El Amor De Antonio Capítulo 269: No es personalidad, es falta de ambición

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 269: No es personalidad, es falta de ambición de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio Capítulo 269: No es personalidad, es falta de ambición, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 269: No es personalidad, es falta de ambición, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee El Amor De Antonio Capítulo 269: No es personalidad, es falta de ambición del autor Rosa amarilla en readerexp.com

-¿Pronto? ¿Estás seguro?- Clara no creía que llegaría pronto, por lo que interrumpió cuando Aquiles pidió explicaciones, -Llama a tus guardaespaldas, déjalos vigilar y nos iremos a casa.-

Ofelia y Cecilia se quedaron estupefactas cuando los dos hombres robustos caminaron frente a ellas, mirándolos con ojos afilados a través de las gafas de sol.

¡Incluso había guardaespaldas privados!

Cecilia definitivamente no era fácil de determinar la identidad de Aquiles.

-Cecilia, ¿qué debo hacer ahora?- Ofelia entró en pánico cuando la situación terminó.

-Mamá, por favor cálmate primero, no te preocupes.- Cecilia la calmó, mirando a los dos hombres robustos con cuidado desde el rabillo del ojo.

Sabía que su madre no podía escapar y fue arrestada, de ser así, bien podría aceptar la realidad.

Entonces agarró las manos de Ofelia, -Mamá, ahora escúchame con atención, ya que Clara ya llamó a la policía, entonces no puedes escapar...-

Después de escuchar esto, Ofelia entró en pánico, -Entonces, ¿qué debo hacer?-

Al verla entrar en pánico, Cecilia le estrechó la mano,- Mamá, cálmate-

-¿Cómo puedo estar tranquila?- Ofelia tiró su mano enojada, -¡Me arrestarán, todavía me dejas calmar!-

Ofelia estaba un poco emocionada, estaba realmente en pánico.

Estaba convencida de que Clara no tenía pruebas para demostrar que ella mató a Adolfo, pero ahora ... las cosas estaban completamente más allá de lo que pensó originalmente.

En el caos, perdió por completo la compostura y el aura cuando se enfrentó a Clara.

Al ver a su madre tan nerviosa, Cecilia se sintió incómoda y su odio por Clara se profundizó.

Si no fuera por el impulso inicial de Clara, ¿cómo podrían correr el riesgo y hacer algo tan ilegal?

No, no debía permitir que Clara tuviera éxito tan fácilmente.

-Voy a ir a la cárcel, ¿qué debo hacer? ¿Qué debo hacer...-

Ofelia dio vueltas de un lado a otro en el lugar, particularmente inquieta.

-¡Mamá!- gritó Cecilia.

Ofelia miró hacia arriba y la miró desconcertada.

-Mamá, créeme, no dejaré que tengas un accidente.- tomó su mano de nuevo y la miró con firmeza.

Mirándola, las emociones de Ofelia se calmaron gradualmente, -Está bien, mamá creo en ti.-

Al verla calmarse, Cecilia exhaló un suspiro de alivio y luego se volvió para mirar a los dos hombres robustos. Para evitar ser escuchada por ellos, se inclinó hacia el oído de su madre y susurró algo.

Ofelia frunció el ceño primero y pareció reacio, pero pronto estiró las cejas y sonrió.

-Está bien, haz lo que dijiste.-

El consentimiento de la madre sin duda alivió a Cecilia. Mientras la madre estuviera dispuesta a cooperar, entonces...

La boca de Cecilia se convirtió en una sonrisa maliciosa, Clara, no estarías orgullosa por mucho tiempo.

De camino a casa, Clara seguía girando la cabeza y mirando por la ventana del auto, como si no quisiera hablar con la gente.

Aquiles ocasionalmente la echaba un vistazo, y cuando la veía mirar fuera del auto en una postura inmóvil, no se atrevía a molestarla.

-Aquiles...- ella de repente, habló.

Aquiles parecía haber ganado un gran premio, volvió la cabeza y la miró con sorpresa, y luego preguntó, -¿Qué pasa? Cuñada-

Clara frunció el ceño, -¿Qué estás haciendo? ¿Por qué estás sonriendo tan felizmente?-

-Nada.- Aquiles negó con la cabeza, -Solo dime que tienes alguna pregunta para mí-

Clara lo miró con asombro y luego dijo lentamente, -Quiero preguntarle a los guardaespaldas de tu familia...-

Ella deliberó las palabras,- ¿Es tan individual?-

En ese momento, ella propuso dejar que sus guardaespaldas ayudaran a monitorear a Ofelia y Cecilia, pero él se negó.

