El Prohibido Amor de un CEO Compras

sprite

El Prohibido Amor de un CEO novela Compras de Liliana Situ

En El Prohibido Amor de un CEO novela Compras autor Liliana Situ los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a El Prohibido Amor de un CEO Liliana Situ Compras en readerexp.com

La pantalla se apagó, ambas chicas se miraron.

Dániel se despidió de Emily con un rápido pero significativo beso y una mirada amorosa.

Maggie los observó a ambos.

"Y?"

Cuestiona a Maggie a Emily cuando estuvieron solas.

Emily no puede evitar que sus mejillas se calienten y sonrojen, por lo que ella aparta su mirada mientras  suspira.

"No es nada malo Emily lo que haya pasado entre ustedes."

"Se aman y mereces ser muy feliz."

"Además puedo ver cuanto se aman Dániel y tú."

"Ya pasaste por muchas experiencias malas, Emily."

"Cómo con ese bastardo, Dorian..."

Maggie susurra está última frase.

"Cuando me separé de Brian fue difícil al principio."

Comenta Maggie con voz más fuerte.

"James supo esperarme y ahora somos muy felices."

"O es que ustedes aún no..."

Emily sintió un calor inundarla, por lo que le tomó un poco de agua para calmarse.

Su amiga es más liberal que ella y no le da pena hablar de esos temas pero,  a Emily no le gusta tanto hablar de eso.

"Fue maravilloso."

Responde Emily aún apenada.

"Dániel fue tan amoroso, dulce y delicado conmigo."

Emily siente que su cuerpo se estremece cuando los recuerdos de esa maravillosa noche regresan a ella.

"Estar con Dániel es vivir en un mundo rosa y suave, cálido, romántico."

"Fue muy cuidadoso y dedicado."

Después de decir eso Emily se tapó la cara con sus manos muerta de vergüenza.

"Emily, no eres una adolescente experimentando por primera vez con un noviecito de verano."

Responde Maggie conteniendo un poco su sonrisa.

"Su relación dió un paso más, es todo y ahora se conocen mucho mejor."

Emily soltó una pequeña risa ante esa idea.

Dándole un beso a su amiga en la mejilla, se puso sus audífonos antes de tomar su pincel favorito para cargarlo de pintura y plasmar sus emociones en ese lienzo blanco.

Anoche Dániel se había encargado de disipar todas sus dudas referente a ellos dos.

Con maestría refinada le regaló una noche placentera y deliciosa, dónde ambos se habían entregado de formas delicadas profundas.

Emily había quedado, después de mucho tiempo rendida y feliz.

Esa noche fue muy diferente a las noches de sexo arrebatado, descontrolado y algunas veces violento que le había dado Edward.

En esas ocasiones ella se sometía a sus deseos.

Él controlaba todo lo que pasaba de la forma que le parecía mejor para ambos.

Ahora podía ver esa marcada diferencia.

Dániel le había hecho el amor de maneras extremadamente exquisitas.

Edward la había poseído como si ella fuera una cura para su enfermedad violenta aunque....

Ella no quería pensarlo, pero...

Tal vez, la costumbre de haber pasado muchas noches con Edward antes la habían orillado a que le gustara la forma en la que la dominaba en la cama.

Emily, sacudió la cabeza para reaccionar y volvió su atención al lienzo en blanco para definir que le iba a pintar a Dániel.

Sería un regalo para él por haberle devuelto el amor a la vida y por amarla tanto.

Dentro de la prisión, Edward camina por el pasillo lúgubre que tiene pequeñas celdas con prisioneros dentro.

Algunos de ellos eran ladrones de cuello blanco, defraudadores, pederastas, políticos enjuiciados, estafadores y otros eran inocentes.

Su celda era la última.

Su abuela había movido algunas de sus influencias para que varios guardias de seguridad lo custodiaran día y noches.

Además de que contaría con ciertos lujos.

Algunos de ellos eran privacidad, una mejor cama, buena comida, pesas para hacer ejercicio, sillones y un celular pre aprobado para que pudiera comunicarse con ellas y hacer algo de negocios.

La abuela sabe que su nieto no podría quedarse sin hacer nada.

