El Amor De Antonio Capítulo 52: Gracias por tu protección

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 52: Gracias por tu protección

La novela El Amor De Antonio Capítulo 52: Gracias por tu protección del autor Rosa amarilla es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 52: Gracias por tu protección, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Rosa amarilla Construcción Cada personaje en El Amor De Antonio es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 52: Gracias por tu protección y los capítulos posteriores de la novela El Amor De Antonio en readerexp.com

Después de volverse, cuando vio a Antonio, el disgusto de ella estaba desparecido.

Sentando al lado de Antonio, tomó a su brazo cariñosamente.

Antonio tocó la cabeza de ella y preguntó en voz baja- ¿Estás bien? -

Clara negó con la cabeza con una sonrisa, - Todo bien, ¡Nada podría pasar a mí! Aquiles Díaz está ahí para ayudarme majestuosamente..

-¿Cómo te sientas? Clara, ¿has satisfecho con mis palabras? 

Aquiles se acercó pidiendo la glorificación.

Clara le encomió asintiendo la cabeza y dijo - ¡Qué bien con las palabras! No dijiste nada de las palabras sucias, pero fueron las palabras más fuertes que las dijeron por otros. Al ver la expresión de Cecilia de querer destrozarme, me sentí muy aliviada. ¡Qué guay! -

-Bien, si ella te maltratara, debería pagar más costo. Si no hubiera sido por la orden del jefe, esto no podría terminar tan simple con sólo unas pocas palabras. -

Aquiles resopló, obviamente que estaba muy descontento con el resultado de su componenda.

Clara sonrió y miró a Antonio con gratitud y dijo- Gracias a ti que me protegió. -

-Señora, de nada, era mi deber. -

Justo cuando Clara y Antonio se estaban divirtiendo, se fueron Cecilia y Francisco sin comer nada.

Cecilia no pudo ocultar su enojo, y esta guapa se volvió muy torva en su mirada en este momento dijo - ¡Perra, perra! Clara, esta perra, nunca la dejaré ir. -

- ¡Basta de regaños! -

Francisco también estaba muy enfadado, cuando oyó las palabras de Cecilia, él iba a gritar.

Cecilia estaba allí sin mover por un segundo, e iba a gritar enseguida- No me grites. ¿por qué no gritó al hombre cuando él me insultó? -

-Si no causaras problemas a Clara, no estaba para tanto. Deberías moderar tu temperamento. -

Francisco dijo impaciencia con Cecilia, era la primera vez que él le dijo una palabra muy fuerte a Cecilia por Clara. 

Cecilia de repente lo miró con incredulidad -Francisco, ¿qué quieres decir ahora? ¿Vas a luchar conmigo por la perra Clara? ¿O, hasta ahora, todavía la enamoras? -

La actitud agresiva de Cecilia le dio a Francisco una sensación de agotamiento.

Se sobó la cabeza dolorosa y suspiró levemente dijo-Olvídalo, vuelve a la casa de González esta noche, por favor. Estoy cansado y no quiero discutir contigo. -

- Tú……-

Al ver que Francisco le dejó salir de verdad, Cecilia estaba muy enfadada con su cara muy hosca, y se fue sin decir nada.

Detrás de ella, Francisco mirándola por su espalda, un poco de arrepentimiento surgió en su corazón.

Pensó en las palabras que Clara acababa de decir cuando se fue, y en la espalda alejando con el hombre. Le afectó mucho.

¡Clara debería ser su mujer!

Pero, debido a Cecilia, él la perdió.

Después de probar la incultura de Cecilia, él sabría que Clara era la mejora mujer del mundo.

Clara era tan guapa, dulce, de que nunca maltrataría a otros, sino los gritaría, siempre estaba muy amable.

Pero, ahora ella se lanzó en el brazo de otro hombre. 

No sabía por qué, Francisco sentía que tenía fuertes celos y propiedad en su corazón.

Cecilia estaba embarazada, no podía dejarse de preocuparse por ella, pero también la quería a Clara, sólo ella podía calmar su alma.

Francisco creía que Clara debería enamorarse de él, y ella se fue sólo por su traición.

Y estos, cuando ella regresaría a su brazo en el futuro, Francisco podía compensarla poco a poco.

Pensando en esto, Francisco volvió su mirada hacia el restaurante, con una determinación en sus ojos, y luego se volvió y se fue.

Cuando Cecilia regresó a casa, se enojó muchísimo e incluso rompió muchas cosas.

Ofelia se sobresaltó por el sonido y se apresuró a acercarse. Cuando lo vio, se sorprendió -Hija, ¿qué te pasa? ¿Te has discutido con Francisco? Ahora estás embarazada. No te enojes. Está muy mal a tu hijo. -

-Por lo menos, puedo elegir el aborto, Francisco no se preocupa nada a mí, por este caso, no dejaré a parir. -

Cecilia estaba hasta la nariz con su ira, y dijo con las palabras muy sorprendidas que dejó asustar a su madre con la cara hosca. 

- Cecilia, ¿de qué estás hablando? ¿Cómo puedes pensar en eso? Acabas de estar con Francisco por poco tiempo. ¿Cómo puede hacer el aborto? ¿No sabes cuánto valora un niño a la familia Pastor? ¿Recuerdas que cómo obtuviste la posición? No puedes ser tan antojadiza, a lo contrario, vas a perder todo. -

¿Qué reputación y posición? Si su madre todavía viva, no tendré una posición alta en la familia. Ella siempre me menospreció, pensando que yo no tenía nada en nuestra familia, estamos tan pobre. Incluso en esta familia González, el apellido todavía es Bellido. siempre soy maltratado. El Francisco, en realidad me injurió por Clara esa perra esta noche. -

- ¿Qué? -

Cuando sintió la ira de su hoja, Ofelia estaba muy enfadada con la cara hosca y preguntó- - ¿Francisco te injurió por la perra Clara de verdad? -