El Prohibido Amor de un CEO Accidente

sprite

El Prohibido Amor de un CEO novela Accidente

En El Prohibido Amor de un CEO Accidente, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee El Prohibido Amor de un CEO Liliana Situ Accidente en readerexp.com

Emily seguía recostada en la cama de hospital con suero debido a que había perdido demasiados líquidos.

La pobre niña aún se sentía mareada.

Desafortunadamente la experiencia tan desagradable en la tienda de novias debido a ese bastardo Edward junto con la comida de la tarde le jugó una mala pasada.

Emily terminó con una infección estomacal agravada con gastritis marca diablo.

O así oyó que describió sus síntomas el joven y entusiasta médico que la atendió.

"Cómo te sientes ahora Emily?"

Cuestionó Flora acercándose a ella.

"Mejor hermanita."

"Mejor ahora."

"Esa fue una terrible experiencia."

"Jamás en mi vida quiero volver a probarme un vestido de novia."

Declaró Emily con voz trémula mientras ponía una mano en su frente.

La niña cerró los ojos para descansar.

"Estaré afuera."

"Ryan y yo iremos a hacernos unos exámenes médicos detallados."

"Necesitas algo Emily?"

Inquirió Flora mientras extendía la frazada para cubrir bien el cuerpo de Emily.

"No hermanita, estoy bien."

"Adelante, no me iré a ningún lado hasta que se termine este suero."

"Oh no!"

Gritó Emily.

"Que pasa?"

Preguntó Flora al ver qué Emily se había levantado de golpe.

Ella se notaba preocupada.

"La mochila de Dániel!"

"La olvide en al tienda de novias!"

"Dios mío!"

"Tiene sus cosas y su laptop!"

Emily sintió su corazón latir deprisa debido al miedo de perder cosas que no eran suyas...

Y además cosas valiosas!

Ella ya debía suficiente dinero como para generar otra deuda más y ahora con Dániel!

"Que tonta soy!"

Emily se palmeó la frente castigándose.

"Solo quería irme y me olvidé de la mochila!"

"Tendré una deuda más en mi haber por su laptop y sus cosas."

Lloró la niña decepcionada.

Emily en su mente se recriminaba por ser tan distraída y tonta.

Pero es que en verdad ella solo quería irse de ahí y dejar de ver a Edward.

"Te equivocas Emily!"

"Ryan regresó por esa mochila y la trae cargando él!"

"Pensábamos que era tuya, por eso es que la trajimos!"

Comentó Flora consolando a la angustiada niña.

Emily al oír las palabras respiró tranquila.

"Flora, pídele a Ryan que me la de por favor."

"Aquí la guardaré, ya no me dormiré más."

Emily no se sentía segura si no la veía y la tenía a su lado.

"Ya no quiero más deudas."

"Con la que tengo que pagar de la operación padre es suficiente."

Pensó Emily.

"Emily, porque aceptaste modelar para ese desgraciado?"

Cuestionó Flora.

"Es un completo bastardo."

Aseveró Flora

Flora nunca había cruzado más de tres palabras con Edward y lo vió muy poco desde su "compromiso."

Con el hombre con el más trató fue Joseph Situ y tampoco había sido muy amable con ella.

Los tratos de su matrimonio le habían parecido a Flora como si estuviera cerrando un negocio, una mera transacción rutinaria.

Y no la felicidad de sus hijos.

"Flora, quiera o no, Edward aún es mi jefe superior."

Declaró Emily sin muchos ánimos.

"Además no fue gran cosa."

"Pero jamás pensé que me sentiría tan mal solo por eso."

Un pequeño dolorcillo en el vientre de Emily le indicó que había aún se sentía mal.

"Además, le demostré que soy mejor que él, no crees?"

Declaró Emily.

"Cómo?"

Preguntó confundida Flora.

"Al señor Situ le molesta la felicidad de otros."

"Pretende comprar a todos con su dinero y cree que por su poder podrá hacer todo lo que quiera."

"Pero jamás podrá volver a hacernos sentir mal."

Está vez la voz de Emily se escuchaba decidida y extrañamente feliz.

"Si no me hubiera sentido mal, le hubiera dicho que modelaría para él todo el día con sarcasmo."

"De esa forma me hubiera burlado de él indica dime qué no le tengo miedo para nada."

"Nunca más le volveré a demostrar miedo."

Emily se sentó en la cama mirando a los ojos a su hermana.

Flora pudo que ver qué el semblante de Emily era en verdad confiado, distinto.

"Pues yo creo que debiste negarte y nos hubiéramos ido."

Respondió Flora antes de darle un beso en la frente.

"Iré por Ryan para que traiga la mochila."

"Espera, no tardo."

Flora habló antes de salir de la habitación de Emily.

Ella regreso solo un minuto después con la pesada mochila en mano.

"Vaya que es pesada está cosa."

Emily pudo ver qué Flora traía colgada del hombro la gran mochila de Dániel.

"Tiene cosas valiosas para el dueño de la mochila."

"Flora, muchas gracias."

Flora dejó la mochila en una silla muy cercana a la cama de Emily quien se sintió aliviada en el acto.

"Bueno, nos vamos ahora."

"Regresaremos pronto."

Emily asintio, Flora salió de nuevo para tomar la hermosa mano de Ryan para que ambos fueran a los laboratorios.

Ellos dos quieren saber el estado de su salud antes de contraer matrimonio.

Emily suspiró al verse sola en esa habitación fría y blanca.

Ella no había querido mentirle a Flora...

Pero la verdad es que no quería que ella o Ryan supieran la verdadera razón por la que había aceptado modelar para Edward en primer lugar.

Emily recordó que el semblante de Edward no era el mismo que cuando se fueron de vacaciones.

Era como cuando la amenazaba antes.

"Porque retrocedimos tanto?"

"Pensé que tal vez él y yo..."

"Pero que estúpida fui."

Emily debatía, se cuestiona a y regañaba a si misma recostada en esa cama.

Alcanzando la pesada mochila,Emily la cargó con trabajo para abrazarla.

La mochila de Dániel olía a él.

Y ese aroma la tranquilizó.

Si Emily tuviera su número le hablaría a Dániel en ese momento pero ya no lo tenía.

Ryan y Flora esperaban sentados en una sala a que el personal médico los llamara.

Cuando ellos escucharon sus nombres, entraron en los cubículos designados para las pruebas médicas.

Pruebas sanguíneas, respiratorias, diversas pruebas más, las cuales detectaron algo raro en la joven Flora.

Cuando salió de su cubículo, Ryan ya esperaba a Flora, quien le comento que debía ir a otra área para otro estudio.

Tomados de la mano, ambos caminaron hacia ese lugar.

Después de cubrir el gasto para que el diagnóstico y los resultados de Flora fueran más ágiles, Ryan y Flora fueron a la cafetería del hospital.

De ese modo, los resultados finales de él, Flora y Emily en cuanto a su salud estarían listos lo antes posible.

La espía estaba escondida, sentada en una silla fingiendo ser paciente a veces o esperando a un familiar si alguien le preguntaba.

El joven doctor que había atendido a Emily estaba cerca de ella y eso le convenía.

La espía se arregló un poco antes de acercarse al joven médico para hacerle la plática.

El joven doctor inexperto, coqueteó con ella abiertamente.

Con la promesa de una noche de diversión la espía le comentó que necesitaba un favor.

Ambos acordaron verse en una habitación privada si le daba los resultados de la señorita Mu.

A cambio, ella haría algo extra "especial" por él.

Esas palabras motivaron lo suficiente al médico quien rápidamente se dirigió a los laboratorios para verificar si ya estaban listos los resultados.

Él quería cobrar el suculento premio prometido lo antes posible.

Pero para la mala fortuna del joven médico y la de de todos, justo en ese momento llegaron varios heridos de gravedad debido a un terrible choque múltiple en la carretera.

Un gran camión había perdido el control, había chocado contra los autos y por lo menos habían veinte familias heridas.

De repente todo el hospital y la zona de emergencias fue un caos total.

Muchas ambulancias llegaron al lugar por lo que se asignaron muchos médicos de guardia e internos los heridos de gravedad.

El personal a cargo pidió que solo algunos médicos atendieran las consultas.

Además se les exhorto los médicos que estaban a punto de terminar su turno que se quedaran con la promesa de un pago extra.

Todos los doctores asignados se apresuraron a asistir a los heridos.

Ryan y Flora vieron entrar las camillas con heridos, algunos de gravedad, otros con heridas leves, algunos entraron por su propio pie.

Los dos decidieron que lo mejor era regresar con Emily.

Con suerte, la niña ya habría terminado su goteo intravenoso y podrían irse los tres a casa para descansar.

El joven médico ya no pudo regresar con la chica hermosa que lo había abordado, pero si le dió a la enfermera los resultados de los tres pacientes anexados con el de Emily.

Con la prisa de atender a los heridos, el médico no le explicó quien de las dos pacientes femeninas era Emily.

"Aquí están sus resultados señores."

Comentó la enfermera cuando entró en la habitación de Emily.

"Veo que la señorita ya terminó su goteo, le recomiendo que se tome más sueros hidratantes y se mantenga alejada de comidas grasosas y picantes."

Indicó con voz apresurada y plana la enfermera.

"Pueden retirarse ya."

"Junto con los resultados de ella están los suyos señorita Mu."

"pero hay dos señoritas Mu?"

Preguntó extrañada la enfermera, pues no les vió gran parecido entre si a las dos chicas frente a ella.

"Cual hoja es del resultado de cada una?"

Justo cuando iba a preguntar quién era Emily y quién Flora, el director del hospital entró en la habitación.

El hombre se disculpó con Ryan y se llevó a la enfermera.

Ryan salió también de la habitación para hablar con el director.

"Señor Niam, no quiero ofenderlo de algún modo, usted es un hombre muy influyente en esta ciudad y lo aprecio."

Comenta el Director con Ryan.

"Pero con los heridos necesitamos todas las habitaciones disponibles y enfermeras."

"Sobretodo, en este momento no recomendaría que usted se quedará en este lugar debido al caos por el accidente automovilístico."

El celular del director no dejaba de sonar y por todos los pasillos se escuchaban ruedas de camillas, gemidos de dolor, sollozos y llantos desgarradores.

"No te preocupes amigo, lo entiendo."

Ryan aprecia las palabras del director.

"De hecho ya nos retirabamos."

"Mi prometida se sintió terrible al ver a los heridos y casi llora."

"Por ese motivo, será mejor que nos retiremos cuanto antes, gracias por tus atenciones."

Ryan estrecho brevemente la mano del hombre quien se alejó deprisa.

Ryan regresó dentro de la habitación donde estaban sus chicas para poder escoltarlas a salvó fuera del hospital.

Los tres se fueron rápidamente, Ryan cargó la mochila de Dániel.

Emily de ninguna forma pudo cargarla en su hombro debido a que todavía se sentía débil y sin fuerzas.

Sin embargo, Emily se sentía mejor que cuando había llegado.

Cuando los tres salieron de la habitación, la espía buscó al médico para arrancarle los resultados, pero como todo era caótico, no la dejaron acercarse a nadie.

Maldiciendo, la espía tuvo que pensar en algo más.

Pero al menos ella había escuchado que los tres se iban a casa, por lo que esperaría a que se calmara toda la intensa actividad en el hospital.

La espía tenía que encontrar de nuevo buscar al jóven.

Cuando los tres llegaron al departamento de Emily, Dániel estaba jugando con su celular recargado en la puerta, esperándola obviamente.

Aún sin quitar los ojos del juego, Dániel saludó a los tres muy feliz, pero en cuanto vió a detalle a Emily quien estaba pálida y rara...

"Dániel!"

"Que bueno que estás aquí!"

Emily se le adelantó.

La niña esbozó una sonrisa débil que apretó el corazón del joven.

"Tengo tu mochila, no sabía dónde estabas cuando salimos del trabajo y yo la tomé."

"Espero no te molestes."

Emily se siente sumamente feliz y aliviada de poder entregar al verdadero dueño la mochila con la valiosa carga intacta dentro.

Ryan le extendió la mochila a Dániel quien la tomó agradeciendo.

"Emily, muchas gracias, de verdad."

La voz de Dániel tenía una nota de preocupación.

Sin embargo tomo la mochila de las manos de Ryan para después colgarsela al hombro.

Ryan y Flora se adelantaron a entrar al departamento, pues era obvio que estaban de sobra entre Dániel y Emily.

"Te ayudaré a entrar Emily."

Comentó Dániel rodeando con su mano la cintura de la niña para poder ofrecerle apoyo.

La niña agradeció el gesto de Dániel.

Cuando ella entró en su habitación, se sintió increíblemente mejor.

Dániel platica con Flora y Ryan acerca del accidente.

Dániel comenta que también había visto la noticia en su celular, pero jamás pensó que ellos ellos verían de primera mano a los heridos en el hospital.

Después de darse una deliciosa y refrescante ducha, Emily se puso ropa deportiva y salió de su habitación secándose el cabello.

Dániel había ordenado comida para todos, teniendo cuidado de pedir comida especial para Emily.

Flora y Ryan le habían dicho que ella no se sentía muy bien.

"Emily, te pedí algo muy ligero para que comas."

"Compré sueros para ti."

"Todos podemos comer juntos."

Dániel comentó hacía la niña quien se sintió conmovida y querida.

Ryan colocó los resultados de los estudios médicos de todos en la mesa.

Cuando encontró el suyo lo leyó, todo estaba en orden afortunadamente.

Luego tomo los resultados de ambas chicas y notó algo extraño en uno de ellos.

"Porque no tienen nombres solo el apellido?"

Ryan comenzó a leer el primero que tomo y no podía creer lo que decían los resultados!

Una de ellas estaba embarazada!

Incrédulo volvió a leer la hoja de los resultados.

"Embarazo de tres meses."

Decía claramente el resultado de una de ellas.

Ryan se dejó caer en el sillón incapaz de creerlo.

"Sería Emily?"

"Será por eso que se sentía tan mal hace un par de horas?"

"Por eso había vomitado?"

"Era el hijo de ese bastardo?"

La mente de Ryan está en total conflicto!

"No, eso no puede ser!"

"No podría tener a ese hijo!"

"Edward haría su vida un infierno!"

Ryan creía esto firmemente.

"Tengo que resolver esto ya."

Con decisión Ryan pensó esto.

Con los papeles en la mano, el joven Niam llamó a Flora a una habitación.

Flora leyó los resultados de ambas, los dos decían solo el apellido Mu.

Una de ellas estaba embarazada.

Flora igual se quedó sin habla!

Emily o ella estaban embarazadas!

Pero quién?

"Voy por unas pruebas de embarazo a la farmacia."

"Discretamente le pediré a Emily que se realice una prueba."

"Esto debe de ser solo una confusión."

Flora habla esperanzada.

Era preferible qué ella fuera la embarazada y no Emily.

Si Emily estaba embarazada, eso significaba que el hijo en su vientre era de ese maldito bastardo idiota llamado Edward Situ.

Ajenos al mini drama que se gestionaba en la habitación donde estaban Flora y Ryan, Dániel estaba sentado al lado de Emily en el sillón.

Le acariciaba tiernamente la mano donde le había puesto el suero.

"Emily, me siento muy mal porque tuviste que estar con suero en el hospital."

"Todo fue culpa mía."

"Yo te invité a comer a ese restaurante."

Dániel habla mirando a la niña a los ojos.

"Prometo que el próximo restaurante al que vayamos será mejor."

La voz de Dániel se escucha mortifica da.

El chico quiere de alguna forma tranquilizar a la niña, por lo que le dió un abrazó suave.

"Dániel, no fue tu culpa."

"Tal vez fue algo más."

Responde Emily mientras permanece en brazos del apuesto y angustiado joven.

Flora salió de la habitación y les comento a la linda parejita.

"Regreso enseguida, voy a la farmacia."

"Ryan comiencen a comer, regresaré enseguida."

Los tres asintieron y se sentaron a comer.

Flora rogaba a todos los santos angeles y demás entidades que fuera ella la embarazada.

Ella, no Emily.

Ella, no Emily.

Ella, no Emily.

Es lo que rogaba en su mente Flora mientras corría a la farmacia.

Pero si, por mala suerte, Emily fuera la embarazada...

Todo se complicaría.

Pero si Flora fuera la embarazada, todo sería perfecto!

Ella se casaba con Ryan ese proximo fin de semana.

Además que ese bebé, el bebé de ella y Ryan sería muy amado y esperado.

Pero si fuera Emily...

Sería un bebé de Edward seguramente.

Emily no tuvo intimidad con Dorian.

Eso le había dicho ella.

Pero...

Espera.

De repente Flora detuvo sus pasos al recordar algo.

"No mencionó ese idiota que había entrado para ver vestidos de novia para su prometida Shirley?"

Un nuevo miedo invadió a la joven Mu!

"Dios mío!"

"Que no esté embarazada Emily!"

Susurró para si misma Flora reanudando sus pasos.

"Sería un hijo no reconocido."

"O tal vez Edward podría quitárselo luego del nacimiento!"

"Que horror!"

Todos los escenarios que pintaba Flora eran terribles en verdad.

No podía perder más tiempo, por lo que ella entró a la farmacia y pidió las más confiables pruebas de embarazo.

De vuelta al departamento, Flora hiperventilaba al subir en el ascensor, sudaba y el corazón le palpitaba intensamente.

Al abrir la puerta, el olor de la comida la golpeó y junto con lo que estaba sintiendo, Flora se sintió mal.

Una arcada profunda le hizo querer vomitar.

Corrió al baño lo más rápido que pudo.

Emily corrió detrás de ella para ayudarla.

Los hombres se quedaron sentados sin saber que hacer.

Dániel quería decir algo pero no sabía que.

Ryan se puso serio de pronto, como si pensara en algo de suma importancia.

Levantandose de golpe, el joven Ryan golpea la mesa con ambas manos mientras que exclama.

"Espero que sea Flora!"

"Espero que sea ella y no Emily!"

Esa exclamación sorprendió a Dániel quien no entendía nada de lo que estaba ocurriendo.

El joven Dániel solo puede observar como el semblante de Dániel cambia a cada segundo.

Pasó de preocupado a feliz y de feliz a muy feliz!

"Pero que ocurre ahora?"

Dániel piensa que tal vez estén hablando en código o algo por el estilo.

Pero no le quedaba más remedio que espera y ver qué sucedía después.

Una cosa era clara para Dániel.

Él no se iba a ir hasta saber que demonios estaba ocurriendo.

Y todavía más le interesaba si tenía que ver con su bella Emily.

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión.