El Prohibido Amor de un CEO Batalla final. segunda parte

sprite

Leer El Prohibido Amor de un CEO novela Batalla final. segunda parte

La novela El Prohibido Amor de un CEO Batalla final. segunda parte es muy buena. En Batalla final. segunda parte, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Liliana Situ , pero con el libro El Prohibido Amor de un CEO, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Liliana Situ es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la El Prohibido Amor de un CEO novela Batalla final. segunda parte en readerexp.com

"Teresse, no mueras!"

"Perdóname por todo, pero no mueras!"

Tommy esta muy nervioso al ver el estado de su esposa, pues parece que toda la vida se le escapa del cuerpo...

La chica ya no tiene color en las mejillas, esta muy fría, sus ojos ya no ven nada y no responde a ningún estimulo externo...

Por primera vez en algunos años, Tommy sintió terror de perder a alguien que ama tanto!

Ni siquiera cuando supo que Teresse estaba en esa casa de mafiosos tuvo tanto miedo de que ella muriera!

Tommy sabe que Teresse estaba preparada y es muy fuerte, pero ahora...

Él no entiende como es que ese hombre, que no se veía tan poderoso ni fuerte le había hecho tal daño...

Pero ahora los médicos y las enfermeras luchan por salvarle la vida a la chica que parece que no ya quiere seguir viviendo.

Maggie se mantiene al margen de lo que los médicos hacían, pero Johana ayuda activamente a supervisar los monitores, a limpiar las heridas profundas de Teresse y a ponerle más extractos de vida en la intravenosa que sale del brazo de Teresse.

"No te rindas Teresse."

"Eres fuerte, no fallezcas."

Johana le susurra mil veces ese mantra mientras la atiende, pero parecía que ella no quiere cooperar con ellos.

Los latidos de la chica se hacen más y más lentos,

más espaciados,

mas erráticos.

Los médicos se preparan para resucitarla.

Tommy no puede controlarse más, por lo que cae de rodillas ante su amada para confesar su culpa.

"Si tu mueres, no tendré nada por  que vivir."

"Es eso lo que quieres?"

"Me enfadé tanto porque pusiste tu vida en peligro con esos mafiosos por que te amo demasiado."

"En mi desesperación por hacerte entender mi miedo a perderte te hice más daño."

"Ahora estas a punto de fallecer por mi culpa."

"No podré seguir viviendo sin ti, Teresse."

"Simplemente no podré."

"Si mueres, espérame para que vaya contigo al más allá."

"No tengo nadie por quien quedarme aquí."

Teresse escucha los susurros de su Tommy  como si le estuviera hablando desde un lugar muy lejano.

Por mucho que odiara a Tommy en ese momento ella no quiere que él muera.

Si lo odia, pero no le desea el mal y mucho menos la muerte.

Teresse solo quería alejarse de él lo más posible.

Y de ser posible divorciarse.

Pero para ser eso posible debía seguir  viva.

Quien sabe?

Tal vez en un futuro ella podría  enamorarse de nuevo.

O volver a ser espía

Los médicos observan con alegría que los latidos comiezan despacio a incrementarse.

Poco a poco se fortalecen.

Ellos llegaron a la conclusión de que la chica está fuera de peligro, por lo que consideran que es hora de transportarla al hospital para seguirla  atendiendo.

Maggie baja de la ambulancia justo a tiempo para escuchar que varios autos se detienen bruscamente en la entrada principal del edificio.

Ella ve que varios hombres corren al   interior del edificio, por lo que se asoma curiosa para tratar de averiguar qué sucede.

Maggie cree reconocer los autos.

Pero no podía ser posible...

Tommy cierra las puertas de la ambulancia sin importarle nada más.

Johana viaja en la ambulancia, pues se quedara a atender a Teresse y a Tommy, quien esta visiblemente destrozado.

La ambulancia sale rápidamente a su destino.

Arriba, en el Lobby, todo es conmoción gritos de hombres, pisadas, amenazas y cristales rotos.

