El Amor De Antonio Capítulo 89: No vamos a ser un chivo expiatorio

sprite

Leer El Amor De Antonio novela Capítulo 89: No vamos a ser un chivo expiatorio

La novela El Amor De Antonio Capítulo 89: No vamos a ser un chivo expiatorio del autor Rosa amarilla es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 89: No vamos a ser un chivo expiatorio, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Rosa amarilla Construcción Cada personaje en El Amor De Antonio es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 89: No vamos a ser un chivo expiatorio y los capítulos posteriores de la novela El Amor De Antonio en readerexp.com

Cuando supo que Clara quiso pedir disculpa pública, quedó totalmente sorprendida, -Clara, ¿estás loca? ¿Por qué consientes en aclarar? ¡Quiero partirte la cabeza de verdad para ver qué cabe dentro!-

-No te preocupes, el espectáculo se acaba de montar, ¿crees que es tan fácil aprovecharse de mí?-

Clara echó una mirada a Alejandra que estaba aturdida y dijo tranquilamente.

-¿Qué quieres decir? ¿Has encontrado la manera de resolverlo?-

Alejandra pudo relajarse un poco, pero siguió siendo inquieta y dudosa.

-Si, pero necesito tu ayuda.-

-¿Qué ayuda?-

-Solo un pequeño favor, me ayudas a…-

Después de haberle dicho algo al oído, Clara le palmeó el hombro diciendo, -No es difícil, ¿no?-

-Claro, ¿pero para qué?-

Alejandra la miró dudosamente.

Clara escogió los hombros y entrecerró los ojos, -Ya que la empresa le da el apoyo a Cecilia a enfrentarme, no voy a ser clemente. Además, quiero que la empresa sepa que es un error que me trate como presa fácil.-

-Pero Clara, si te expulsa la empresa, ¿qué haces?-

Alejandra frunció el ceño, parecía muy preocupada.

Sin embargo, Clara rio en tono de burla, -¿Expulsarme? Tranquila, para entonces ni se atreverían a tener ideas de expulsarme.-

A pesar de que siguió siendo preocupada, viendo que era tan valiente y intrépida, Alejandra dejó su preocupación por el momento.

……

Hay que decir que el Grupo Santa tenía mucha eficacia, tardó menos de dos horas en preparar bien la sala de reunión, ahora solo faltaba la aclaración de Clara.

Antes de salir al escenario, Clara hizo una llamada a Antonio contándole la situación aquí.

Una vez colgada la llamada, Aquiles miró a Antonio que estaba ceñudo, -Antonio, ¿no vas a hacer nada viendo que la putean a Clara? ¿No te duele?-

Antonio le echó un vistazo y dijo tranquilamente, -He dicho que no me voy a entremeter en sus asuntos en caso innecesario.-

Aquiles puso los ojos en blanco artificiosamente, -¿Qué teoría dices? Es tu esposa, si tú no es el que se entremete, ¿quién va a ser?-

-Tu cuñada no me permite hacerlo.- Antonio se puso indiferente como normal y siguió diciendo, -Incluso, ella acaba de ser herida, necesita probar ella sola que es digna. Y lo que puedo hacer ahora es tratarla bien y recuperarle las heridas en el fondo hasta que me acepte totalmente. ¿Pero antes de esto, no voy a actuar a la ligera, si no, se me alejará, y adónde busco una mujer como ella?-

-Es así.-

Por fin Aquiles se dio cuenta de cómo iba esto y miró increíblemente a Antonio, -No esperaba que habías pensado en todo, te admiro de verdad.-

-No subestimes tanto a tu cuñada. Sí que es verdad que ha sufrido muchas injusticias, pero los que intentan herirla tampoco van a estar sanos y salvos.

Ahora, Antonio levantó sus labios y miró a la pantalla del ordenador.

Aquiles también la estaba mirando, lo que ponía era el video de la aclaración pública de Clara.

La mujer en el video estaba sentada frente a una cámara sin ningún miedo con un rostro fino y tranquilo.

Luego, había una periodista que lanzó un rosario de preguntas.

-Señorita Clara, ¿De verdad te has reconciliado con Cecilia? O sea, ¿te ofreces a perdonarla y hacer las paces con ella?-

-Señorita Clara, antes discutiste con Cecilia, había tanta gente te apoyaron en Internet, pero ahora vas a perdonar a esa amante, ¿Acaso no tienes algo que decir a ellos?-

……

Preguntas vejatorias apareció una tras otra, y cada una dio en el clavo.

El video era en directo, cada uno podía verlo en Internet, ahora hay mucha gente que se puso enfadada y la insultó implacablemente a Clara.

-Si no eres estrella, no hagas las cosas que ocupan portadas, a los que te apoyan les da vergüenza.-

-Hace poco ella fue abandonada y ahora se pone al lado de una amante, ¡Qué putada!-

-Los esfuerzos de tus seguidores resultan en vano, ¿Se te va la cabeza o qué?-

-Menuda promiscuidad……-

Clara no había visto las palabrotas, pero ella podía imaginar que el disturbio no será pequeño.

Sin embargo, hasta ahora su cara no cambió, tan pronto como acabaron las preguntas, ella levantó levemente la comisura y dijo, -Primero, gracia por la atención que han prestado todos a mí como un personaje tan pequeño. Pero, aquí quiero contaros una cosa, hoy vino a esa reunión de aclaración es principalmente por mi bien.-

-Primero, ¡nunca he hecho las paces con Cecilia! Solo el tonto va a estar a espaldas de una mujer que te había apuñalado.-

-Segundo, Cecilia optó por colaborar con el Grupo Santa y eso era asunto suyo, pero espero que no me impliquen y no me difamen para dar bombo. Soy periodista, no soy estrella, si me tratan así, tengo derecho absoluto a acusaros.-

-Tercero, en estos dos años en el Grupo Santa, he hecho mucho por la empresa, y espero que la empresa me deje en paz por dos años de esfuerzos. No soy rica ni poderosa, así que opto por someterme, pero cada vez me pide más y me humilla, trabajo en esta empresa con una conciencia clara, ¡Por eso os pido aquí que me dejéis en paz!-

-Ya es todo lo que quiero decir en esta reunión, gracias.-

Luego Clara hizo una reverencia y terminó su aclaración bajo las miradas aturdidas. Por un momento todos no pudieron reaccionar incluso los periodistas no supieron que hacer fuera del escenario, hasta que Clara desapareció, se empezó a montar un tumulto en la sala.

Lo que causó un disturbio de nuevo en Internet.

-Joder, ¿qué acaba de decir Clara? ¿Estaba acusando de la injusticia al Grupo Santa? ¡Me…Me mola!-

-Jodida empresa, aplasta a una buena periodista para una artista no desconocida.-

-No llores, Clara, ¡no vamos a ser un chivo expiatorio!-

-Clara es tan valiente, así es, merece nuestro apoyo y amor.-

Un montón de gente en Internet cambia su actitud de repente al escuchar lo que dijo Clara con indignación.

Muchas influencias de Internet hicieron repost para apoyarla.

Solo en unos minutos, los insultos cayeron a plomo sobre el Grupo Santa.