El Amor De Antonio Capítulo 35: Mi cuñada era amable y buena.

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 35: Mi cuñada era amable y buena. de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio novela Capítulo 35: Mi cuñada era amable y buena. autor Rosa amarilla los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 35: Mi cuñada era amable y buena. en readerexp.com

En el Cuarto Cielo del Restaurante Paz, Clara escogió muchos platos que eran muy caros.

Aquiles no se daba ninguna cuenta, muy alegre, y dijo-No me imagino que cuñada tiene buen apetito, eres tan delgada. - 

-Me alabas en exceso, solo hago lo que dices tu hermano, que me ha pedido escoger más, por eso no me ando con cortesía. - Clara dijo, masticando la comida despacio.

-¿No te has concienciado de que todos los platos son los que me gustan? - 

En este momento, Antonio fijo con tranquilidad, dando ternera a Clara con facilidad. 

Aquiles, aturdido, se acercó a Antonio al, cuchicheando-hermano, ¿de verdad el amor de ti no está inmunizado contra mi cuñada? - 

-¿Qué te parece? - 

Antonio dio una mirada a ella, y respuesta era algo ambigua. 

Aquiles no prestó más atención, seguía hablando-He pensado que eres diferente a otros, queriendo ser soltero para siempre. Se ve que hay persona de la que estás enamorado. ¡Que felicidades! Proponemos un brindis por esto, mi cuñada es muy amable, trátala bien. - 

-Sin cuidarla bien, ¿doy la oportunidad de sustituirme? - 

Antonio le dio un vistazo a Aquiles pareciendo reír pero no reía. 

La cara de Aquiles se quedó congelada de repente-eres tan vengativo. Antes no supe que era mi cuñada. Si lo hubiera sabido, seguramente la habría evitado sin coquetear con ella. - 

-Es bueno que lo sepas. - Antonio dijo.

-¿Qué estáis diciendo en voz alta? - 

Viendo los dos, muy cercanos, hablar, Clara dio les a ellos.

-Estoy elogiándolo por la buena visión, como consecuencia de que se ha casado con una esposa tan excelente. - Aquiles dijo sonriente.

Clara puso los ojos en blanco, con una cara tranquila y dijo-¡Qué dulces las palabras de tu boca! ¿Si han engañado a muchas mujeres? ¿Sí? - 

Aquiles era muy hermoso con una gran fortuna y sabía decir las buenas palabras para adular a las mujeres, ¡cómo podía decir que es una manera de engaño! 

Aquiles quería justificar algo pero al final desistió.

-Mi esposa es muy inteligente. - la cara de Antonio apareció una sonrisa por la tranquilidad de Aquiles, y dio la comida una vez más a Clara con alegría. 

Aquiles pensaba con mucha emoción que mi hermano provocaba una gran repercusión por el amor entre los dos como si pareciera otra persona, que era muy dulce y suave.

Si fuera Zaida Araya, nunca lo hubiera tratado así.

También vio que el fin de la integración entre los dos no era fácil como lo que se veía aparentemente.

La noticia respecto a Clara, hasta ahora, seguía siendo polémica. Aquiles nunca creía que se casara con su hermano por el amor. 

Pero, le la imagen de Clara era perfecta.

A él le gustaba esta cuñada.

-Hermano, hagas que mi cuñada te sea fiel. Si no, no pueden llamarte el Dios Popular. - al oír lo que dijo Aquiles, ya Antonio sabía que se daba cuenta de que los problemas de ellos. Sonrió-no hace falta decir tú. - 

En la cena, los tres llevaba media hora charlando y hablando, y terminó.

Cuando salieron al restaurante, Clara dijo a Antonio-no voy a la empresa por la tarde. - 

-¿Tienes otro arreglo? - Antonio la miró con dudas.

-Voy a casa para escribir comunicado de prensa. - 

Clara sonrió. Ahora se había solucionada la cosa en las redes sociales y ella estaba muy relajada para trabajar.

Aquiles asintió con la cabeza y dijo-voy a regresar contigo primero. - 

En la familia Pastor.

Cuando Clara puso la grabación, Teresa llamó a Cecilia y Ofelia inmediatamente.

En la sala de lujo, el ambiente era muy tranquilo.

La madre Teresa de Francisco, sentada en el sofá, con un poco de enfado, miraba a Cecilia, reprochó-¡lo que hiciste! No te parece vergonzosa en el banquete y ahora fuera de casa…Francisco está dedicando grandes esfuerzos a estabilizar el funcionamiento de la empresa, mientras que tú deshonras el prestigio de la familia, ¿quieres arruinar nuestra familia? - 

Diariamente, Teresa daba la sensación de que era una dama elegante. Pero como la dueña de la familia, cuando estaba furiosa, asustaba a la gente.

-Madre, disculpe, nunca he pensado que la cosa se desarrolle así. - Cecilia dijo con miedo.

-¿Por qué no piensas antes de hacerlo? Si no tuvieras bebé de nuestra familia, no te permito entrar en casa.

Teresa no se andaba con cortesía, con mucho frío.

Cecilia hacía un puño, siendo injustamente tratada, pero un poco enfadada e insatisfecha.

No obstante, solo se atrevía a enfadarse en el interior no a hablar contra Teresa, y dijo bajándose la cabeza-disculpa, no consideraba mucho sobre esta cosa. Viendo a Francisco tan casando, quería dar a Clara una lección. Es mi error esta vez, no creo que Clara sea tan maliciosa que trataba perjudicarme. - 

Ante la justificación de Cecilia, Teresa dijo con mucho desaprecio-es estúpido que te tenga las pruebas. Los dos no tienen la capacidad de vencer a una niña. -  

-No esté furiosa, tengo la culpa. El objetivo fundamental de Cecilia es bueno, el cual es querer desahogar el enfado a Francisco, pero no piensa que Clara sea un rival difícil. - 

Ofelia sonrió y justificó a su hija metida en una situación embarazosa.

Las dos mujeres, de casi misma edad, eran muy diferentes. Ante Teresa, Ofelia era menos agresiva y hablaba con mucha reverencia.

Teresa, no contenta, no le dejó incómoda y solo dijo con frío-En resumen, desde hoy, restríngete y protege bien tu bebé. Después de tranquilizarse la situación de la empresa, voy a vengarme por esto. Durante este periodo, si me provocas algunas desgracias, no me culpes por que suprimo el casamiento, aunque seas embarazada. - Las palabras de Teresa, obviamente, se orientaba hacia Cecilia con advertencia. 

La cara de Cecilia se volvió muy pálida.

Sabía que Teresa siempre no consentía la integración de ella y Francisco, y en comparación con ella, le gustaba más Clara porque era la princesa real de la familia González, correspondiente a la Pastor, mientras que ella es una excedente que traía la segunda esposa, por eso, Teresa nunca no dada ninguna mirada a ella.

Si no tuviera bebé de la familia Pastor, habría salida de la casa.

-¿Por qué no me respondes? - 

Viendo no hablar a Cecilia, Teresa dijo con entrecejo, insatisfecha. 

-No se preocupe, madre. Sé lo que debo hacer. - 

Cecilia respondió con una apariencia obediente con el odio en el interior.

Por Clara, estaba injustamente tratada.

No iba a olvidar este caso.

De seguro que entraría en Grupo Entretenimiento, se desarrollaría de nuevo y competiría con Clara.

Sea cual sea la costa, daría todo lo que sufría ahora a Clara.