El Amor De Antonio Capítulo 24: Le pasó un gran bochorno

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 24: Le pasó un gran bochorno de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio novela Capítulo 24: Le pasó un gran bochorno autor Rosa amarilla los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 24: Le pasó un gran bochorno en readerexp.com

Los dos tuvieron una cena muy agradable. Clara bebió un poco y se puso achispada, así que salió con todo su cuerpo flotando.

Cuando volvieron a casa, Antonio se quitó la chaqueta mientras le indicaba, 

-Primero, ve a ducharte.

-Vale.- respondió Clara, y con meFranciscollas rojas entró un poco atropellada en el baño.

Después de unos cuarenta minutos, terminó de ducharse y salió, diciendo a Antonio, que estaba sentado en el sofá,

- Ya he terminado la ducha, te toca.

Antonio la miró y vio que su larga cabellera aún estaba mojada y le caía sobre los hombros, por lo que no pudo evitar fruncir el ceño,

 -Ven aquí y siéntate.

-Emm, vale.-Clara vaciló un momento y se sentó a su lado.

Antonio no dijo nada, se levantó para ir a buscar un secador. Luego, la ayudó a secarse el pelo.

Clara se sintió un poco asombrada por el trato previlegiado, dijo, -Puedo hacerlo yo mismo.

-No te muevas.-Le regañó Antonio, cuya voz era baja y sus delgados dedos le alborotaron el largo cabello, su expresión era inusualmente seria.

Clara se sentó aturdida, como si todo fuera un sueño.

¡El galán nacional, Antonio, que era inaccesible por su estatua alto y su gran poderío, ahora estaba secando el pelo de ella!Eso era totalmente inimaginable para Clara, que ya no querría lavarse el pelo en el siguiente año ...

No se sabía cuánto tiempo haya tardado, pero Antonio finalmente apagó el secador de pelo que tenía en la mano y le susurró, 

-Ya está.

-¡Gracias!-Clara volvió a la realidad, se alborotó un poco el pelo y le sonrió con dulzura.

Los ojos de Antonio se congelaron, como si estuviera poseído. su mirada de repente no pudo apartarse de su rostro.

Bajo la luz brillante, su cabello largo como una cascada, ocultando su delicado rostro, las meFranciscollas claras, un par de ojos, brillantes como las estrellas, la sonrisa coqueta, con un pijama de gasa ligera, incluyendo su exquisito cuerpo...todo eso manifestó un estilo indescriptible.

Tal vez por el efecto de alcohol, su piel estaba rosa, como tener una capa de polvo encantador, que se extiende desde el rostro hasta el cuello, tan seductora que hace temblar el corazón y el alma.

Un corazón que no se ha movido por decenos de siglos, se estremeció bruscamente por un momento. Antonio no pudo limitarse a abrazar su cintura, bajó la cabeza y le dio un beso.

Clara se asustó y quiso forcejear. Sin embargo, su beso era extremadamente depredador y agresivo, y no tardó mucho en invadir con éxito su cordura.

Estaba confusa y se dejaba llevar completamente por él, incluso atenderle era un movimiento que no podía evitar.

Solo cuando la mano de Antonio se metió dentro de su ropa, Clara volvió en sí como si le hubiera caído un rayo.

El hombre también recobró la razón y, con calma, se echó hacia atrás y reprimió la inquietud que había en su cuerpo, deteniéndose con dificultad para no continuar.

-Voy a ducharme, duerme primero.

Su voz era ronca y baja, comprendida un autocontrol.

-Bien.

La cara de Clara estaba sonrojada y tímida, sin atreverse a mirarle siquiera.

Antonio curvó los labios, acarició su larga cabellera, no dijo nada más y rápidamente se dio la vuelta y se fue.

Una vez que se fue, la fuerza de todo el cuerpo de Clara parecía haberse agotado, y todo su cuerpo débil cayó sobre el sofá.

Se cubrió el pecho, y los latidos de su corazón eran difíciles de parar. El lugar que él acababa de acariciar estaba incluso caliente, como si hubiera estado en llamas, lo cual duró mucho tiempo.

...

Al día siguiente, la farsa sobre Clara, Cecilia y Francisco,  tenía una tendencia notable a debilitarse.

Al fin y al cabo, fue una noticia de entretenimiento, y este tipo de bombo y platillo va y viene rápidamente. Por otra parte, Clara, ella misma no es una estrella en la industria del entretenimiento, Cecilia era también solo una actriz de tercera categoría, que salió en los titulares de los periódicos simplemente porque el impacto de este incidente era demasiado grave.

El término "amante" era un tabú para un sinnúmero de mujeres, y más aún recibía el desprecio de todas las mujeres. Además, esta vez se había metido Francisco, hijo oriundo de una familia rica, por lo que una vez que la noticia salió a la luz, los cibernautas estaban en ebullición. Por otro lado, con los medios de comunicación empujando la historia, la noticia fue inmediatamente divulgada atrayendo mucha atención del público.

Sin embargo, una vez que pasó la fiebre, muchos internautas callaron inmediatamente, dejando sólo una pequeña parte que seguía prestando atención.

Después de este incidente, los dos, Francisco y Cecilia, quedaron completamente deshonrados, y mucha gente pedía que Cecilia saliera de la industria del entretenimiento, con la esperanza de que no siguiera contaminando el ambiente de dicha industria.

Después de que Cecilia viera estos comentarios, quedó golpeada. Cerraró sus ojos, incluso se desmayó por el enfado.

Clara no lo sabía. Por la mañana, ella salió a hacer entrevistas con Alejandra. Luego, volvió y se metió en la redacción de noticias. Estaba tan ocupada que nada le afectó.

A mediodía, llamó a Antonio para informarle de su horario y luego salió a comer con Alejandra.

Durante la comida, Alejandra preguntó a Clara, 

-Por parte de Cecilia y Francisco, parece que hoy no hay nada especial, ¿eh?

-¿No es bueno? El manuscrito de relaciones públicas del grupo Pastor ya ha salido a la luz. Este escándalo no es favorable para ellos, así que parecería un poco estúpido aferrarsr a esto. Es imposible que Francisco , un astuto no entienda esto.

Respondió Clara, mientras masticaba con elegancia la comida que tenía en la boca, siempre con una apariencia de desinterés por este asunto.