Y este es un castigo necesario por su tontería de quedarse con esa estúpida bruja de Lucy.

Si se hubiera quedado con Emily nada de eso le habría pasado.

Pues si se hubiera casado con la niña, Edward habría podido reparar el daño que le ocasionó aquella noche.

Y no el tiempo, se habrían reconociendo como la pareja destinada para estar juntos, pues Emily en verdad logra sacar la mejor versión de Edward.

Pero no.

Él había hecho todo mal desde el principio, por eso es que la abuela Situ aceptaba que fuera a la cárcel como un buen escarmiento para su tonto nieto.

Encerrado ese primer día en su celda, Edward se recostó en su cama y durmió tranquilo por primera vez sin quejas ni reclamos de Lucy.

En su ausencia, Elizabeth había quedado a cargo de visitar a diario Golden Osmanthus para verificar que limpiaran el departamento y todo estuviera en orden.

Además de que no faltara nada.

Elizabeth trataba de esperar a que Lucy saliera de Golden Osmanthus, porque no quería encontrarsela de frente o en el ascensor.

Algo en Lucy no le gustaba para nada a la hermana adoptiva de Edward.

Es como si antes la hubiera conocido y se cayeran mal, pero no recordaba dónde antes de que su hermano la llevará por primera vez a casa de la abuela.

Elizabeth puede ver Lucy es más falsa e hipócrita que la finada Shirley.

El ascensor llegó a la planta baja y de el salió el hombre que la había molestado un día antes.

Fingiendo que no lo veía, Elizabeth entró al ascensor y oprimió el botón de su piso.

El hombre iba a bajar pero al verla se quedó dentro.

Él la miraba sin reparo.

"Porque me estás viendo, acosador?"

Lo increpó Elizabeth.

"Sabes, no te tengo miedo, se defenderme así que alejate de mi pervertido."

Elizabeth se pegó lo más posible al otro lado del ascensor.

Cuando el ascensor se detuvo en una planta intermedia, la puerta de abrió una chica entró y Elizabeth salió del ascensor dispuesta a no pasar ni un segundo más con ese tipo tan molesto.

Subió por las escaleras aliviada de que solo le faltaba un piso que subir, pero cuando la niña llegó al departamento de su hermano, el hombre ya la esperaba ahí.

Ella comenzó a molestarse más pero se obligó a ignorarlo y no provocarlo.

Ella estaba sola ahí.

Su hermano no estaba y por más buena que fuera en judo, el hombre se veía más fuerte que ella.

Con una llave abrió rápidamente la puerta y la cerró con seguro.

"Vendré con guardaespaldas a partir de mañana."

Pensó Elizabeth un poco asustada.

Al darse cue ya de que aún estaban haciendo la limpieza las chicas, Elizabeth salió al balcón para distraerse.

La niña piensa en todo y nada ala vez.

Su padre habia desaparecido pero todavía quiere vengarse de él por casi matar a Edward.

Aburrida, Elizabeth decidió marcharse a la villa desu abuela.

De nueva cuenta en el ascensor estaba ese hombre.

Ahora si tuvo ella sintio un poco  de miedo.

Elizabeth se dió la vuelta y rápido marcó el número de su chofer para que fuera por ella.

La niña baja las escaleras corriendo, pero cuando por fin veía la puerta para salir del edificio, se estrelló con alguien.

Casi se cae al suelo del golpe pero el hombre con destreza la sostuvo en sus brazos.

Cuando ella reaccionó lo vió y grito.

"Suéltame, ayuda!"

"Déjame en paz!"

El hombre la puso en el suelo con cuidado y antes de que ella volviera a gritar le dijo con calma.

"Tranquila, disculpame, parece que nos encontramos mucho hoy."

"Me estás siguiendo!"

Replico Elizabeth con miedo.

El hombre responde...

"No, de verdad que han sido coincidencias."

"Coincidencias hermosas, por cierto."

El hombre mira sin reparo a la bella y vulnerable niña en el suelo.

"No te creo nada, aléjate."

Elizabeth caminó hasta su chofer para irse pero el hombre, alcanzandola le rogó.

