El Amor De Antonio Capítulo 288: No quiero que te lastimen

sprite

El Amor De Antonio de Rosa amarilla Capítulo 288: No quiero que te lastimen

En El Amor De Antonio novela Capítulo 288: No quiero que te lastimen , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro El Amor De Antonio fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En El Amor De Antonio de Rosa amarilla Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 288: No quiero que te lastimen y los capítulos posteriores de la serie El Amor De Antonio en readerexp.com

Después de que Clara se fue, Aquiles volvió la cabeza y miró a Lydia con disgusto, -Señorita Lydia, ¿me estás satirizando me al decir que salvé a una guapa como un héroe?-

Lydia lo miró fijamente, no respondió a su pregunta, pero cambió el tema y dijo, -Aquiles, acompáñame a beber vino.-

Aquiles se sorprendió por un momento, luego reaccionó y la rechazó directamente, -No quiero ir, estoy muy ocupado.-

Un rastro de decepción apareció en su mirada, Lydia se encogió de hombros fingiendo, -Está bien, entonces olvídalo.-

Pensó que ella insistiría más y lo obligaría a aceptar acompañarla a beber, pero no esperaba que se rindiera tan fácilmente.

Esto hizo que Aquiles se sintiera muy insatisfecho. Movió la boca para decir algo, pero ella pasó a su lado sin siquiera mirarlo.

No sabía por qué, pero sintió un poco de disgusto.

Se dio la vuelta, la vio entrar en su coche. Y luego se fue, dejándolo solo y parado allí estúpidamente.

Cuando Clara regresó a casa, Albina todavía estaba preparando la cena, así que subió arriba para cambiarse y ponerse ropa cómoda y fue a la cocina para ayudarla.

Tan pronto como la vio, Albina sonrió amorosamente, -Señorita, puedo cocinar sola. Puede salir a ver la televisión. Cuando el señor Antonio regrese, casi estará lista la cena.-

-No pasa nada, Albina, por cierto te ayudaré y aprendo algunas habilidades culinarias en secreto.-Clara parpadeó juguetonamente hacia Albina, luego tomó la canasta con las verduras seleccionadas y caminó hacia el fregadero para lavarlas.

Al ver que ella insistió tanto, Albina sonrió y no dijo nada.

Clara ayudó a Albina a preparar la cena, justamente Antonio también regresó a casa.

Al escuchar el movimiento en el pasillo, Clara se apresuró a dejar los tazones en la mesa del comedor y salió corriendo.

Antonio se puso pantuflas para la casa y tan pronto como miró hacia arriba, vio a su amada esposa con un delantal, mirándolo con una leve sonrisa.

Con un ligero temblor en su corazón, se acercó y preguntó en voz baja, -¿Otra vez ayudaste a Albina a cocinar?

-Sí.- Clara asintió, luego tomó el maletín que sostenía, -Sube arriba a cambiarte de ropa y baja a cenar.-

-Está bien.- Antonio besó suavemente en la frente, luego pasó a su lado y subió arriba.

Clara levantó la mano para acariciar la frente que él había besado, una dulce y feliz sonrisa se desbordó de las comisuras de sus labios.

Antonio se cambió de ropa y bajó, justamente vio a Albina que traía a alguien entrando.

Él arqueó las cejas, -¿Por qué estás aquí?-

El visitante inclinó la cabeza respetuosamente, -Señor Antonio, el presidente tiene algo que decirle.-

Los ojos de Antonio se entrecerraron, revelando una mirada feroz, .No estoy interesado en escuchar lo que él quiere decir. Puedes regresar.-

Después de que terminó de hablar, se dio la vuelta y estaba a punto de ir al comedor. En este momento, -Señor Antonio, el presidente dijo que usted no pudiera dañar a la imagen de la Familia Díaz. Deje que salga Cristian Díaz .-

¡Resultó que vino por Cristian! ¡Ese anciano realmente se preocupaba por Cristiany su hermano!

Antonio sonrió burlonamente, -Vuelve y dile que Cristian no lo dejaré ir, porque él tiene que pagar por lo que ha hecho mal.-

-El presidente también dijo que si usted no deja que salga Cristian, él cortará el afecto entre padre e hijo.-

-¿El afecto entre padre e hijo?- Se burló Antonio. Resultó que a los ojos del anciano, todavía había afecto entre padre e hijo.

