El Amor De Antonio Capítulo 61: Belleza en los brazos, todavía ser caballeroso

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 61: Belleza en los brazos, todavía ser caballeroso de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio Capítulo 61: Belleza en los brazos, todavía ser caballeroso, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 61: Belleza en los brazos, todavía ser caballeroso, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee El Amor De Antonio Capítulo 61: Belleza en los brazos, todavía ser caballeroso del autor Rosa amarilla en readerexp.com

Cuando Aquiles les castigó a Cecilia y Jeraldo, Antonio ya había regresado al coche, abrazando a Clara bajo el brazo.

En aquel momento, Clara había perdido el conocimiento completamente. Ella se acurrucaba en sus brazos, seguía metiendo las manos en su ropa y tocando su cuerpo. Sólo sentía que como había un fuego ardiendo en el cuerpo, y quería soltarse el calor.

Ella estaba sonrojada, seguía restregándose contra su rostro. Con ojos extraviados, los delicados labios rojos besaban los de Antonio constantemente.

Antonio estaba ceñudo antes, pero cuando Clara roció tibios alientos sobre su cuello, una contención ligera brilló en sus ojos.

-Caliente, me siento mal...-

Clara gemió delicadamente y lo besó con fuerza.

Sus labios eran suaves y calientes y su cuerpo llevaba con perfume. Antonio jadeó y apresuradamente le retiró su cabeza, temiendo que él no pudiera resistirse más tarde. Mientras la calmó, -Espera un poco más, pronto no caliente. ¡Te llevaré al hospital!-

Clara estaba caliente e insoportable, no pudo reprimir tirarse de la ropa, tratando de quitársela. Era como si esto pudiera reducir un poco el calor.

Antonio sostuvo las manos de ella de prisa. No obstante, Clara fui a tirar de su camisa.

Su corbata estaba torcida, incluso los botones se abrieron dos, y sus sensuales labios se volvían rojos e hinchados por el beso.

Al Aquiles subir al coche y ver esta escena, encogió de miedo su cabeza del coche rápidamente, -Antonio, ¿es mejor que busquéis un hotel o algún lugar primero?-

Antonio respiró profundamente, dijo con voz ronca, -¡Déjate de hablar tonterías y sube! Vayamos al hospital de inmediato.-

-¿Qué?-

Aquiles se quedó aturdido, entró en el coche aprisa y mostró su incomprensión, -¿Por qué vamos al hospital? Antonio, ¿no eres tú la mejor medicina para mi cuñada?-

Antonio tomó aire hondamente y su voz baja estaba llena de tolerancia, -Le he prometido a tu cuñada que no tuviera relaciones sexuales con ella hasta que ella lo esté de aucerdo.-

Había cometido errores hace dos días, no pudo perder el juicio en esta vez.

Aquiles abrió la boca pero sin palabras, mirando a Antonio increíblemente por un rato. Luego asintió con la cabeza, -Ya sé. Siéntate firmemente, Antonio.-

Antonio, sin chistar, su respiración se hizo pesada gradualmente y la sangre dentro su cuerpo empezó a hervir. Así como la inquietud escondida en el cuerpo también se quedó intranquila, estimulada por ella.

Pero a Clara no le importó y sedució a él repetidamente.

Antonio no pudo impedirla, sólo podía abarcar su cuerpo y dejarla besar.

Ellos dos besaban cada vez más profundo. Y los brazos de Clara, como enredaderas, ceñían apretadamente el cuello de él, parecía que ella iba a dispersar sus defensas totalmente.

Paulatinamente, los sentidos de todo el cuerpo de Antonio fueron provocados. Su voz era ronca, y sus ojos eran sanguinolentos, que tenían un deseo muy fuerte.

Aquiles vio esta escena tan pasional, recordó por bien, -Antonio, ¿realmente no vas a buscar un hotel? Lo aprovechas para obtener la cuñada, tal vez se dedique por entero a ti en el futuro.-

-¡Cállate y conduce!-

Antonio reprendió con garganta bronca, su línea de defensa psicológica ya estaba a punto de colapsarse obviamente. Su cara que siempre estaba tranquila, de repente se volvió ansiosa particularmente.

