El Amor De Antonio Capítulo 44: Mi ídolo es verdaderamente guapo

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 44: Mi ídolo es verdaderamente guapo

En El Amor De Antonio Capítulo 44: Mi ídolo es verdaderamente guapo, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 44: Mi ídolo es verdaderamente guapo en readerexp.com

Cuando los reporteros de los alrededores vieron esto, todos se estremecieron, por temor a que uno de ellos sufriera por esta situación.

Las expresiones de la cara de Clara y de Alejandra también cambiaron.

Aunque la escala del Grupo Santa no era pequeña, pero si el Grupo Mar Vasto quería presionarlo, lo único que el Grupo Santa podría hacer sería aceptarlo.

-Clara, ¿qué hacemos?-

Aunque Alejandra generalmente tenía un carácter fuerte, frente a las fuerzas de los malos, solo tuvo que inclinar la cabeza obedientemente y de repente perdió su propia opinión.

Clara frunció el ceño, también sintió que la situación estaba complicada.

Pero ella no planeaba pedirle disculpas por lo que acabó de pasar..

Pedirle disculpas a este hijo de puta, en comparación con dormir con él una noche, ella preferiría morir.

La atmósfera en la habitación estaba congelada, justamente en este momento, un reportero que se había ido recientemente al baño, empujó la puerta y entró, su expresión pareció muy emocionante, -El presidente Díaz, acabo de encontrarme con Antonio Díaz del Grupo Nevada afuera.-

Esto fue muy repentino, todos se sorprendieron, a continuación volvieron con sus conciencias los reporteros, -¿Dónde está? ¿Dónde está él?-

-¿Estás seguro de que no te equivocaste? Antonio Díaz, ¡Casi nunca se lo encuentra con él! ¡Vamos! ¡Rápido!-

Todos se animaron y corrieron hacia la puerta de la habitación. La atmósfera intensa acabó. Incluso Xulio, los inversores y varias actrices no pudieron esperar para salir, queriendo ver si podían agarrar esta oportunidad para establecer una amistad con ese gran hombre del Grupo Nevada.

Al ver esta escena, Alejandra se sintió sinceramente aliviada, -Clara, ¿aprovachamos de esta oportunidad para irnos ahora?-

Clara asintió con la cabeza, -Por supuesto, vámonos.-

Después de hablar, las dos se levantaron rápidamente y salieron de la habitación.

En este momento, ya había algo de caos afuera. Xulio, incluidos esos inversionistas, no se supo cuándo llamaron a Antonio y lo detuvieron, le estaban entregando su tarjeta de presentación con una expresión halagadora.

Antonio frunció el ceño ligeramente, él estaba detrás de José Campos, su expresión era un poco impaciente.

Al ver esta escena, en la cara de Alejandra apareció mucho desprecio, -Era tan arrogante, pero ahora es como un doguillo, suplicándole al presidente Díaz. ¡Es basura!-

Su tono se pausó, su mirada se volvió al rostro de Antonio, y sus ojos rápidamente cambiaron un poco más brillantes, -Pero, realmente no esperaba encontrarme con el presidente Díaz aquí, mi ídolo, ¡qué guapo!-

Clara se rió en secreto, su mirada cruzó la multitud y cayó en Antonio.

Como Antonio tuviera una reacción natural, y la vio a Clara. Las miradas de ellos dos se cruzaron en el aire, y parecía haber una sensación de coqueteo.

Clara le mostró una sonrisa en silencio.

La mirada de Antonio se profundizó un poco, él pasó por la multitud y se acercó.

Sin embargo, justo cuando estaba a punto de pasar por Clara, de repente se detuvo y dijo, -¿Eres la reportera del Grupo Santa?-

Clara asintió con la cabeza, -Sí, yo soy.-

Antonio la miró profundamente, -Te recuerdo, no te conviene un lugar como el Grupo Santa. Si estás interesada, puedes venir al Grupo Nevada. A los talentos, nuestra compañía dará bienvenidas a todos.-

-Gracias, señor Díaz, lo consideraré bien.-

Clara sonrió dulcemente y luego vio que Antonio se fue.

En este momento, todos los reporteros e inversores, incluido Xulio, miraron a Clara con una expresión sorprendida, apareció una profunda incredulidad en sus ojos.

Todos ellos mostraban su máxima amabilidad, pero ninguno de ellos pudo hablar con Antonio.

Sin embargo Clara no hizo nada, pero a ella Antonio le inició una charla. Según lo que le había dicho, tuvo la intención de tenerla para el Grupo Nevada.

¡El Grupo Nevada!

Los reporteros la miraron a Clara con envidia. En las caras de las actrices también apareciaron envidia y odio, incluso la expresión de Xulio, se veía un poco complicada.

Él antes estaba hablando despiadadamente, tratando de hacer a ella perder su trabajo, pero ahora, el Grupo Nevada le lanzó una rama de olivo.

Aunque el Grupo Mar Vasto era poderoso, no era capaz de compararse con el Grupo Nevada. Se acordó de lo que Clara le había dicho antes, de repente se sintió un poco reacio.

¡A esta mujer, que más le despreciaba, más la quería tener!

Clara no sabía lo que Xulio estaba pensando, en este momento, no se preocupó por las miradas de los demás, agarró la mano de Alejandra directamente y se fueron.

Cuando bajaron por las escaleras, Alejandra agarró el brazo de Clara emocionantemente, -¡Clara, qué buena suerte que tienes! Ahora Antonio Díaz te quiere tener para el Grupo Nevada! ¿Qué más necesitas considerar? ¡Deberías haber dicho que sí directamente! Es una muy buena oportunidad, no sabes cuantas personas te envidian.-

-No quiero, en el Grupo Santa, ya me han lastimado por competir con otros. Si estoy en el Grupo Nevada, ¡me van a comer!-

Clara la negó con la cabeza, su expresión se veía muy indiferente.

Alejandra dijo, -¡Qué futuro tendrás! ¿Por qué le temes la competencia feroz? Con tu habilidad, será solo una cuestión de tiempo para tener tu lugar. Clara, tanta envidia tengo yo a tí. Si Antonio me hubiera dicho lo mismo, yo no diría nada en absoluto, iría directamente con él.-

-Sí, no puedo detenerte cuando te pones fanática e idiota.-

Clara no se pudo contener a reír, pero tenía un poco de curiosidad, ¿cómo Alejandra pensaría si se enterara de que estaba casada con Antonio?

-Ya tienes la oportunidad, no entiendes a los que no la tengan.-

Las dos discutieron todo el camino y finalmente salieron del club, listas para llamar un taxi en la calle.

Sin embargo, un Ferrari negro vino repentinamente y se aparcó frente a ellas en silencio, luego se bajó la ventanilla y salió una voz suave y profunda de un hombre, -Subid.-