"Quiero disculparme por golpearte sin querer."

"Por favor déjame invitarte un café."

Elizabeth fulmina con la mirada la hombre quien sonríe de forma confiada.

La chica, sin decir una sola palabra se dirigió hacia su chofer para sentirse protegida, pero antes de irse, comentó hacia el molesto hombre.

"No me vuelvas a hablar, bastardo."

El hombre observa cuando ella se marcha.

Carl sufre los estragos por el encarcelamiento de Edward.

Sin su primo, algunos de los inversores que eran amigos de Edward, habían retirado, llevándose su dinero y su gente.

Muchos proyectos se habían detenido o cancelado y eso puso de de muy mal humor a Carl.

Él de verdad pensó que la empresa seguiría igual sin Edward.

Pero no contaba con que muchos de los socios Edward los había conseguido en fiestas, parrandas y favores especiales.

Por ese motivo, esos socios se habían retirado.

Incluso varias empresas pequeñas como la de Ryan y una empresa nueva habían comenzado a llevarse muchos de sus talentos.

La situación en la empresa de diseño no es diferente.

Esa situación complicada, tenía mortalmente preocupado a Carl día y noche.

Él, en verdad, quiere rendirse y escapar hacía otro lugar,  pero su ambición es más fuerte.

Además, Carl quiere que las empresas Situ y las demás estén a su nombre.

La abuela Situ se había empeñado en asistir todos los días a la empresa para revisar cuentas.

Carl se estaba hartando de tener que darselas.

El hombre debe hacer algo rápido ahora que Edward esta en la cárcel y no puede intervenir en sus acciones.

Lucy copia números de cuentas secretos de Carl con discreción para tener un respaldo económico por si él se atreve a traicionarla.

Ella debe estar preparada para todo.

En el hospital, Teresse había despertado, por lo que Tommy se pasaba todas las horas con ella.

Le daba de comer, la acomodaba en la incómoda cama de hospital.

Le daba agua y le limpiaba su carita y manos.

Tommy cepillaba su cabello cuando Teresse preguntó.

"Porque haces esto, Tommy?"

"Porque te preocupas por mi?"

"No soy ella."

La chica emite estas palabras con dolor.

"Así que vete, déjame sola."

"No te necesito."

Teresse apartó con debilidad las manos de Tommy de su cabello y cerró los ojos para no verlo más.

"Muñeca..."

"Se que no eres ella y agradezco por eso."

Responde Tommy con calma.

"Tenía tanto miedo de perderte en ese momento."

"Tenía miedo de que no despertaras más..."

"No me alejes, por favor."

"Déjame demostrarte que eres importante para mí."

Ruega Tommy.

Teresse medita las palabras del chico.

Paul desde fuera de la habitación los escuchaba hablar.

Dániel cada día tenía más trabajo y más clientes.

Su servicio es muy bueno, rápido y eficiente.

El chico debe trabajar y concentrarse mucho pero de vez en cuando mira hacia la ventana.

Las imágenes de la noche llegaban a su mente.

Había sido glorioso hacerle el amor a Emily.

Ambos habían disfrutado tanto, los dos se habían entregado con amor.

La secretaria de Dániel lo llamó, pues tiene una reunión con otro empresario para contar con otro servicio, por lo que el chico se levantó para dirigirse a la sala de reuniones.

El cuerpo de Dániel estaba ahí, caminando con decisión a la sala de reuniones pero su mente estaba con Emily.

Ella ocupaba el noventa y ocho porciento de su mente todo el tiempo.

En la galería de James, la abuela le había llevado un libro y hierbas para que Emily retomara sus estudios en esa materia.

Emily no había querido hacerlo antes pero ahora se sentía más dispuesta, por lo que comenzó a estudiar y a hacer nuevamente infusiones.

Tanto Maggie como James y la abuela disfrutaron de un té soberbio preparado por la niña.

El magnífico té los transportó a un estado de paz y felicidad.

Unas sirenas de autos de la policía interrumpieron su paz, por lo que se asomaron por los ventanales de la planta alta para ver qué pasaba.

Los policías perseguían a alguien por las calles a pie, de repente el hombre les disparó.

