El Amor De Antonio Capítulo 87: Antiguos rivales en el amor

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 87: Antiguos rivales en el amor de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio Capítulo 87: Antiguos rivales en el amor, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 87: Antiguos rivales en el amor, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee El Amor De Antonio Capítulo 87: Antiguos rivales en el amor del autor Rosa amarilla en readerexp.com

Clara había barruntado que ella vendría aquí a hacer este show, y no pudo evitar estorbar su camino en la puerta perezosamente, sonrió diciendo- ¿De qué estás hablando? Esta vez te he acompañado en este viaje para que la empresa no caiga en ridículo, y he cooperado contigo en tomar una foto de aclaración. No tengo la necesidad de estar contigo todo el día. Además, antes de que venga a la Ciudad H, la empresa no me pidió todo esto. ¿Qué te crees tú para interrogarme aquí ahora? -

- Está bien, está bien, Clara González, ¿estás deliberadamente en mi contra? Si es así, ¡ya verás! Después de regresar a la Ciudad Paz en dos días, le haré a la empresa que te pida que aclares este asunto en público con los medios, anda, ya verás-.

Cecilia pisoteó sus pies amargamente con advertencia y luego caminó hacia su habitación sin mirar atrás.

Clara torció los labios y cerró la puerta directamente.

Al día siguiente, Clara finalmente volvió a aparecer en el lugar del rodaje. Al verla, Cecilia y su grupo apretaron los dientes con ojeriza sin ganas de saludarla.

Si ella no vino a buscarle problemas, Clara naturalmente se sentía relajada sosteniendo la cámara y deambulando por el estudio de rodaje.

Después de dos días de estar juntos, los miembros del equipo de filmación y Clara ya estaban muy familiarizados.

En cuanto a esta reportera poco conocida, les caía bien a todos.

En primer lugar, Clara era muy cariñosa, siempre bromeaba con ellos e incluso los invitaba a beber y comer.

Muchos miembros del equipo de filmación solían burlarse de ella y decían - Clara, contamos contigo para ser populares. Cuando vuelvas esta vez, ¡recuerda darnos una página en el periódico! -.

Clara se palmeó el pecho cada vez y les aseguró - No hay problema, déjenmelo a mí-.

Así que todo el personal se reía con ella. Incluso el director tenía una buena impresión de ella lamentando que si no se dedicara a la “actriz” sería una pena.

Cecilia estaba aún más enojada cuando vio esto.

Después de dos días de rodaje comercial en el equipo, ya le tenían a ella mucho desprecio y burla sin que ella se diera cuenta.

Pero la perra esta de Cecilia ganó los afectos de tanta gente sin ninguna razón.

Cecilia se volvió cada vez más irascible porque se estaba muriendo de ira y, a veces, incluso se enojó con el personal debido a un pequeño incidente.

Para ganarse la vida, el personal no se atrevió a decir nada, pero ya se estaban quejando a espaldas de ella de que Cecilia había puesto tal mal talante antes de que se hiciera famoso, y todos querían terminar la filmación lo antes posible, así que como para ser liberado cuanto antes.

Clara lo vio todo con sus ojos y solo pudo mover la cabeza no pudiendo hacer nada.

Esta mujer no solo era maliciosa en su mente, sino que era muy mezquina hasta el punto de dejarle a gente sin palabras. Cada vez que cometía un error, no buscaba problemas en sí misma, sino que solo culpaba a los demás, y nunca había reflexionado sobre sí misma. Siendo tan mala como ella, merecía ser odiada, Clara no le tenía ni la más mínima simpatía.

Por la tarde, para Cecilia el rodaje que originalmente estaba programada para completarse en un día y medio finalmente terminó cuando se prolongó hasta el tercer día.

Los miembros del equipo de filmación vitorearon colectivamente y, de repente un personal del equipo le dijo sigilosamente a Clara una noticia antes de irse. Delia Jaso, actriz muy famosa en la industria del entretenimiento recientemente, parecía haber sido mantenida por un Viejo forrado, quien estaba casado. Los dos estaban en la Ciudad H.

El miembro del personal también le dijo en secreto a Clara dónde podría ubicarle a Delia

Después de que Clara lo escuchó, se animó bastante de repente. Entonces se despidió de los miembros del equipo, dejó a Cecilia y los demás y corrió directamente al lugar donde Delia podría estar.

Alrededor de las diez de la noche, Clara se escondió en el estacionamiento subterráneo de un lujoso complejo residencial en el centro de la Ciudad H, esperando en silencio a que apareciera la protagonista de este escándalo.

Hablando de este Delia, Clara tenía una conexión profunda con ella.

Esta mujer y Amaya Flores habían sido amigas durante muchos años. Y cuando Clara era reportera en prácticas después de que se graduara de la universidad, Delia la humilló fuertemente por Amaya Flores.

En aquel momento, Clara todavía era un novata en la industria de entretenimiento, y no entendía nada, era vejada por Delia que era poco famosa y solo podía morderse los dientes para tolerar la grima.

Los dos no se habían visto en los últimos dos años, y Clara no esperaba escuchar noticias sobre ella por aquí.

El tiempo transcurrió lentamente, y Clara tardó más de media hora en esperar hasta que casi pensó que el chisme que le había dicho era falso Delia finalmente apareció en el estacionamiento subterráneo.

Junto con ella hay un hombre de mediana edad con una gran barriga, pero en términos de vestimenta, obviamente era un adinerado.

Delia se despidió del hombre de mediana edad, y los dos se abrazaron y se besaron, lo cual fue muy apasionado.

Clara ajustó el enfoque de la cámara y rápidamente tomó algunas fotos, y una pizca de regocijo surgió en su mente.

Todos creían que esta mujer era una mosca muerta, pero no esperaban que resultó ser una amante.

Clara movió la cabeza obviamente muy disgustada con 'las amantes', por lo que no se quedó mucho tiempo después de tomar las fotos que quería, se dio la vuelta y salió del estacionamiento.

Tan pronto como salió del estacionamiento, Clara vio el coche aparcado al lado de la carretera esperándola.

Se acercó, se subió, y le preguntó al hombre que estaba a su lado con una sonrisa -¿Has esperado mucho tiempo? -

- Yo también acabo de llegar-.

Antonio tocó el volante con una mano, y no se le veía nada de impaciencia a ese hermoso e indiferente rostro.

Clara asintió con la cabeza, y sacudió la cámara que tenía en su mano y sonrió diciendo - Vale la pena que haya salido esta vez. ¡Esta Delia es la segunda persona que más odio además de Cecilia!, no mucho después de que entré en esta industria, la mujer me tendió trampas para que me fuera a acostar en la cama de un viejo. -

Al escuchar las palabras de Clara, el rostro de Antonio de repente se volvió frío -¿Qué pasó después? -