los labios, -Parece que Gustavo tampoco ha aceptado apoyarte.-

-Lo hará, él me apoyará.- Cecilia, que había sido descubierta, se veía un poco ansiosa, porque el voto de Gustavo era crucial para ella y Clara, por lo que no podía perder ante Clara de ninguna manera.

Clara sonrió sutilmente, -Entonces esperaré a ver en la reunión de accionistas.-

Dicho eso, se dio la vuelta. La sonrisa en su rostro desapareció instantáneamente y sus ojos estaban muy firmes. Estaba decidida en que no iba a renunciar el voto de Gustavo.

-Aquiles, hazme un favor.-

-Si necesitas ayuda, sólo dilo.- Aquiles se giró para mirar a Cecilia y Francisco, un rastro de crueldad apareció en sus ojos negros, -Incluso si quieres que mate a esos dos, estoy dispuesto a hacerlo.-

Al escuchar eso, Clara detuvo sus pasos, volvió la cabeza y lo miró con impotencia, -Somos gente que respeta las leyes, no hacemos eso de matar a una persona porque sí como los mafiosos.-

Aquiles se encogió de hombros, luciendo inocente, -Solo estoy bromeando, era un ejemplo.-

Si realmente tuviera que matar a alguien, tampoco podría llegar a hacer tal crueldad.

Resultó ser una broma.

Clara suspiró impotente y luego siguió adelante.

-Ayúdame a encontrar a alguien que se quede vigilando a Gustavo, quiero saber lo que hace a cada hora.-

Hoy era la primera vez que venía a visitar a Gustavo y era normal que no le hubiera dejado entrar.

Aunque la familia González y Gustavo tenían una relación muy cercana, no estaba obligado a ayudarla, así que todavía tenía que mostrar sinceridad para conmover a Gustavo. Quizás eso podía funcionar.

Al ver a Clara irse con ese tal Aquiles, los ojos de Francisco se entrecerraron, parecían apagados y confusos.

-Clara, dejaré que seas arrogante por unos días más, porque en unos días te haré perderlo todo y nunca podrás recuperar nada.- Al ver la espalda de Clara marchándose, los labios de Cecilia se curvaron con una sonrisa siniestra.

Francisco la miró entrecerrando los ojos, -¿Estás segura que podrás ganar?-

-Por supuesto.- dijo Cecilia con tono afirmativo, pensó que estaba destinada a ganarse el Grupo González.

-Bien entonces.- Francisco retrajo la mirada y aprovechó la ocasión para ocultar la tristeza de sus ojos.

Si podía apoderarse del Grupo González, el Grupo Pastor conseguirá más éxitos y pasará a un nivel más alto.

Cecilia no conocía sus pensamientos ocultos, pero aun así le confesó su sinceridad.

-Francisco, confía en mí, si te lo prometí, puedo hacerlo.-

-Claro que confío en ti.- Francisco levantó la mano y le acarició suavemente la mejilla, sonriendo como un caballero.

-Francisco...- Su confianza conmovió mucho a Cecilia, y se sintió más desesperada por conseguir el Grupo González, porque de esa manera se convertiría en su esposa oficial, la señora de la familia Pastor.

-Vamos a darnos prisa en subir, el hijo y la nuera de Gustavo nos están esperando.- Cecilia tomó la delantera hacia las escaleras del edificio.

Por su lado, Francisco se quedó quieto allí, observando su figura subiendo las escaleras. Su mirada parecía desinteresada, como con un rastro de disgusto.

-Francisco, vente rápido.- Cecilia se paró en las escaleras y lo instó.

Sus ojos brillaron, entonces movió sus pasos para dirigirse a ella.

-¿Cómo está la situación?-

Lydia dejó la bandeja sobre la mesa, luego se sentó enfrente y miró a Clara con cara dudosa. Pero esta última estaba tomándose la sopa lentamente.

-No está mal.- respondió Clara sin levantar la cabeza, no se podía notar si estaba contenta o no con su tono indiferente.

-¿Qué quieres decir con “no está mal”?- Con una respuesta tan ambigua, era como si no hubiera respondido.

-Se puede considerar que la situación va por un buen camino.- Clara dejó la cuchara y la miró, -Esos accionistas son viejos amigos de mi papá. Me ayudarán sin que se los pidiera.-

-¿En serio? ¿Entonces vamos a ganar sí o sí?- Lydia la miró expectante.

-No.-

Una palabra sin peso detuvo de imediato el buen humor de Lydia.

-¿Por qué?- Si esos accionistas habían decidido ayudarla, ¿por qué no iban a ganar?

Clara tomó un sorbo de la sopa, -Hay un accionista que no ha elegido bando. Aunque dice que no va a apoyar a nadie, me temo que Cecilia lo llevará a su lado.-

Cuando Lydia lo escuchó, estaba un poco ansiosa, -Entonces pensemos en una solución lo antes posible.-

Ella pensó por un momento, y luego dijo, -Podemos ofrecerle mucho interés a cambio, no creo no acepte con eso.-

-Si las cosas fueran tan fáciles de resolver, Clara no estaría tan angustiada.-

En ese momento, la voz de Aquiles llegó por su espalda. Ella giró la cabeza, pero una figura pasó por delante suya e inmediatamente se giró hacia el otro lado.

Vio a Aquiles sentarse a su lado con la bandeja y encima le sonrió.

Lydia le puso los ojos en blanco y dijo enojada, -Entonces, ¿cuál es tu opinión al respecto, señor Aquiles?-

-Nada.- Aquiles respondió rápido y con calma.

-¡Maldita sea!- Lydia no pudo evitar estallar, -Si no tienes nada que decir, no interrumpas.-

Aquiles arqueó las cejas, -He venido para pensar en una solución con vosotras.-

Lydia resopló y giró la cabeza para ignorarle.

Clara los miró a los dos con una sonrisa y bromeó, -Mirándolo así, hacéis muy buena pareja.-

-¿Con ella?-

-¿Con él?-

Lydia y Aquiles se miraron mutuamente, luego volvieron la cabeza al mismo tiempo, ambos parecían disgustados.

-Veis, estáis actuando de la misma forma, ¿y decís que no hacéis buena pareja?-

Clara continuó burlándose de ellos, parecía que no iba a parar hasta crear algún caos allí.

-Yo…-

-Yo…-

Los dos hablaron de nuevo al mismo tiempo, al ver la expresión interesante de Clara, Lydia se molestó y le gritó a Aquiles, -¿Puedes para de copiar mi forma de hablar?-

Aquiles negó con la cabeza divertido, -Te equivocas, no tengo intención de copiar tu forma de hablar.-

-Tú…-

Lydia quiso decir algo más, pero de repente la golpearon levemente en la cabeza y levantó la cabeza.

Resultó que vino Alejandra.

La miraba con una cara de desaprobación, -Lydia, estamos aquí para ayudar a Clara, no para veros discutir.-

Cuando dijo eso, Lydia se dio cuenta de lo que estaba haciendo y rápidamente sonrió avergonzada, -Lo siento, lo olvidé.-

Luego, volvió la cabeza y resopló con frialdad, -Hoy me pillas de buen humor, así que no te lo tendré en cuenta.-

Su actitud era la de “Deberías estar agradecido que hoy te haya dejado en paz”.

Aquiles no sabía cómo reaccionar ante eso, solo sacudió la cabeza y no dijo nada.

Alejandra y Clara se miraron y no pudieron evitar soltar carcajadas.