La razón era que los guardaespaldas eran reacios a hacer tal cosa.

Cuando escuchó esta razón, se quedó perpleja, ¿no era su guardaespaldas? Definitivamente lo escucharía.

Al ver que no lo creía, Aquiles llamó directamente a los dos guardaespaldas para que entraran y les ordenó a los dos guardaespaldas que protegieran a las personas frente a ella.

Ambos guardaespaldas se burlaron al mismo tiempo, y uno de ellos no le dio a Aquiles ninguna dignidad en absoluto- Tercer señor, el señor mayor me envió para protegerte, no para hacer cosas tan aburridas por ti-

¡Clara estaba atónita!

¿Ni siquiera los guardaespaldas eran tan ... arrogantes en estos días?

Aquiles extendió las manos con impotencia, lo que indicaba que no tenía opción.

Él no tuvo método, no significaba que ella tampoco.

Caminó directamente hacia los dos guardaespaldas, sus lindas caritas llenas de sonrisas, fingiendo ser inocentes y preguntó, -Dos hermanos mayores, ¿tienen más miedo de tío Cutberto o del señor Antonio?-

Los dos guardaespaldas se miraron y respondieron de mala gana- Señor Antonio-

Como tenían miedo de Antonio, era fácil de manejar.

Clara preguntó inocentemente, -Dos hermanos mayores, si le dejas saber a World Jin que no eres obediente, terminarás miserablemente-

No creía que no podían ver la astucia en sus ojos, no creía que no podían darse cuenta de que los estaba amenazando.

Finalmente, bajo las sabias artes marciales de cuñada, los dos guardaespaldas se comprometieron.

Aquiles no pudo evitar sentir que no tenía ningún estatus.

-Cuñada, esto no es personalidad, es falta de ambición.- se enojó cuando pensó que sus dos guardaespaldas no lo escucharían, sino que escucharon a su cuñada.

Sabiendo su tristeza, Clara extendió su mano y le dio una palmada en el hombro,- No te enojes, son más inteligentes, saben a quién deben escuchar y pueden reconocer la situación-

Al principio, ella le dio una palmada en el hombro, pero él pensó que lo iba a consolar.

¿Quién sabía que hizo que la gente se sintiera así sin dignidad?

Aquiles de repente se sintió frustrado.

En el semáforo en rojo adelante, Aquiles redujo la velocidad lentamente y luego se detuvo.

Volvió la cabeza y miró el cuadro del asiento trasero del auto, era un cuadro de paisaje con una gran concepción artística y hermoso, se podía ver que la persona que pintó este cuadro era muy hábil.

El autor de este cuadro era la madre de su cuñada.

Movió su mirada hacia Clara, y cuando vio por primera vez a su cuñada, se sorprendió. No era lo hermosa que era, pero su temperamento gentil y recatado lo atraía.

Las mujeres de hoy en día son generalmente impetuosas y es raro ver a una chica tan pacífica.

-Cuñada, tu madre debe ser muy hermosa.-

Esta era una oración afirmativa, no una oración de pregunta.

Significaba que en el pensamiento de Aquiles, la madre de Clara era una mujer muy hermosa, versátil, gentil y virtuosa.

-¿De verdad lo crees?- Clara volvió la cabeza para mirarlo.

-¿No es así?- preguntó Aquiles.

Clara sonrió, -Mi madre es definitivamente la más hermosa a mis ojos. Pero...- Hizo una pausa, - Se ve muy ordinaria, realmente ordinaria-

-¿No es posible?- Aquiles no lo creía, -Solo confiando en tu cuñada, ¿cómo puede tu madre verse normal?-

-Me baso en las fortalezas de mi papá y mi mamá, por supuesto que no está mal.-

Aunque ella lo dijo, Aquiles todavía no creía que su madre fuera una persona de apariencia sencilla.

Después de todo, sus pinturas eran tan hermosas.

Cuando se encendió la luz verde, volvió a mirar la pintura, luego puso en marcha el automóvil y atravesó la intersección de los semáforos.