-Vuelve y dile que puede hacer lo que quiera.- Antonio miró al visitante con frialdad y se alejó.

Albina vino aquí de la Familia Díaz para cuidar al señor Antonio, por lo que sabía un poco sobre los rencores de la Familia Díaz.

Ella suspiró suavemente y le dijo a la persona enviada por el señor Díaz, -Vuelve, lo que el señor Antonio decide hacer no es algo que el señor Díaz pueda cambiar con una orden.-

Incluso ella comprendía el temperamento del señor Antonio, ¿por qué el señor Díaz no lo comprendía? Siempre le pedía al señor Antonio que hiciera cosas que no quería hacer muchas veces. Y no era de extrañar que la relación entre padre e hijo fuera cada vez peor.

Sería genial si la esposa del señor Díaz estuviera aquí.

Pensando en esto, Albina suspiró profundamente.

Antonio entró en el comedor, Clara, que estaba sirviendo la sopa, levantó la mirada. Cuando lo vio, sonrió felizmente, -Antonio, ven y siéntate.-

En el momento en que vio su sonrisa, el estado de ánimo que se había deteriorado debido al anciano mejoró.

Él también le sonrió, luego se acercó y se sentó.

Su vida era pacífica y hermosa, y no permitió que nadie la destruyera.

Después de comer, Clara ayudó a Albina a ordenar antes de subir arriba.

Mientras subía las escaleras, pensó en lo que Albina le acababa de decir.

-Señorita, el hombre que mandó el señor Díaz acaba de venir a ver al señor Antonio. Parece que vino por Cristian. No sé qué le hizo el señor Antonio a Cristian, pero me preocupa que el señor Díaz estará en contra del señor Antonio cuando se enoje, así que por favor persuada al señor Antonio dígale que no luche contra el señor Díaz. Si no, sufrirá.-

Resultó que la persona que había mandado el padre de Antonio vino aquí. No era de extrañar que ella siempre sintiera que Antonio parecía estar un poco distraído cuando cenaba, y estaba muy pensativa.

No entendía por qué Albina dijo que el padre de Antonio sería desfavorable con Antonio cuando se enojara. Después de todo, ellos eran padre e hijo, y no podían lastimarse el uno al otro, ¿verdad?

Pero la situación de la Familia Díaz era complicada y algunas cosas no le quedaban claras.

Por eso, creía que era mejor preguntar a Antonio..

Así que caminó hacia la puerta del estudio, y tan pronto como abrió la puerta, escuchó la voz gélida de Antonio.

-Cristian merece sus pecados. ¿Es porque es de la Familia Díaz, deberíamos tolerar los errores que cometió?-

-Lo he olvidado, Arturo Díaz y Cristian son sus hijos más preciados.-

-¿Crees que Ciudad Paz es la capital? En Ciudad Paz, yo tomo las riendas.-

-Si te atreves a lastimarla, haré que la Familia Díaz esté inquieta.-

Cada oración estaba llena de frialdad, y Clara estaba nerviosa sin ninguna razón.

Estaba hablando con su padre, pero era más como hablar con un enemigo.

La relación entre ellos era peor que su relación con su padre.

El estudio se quedó en silencio, Clara abrió la puerta y entró.

Él estaba de pie frente a la ventana, su figura alargada mostraba frialdad en ese momento, ella apretó los labios y se acercó suavemente.

-Antonio.-

Ella susurró.

Sacudió su figura y su frialdad despareció instantáneamente, lentamente giró la cabeza y la miró con ojos llenos de preocupación.

-Albina me lo dijo.- Ella dijo.

La miró profundamente sin decir una palabra.

Ella se acercó a él, levantó la cabeza y se fijó en su cara bonita, -Antonio, no quiero que te lastimen.-

La mirada de Antonio cambió levemente y sonrió disculpándose, -Lo siento, te preocupé.-

Clara negó suavemente con la cabeza, -No hace falta que me pidas disculpas. Solo quiero...-

Hizo una pausa, con un rastro de determinación en sus ojos, -Quiero saber qué está pasando.-

-¿De verdad quieres saberlo?- preguntó en voz baja.

-Sí.- Ella asintió con firmeza.

Él sonrió, levantó la mano y le frotó la cabeza, y dijo en voz baja, -Clara, eres pura y limpia. No quiero que sepas demasiada oscuridad e inmundicia. Solo quiero que te mantengas limpio corazón.-

Él podía soportarlos solo.