El Amor De Antonio Capítulo 36: Rival en amor anterior

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 36: Rival en amor anterior

La novela El Amor De Antonio Capítulo 36: Rival en amor anterior es muy buena. En Capítulo 36: Rival en amor anterior, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Rosa amarilla , pero con el libro El Amor De Antonio, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Rosa amarilla es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la El Amor De Antonio novela Capítulo 36: Rival en amor anterior en readerexp.com

Al día siguiente, Clara iba a trabajar, por la noticia, cuando todo el mundo miraba a ella, se queda pasmada en la cara con la mirada complicada y curiosa.

Clara se entumecía ante tal situación, caminaba hacia su asiento como si no viera nada.

Alejandra se acercó a ella, dijo con enfada-¿sabes regresar? Me temo que te suicidas por eso. - 

-¿soy una persona que no aprecia la vida? - Clara dijo sonriendo inconscientemente.    

-No, pero desaparecer de repente es no permitida, ¿sabes cómo me preocupo por ti? - 

Ayer, el móvil de Clara siempre estaba apagado, y Alejandra llevaba toda la mañana encontrándose hasta que apareció la grabación, dejó de ser preocupada.

-Perdón, otra vez desaparecería, voy a informarte con anticipación. - 

Clara dijo con una sonrisa caprichosa.

-¿Quieres seguir haciendo esto, me inquieto en vano? - 

Alejandra puso los ojos en blanco y dijo con sonrisa. Coció fuertemente de repente. 

-¿Qué te pasa? ¿estás enferma? - 

Clara se volvió en serio, mirando meticulosamente a Alejandra, encontró que su cara estaba muy roja.

-Tengo fiebre. - Alejandra, un poco cansada, dijo.

-¿Has tomado medicina? ¿si quieres pedir permiso para ausentarte y descansar en casa? - 

Clara toca la frente de ella con entrecejo.

Tenía fiebre efectivamente, pero no tan grave.

-La he tomado, no hace falta el permiso para tomar vacaciones. Tengo una entrevista por la tarde. -  

Alejandra rechazó sonriendo, e hizo que no se preocupara mucho. 

Clara estaba un poco relajada-Si no estás incomoda realmente, dime. -  

-Por supuesto. - 

Luego de una breve conversación, Alejandra regresó a su trabajo.

Terminado el trabajo, Clara llamó a Alejandra para que comieran juntas, y encontró que su cara era muy roja y tenía una apariencia débil.

Clara, apresurada, tocó su frente y se quedaba sorprendida-Tienes alta fiebre. - 

-No te preocupes, puedo soportarme. - 

Alejandra se irguió el cuerpo con voz ronca.

-¿Cómo puedes soportarte con fiebre tan alta? Voy pedirte permiso para vacaciones y sustituirte a la entrevista de la tarde. - Clara dijo con un poco de enfado, y se volvió a la oficina del gerente.

Alejandra la impidió y dijo-No, no…tengo entrevista con Amaya Flores por la tarde, con el caso entre tú y Francisco, me temo que ella aprovecharía la oportunidad de insultarte. - 

-¿Amaya? - 

Al oír el nombre, se quedó pasmada evidentemente, en sus ojos apreció el odio con entrecejo.

Amaya era una estrella famosa dentro del país, actuando en muchas series y películas. Tenía una fisonomía muy bella con temperamento gentil, entre las personas artificiales, ella era una natural belleza. 

Se decía que ella era una persona simpática que podía llevarse bien con los demás, no orgullosa y caprichosa. No obstante, Clara sabía que todo esto que demostraba ante todo el mundo era fingido por ella.

En la universidad, Amaya era siempre su rival en el amor hacia Francisco, e hice todos los trucos para perjudicar a Clara. Además, era vengativa, no amble como apariencia. 

En aquel entonces, Francisco trató a Clara con mucha fidelidad y no puso ninguna mirada a Amaya, que odiaba a ella demasiado.

Ahora, Francisco desistió de ella y los dos armaron gran escándalo, por lo cual, la satirizó seguramente.

Clara vacilaba un rato.

Si la permitía, no quería ver a esa mujer, pero viendo a Alejandra, no podía rechazar hacerlo.

Cada vez que le sucedía algo, Alejandra era la primera en protegerla, ahora estaba enferma, ¿cómo podía resistirse?

Pensando esto, Clara sonrió y consoló-No te preocupes, cuídate, no presto atención a los insultos, no me asusta Amaya. Más allá, no soy una persona que es vejada por cualquiera. Si quiere obtener alguno beneficio de mí, es necesario peguntarme sí o no.

-Pero…-

-No es nada. Me he decidida a hacerlo, espérame, voy a pedir permiso por ti y luego vamos al hospital.

Terminadas las palabras, no esperando se contestación, Clara salió.

Luego de pedir el permiso, los dos se fueron al hospital y cuidar a Alejandra para comer algo hasta que se durmió, Clara salió.

A las 3 de la tarde, Clara llegó a la agencia de Amaya a tiempo, entró en una habitación arreglado con anticipado y se preparó para la entrevista.

No había llegado Amaya, pero su asistente le informó a ella de que-el programa de la señorita Amaya está muy llena, por eso solo tienes una hora de preguntar, además, en cuanto a algunas preguntas no adecuadas, te hemos anunciado, y luego actúe rápido, por favor.

El asistente tenía una actitud muy orgullosa, hablando con superioridad irrazonable.

Clara no dijo nada con entrecejo.

Amaya ahora era una persona famosa que tenía muchos seguidores. Y los que la rodeaban también tenían un alto puesto, la razón por la cual disponían de una actitud odiosa. 

Clara se metía en este sector ya dos años, no percibía nada ante esto.

Arregló los borradores de la entrevista pronto y esperaba a Amaya sentada en el sofá.

10 minutos después, Amaya entró rodeada de muchas personas.