Lorelay tiene en el suelo a Carl.

Le costó mucho trabajo derribarlo para sorpresa de Edward y Paul que la observan atónitos, pues jamás  esperarln que aquella mujer fuera tan fiera, precisa y fuerte en su ataque.

Lorelay está completamente furiosa después de escuchar de la podrida boca de Carl que su relación y sufrimiento a manos de Dorian fue pagado por la mente retorcida de Carl y de Lucy.

Lorelay no muestra piedad alguna al atacar a Carl quien se defendió tan bien

Y eso sorprendió a Lorelay.

"Peleas bien, pero no eres lo suficientemente buena para derrotarme."

"Aunque debo admitir que eres un buena práctica antes de que pelee con ese idiota Edward Situ!"

Carl esquiva un poderoso golpe de la chica...

Se agacha y sin piedad asesta un puñetazo en el costado izquierdo, el más lastimado de Lorelay, por lo que la chica siente un ligero dolor que la hace retroceder un poco.

"Eres un bastardo psicópata!"

"Pero esta vez no me controlaré y te mataré!"

"De verdad esperaba que Edward lo hiciera con sus propias manos, pero me divertiré más contigo!"

"Es una lastima que lo hagamos en ese lugar tan aséptico."

Lorelay, quiere arrastrar a Carl al Coliseo, pues en ese lugar ella podra matarlo sin que la policía interrumpa la pelea.

Cuando pudo derribarlo, estando encima de él, Lorelay tuvo una idea.

"Tengo entendido que Máscara de Bronce te dio una golpiza en el Coliseo."

"Ya que no puedo engañarte con mi falsa indentidad, debo confesarte otra cosa."

"Yo soy máscara de plata, por lo que te reto a una revancha en el Coliseo y se que no te negaras."

"Además, ese lugar esta fuera de la jurisdicción de la policía, por lo que si matas a una persona ahí, nadie te detiene."

Carl empuja el cuerpo de la chica para voltearla.

Agarrando sus manos con una mano, le da una bofetada fuerte, pero Lorelay apenas la sintió.

Su fuerza oscura ea más fuerte en su cuerpo y no le permite sentir dolor en absoluto.

"Llévame a ese lugar perra!"

"Ahí te mataré!"

Carl la levanta del suelo cerrando su puño fuertemente en el cabello rubio de la chica.

Abrazándola por detrás con su poderoso brazo, Carl la somete.

En ese momento el ding del ascensor se escucha.

James y Dániel salen del elevador para enfrentarse a la escena...

"Síganme idiotas."

Carl recoge con su pie el cuchillo que Lorelay logro quitarle de la mano con una patada tan fuerte.

Patada que logró acalambrarle los dedos al hombre a tal grado que mientras esquivaba uno a uno los puñetazos, patadas y golpes que la chica le propinaba sin cesar, Carl no sintio sus dedos.

Pegando su boca a la cara de Lorelay mientras la  aprieta, Carl le susurra malvadamente.

"No esperaba que fueras tan fuerte ya que antes eras tan frágil y tonta, Emily."

"Al parecer te subestimé."

"Al igual que yo, te preparaste y entrenaste bien verdad?"

Lorelay no responde.

Ella se concentra su energía para derrotarlo en la arena.

Ella quiere sacarle los ojos mientras todavía está vivo.

Lorelay quiere córtarle la lengua con un cuchillo sin filo y hacerle otras torturas que la oscuridad dentro de ella le dictan.

Cuando salen del Lobby, Edward y Paul entran por la puerta.

Ellos ven el espectáculo, pero no pueden reconocer a Lorelay a simple vista, pues su semblante ha cambiado demasiado debido a su oscuridad.

"Hasta que aparece el idiota de Edward Situ!"

"Siempre tarde no, primo?"

Se burla Carl al ver a Edward.

"Pero si te acompaña el estúpido inútil Paul!"

"Como siempre siendo la perrita faldera de este bastardo, no es así perra?"

