El Amor De Antonio Capítulo 314: El odio hace que ganase fama

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 314: El odio hace que ganase fama

La novela El Amor De Antonio Capítulo 314: El odio hace que ganase fama es muy buena. En Capítulo 314: El odio hace que ganase fama, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Rosa amarilla , pero con el libro El Amor De Antonio, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Rosa amarilla es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la El Amor De Antonio novela Capítulo 314: El odio hace que ganase fama en readerexp.com

Las palabras de Lydia hicieron Alejandra se riera, dijo mientras se reía, -Sí claro, defiendes al ídolo, ¿no sabes que, si los seguidores discuten, están desacreditando al ídolo?-

-Lo sé. Por eso que elegí a ser una seguidora sensata.- Lydia tiró de las comisuras de los labios para aparentar sonreír, luego miró con desdén, mostrando su impaciencia.

A Alejandra no le importó nada, sonrió, y luego señaló las dos declaraciones en la pantalla del ordenador, -Ya hemos publicado la declaración. Lo que piensen las internautas ya es asunto suyo. Hemos hecho lo que hemos podido.-

Clara se rio, -Es cierto que lo claro está claro. Pensé que no era gran cosa. La industria del entretenimiento es tan complicada, todos los días pasan cosas nuevas. Quizás pronto o tarde habrá más noticias que reemplacen la noticia de entre Vasco y yo.-

Al respecto, Clara se mostró muy optimista.

Al escuchar esto, Lydia no pudo evitar reír, sacudiendo la cabeza con impotencia, -Para ser honesta, solo tú puedes ser tan optimista.-

Si fuera ella o Alejandra, definitivamente estarían demasiado molestas, y querrán destrozar a los paparazzi que tomaron la foto en secreto.

¡Por cierto, paparazzi!

-Clara, ¿sabes qué compañía tomaron la foto en secreto?-, Preguntó Lydia.

Clara negó con la cabeza, -No lo sé.-

Lydia frunció el ceño.-Clara, ¿crees que este asunto fue por Vasco o por ti?-

Ella vio a Cecilia en esa fiesta benéfica.

Esa mujer asistió a la fiesta con Enzo Cortés, el presidente del Grupo Mar Vasto, y no podía ser más obvio.

Si Cecilia regresara a la Industria del entretenimiento, definitivamente seguiría buscando problemas a Clara, a lo mejor ella fue quien estuvo detrás de este escándalo.

La pregunta de Lydia hizo que Clara se divirtiera, -¿Quién soy yo? No soy una celebridad, ¿por qué me siguen los paparazzi?-

Lydia frunció el ceño, no sabía por qué, pero sintió que las cosas no eran tan simples.

-Lydia, no compliques tanto cosas.- Alejandra le dio una palmadita en el hombro ligeramente.-Si quieres complicar las cosas, entonces las cosas se complicarán mucho. Como dijo Clara, habrá nuevas noticias después de un tiempo, así que todo el mundo poco a poco olvidará el escándalo de Vasco y Clara.-

Ya que lo dijeron las dos, Lydia frunció los labios, -Entendido, entonces dejaré que fluya.-

Esperaba que fluyese de verdad.

-Xinara, has hecho esto siendo demasiada arriesgada.-

Rita miró a Xinara, que estaba sentada en el sofá con su teléfono móvil, y le entró furia al pensar en los problemas que causó en internet.

Xinara levantó los párpados y la miró débilmente. Al ver su rostro tenso, no pudo evitar reír, - Rita, ya lo he hecho, y es inútil que estés enojada.-

Rita se enojó aún más cuando escuchó sus palabras, -¿Cómo que es inútil que esté enojada? Al menos puedo regañarte.-

¡Le produjo más enfado!

Xinara se apresuró a dejar el teléfono, puso carita de pena, sus grandes y hermosos ojos brillaban con una luz inocente como un ciervo, y dijo en un tono de pena, -Rita, solo quiero ayudar a Vasco y a Clara, ¿cómo sabré que la gente de internet iba a montar tanto espectáculo?-

Cada vez que ocurría algo, hacía a este truco, ¡fingía para darse pena!

Rita agarró de su cabello con pesadez y, al mismo tiempo, se regañó en secreto a sí misma por no tener principios, siempre que Xinara mostraba esos ojos inocentes como un ciervo, no podía enojarse.

Rita se sentó en el sofá, tomó el agua de la mesa, dio un sorbo fuerte, y le disparó una mirada a Xinara con fiereza. Aunque su ira había desaparecido mucho, su tono aún no era bueno.

-Xinara, sé que tienes buena intención, pero ¿sabes qué? Las internautas no lo creerán. Al igual que esta vez, piensan que eres alguien que quiera fama. Entonces, ¿no te estás buscando problemas?-

Xinara enarcó las cejas y dijo con indiferencia, -Lo que ellos creen que es asunto suyo, no me importa.-

-Entonces, ¿qué te importa?- La Rita arqueó las cejas.

-Me importa ...- Xinara frunció los labios, de repente no sabía qué decir.

Rita se burló, mirándola con ojos en blanco, -Lo que te importa es la actitud de Vasco.-

Una conciencia culpable brilló en los ojos de Xinara, y sonrió secamente, -Rita, te está equivocando, también me importa la actitud de Clara.-

-No me vengas con eso.- Rita le dirigió una mirada arrogante, -Soy tu agente, ¿no sabré yo lo que piensas?-

“Eres solo mi agente, pero no mi madre. ¿Cómo lo sabrías?”

Xinara murmuró en su interior, su carita encantadora se llenó de sonrisas brillantes, -Sí, Rita es la que mejor me comprende, pero esta vez, Rita, estás equivocada.-

Rita asintió, -Bueno, te estabas preocupando por sus actitudes, pero ...-

Al decir eso, la Rita tomó su teléfono y abrió las tendencias de Facebook, luego se le entregó a Xinara, -Mírate, tu hashtag de querer ganar famas está en la lista de tendencias, y todas se están burlando de tú. ¿Estás famosa o que la gente te odia?-

Xinara miró la lista de tendencias de Facebook en la pantalla de su teléfono móvil, con una expresión indiferente, -Está bien, el odio hace que gane fama.-

Al escuchar eso, Rita se derrumbó de frustración, -Olvídalo, no hablaré de eso contigo, iré a explicarle el asunto a la empresa.-

Cuando dijo eso, Rita se puso de pie y se dio la vuelta para irse.

De repente, como si se le ocurrió algo, hizo una pausa, giró la cabeza para mirar a Xinara, frunció el ceño ligeramente y dijo en un tono bastante serio, -Xinara, volveremos con el equipo de filmación mañana por la mañana temprano, así que quédate quietecita por la noche en el hotel .-

Xinara sonrió dulcemente y asintió obedientemente, -Sí, lo sé.-

Aunque contestó de muy buena forma, Rita todavía se sentía insegura, -Olvídalo, no iré a la empresa para dar una explicación, para que no hagas más cosas insensatas.-

Al ver que no se iba a la empresa, Xinara suspiró impotentemente, -Rita, ¿es que desconfías tanto de mí?-

-Desconfió mucho de ti.- Rita le dedicó una mirada enojada.

Xinara, -…-

Rita no fue, pero el teléfono de la compañía llegó y le pidió que fuera para explicar por qué Xinara publicó ese tipo de Facebook.

Al colgar el teléfono, Rita aplastó su labio inferior con impotencia, -Parece que tengo que ir a la empresa.-

Antes de irse, le dijo repetidamente a Xinara que se quedara en el hotel.

Xinara lo aceptó de muy buena forma, pero tan pronto como se fue, Xinara también se fue del hotel.

...

En el restaurante japonés del el piso 11 del Club Mundo.

Lydia y Alejandra estaban mirando a la niña que estaba sentada en frente, con un rastro de interrogación en sus ojos.

No esperaban que la persona de la que estaban hablando apareciera frente a ellas.

Clara les dedicó una mirada divertida, luego levantó la tetera de la mesa para servir a la niña una taza de té, -Bebe té, Xinara.-

Xinara tomó apresuradamente la taza de té, sonrió y asintió con la cabeza, -Gracias, Clara.-

Se llevó la taza de té a la boca y miró en secreto a las dos personas de enfrente cuando bebía té.