El Amor De Antonio Capítulo 230: El hermano más pobre de la historia

sprite

El Amor De Antonio de Rosa amarilla Capítulo 230: El hermano más pobre de la historia

En El Amor De Antonio novela Capítulo 230: El hermano más pobre de la historia , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro El Amor De Antonio fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En El Amor De Antonio de Rosa amarilla Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 230: El hermano más pobre de la historia y los capítulos posteriores de la serie El Amor De Antonio en readerexp.com

Mirando a través de las grandes ventanas del piso al techo, el cielo oscuro era como tinta, llenos de estrellas.

Al pie, la Ciudad Paz estaba iluminada y había un ambiente de prosperidad.

Clara miró fascinada el hermoso paisaje frente a ella. Nunca supo que la Ciudad Paz de noche era tan hermosa.

Detrás de ella, Aquiles se recostó en el sofá, mirando al techo y ocasionalmente salieron unos sonidos desde su estómago debido al hambre.

¡Tenía tanta hambre! Estaba realmente hambriento.

Pero su querida cuñada no pensaba comer todavía, diciendo que tendría que esperar a que su hermano terminara la reunión y todos comieran juntos.

Pero, ¿quién sabía cuándo se iba a terminar la reunión? Temía que cuando terminara la reunión se moriría de hambre aquí.

Cuando Aquiles suspiró, la puerta de la oficina se abrió y entró una figura larga.

Al escuchar el sonido, Aquiles se sentó rápidamente. Cuando vio a la gente que vino, parecía que vio a un salvador, con una sorpresa en su rostro, -Hermano, finalmente terminó la reunión. Ya tengo un hambre de lobo.-

Antonio echó una mirada a su estómago, -¿En serio?-

-Antonio, esta es una metáfora exagerada, ¿entiendes?-

Aquiles se quedó congelado sin palabras.

Antonio lo miró de reojo y luego caminó directamente hacia la esbelta figura de pie frente a las ventanas.

Aquiles curvó los labios, se levantó y salió de la oficina con sensatez, dejando espacio para ellos.

-Es hermoso, ¿no?-

Cuando Clara estaba fascinada, de repente, una voz familiar sonó detrás de ella.

Ella se sorprendió y volvió la cabeza. Un hermoso y extraordinario rostro apareció en sus ojos y de inmediato una brillante sonrisa floreció en su delicada carita.

-¿La reunión ha terminado?-Ella preguntó en voz baja.

-Sí, se acabó.- Antonio asintió. Luego levantó la mano para apartar el cabello roto que caía sobre su rostro, la miró profundamente y preguntó en voz baja, -¿Por qué has venido aquí?-

-Es que temo que tendrás hambre.- Clara sonrió juguetonamente.

Él sonrió y le acarició la cabeza. Sus profundos ojos negros brillaban con una suave luz.

Volvió la cabeza y miró por la ventana. La hermosa noche se reflejaba en sus ojos y el arco hacia arriba de sus labios se profundizó un poco.

-El paisaje aquí es tan hermoso que estoy celosa.-Clara volvió la cabeza para mirar el paisaje nocturno como él y dijo medio en broma y medio en serio.

-Entonces venga a trabajar al Grupo Nevada, Así que podrás ver un paisaje tan hermoso todos los días.-

Antonio dijo esto y volvió la mirada hacia ella para tener una vista completa de su hermosa cara lateral.

-Es bastante tentador. Pero todavía me gusta más el Grupo Santa.-Diciendo esto, Clara volvió la cabeza y le sonrió.

Esta sonrisa era tan brillante y vívida.

Pensó un poco, le rodeó la cintura con el brazo y la abrazó.

Su repentina acción hizo susurrar a Clara.

-Antonio Díaz, presidente del Grupo Nevada, ¿estás planeando seducirme?- Clara levantó la cabeza y lo miró con una sonrisa maliciosa. Había algo brillando en sus claras pupilas.

Sus cejas de Antonio como espadas se levantaron levemente. Él bajó la cabeza, presionó sus labios contra sus labios y dijo suavemente, -¿Entonces crees que puedo tener éxito?-

Su voz era profunda y encantadora, y ya le perturbó su corazón.

Sus hermosos ojos brillaron y ella susurró, -Ya lo has logrado.-

Antes de que dijeran estas palabras, los labios de Antonio ya cubrieron los de Clara y se los estaba chupando suavemente.

El corazón de Clara estaba palpitando incesantemente. Ella levantó la mano para abrazar su cuello y respondió activamente a sus besos.

Fuera de las ventanas francesas, la noche seguía siendo hermosa.

Dentro de las ventanas, se abrazaron y besaron con toda el alma y la mayor ternura ...

Aquiles bostezó, acostado en el escritorio de la secretaria. Se sentía muy aburrido.

De vez en cuando, levantaba los ojos para mirar la puerta cerrada de la oficina del presidente y luego suspiraba con impotencia.

Pensó que debería ser el hermano más pobre de la historia.

Tenía tanta hambre que ya no sentía hambre. Las dos personas que estaban dentro de la puerta parecían no tener interés en comer.

¿Estaba pensando en salir solo y comer fuera? ¿O llamar a la puerta ahora y destruir su ternura?

En el primero, no podría comer los camarones en salsa de tomate hechos por Albina.

En el segundo caso, era muy posible que Antonio lo mataría.

Después de comparar los dos, tomó una decisión en su mente.

Se puso de pie y caminó directamente hacia la puerta de la oficina del presidente, levantando la mano para llamar a la puerta sin dudarlo.

Pero antes de que la mano tocara la puerta, la puerta se abrió.

Clara originalmente iba a salir y llamar a Aquiles que comiera. Se asustó mucho al ver a una persona parada en la puerta tan pronto como la abrió.

Ella miró con interés a Aquiles, cuyas manos estaban congeladas en el aire, -Aquiles, ¿estás haciendo algún ritual?-

Aquiles retrajo su mano y se rió secamente, -Clara, ¡qué imaginación tienes!

Clara arqueó las cejas, -Claro. Trabajamos en los medios. ¿Cómo podemos escribir noticias sin imaginación?-

-Clara, ¿parece que tus palabras tienen otros significados?-

¿No son fabricadas las noticias escritas por la imaginación? ¿No son pura tontería?

-No es cierto.-Clara se volvió hacia la oficina y dijo mientras caminaba, -Para los reporteros de entretenimiento, siempre hay que imaginar lo que pasa y lo que pasará. Cuando se necesita fabricar las noticias, entonces toda la historia debe ser compilada por la imaginación.-

-Es una cuenta de marketing, no una reportera de entretenimiento, Clara.-

Clara le devolvió la sonrisa, -Es más o menos lo mismo.-

Al escuchar esto, Aquiles se encogió de hombros y la asintió. “Hoy en día, ya no hay reporteros de entretenimiento que buscan la verdad de los hechos y no hacen sus propias noticias.“

Caminaron hacia el sofá y se sentaron. Antonio había puesto las comidas que habían traído en la mesa de café.

Al ver esos platos humeantes, Aquiles casi se echó a llorar y finalmente pudo comer.

-Aquiles, estos palillos son para ti.-Clara le entregó un par de palillos y al verlo mirando los platos fijamente, se sentía un poco culpable.

-Lo siento, Aquiles. Te dejo esperar tanto tiempo.-

Aquiles negó con la cabeza, -Está bien. No tengo prisa de todos los modos.-

Después de hablar, tomando los palillos y el cuenco, comió rápidamente.

Al ver esto, Clara y Antonio se miraron y sonrieron. Parecía que Aquiles verdaderamente tenía mucha hambre.

-Antonio, come un camarón.-Clara tomó un camarón y lo puso en el tazón frente a Antonio.

En el momento en que Antonio quería decir algo cuando vio aparecer un par de palillos que recogieron el camarón.

Miró hacia arriba y vio que Aquiles mordía el camarón en su boca, -Como este camarón. Antonio, tú no.-

-Aquiles, ¿eres un bebé? ¿No sabes cómo compartir? -Clara realmente no podía reír ni llorar cuando lo vio tan ingenuo.

-No es que no sepa compartir. Pero a Antonio le basta simplemente comer lápiz labial. ¿Acaso quiere comer camarones?-

Tan pronto como Aquiles dijo esto, Clara le estrechó la mano y el camarón atrapado en sus palillos se cayó.

Dijo esto y echó una mirada hacia los labios de Clara, esta última se tapó sus labios inmediatamente y su cara se convirtió roja.