El Amor De Antonio Capítulo 23: Serás una buena esposa

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 23: Serás una buena esposa

La novela El Amor De Antonio Capítulo 23: Serás una buena esposa es muy buena. En Capítulo 23: Serás una buena esposa, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Rosa amarilla , pero con el libro El Amor De Antonio, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Rosa amarilla es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la El Amor De Antonio novela Capítulo 23: Serás una buena esposa en readerexp.com

Poco después de que los periodistas se retiraron, esta entrevista con Clara se publicó inmediatamente por Internet, la cual produjo otro revuelo.

Los periodistas analizaron detenidamente sus palabras y finalmente llegaron a una conclusión, Cecilia era una zorra, y Francisco, amigo de la infancia de Clara, Don Juan, mientras que esta como hermana de aquella no solo no guardó rencor, sino que defendió a las dos, diciendo que los internautas no le hicieran daño a Cecilia.

Durante un tiempo, innumerables internautas se sintieron conmovidos por esto, considerando que Clara era tan benévola por defender a aquellos los dos a pesar de ser herida. 

Sin embargo, otros dijeron que Clara era bastante intrigante, revelando que al parecer estaba defendiendo a los dos, de hecho estaba introduciendo al público la idea de que era victima, lo cual puso en envidencia que era una táctica de simulación para conseguir su meta. 

Fueran como fueran los comentarios, el intento anterior de Francisco de dar la vuelta a la situación se había ido a pique. Una nueva ronda de peleas verbales se lanzó hacia Cecilia como vientos fuertes y lluvias torrenciales.

Alejandra leía Facebook, feliz y contenta, diciendo,

 -¡Clara, no te conocía de nada. No esperaba que fueras tan siniestra, que realmente aprovechaste las manos de esos reporteros para tender trampas contra Cecilia sin mover ni un dedo!

Clara parpadeó con cara de inocencia y dijo, -¿Qué has dicho? No hice nada más que repetir lo que Cecilia había dicho. 

-¡Mentira! Los demás no lo saben, pero no soy de los demás. Lo sé perfectamente.-

Alejandra le dio un golpecito a Clara, con el rostro lleno de emoción, -Al verte tan prometedora, me siento consolada. Recuerdo cuando estabas con ese Francisco, eras verdaderamente una novia obediente y sumisa. ¡Francisco nunca imaginó que tú también le devolverías la mordida!

Clara se limitó a sonreír pero no respondió nada.

En ese momento, el móvil colocado sobre la mesa sonó de repente, Clara miró el identificador de llamadas y las comisuras de los labios mostraron su alegría. Pulsó el botón de respuesta, diciendo,

-¿Diga?

-He leído las noticias- la voz sexy de Antonio llegó desde el otro lado de la llamada.

Clara levantó sus cejas y preguntó con sonrisa, 

-¿Cómo te sientes?

-Mi amor, sin duda alguna, será una buena actriz si debutas.-

Antonio respondió sin pensarlo.

Clara se rió diciendo, -Tomaré eso como un cumplido de tu parte.

-En efecto, te estoy dándote elogios. He hecho una reserva en el restaurante para la noche, y te recogeré después del trabajo.

-¡De acuerdo!-

Clara aceptó de buen grado y terminó la llamada con Antonio.

-¡Tía! Mira tu sonrisa tan luminosa... dime la verdad, ¿quién es el que te llamó?-

Alejandra se le colgó el cuello a Clara y la interrogó con amenaza, dando la sensación de que si no me lo dices, te rompo el cuello.

Clara controló apresuradamente su sonrisa y dijo débilmente, -Nadie, solo es un amigo ...

-¿Crees que te lo creeré?-

Alejandra resopló y gruñó, diciendo.

-Bueno, no es un amigo, pero todavía no se puede desvelar su identidad.

-Otra vez me dijiste eso. ¿podría ser la persona misteriosa que te ayudó con la lista?

Alejandra levantó las cejas en señal de especulación.

Clara le dirigió una mirada apreciativa, 

-¡Qué inteligente! Te lo presentaré cuando sea un momento apropiado.

-¡Tú me lo has prometido! Si faltas a tu palabra, te estrangularé hasta la muerte.-Alejandra no siguió con la pregunta y volvió a amenazar antes de soltarla.

...

Por la noche, después del trabajo, Antonio vino a recoger a Clara para cenar, como había prometido.

El nombre del restaurante que Antonio reservó era Shengshi nº 1, situado en el piso 58 del Edificio de la Plaza, en la calle central de la Ciudad Paz, contando con un altura previlegiada que ofrece una vista muy abierta.

En el interior del restaurante, el ambiente de comedor de estilo jardín rodeado de cristales era una gran característica.

Después de que los dos llegaron aquí, eligieron una mesa cerca a la ventana, desde donde se podía contemplar un paisaje magnífico y hermoso de toda la ciudad.

-¡Qué bonito es este lugar! Es comparable con con el Mar de las Galaxias.- Clara dio sus elogios más sinceros, con ojos brillantes.

-Los platos de aquí también son excelentes, ¿quieres probar algo?-Antonio entregó la carta y preguntó con una ligera sonrisa.

-Sí.-Clara lo tomó con gusto y comenzó a hojearlo.

Había diversos platos en el menú, y todos ellos tenían un aspecto muy exquisito, incluso sus nombres sonaban muy románticos.

Clara solo tardó poco tiempo en hacer pedidos. Durante la espera, los platos, sonrió de repente y le dijo a Antonio, 

-Mi mejor amiga parece estar muy interesada en ti.

Antonio levantó las cejas y reflexionó por un momento, 

-¿Te refieres a la que luchó por ti el otro día?

-¡Sí! -Clara no pudo contener la risa,y respondió.

-¿Le has dicho quién soy?

Clara negó con la cabeza, diciendo, 

-Todavía no, porque hemos acordado no revelarlo hasta que sea absolutamente necesario.

-Si a ella le lo cuentas, no me importa,

Aquel día, cuando fue a Shi Rui, lo que le impresionó a Antonio fue la caótica escena de que Alejandra peleó con la multitud.

Lo más importante era que Alejandra trataba muy bien a Clara. Además, Antonio había investigado a Alejandra para conocer su manaera de ser , así que en este momento, accedió tan fácilmente.

-Entonces no tengo que preocuparme de que me estrangule.-Clara sacó su propia lengua de forma traviesa y exhaló exageradamente.

Antonio se quedó pasmado, y sus ojos no pudieron evitar oscurecerse más por la expresión de ella.

En ese momento, el camarero trajo a la mesa los platos que ambos habían pedido.

Antonio echó un vistazo a la comida sobre la mesa y se sorprendió, diciendo,

-Estos platos ...

-Dije que sería una buena esposa. Tal vez no te conozca todavía ni tus preferencias, pero al menos sé qué te gusta comer, esto es lo más básico entre una pareja.-

Clara sonrió y sirvió un vaso de vino para ella y Antonio, dijo -Estos son los que pedí especialmente para ti, deben ser de tu agrado.-

Tras escuchar sus palabras, Antonio se calló de repente. Sus miradas profundas se clavaron en ella, y había emociones indefinidas en el fondo de sus ojos.

Pasó un rato antes de que dijera significativamente, -Serás una buena esposa.

-Intentaré ser mejor.-

Clara dijo seriamente, con una clara y ligera sonrisa en la cara.