Aquiles le admiró en su corazón secretamente.

¡Antonio es ciertamente un caballero! Tiene una belleza tan delicada como mi cuñada en los brazos, todavía puede soportarlo, ¡qué difícil!

Pronto, el coche llegó al hospital, Clara también fue llevada a la sala de emergencias.

Miró la cara cansada de Antonio que sufrió la tortura, Aquiles tenía ganas incontrolables de reír.

Sin embargo, no se atrevió, teniendo miedo a morir por reír.

-Averigua, quién es ese hombre que ha aparecido.-

Antonio recobró la serenidad, su rostro se volvió también sombrío y sus ojos brillaron levemente una intención homicida.

Aquiles sacó su móvil, mirando el mensaje que José le envió hace un poco, dijo, -Ese hombre es Jeraldo del Grupo Obando en la Ciudad Paz. Es un mujeriego, con mala cualidad moral. Tiene una tendencia violenta hacia las mujeres y innumerables mujeres han sido coqueteadas por él.-

-¿Grupo Obando?-

La mirada de Antonio se hizo más furiosa, -Este asunto te lo dejo a ti. Ya que le gusta coquetear con otras, déjale probar las consecuencias de ser coqueteado.-

-Antonio, descuida, estoy seguro de que lo haré bien.

Aquiles dio unas palmaditas en el pecho con sinceridad y honestidad, y una emoción pasó por sus ojos, -¡Ah! Antonio, y, ¿qué tiene que hacer con esa mujer? Mi cuñada va a estar así esta noche, seguro que esto tiene relación con la mujer.-

-Deja esa mujer a tu cuñada para que juegue lentamente. Es necesario que pague las consecuencias por atreverse a tener mala intención en ella.-

-Exacto. Se atreve a ofender a las personas de nuestra Familia Díaz, no le dejo ni siquiera saber cómo morir.-

...

Cuando Clara se despertó, era ya la mañana siguiente. Antonio estaba a su lado, vio que ella abrió los ojos, dijo con mucha ternura, -¿Cómo estás? ¿Si te sientes mal?-

-¿Qué me pasa?-

Clara se sentó desde la cama del hospital, y estaba un poco aturdida.

Antonio le explicó, -Anoche, te drogaron. Pero, yo llegué a tiempo, luego te llevé al hospital.-

A través de su recordación, Clara no podía reprimir el temblor del cuerpo al pensar en el acto malévolo de Cecilia y la fuerza de Jeraldo. 

-¡Cecilia!-

¡Hija de puta! ¡Es el colmo!

-Está bien ahora, no tengas miedo.-

Antonio la abrazó y la consoló suavemente.

Clara apoyó en su seno, con los ojos húmedos, -Si llegas un poco más tarde, realmente no sé qué poder hacer.-

-No lo volverá a pasar otra vez.-

La voz de Antonio era un poco pesada y sonaba terrible.

Sin embargo, Clara se emocionó muchísimo.

Ella sabía lo mal que sufrió anoche. Le dieron ese tipo de medicina, y, en la situación normal, él debería ayudarse a sí misma para resolver esa propiedad del medicamento personalmente.

Pero, Antonio mantuvo su promesa y no la tocó decididamente.

Este hombre, es por esto que le hace tan tranquila y confiada, ¿verdad?

Aquiles compró algo de comer desde afuera y también la consoló, -Cuñada, no te preocupes. Anoche, ya le di una paliza a ese apellido Obando para que no pudiera cuidar de sí mismo. Y Cecilia, esa mujer, quizás no se atreverá a ser arrogante últimamente.-

Mirándolo con curiosidad, Clara preguntó, -¿qué le has hecho a Cecilia?-

Aquiles se encogió de hombros, -No es nada, sólo le di una bofetada. No golpeaba a las mujeres antes, pero, si es una bestia, no hay diferencia entre una macha y una hembra. Antonio, ¿verdad?-

Antonio respondió con sequedad, -Sí.-