James les ordenó a todas que cerraran las ventanas y se refugiaran en el estudio.

Los disparos cesaron, por lo que todos salieron.

Las noticas daban cuenta que un reconocido tratante de blancas había sido abatido a tiros gracias a una llamada anónima de un ciudadano preocupado.

James y la abuela Situ saben que Bruce esta cada vez más cerca.

Ya no podian esperar más, la abuela pidió que buscarán con más ahínco a la familia de Emily.

Joseph coordinaba un ataque contra la abuela para que le regresara su estatus y dinero.

Seguía órdenes de Máscara de bronce y trazaba el plan bien pensado.

El lado oscuro cada vez lo inunda más y más...

Los susurros de maldad llenan su reducida alma.

Ya no era el Joseph Situ de antes.

Ahora volvía a ser Joseph Gal con odio en su corazón por todos.

Sin Edward cerca, Lucy por fin pudo ir a la empresa de Carl y pasar tiempo con él.

Los dos salían juntos a todos lados como si su relación hubiera mejorado mágicamente.

Los paparazzi los captaban juntos pero ellos siempre alegaban que estaban juntos por el bien de las empresas de Edward.

Un mes pasó volando...

Tommy, mas recuperado, ayuda a caminar a Teresse hacia un auto para que ambos fueran a su nueva casa y lugar de trabajo.

Paul había arreglado todo para que Teresse siguiera su tratamiento en casa.

Todos los días, Teresse veía a Tommy prodigarle amor.

Pero la chica todavía

se siente  insegura acerca de los sentimientos del chico.

Paul les dió a firmar un acuerdo de confidencialidad a ambos, de exclusividad y otro contrato donde decía que se pagaba con muerte la traición.

Ambos firmaron sin meditarlo.

Tommy supo su próxima misión.

Rastrear a Joseph y a Máscara de Bronce para capturarlos.

Vivos o muertos.

Un mes desde el encarcelamiento de Edward pasó y ni una sola vez Lucy lo había ido a visitar.

Su abuela lo visitaba cada dos días con Elizabeth y Paul también.

Edward se mantenía ocupado haciendo ejercicio, meditando y de vez en cuando revisando su celular.

Sus antiguos socios aún le eran fieles y le decían que cuando regresará a ser el presidente de su empresa, ellos regresarían con sus proyectos y dinero.

Había resistido la tentación de hablarle a Emily cada día de ese mes.

Un día sin que él lo esperara, Emily fue a visitarlo junto con James.

James los dejó solos, Emily por fin pudo verlo.

No sé había rasurado en ese mes y su cara, que antes tenía tanto porte y elegancia lucía sucia y descuidada.

Ella habló primero.

"Edward, ese día..."

"Fuee sincera tu disculpa?"

Edward veía más linda y recuperada a Emily.

Quería abrazarla con tanta desesperación!

"Fue completamente cierta."

Responde con voz suave Edward.

"He reflexionado bastante en todo lo que pasó y lo que provoqué."

Edward habla con la verdad.

"Te hice mucho daño y una vez prometí no volverte a hacer daño pero lo volví a hacer cuando me alejé de ti..."

"Después regresó Lucy..."

"Tu estás mejor con ese tal Dániel."

Escupió con desdén Edward.

"Ese día pude ver cuánto te ama ese hombre en la forma que te protegió, aunque fue algo descuidado después contigo..."

"Espero que algún día puedas sinceramente perdonarme por todas mis acciones."

Edward terminó de hablar, por lo que desvío la mirada de ella.

No le era fácil hablar con ella, pero tal vez sería una de las pocas veces que lo harían en calma.

Emily continuó.

"Sabes que nuestras madres se conocieron de jóvenes y nosotros nos conocimos de muy pequeños?"

"Edward mi madre creía que tú y yo..."

No es fácil decirlo...

"Aún no sé si sea cierto, pero quiero preguntarte y por favor respóndeme con sinceridad."

Ruega Emily colocando su manita sobre la mano de Edward.

Edward sintió su toque delicado y su corazón dio un latido violento.

"Porque..."

La voz de la niña se quebró.

