El Amor De Antonio Capítulo 290: ¿Quieres pasar una noche conmigo?

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 290: ¿Quieres pasar una noche conmigo?

En El Amor De Antonio Capítulo 290: ¿Quieres pasar una noche conmigo?, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 290: ¿Quieres pasar una noche conmigo? en readerexp.com

Al verlo mirando a Alina, Lydia se sintió un poco incómoda, pero asintió y respondió, -Sí, una amiga que acabo de conocer.-

-¿Una amiga que acabas de conocer?- Aquiles arqueó las cejas, -Pensé que eran buenas amigas después de verlas hablar con tanto entusiasmo.-

Luego, se acercó a Alina, -Hola, soy Aquiles Díaz.-

Alina miró a Lydia, luego se puso de pie, tomó su mano y sonrió dulcemente, -Hola, soy Alina, mucho gusto.-

Aquiles sonrió bromeando, -Mucho gusto.-

De repente, con un dolor en la pantorrilla, resopló de dolor, luego volvió la cabeza y miró a Lydia.

“¿Por qué me pateas?” Preguntó silenciosamente.

Lydia le sonrió, la sonrisa no llegó al fondo de sus ojos, -¡Aquiles, recuerda tu identidad!-

Ella bajó la voz deliberadamente y le habló al oído, luego volvió la cabeza y vio que Alina estaba aturdida y sonrió, - Alina, él es mi novio. Le gusta mucho bromear. Es muy molesto.-

Después de decirlo, miró a Aquiles con enojo, y la actitud de la mujercita hizo que la gente realmente pensara que eran una pareja.

Alina no tenía ni un ápice de sospecha, solo miró de arriba abajo a Aquiles y elogió, Lydia, tu novio es tan guapo.-

-Gracias.- Lydia se tapó los labios y sonrió con modestia, no podía ocultar su orgullo entre los ojos.

¡Estaba fingiendo mucho! Aquiles puso los ojos en blanco en secreto. Si no hubieran tenido un contrato, realmente quería decir que no eran novios, ¡y que todo era falso!

Alina sonrió. Al ver que ya había venido su novio, se sintió demasiado avergonzada para seguir bebiendo con Lydia. Rápidamente encontró una excusa y dijo, - Lydia, bebí un poco demasiado y no estoy muy cómoda, así que voy a volver a descansar.-

Sin esperar la reacción de Lydia, se fue apresuradamente con el bolso.

Lydia tampoco la llamó, solo miró a su figura que se marchaba, luego se sentó en la silla alta, tomó el vino que le sobraba de la barra y se lo bebió.

Al ver esto, Aquiles se sentó en la silla en la que Alina acababa de sentarse, pidió un martini y luego giró la cabeza para ver las mejillas originalmente blancas de Lydia apareciendo un ligero rubor en ese momento, y parecía cada vez más atractiva debajo de la luz borrosa del bar. Su corazón no pudo evitar perder un latido.

Tomó un sorbo de vino para ocultar la extrañeza en su corazón.

-Aquiles.- Lydia de repente lo llamó por su nombre.

-¿Eh?- Arqueó las cejas y la miró con duda.

Lydia apretó los labios, luego volvió la cabeza y lo miró fijamente, -¿Por qué siempre me encuentro contigo en los bares?-

¿Siempre? Aquiles frunció el ceño, -Incluyendo hoy, en total solo nos encontramos dos veces.-

-¿Te gusta venir a este tipo de lugar?- Lydia entrecerró los ojos ligeramente.

-Más o menos. Vengo cuando estoy aburrido.- Aquiles también respondió con mucha franqueza.

-¿Siempre vienes sola?- preguntó de nuevo.

Aquiles frunció el ceño, -Señorita Lydia, ¿es importante si vengo solo?-

-Por supuesto...- Lydia solo quería abrir la boca para responder “Por supuesto que es importante”, pero cuando vio su mirada, cambió sus palabras y dijo, -Por supuesto que no es importante.-

Dijo las tres palabras "no es importante" sin confianza.

Aquiles sonrió, -Ya que no es importante, no me preguntes.-

Lydia de repente se deprimió.

¿Cómo que no le preguntó si no era importante? Si él no fuera su novio, ella se molestaría en preguntarle tanto.

Cogió el vino enfadada, pero descubrió que no había vino, así que gritó hacia el camarero y dijo, -Dame un vaso de whisky, un vaso grande.-

Al escuchar esto, Aquiles arqueó las cejas con sorpresa, -¿Estás tratando de emborracharte?-

-¡No es asunto tuyo!- Lydia le dio una mirada con ira.

Aquiles arqueó las cejas y no dijo nada. Como ella quería beber, lo dejaba beber. A ver qué haría si estaba borracha.

Media hora después…

-Ja, ja, ja... Chico guapo, tú, te ves como, uh, como una persona a la que odio.-

-Guapo, guapo, ¿quieres pasar la noche conmigo?-

-Chico guapo, ven, déjame besarte.-

Aquiles levantó la mano para cubrir la cara que se le acercó y luego suspiró. Si hubiera sabido que ella haría locura cuando estaba borracha, no la habría dejado beber tanto.-

Aquiles metió a Lydia, quien estaba borracha, en el asiento trasero del coche, cerró la puerta con fuerza y luego se sentó en el asiento del conductor. Mientras usaba el cinturón de seguridad, miró a la mujer que yacía en el asiento trasero con una indefensa sonrisa en sus labios.

Encendió el motor, pensando que era imposible enviarla a la Familia Zabala, por lo que tenía una idea en su corazón. Pisó el acelerador y el coche salió disparado como una flecha.

Llevó a la borracha Lydia a su habitación, la puso suavemente sobre la cama y luego se dio la vuelta para ir al baño para preparar una toalla caliente a fin de limpiar su cara, pero la agarró de la mano.

-Aquiles...-

La escuchó llamarlo por su nombre, pensando que ella estaba despierta, y volvió la cabeza, solo vio que todavía estaba con ojos cerrados, sin mostrar signos de despertarse.

No pudo evitar reír, luego se inclinó para abrir su mano, solo la escuchó murmurar, -Aquiles, me gustas.-

Sus manos de repente se pusieron rígidas, y miró con incredulidad su bonito rostro que estaba sonrojado por la borrachera, y un sentimiento sutil flotaba en su corazón.

¿De verdad le gustaba? ¿Estaba borracha y confundida? ¿O decir la verdad después de beber?

Era difícil saberlo.

No pudo evitar reír, ya fuera una tontería o una verdad borracha, no parecía tener mucho que ver con él, ¿verdad?

Él le apartó la mano, se volvió y se dirigió al baño.

Después de un rato, salió con una toalla en la mano.

Se sentó en el borde de la cama, extendió la mano y le apartó el cabello esparcido por las mejillas y luego le limpió la cara.

Era innegable que Lydia era muy guapa, que era diferente de la belleza suave y tranquila de Clara. Su belleza era cálida y vívida, y era una belleza que la gente no podía ignorar en absoluto.

No pudo evitar recordar que cuando se conocieron, ella era como un pimiento picante acusándolo de acosarla sexualmente. En ese momento, ella se volvió más atractiva debido a su ira. Incluso lo recordaba como si fuera ayer y no podía olvidarlo.

Este mundo era tan pequeño, ella era la mejor amiga de su cuñada. Este tipo de destino era un poco maravilloso.

Pensando en esto, una luz suave de la que ni siquiera se dio cuenta apareció en sus ojos, y sus movimientos se volvieron más suaves y gentiles.

-Aquiles...- Ella resopló de nuevo, -Eres un bastardo, un gran bastardo.-

Podía oír con claridad, y sus labios no pudieron evitar rebosar de risa alegre, ella lo estaba regañando incluso en sus sueños.

Él la miró un rato y luego se puso de pie. En ese momento, ella lo agarró de repente y él cayó sobre la cama con fuerza. Antes de que él tuviera tiempo de reaccionar, ella se dio la vuelta y lo presionó debajo de ella.