El Amor De Antonio Capítulo 31: El engañador, todos la engañan

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 31: El engañador, todos la engañan

La novela El Amor De Antonio Capítulo 31: El engañador, todos la engañan del autor Rosa amarilla es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 31: El engañador, todos la engañan, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Rosa amarilla Construcción Cada personaje en El Amor De Antonio es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 31: El engañador, todos la engañan y los capítulos posteriores de la novela El Amor De Antonio en readerexp.com

-¿Esposa qué quieres beber?-

Antonio Díaz preguntó, cuando vio que Clara Clara había observado la oficina.

Clara cambió la vista y miró a Antonio.

En ese momento, el hombre se quitó el traje, solo una camiseta quedaba en su cuerpo, mangas estaba en los codos, dos nudos de cuellos se desataban, la clavícula sensual se emergía.

Llevaba las gafas doradas en su cara, las añadían elegante en su contorno de la cara severa.

Los ojos de Clara exudó impresionante, parecía que el hombre muy guapo, que la hacía guastar en todo momento y lugar.

-Café.-

Ella sonrió y fue al lado de sofá a sentar.

Antonio aprobó con la cabeza y llamó por teléfono para ordenar a José Campos afuera traer café. Luego, tomó una computadora portátil y dio la a Clara, -primero estaré ocupado en los negocios, tienes que jugar un rato, te acompañaré después de trabajar hasta media hora-

Clara asintió obedientemente, vio volver a trabajar en el escritorio.

Un rato, José entró tomando dos tazas de café.

José no asombraba la llegada de Clara, después de poner el café frente a ella respetuosamente, salió.

La oficina rápidamente volvió a la paz, ocasionalmente escuchó la voz que Antonio hojeaba documentos. Clara no molestó a Antonio, abrió la página web y comenzó a mirar las noticias de web y Facebook.

Menos de una hora, la formación sobre ella y Cecilia es muy caliente.

Las injurias innumerables como una marea furiosa, que venía a Clara como un alud. Todos los mensajes privados y comentarios son insultantes en Facebook de Clara.

Clara estaba muy indiferente, no era tan tranquilo como en la mañana.

Dejaba a Cecilia estar orgullosa de eso por un momento, en este momento, cuanto más la abrazara los internautas, peor caería.

Quería que Cecilia sepa- ella ya no estaba siendo maltratada libremente ente por Cecilia.

El engañador, todos la engañan. En fin, ella sería castigaba.

Tras un momento, Clara cerró la web, no volvió a pensar el caso, miró a Antonio que no estaba lejos.

Parecía el aspecto de Antonio estaba muy concentrado y continuaba la cara seria, los dedos largos hojeaban los documentos, la vista era sabia, exudaba dominante y agresivo que el superior tenía.

Clara sostenía el café, el café degustaba y disfrutaba la imagen. Una oración se apreció en su cabeza- un hombre que trabaja duro siempre es guapo, sensual y atractivo.

Antes, Clara no estaba de acuerdo con eso, pero en este momento, ella tuvo confianza.

El hombre era guapo congénito, varias cualidades estaba en él, lo que aumentó su atractivo.

Hasta aquí, Clara pensó inevitablemente, aunque juntos con Antonio no es el amor, consiguió un marido para nada, sentía orgullosa en la mente.

Si alguien lo supiera, probablemente estaría celoso.

-Esposa, me miras, lo que molestó mi eficiencia. ¿Quieres que haga cosas que no puedo controlar?-

Mientras la fascinación que vía, Antonio levantó la cabeza de los documentos. La miraba en broma poca.

Clara parpadearon y se sonrojó, dijo con un poco vergonzoso -Perdón, continúas-

Antonio sonrió, se alzó la silla, camino hacia ella y se sentó-¿ Cómo ? Creo que la fuerza es muy confusa, ¿esposa intenta cómo contraatacar?-

-Sin prisa, rara vez Cecilia es alegre, yo es su hermana, ¿cómo puedo molestar la felicidad de ella? Déjala probar la sensación victoriosa-

Clara decía indiferentemente, su cara era fácil de ver como hablaba la temperie.

Antonio preció la confianza y había admiración bajo sus ojos, decía sonriendo -Puesto que esposa tuviste el plan, no Volví a consultar. Voy a tener una pequeña reunión, gracias por esperarme-

-De nada, vas a trabajar-

Clara era comprensiva, aprobó con la cabeza.

Antonio administraba la gran empresa, todos los días resolvía muchas cosas. Ella comprendía, no se atrevía a ocupar su demasiado tiempo.

Cecilia calumniaba a ella muchas veces, ella acostumbró, también tuvo el medio para resolver la calumnia.

Sin embargo, ella estaba poca movida.

Solo estaba casado con Antonio por unos días, pero su preocupación superó a la relación del acuerdo.

-Volveré pronto, si estas aburrida, puedes visitar la compañía-

Clara oyó y asombró-Así no es bueno, si alguien me reconoce, te afectará-

-De nada, mis empleos guardarán el secreto. Si alguien difunde un rumor, será despedido. Si no afectas sus trabajos, vistas libremente-

Antonio no importaba que lo que diga, las palabras llevaban connivencia.

-¿Verdad?-

Clara oyó y tuvo el interés.

-Sí-

-Entonces te escucho -

La cara de Clara estaba alegre.

La oportunidad que podía visitar el interior empresa es rara. Por eso no la rechaza.