De repente se le fue el aire.

"Porque tú...ese día..."

"Porque yo..."

Ella sabe que quiere preguntar, pero sus palabras simplemente se quedan atoradas en su garganta!

"No sé porque hice lo que hice aquella noche cuando nos conocimos por primera vez."

"Estaba cegado por la ira, la rabia, me volví loco, además estaba muy borracho."

Edward suspiró su dolor al recordar esa terrible noche.

"No es una justificación válida, lo sé pero algo en ti me atrajo irresistiblemente..."

"Después sentí necesidad de ti."

"Por eso actúe como un verdadero patán alejandote de todos."

Emily escucha en silencio mientras  reflexiona.

Algo lo había atraído a ella...

Se habían unido por el odio y había cambiado a amor en algún momento.

Pero ahora, ese sentimiento profundo parece que solo algo ambiguo y distante.

Edward regresó a su celda más tranquilo después de esa charla con la niña.

Emily se fue con James a casa de los Niam.

La niña en verdad quiere dar por terminado el doloroso capítulo Edward en su vida para olvidarlo por completo.

Cuando los dos llegaron a la villa, toda la familia Niam habla con Emily.

Regresarían al extranjero.

Su hermana y Ryan también se irían.

Ella podía irse con ellos pero Emily rechazó esa idea.

James asegura que podían vivir en su casa tanto ella como Dániel.

La chica dijo que lo pensaría.

Todos prepararon una cena de despedida.

Por la noche, David Mu y Jerome reían por las bromas de Ray.

Amely hablaba con su nuera y Emily, mientras Maggie y James atendían la comida y se besaban con amor.

Emily se sintió feliz de volver a ver a su familia feliz aunque se separaran.

Aún estaba viva su hermana y ahora tenía una excusa para visitarla en el extranjero.

Dániel llegó a la villa junto con los amigos de Ryan, por lo que se unieron a la fiesta.

Ese fue la culminación de un día feliz y renovador.

La mudanza fue muy rápida.

Con lágrimas en los ojos, Emily se despidió de Flora y Ryan a los que abrazó por cinco minutos completos.

Dániel la acompañaba y la consolaba diciéndole que la llevaría pronto a visitarlos.

La empresa de Ryan quedó a cargo de uno de sus amigos.

Los padres de Ryan instaron a Dániel y Emily a cuidarse mutuamente, además de visitarlos pronto.

Elizabeth rodeada de guardaespaldas entró a Golden Osmanthus para revisar cómo de costumbre el departamento de Edward.

Por ningún lado vió a ese hombre, por lo que ella se relajó.

Cuando la chica se iba, él apareció frente a ella con un café en su mano.

El chico se lo extendió como ofrenda de paz.

Ella lo ignoró y siguió caminando.

Pero esta vez sonrió por su determinación, por lo que volteó a verlo con esa sonrisa.

Antes de que pudiera subir a su auto, Elizabeth fue interceptada por hombres armados que amagaron a uno de sus guardaespaldas.

Otro hombre ayudó a controlar a Elizabeth.

El hombre, desde dentro, observó todo con calma.

Sacó varias fotos con su celular y se dispuso a hacer una llamada.

Elizabeth mantenía una calma tensa en ese auto.

Cuando casi estaba por llegar a una lujosa casa, le taparon la cabeza con una bolsa de papel y la ataron de manos y pies.

La bajaron y la sentaron en una silla.

Una potente luz cae sobre ella haciéndola que no distinguiera dónde estaba.

Le amarraron las piernas a la silla antes de que una voz comenzara a recitar números en voz baja y clara.

De vez en cuando Elizabeth escuchaba sonidos como de zumbidos cuando decían cifras más y más altas.

La chica comenzó a agitarse debido al miedo hasta que la cifra más alta fue dicha, pero entonces ya no sé oyó nada...

Un único zumbido se oyó después de mucho tiempo y la luz se apagó de golpe.

La transacción se realizó a la cuenta de Joseph.

Él junto con el comprador se dirigían hacia Elizabeth.

Joseph acaba de vender, con mucho éxito a su hija por una cifra bastante alta...

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión.