El Amor De Antonio Capítulo 34: El contraataque fuerte

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 34: El contraataque fuerte

La novela El Amor De Antonio Capítulo 34: El contraataque fuerte es muy buena. En Capítulo 34: El contraataque fuerte, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Rosa amarilla , pero con el libro El Amor De Antonio, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Rosa amarilla es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la El Amor De Antonio novela Capítulo 34: El contraataque fuerte en readerexp.com

Los cuatro regresaron a la oficina. Aquiles Díaz, al final, aceptó el hecho de que Antonio se había casado, por lo cual, empezó a meterse con Clara-cuñada, mucho gusto de verte por primera vez, y quiero invitarte a comer-dijo.

El tratamiento se cambiaba, y las palabras no.

-¿Cómo todavía no desistes? - Clara no podía dejar de reír y dijo.

-Jaja…nuestra cuñada es el salvador de mi hermano. Toda la familia, creemos que va a ser soltero para siempre, y es la cuñada quien rescata a él del abismo de miseria. Por eso, sea como sea, permíteme que te invite a la cenar. - La actitud de Aquiles era mucho más obsequiosa que antes de que coqueteara con Clara.

Ella dio un vistazo a Antonio inconscientemente.

Era la primera vez que vio a los familiares de Antonio. Los dos, a pesar de que eran hermanos, tenían carácter totalmente diferente, una, prudente y pocas palabras, mieras que otro, extravertido y vividor. ¡Qué interesante es esto!

-Si tu hermano consiente, no tengo comentarios. - Clara sonrió. 

-Escoge platos si quieres, sea caro o no, por la oportunidad que puedes obtener difícilmente.  - Antonio dijo tranquilo y relajado.

-Sí, sí…No te andes con cortesía, toma lo que quieras. - Aquiles asintió con la cabeza y la aconsejó.

-Vamos a comer comida china en Restaurante Paz, porque a tu hermano le gusta. - Clara parpadeaba.

Las palabras terminadas, en el oficio la tranquilidad estuvo un momento. Antonio puso una mirada significativa a ella, desde cuyos ojos parecía algo brillantes.

-Vale, obedezco a nuestra cuñada. - Aquiles asintió con la cabeza sonriendo.

Como quedaba un periodo para comer, Aquiles volvió a trabajar.

Aquiles no tenía nada que hacer, viendo encapotarse a Clara, la cual estaba fijando el ordenador, y se dirigió hacia ella-Cuñada, ¿qué pasa? - 

-Nada. - 

Contestó con calma, siguiendo viendo la pantalla del ordenador, usando el ratón.

Aquiles echó una mirada, sorprendido, y dijo-¿las malas palabras se orientan hacia ti? - 

Estos días, la noticia respecto a Clara armaba un escándalo en las redes sociales, y lo sabía también Aquiles pero no prestó mucha atención.

Nunca había pensado que su cuñada era la persona a que todos usaban palabrotas.

-Hermano, tienes el error, ¿por qué no haces nada ante las palabras hacia mi cuñada. - 

Aquiles le reprochó con enfadado. 

-No lo culpes. Le impedí, además, tengo medios correspondientes. Por el momento, es la hora de hacer algo. - Clara sonrió de repente con confianza de lograr el triunfo.

A las 11 de la mañana, cuando Cecilia se creía que podía salir de la mala situación, apareció una noticia, 

Era una noticia muy ordinaria con el título-la justicia en el corazón de todo el mundo.

Cuando las personas daban un click, podían encontrar una grabación.

El contenido anterior era el mismo cuando Cecilia fue pegada por la mañana, no obstante, en el posterior, es como así:

Ofelia dijo-hija, eres tan lista que sabe calumniarla con esto, esta vez, ell no tiene ninguna manera de ser exitosa. - 

Cecilia contestó -Jaja…nadie puede pensar que tengo el remedio de tomar el retroceder como el avanzar, admitiendo los errores primero y aprovechando la oportunidad para destruirla. - 

Ofelia dijo-Por supuesto, pero recientemente me asustó, creía realmente que ella dio puntapiés a tu abdomen. - 

Cecilia respondió - ¿Cómo es posible? Nunca hago bromas con mi bebé, y solo necesito fingirme para engaña a todo el mundo. - 

Ofelia replicó -Mi hija es muy inteligente. Por eso ¿qué vas a hacer al siguiente? - 

Cecilia dijo -Voy a relajarla y esperar un momento. Mañana por la mañana, de seguro la destruiré.- 

Todo el diálogo, rico en contenido, era básicamente de los dos, la madre y la hija: cómo tender trampas contra Clara y cómo destruirla.

Una vea que la noticia apareció, los internautas que insultaban a Clara antes, dieron bofetadas a sí mismos.

Al principio, había alguien que no creía, porque le parecía que era un método de Clara para justificarse, burlándose de ella por que hizo todo lo posible para alcanzar se meta, poniendo al descubierto su verdadera faz.

Pero al final, la grabación era una realidad, lo cual dio bofetadas otra vez a personas que calumniaba a ella.

-He sentido el dolor de estas personas. - 

Después de ver la noticia, dijo desdeñosamente.

Puso al lado viendo el contraataque de Clara, que trataba este caso con mucha calma.

-Metida en las competiciones y trampas, pero tranquila y serena, cuñada te admiro mucho, y mi aprecio por ti es como río torrencial que no se puede contenerse. - 

En el momento crítico, Aquiles no dejó de elogiar a Clara.

-Lo que me he descrito es muy vulgar. - 

Pareciendo que él era gracioso, movía la cabeza y apagó el ordenador.

Aquiles sonrió y dijo-A pesar de ser vulgar, lo que importa es que puede expresar mi admiración, si no lo crees, pregunta a mi hermano, de seguro que te ve con una visión nueva. - 

Exactamente, a Antonio lo era, porque siempre esperaba en contraataque de Clara, viendo a ella destruir la imagen de Cecilia fácilmente, le apreciaba mucho.

-¿Cuándo preparas la grabación? - 

-Cuando regresé ayer, no creía a Cecilia, por eso, encendió el bolígrafo de grabación. Como se esperaba, la mala corazón tenía Cecilia, queriendo tenderme trampas y no sabiendo que yo poseía el bolígrafo y grabó las palabras de ella y su madre. - Clara sonrió caprichosa.

-Cuñada, te preparaba con anticipación, modo que es buenísimo. Vamos a cenar para celebrarlo. - 

Con la invitación cordial de Aquiles, los tres salieron a comer.

En el garaje, el acto de que Antonio abrió la puerta de cocha a Clara, protegiendo su cabeza con la mano sorprendía mucho a Aquiles, con ojos casi caídos de las cuencas.

Le parecía que su hermano, tan frío y tiránico, era tan solícito que no podía reconocerlo.

Si no tomar fotos, ¡qué pena que los amigos no podían verlo.

Pero si la tomara de verdad, perdería la vida.