El Amor De Antonio Capítulo 79: Le gustaría estar con él durante toda la vida

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 79: Le gustaría estar con él durante toda la vida de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio novela Capítulo 79: Le gustaría estar con él durante toda la vida autor Rosa amarilla los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 79: Le gustaría estar con él durante toda la vida en readerexp.com

Aproximadamente media hora después, Clara llegó al hotel y se registró en la recepción.

Sin embargo, la recepcionista dijo que había sido cancelada la reserva.

Clara se quedó atónita y adivinó que era Cecilia quien lo hizo.

Antes de partir, ellas hicieron la reserva juntas, pero como ella llegó tarde que Cecilia, esta canceló su reserva.

-Perdón, ¿puedo reservar una habitación ahora?-

La recepcionista dijo con disculpas, -Perdón, señorita. No tenemos habitación libre en este momento.-

-¡Mierda!-

Clara estaba enfadada.

Cuando estaba pensando qué debería hacer, Cecilia y otros bajaron las escaleras con risas frías y ella dijo fingiendo sentir disculpa, -Perdón, Clara. He cancelado tu reserva por descuidado. Siento que necesitas encontrar otro hotel.-

-Cecilia, lo hiciste a propósito, ¿verdad?-

Clara la miró fríamente con los ojos helados y terribles.

-¿Aunque es verdad, qué puedes hacer conmigo?-

Cecilia levantó la barbilla sin susto, que quería enfadar a Clara.

Clara entreabría los ojos y estaba a punto de decir algo cuando la recepcionista detrás de ella le tocó el hombro y dijo, -Perdón, señorita González. Alguien ha reservado la suite presidencial para usted, así que puede registrarse. Disculpe mi falta de atención.-

-¿Cómo?-

Cecilia, que había dispuesto de una actitud arrogante, cambió de cara enseguida.

Ese hotel era un hotel de cinco estrellas muy famoso de la Ciudad H, por lo que era extremadamente difícil reservar su suite presidencial. Ellos podían alojarse en este hotel por Francisco.

Pero, ellos no consiguieron reservar la suite presidencial.

¡Quién adivinaría que Clara podía alojarse en ella!

Clara no reaccionó tan fuerte como Cecilia, porque sabía que era por Antonio.

Sonrió a Cecilia para enfadarla, -Gracias por tu buena intención, pero parece que no necesito buscar otro hotel.-

Cecilia miró ferozmente a Clara.

Clara no la miró. Se registró y subió las escaleras con su equipaje.

Dentro de la suite presidencial.

Antonio había esperado durante mucho tiempo. Clara entró en ella llevando su equipaje y se quejó, -Menos mal que estás aquí. Por lo contrario no tendría lugar para alojarme esta noche.-

-Si quieres, puedo hacer que ellos no tengan lugar para alojarse.-

Antonio tomó su equipaje y sonrió.

-Pero vamos, ellos son hijos de puta, nosotros no.-

Clara hizo mueca. Pero vio unos tulipanes casualmente, entonces sus ojos brillaron, -Mi flor favorita. ¿Los has comprado?-

-He visto estos tulipanes hermosos a la puerta de una florería. Sé que te gustan, así que los compro por ti.-

Clara los abracó, respiró profundamente y sonrió. Estaba más hermosa que la flor, -Tan fragante.-

Al ver su cara alegre, Antonio preguntó con intención, -¿Nunca los ha recibido?-

Clara sacudió la cabeza, -No todos son como tú. Estoy alegre y conmovida. Estoy contenta de que me acompañas en este viaje.-

-¿Con esto estás satisfecha?-

Antonio miró fijamente su hermoso rostro y sonrió ligeramente.

Ella asintió con la cabeza y sonrió cándidamente, -Claro. Son flores que me regalas.-

Antonio la miró profundamente, -Eres muy diferente de las demás mujeres. No quieres diamantes, ni casas, ni recursos ni mi dinero. Como tu esposo, parece que no merezco esta identidad.-

Clara se rio a carcajadas por sus palabras, -Tengo diamantes y casas. Y en cuanto al estatus, puedo trabajar para conseguirlo. En cuanto al dinero, poseo del Grupo González, así que si no utilizo mal el dinero, es suficiente para mí. En cuanto a ti, me acompañarás durante toda la vida. ¿Mereces tu identidad?-

Sus palabras hicieron que el corazón de Antonio latiera rápidamente. Respiró profundamente, la miró y preguntó ligeramente, -¿Puedo considerarlo como el presagio de que te enamoras de mí?-

Clara se quedó atónita y sacudió la cabeza cándidamente, -No, no lo sé. Pero quiero estar contigo durante toda la vida.-

Sí, ella no estaba segura de que si estaba enamorada de él, pero quería estar con él durante toda la vida.

Porque él la respetó, la trató muy bien y la hizo sentirse segura.

¡Le gustaría estar con él durante toda la vida!

-Lo recordaré. Espero que me aceptes, pero deseo que no espere demasiado tiempo.-

Después de decir, la besó. El beso era largo y lleno de amor.