El Amor De Antonio Capítulo 27: Plan siniestro

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 27: Plan siniestro

La novela El Amor De Antonio Capítulo 27: Plan siniestro del autor Rosa amarilla es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 27: Plan siniestro, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Rosa amarilla Construcción Cada personaje en El Amor De Antonio es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 27: Plan siniestro y los capítulos posteriores de la novela El Amor De Antonio en readerexp.com

-Cecilia, incluso si no trabajaras, yo podría apoyarte, pronto te convertirás en la joven esposa de la familia Pastor, ¿Acaso no es la vida que siempre quisiste?

Francisco Pastor la abrazó, suavemente para consolarla.

Cecilia lo hizo a un lado, y dijo con resentimiento -Yo no, ¡no cambiare de idea! Hare mi mejor esfuerzo para entrar en la industria del entretenimiento, si ellos no me echan, yo no me iré. Algún día quiero ser una actriz de primera, una estrella, voy a pisotear a esa perra Clara, bajo mis propios pies.

-Cecilia, estás embarazada, no seas tan terca-

Francisco cambió a una expresión de disgusto, su forma de hablar también se volvió más fría.

Cecilia se dio cuenta de que se había excedido, y rápidamente cambió su tono de voz, sollozándole a Francisco dijo -Francisco, aunque esté casada contigo, y tengamos hijos, también quiero tener una carrera, no quiero solo estar a tu lado sin hacer nada, de esta manera no sentiré que te merezco. No quiero perder ante Clara, quiero probarles a todos que tuviste razón al elegirme. Si me echo para atrás, en ese momento todos me verán con desprecio e incluso se reirán de ti, ¿eso es lo que quieres? 

Lo que dijo Cecilia comprendía sus motivos, pero Francisco aun estaba un poco enojado al escuchar esto su expresión se suavizó y sus ojos se llenaron de lágrimas.

Cecilia tenía esta habilidad, sabía cuándo decir qué, ella a menudos decía algunas palabras dulces para tranquilar a Francisco. 

Al ver su cambio, Cecilia rápidamente aprovechó la situación -¿Francisco, estos dos días Clara nos ha humillado lo suficiente, no crees? Ahora se atreve a difamarnos en público, quien sabe que vaya hacer después, no estoy dispuesta a soportarlo, preferiría morir.

-No digas tonterías, estoy contigo y no la daré esa oportunidad.

Francisco volvió abrazar a Cecilia en sus brazos, con un tono de compasión.

-¿Me lo prometes?-

Francisco suspiró -Después de todo lo que me has dicho, ¿Cómo no podría estar de acuerdo? Puedes hacer lo que quieras, ya sea que ingreses a la industria del entretenimiento o seas una actriz famosa, usare todos los recursos para ayudarte. Sin embargo me prometes que….-

-Dilo.-

-Pase lo que pase cuidaras del bebé que llevas en tu vientre, mis padres lo esperan con ansias, espero que no los decepciones.-

-Lo prometo-

Finalmente, Francisco lo prometió, Cecilia se echó a reír, rápidamente abrazó a Francisco y dijo -Sé que me amas mas que nada.- 

Después de que se Cecilia se calmó, Francisco regresó a la empresa. Tan pronto como se fue, Cecilia inmediatamente dejó de lado su fachada débil y lastimera, se bajó de la cama y le dijo con una cara sombría a Ofelia Fernández, quien acabada de entrar-Mamá, le dijiste a Clara sobre mi desmayo. ¿Eh?-

-se lo dije, dije exactamente lo que me pediste. Pero hija, ¿estás segura de que ella vendrá?, sonaba muy indiferente por teléfono. -

Ofelia preocupada le preguntó a Cecilia. 

-No te preocupes, la conozco, seguramente vendrá. Si viene, entonces es hora de que actué.-

Cecilia soltó una risa malévola, en sus ojos se veía que tenía todo calculado para ganar.

Clara llegó rápidamente, no había pasado ni una hora.

Sin embargo, ella no se apresuró para ver a Cecilia Bellido, solo fue a su propia habitación, tomó algunas cosas, y esperó que llegara la hora para retirarse, en el camino fue a la habitación de Cecilia.

Después de entrar, vio a Cecilia sentada en la cama, se veía débil, Ofelia estaba a su lado la sirvió para beber agua.

Al ver a Clara, Ofelia dio un salto, y señalando a Clara dijo -¿No te avergüenzas cuando regresas?

-Regreso a mi propio hogar, ¿Por qué debería sentir avergonzado?-

Clara veía lo que, hacia Ofelia, y solo se reía, pensaba que era algo ridículo.

-¿Viniste a ver si Cecilia está muerta, no es así?

Ofelia estaba tan enojada que su rostro tenía expresiones horribles.

Clara no respondió, solo volteó y vio a Cecilia.

Cecilia no se veía tan mal de salud, había ternura sobre sus huesos, sentada allí, con el rostro pálido y una mirada suave, casi daba lastima.

Sin embargo, Clara percibió en sus ojos, que ella ocultaba algo.

-Sí, vine a buscar algunas cosas, y pase a ver si la señorita Cecilia había tenido un aborto espontaneo, pero se ve bastante bien, ¿Dónde es que se esta muriendo? -

-Clara, tu…. tu corazón es perverso, Cecilia se ha vuelto así , tu tu tu…-

El ambiente era tenso, Ofelia tumbaba de ira las lágrimas salían por sus ojos.