Edward mira a Lorelay quien tiene un semblante tranquilo y serio, pero puede sentir su enorme furia.

Edward es capaz de palparla.

Edward puede ver el halo negro que la cubre por completo y eso lo pone intranquilo.

"Sigannos hijos de puta si tienen las suficientes agallas para enfrentarme!"

"Edward deberías saber que esta mujer que ves aquí es toda una artista del engaño!"

"No te has dado cuenta de que ella en realidad es..."

Lorelay le da un codazo tan fuerte en la boca del estómago, que hizo que Carl la soltara y retrocediera unos pasos para recuperar el aliento perdido.

Edward se apresura a tratar de poner a salvo a Lorelay detrás de él, pero ella lo aleja de un solo paso, dejándolo atónito.

"No interfieras en esto Edward Situ!"

"Esta pelea puede ser tuya también, pero no en este momento!"

"Vamos bastardo, sabes donde estaré!"

Lorelay grita mientras corre al estacionamiento.

Para su suerte, la motocicleta de Dániel esta estacionada y ella sabe donde guarda la llave.

Por lo que la toma, enciende la motocicleta y se aleja dejando atrás una estela de humo.

Carl sin dudarlo corre para tratar de alcanzarla, pero al no lograrlo, saca por la fuerza a un conductor que se  detevo en la esquina para consultar una dirección en Google maps, por lo que lo tomó de sorpresa completamente.

Acelera el auto al máximo para darle alcance a la motocicleta donde va la chica.

Lo mismo hicieron Edward y Paul, quienes corrieron de nuevo a los autos para seguirlos.

James y Dániel se pusieron sus disfraces de sombras para intentar ayudar a Lorelay.

La ambulancia llegó rápidamente al hospital.

Bajaron la camilla donde Teresse descansa un poco.

Ella recuperó la sangre que había perdido, pero aún no tiene color en los labios ni es su piel y todavía esta fría.

Tommy ayudó en todo para ponerla comoda en una habitación, donde Johana, después de verificar que todo estuviera en su sitio salió para ver a Carolina en otra habitación.

La encontró sentada por primera vez, con mejor semblante.

La carita de la chica casi parecía normal, sin moretones verdes morados rojos negros.

Las, heridas de Carolina se aprecian casi cerradas.

Y ella esta de buen humor comiendo una gelatina de frambuesa.

"Johana, que ha pasado alla afuera?"

Carolina no tiene idea de todo lo que  pasó en esos días.

Ella no sabe de las explosiones, la guerra, ni del ataque a Teresse.

"No ha pasado nada, solo unos problemas en las empresas."

"Me da gusto que te recuperes tan bien."

"Los extractos que prepara Lorelay son excelentes."

Johana miente cuando Carolina le pregunta qué sucede.

Ella no encontró sentido preocuparla, pues aún esta convaleciente

Si hubieran sido otras las circunstancias...

Probablemente nada habría ocurrido, pero nadie podría haberlo sabido...

"Pero Paul me dijo que era algo importante..."

Carolina comenta.

"Cuando te sientas mejor podrás averiguar tu misma que ha pasado."

"Por ahora lo que interesa más es que tu te recuperes al cien por ciento, de acuerdo?"

Sin permitirle más preguntas Johana sale de la habitación.

Si no lo hacia, terminaría diciéndole que Lorelay se iba a enfrentar a Carl en el Coliseo.

Dániel le había mandado un mensaje diciéndole que se dirigían a ese lugar para que pudieran matarlo de una vez por todas.

Johana reza para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible.

Todo se había enredado tanto en solo un par de días!

Pero lo que mas le preocupa es Lorelay.

Johana sabia que su amiga esta preparada...

Debía estar preparada!

Pero un cierto sentimiento de desasosiego en su pecho no la deja a Johana tranquila...

Maggie entra a los departamentos en Golden Osmanthus.

Ella cierra la puerta del departamento de Lorelay, pero algo llama su atención, por lo que entra para observar atentamente.

El estante donde Lorelay guarda sus extractos más fuertes esta vacío completamente.

Eso significa que ella bebió muchos extractos de vida para ese combate.

Eso le duele en el alma a la chica, pues no era ella quien debía terminar con Carl, sino Edward..

"Dios mío, por favor protégela."

"Que nada malo le pase."

Maggie no es religiosa, pero eleva esa sincera y sencilla oración para que Lorelay no sufra demasiado en ese encuentro con Carl.

Al ir en motocicleta, Lorelay llega mucho antes que los autos al Coliseo.

Ella prepara todo para enfrentar a Carl en la arena.

Revisa sus vendajes, cierra los ojos en estado de meditación para poder concentrar su energía oscura en ella, como protección.

Un escalofrío intenso la recorre de arriba a abajo.

En su mente no solo aparecen las imágenes de las vidas pasadas de ella y Edward, quienes habían sufrido mucho por culpa de la perversa reencarnación de Carl.

Lorelay sientw la oscuridad de su madre, el rencor de ella por su padre de tantas vidas pasadas, lo cual ayuda a enfocar sus ganas de derrotar a ese idiota Carl.

"Donde te escondes Emily!"

Grita Carl cuando llega a la arena.

Ella sale vestida de negro, con el cabello atado y un cubrebocas negro le cubre casi por completo la cara.

"No me escondí de ti idiota, solo llegué antes que tú."

"Ahora podemos acabar con esto."

"Agradeceras que no me puse mi máscara, pues quiero que mi cara sea lo último que veas cuando te saque uno por uno los ojos de las cuencas!"

Lorelay estira una mano antes de hacerle una seña para que se acerque, pero en ese momento un gritó resonó en todo el Coliseo.

"CARL SITU!"

Edward manejó como loco por las calles.

Casi provoca varios accidentes al pasarse todas las luces rojas.

Se subió a la banqueta muchas veces para evitar el tráfico, todo con tal de llegar solo unos minutos después que Carl.

"Pelea conmigo si tienes tantas ganas de enfrentarte a un Situ!"

"Ella no tiene nada que ver en esto!"

Carl sonreía malvadamente mientras observa a Edward quitarse su chaqueta negra antes de aventarla a una esquina de la arena detrás de él.

Paul llega al lado de Edward.

Los dos se ponen frente a Lorelay para protegerla.

"De verdad estás ciego Edward!"

"Que no te das cuenta que la mujer que tienes a tus espaldas es tu amada Emily que tanto tiempo estuviste buscando como loco?"

"Incluso yo en la cárcel me enteré de eso, pero tú la tienes frente a ti."

"Incluso ella pudo comprar acciones de la empresa para vengarse de ti!"

"Eres un estúpido por no reconocerla!"

"Pero no te preocupes, escucharás su confesión antes de que la degollé y la desolle en esta arena!"

"Obviamente te dejaré tan malherido y a tu perrita Paul que ninguno de los dos podrá ayudarle en nada!"

Harta de escuchar sus palabras, Lorelay rodea a Edward quien no pudo sostenerla para que no peleara contra Carl.

"Lorelay espera!"

Fue lo único que pudo decir, pues la chica lo sorprendió al ser más rápida que sus movimientos.

Per mas lo sorprendió cuando comenzó una pelea sin igual contra Carl, quien se ve que se esfuerza por esquivar sus golpes.

Le tomó solo unos segundos a Edward reaccionar antes de unirse a la batalla que se desarrolla en esa arena.

Lorelay iba a recibir un golpe en su estómago con el puño cerrado de Carl, pero la mano de Edward lo bloquea.

Empuja atrás a la chica antes de gritarle.

"Alejate, esta pelea es mía!"

Edward concentra toda su energía para golpear la cara de Carl.

Pero su malvado primo es muy bueno esquivándolo, pues también esta concentrando toda su energía oscura para provocarle a Edward el mayor daño posible.

Lorelay observa inmóvil la pelea.

Al estar tan cerca ella puede ver cada patada, golpe, puñetazo y golpe con la palma extendida de los dos contrincantes

Incluso puede sentirlos, pero lo que no le gusta es que Edward aún se contemiene.

Lorelay cree que él necesita un aliciente para pelear con todas su fuerzas.

Librandose del agarre de Paul, Lorelay derriba de una patada a Edward, quien se sorprende por la intromisión de Lorelay.

"Solo estás jugando, deja que me encargue de él!"

"Después tal vez también te maté para quedarme con toda la herencia de la familia Situ!"

Lorelay vuelve a cambiar su semblante al enfrentar a Carl, por lo que ambos chocan sin tocarse.

Sus energías parecen asesinarse y estrangularse.

Desde el suelo, Edward observa como Lorelay emprende una serie de golpes rapidos, concisos, certeros al cuerpo de Carl.

Su primo logra esquivar golpes, pero los demás golpean un punto específico cuerpo de su primo.

"hhhmmmmm..."

Es lo unico que ambos peleadores dejan salir de sus bocas de vez en cuando.

Algunos golpes los toman por sorpresa,

otros los esquivan,

pero en general los golpes son tan rapidos que muchos ni los sienten.

Los dos se mueven alrededor de la arena, se agachan, atrapan los pies del contrincante...

Retuercen las manos, hasta que Lorelay fue derribada en el suelo por primera vez.

Edward de una patada derriba a Carl, quien se rie por su tonta intervención.

Carl se levanta del suelo de un salto y se aleja un poco para ver la tierna escena de Edward ayudando a levantar a Lorelay.

"Ay, pero que tiernos los amantes!"

"Nunca entendí que te atraía de esta mujer tan sosa y simple primo."

"Siempre envidié que las mujeres se te ofrecieran por donde ibas..."

"Siempre envidié que te dejaran manejar las empresas de la familia y a mi me relegaran al puesto de ayudante tuyo..."

"Siempre sentí envidia de que la abuela te prefiriera sobre mi!"

"Incluso mis padres siempre te estaban halabando!"

"Solo Joseph parecía verte como realmente eres, un bastardo demasiado consentido."

"Siempre te delataba cuando hacías algo malo para que te castigara."

"Siempre he sido feliz cuando sufres."

"Por eso disfruté cuando Lucy fue mi aliada y amante para que nos quedaramos con todas las empresas Situ."

"También la disfruté en mi cama y ambos nos reímos de ti al ver lo desesperado y destrozado que parecias cuando la buscabas."

"Nos reimos cuando les hiciste pagar a los Mu y sobre todo a esa pobre tonta de Emily."

"Esa pobre familia pago por algo que no hizo!"

"Tengo que decirte, que aunque disfruto diciéndote por primera vez que te odio,

que siempre te odié,

que siempre busqué como asesinarte, mis esfuerzos fueron en vano...."

"Hasta ahora."

"Mi primer plan fue que esos idiotas te secuestraran cuando eras niño, pero fracasaron en enterrarte vivo..."

"Mi segundo intento para que te suicidaras fue sugerirle a Lucy que desapareciera, pero también fracasó..."

"Y después sobreviviste de alguna manera a la explosión que acabó con tus instalaciones de tu equipo clandestino."

"Y llegaste para salvar a la pobre Emily de su patán novio al que le había pagado para que la violara!"

"Me sorprendió más cuando caíste en la trampa del video editado para hacer que tu mujercita desapareciera."

"Entonces también esperé que te suicidaras pero estas tan vivo que me das asco."

"Pero esta vez no fallaré...."

"No tengo nada que perder y mucho que ganar."

"Después buscaré a esa anciana decrepita."

"La decapitare lentamente para que chille clamando ayuda de su nieto favorito."

"Pero le enseñaré tu cuerpo frío en el suelo para que sienta desesperación."

"Pero antes verás morir frente a tus ojos a tu perrita Paul."

"Y a la estúpida Emily."

Terminando sus odiosas y podridas palabras, Carl se lanza de nueve a atacarlos.

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto!