El Prohibido Amor de un CEO El Concierto.

sprite

El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ El Concierto.

En El Prohibido Amor de un CEO novela El Concierto. , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro El Prohibido Amor de un CEO fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea El Concierto. y los capítulos posteriores de la serie El Prohibido Amor de un CEO en readerexp.com

Emily espera oír lo que la abuela tenía que decirle.

La abuela Situ, después de sentarse bien y mirar a James suspiró para después comenzar s hablar.

"Tal vez no sea buen momento ahora..."

"Necesito que tengas la mente abierta por favor."

"Tu madre creía que tú y Edward estan destinados a estar juntos en esta vida."

"Leila, tu madre le dijo a mi amada hija Lorna, que ustedes son almas unidas por el tiempo y el espacio."

"Pero también intuia que habían sufrido mucho los dos en sus vidas pasadas y ese dolor..."

"Irremediablemente los acompañaba en cada nueva vida."

"Pero tal vez no creas mis palabras, ahora ya que puedes creer que son tonterías."

"Pero es cierto lo que te digo, Emily."

"Tu familia, la familia Baek tiene un sabiduría ancestral heredada de generación en generación."

"Tu madre tenía un sexto sentido y más conocimiento para eso..."

"Pero lo mejor será que cuando conozcas a tu familia, a algunos de tus familiares platiques con ellos a profundidad."

"De ese modo podrás aprender de ellos para que tengas una mejor comprension de lo que digo."

Emily recordó vagamente el vívido sueño que tuvo recientemente y algunos otros que había olvidado antes.

Almas unidas...

Edward y ella eran almas torturadas y unidas por el tiempo.

"Abuela Situ, sabes dónde está mi familia ahora?"

Preguntó Emily.

"Aún no encontramos donde están escondidos."

Respondió la abuela.

"Debido a lo que pasó y las malas intenciones con su sabiduría, se escondieron en algún lugar cercano."

"Los encontraremos pronto, no te preocupes por eso."

Emily se entristeció un poco al escuchar eso.

"Pero, mientras los encontramos quisiera que practicaras tus dones con hierbas curativas."

Continua diciendo la abuela.

"James te dará clases de pintura, pues los Baek también tienen una vena artística muy fuerte."

James asintió.

El chico esta feliz de enseñar a su prima.

Emily sintió que en ese sentido lo que abuela le decía era cierto.

Ella siempre tuvo facilidad para la pintura y las hierbas medicinales que usaba en forma de infusiones solo que ahora con tantas cosas había dejado de lado esa faceta de lado.

"De acuerdo."

Responde ma niña.

"Pero mi hermano, porque soy su contraparte?"

Pregunta Emily.

Ella quiere conocerlo y tal vez hacer que regrese al buen camino.

"Ustedes son el equilibrio, pero necesitas ser más fuerte y más lista para enfrentarlo."

"Por ahora no es el tiempo ideal para que lo veas."

"Emily, que piensas acerca de lo que te dije?"

Pregunta la abuela nerviosa.

"Tengo mucho que meditar..."

Responde Emily.

"Abuela, si Edward y yo estamos destinados a estar juntos porque..."

"Porque tuvimos que conocernos de esa forma?"

"Porque con algo tan terrible abuela?"

"Fue muy difícil después para mí seguir adelante..."

"Él siempre me hace daño."

Asevera la niña con mucha aflicción.

Emily al recordar aquella terrible noche y los malos momentos, el mismo dolor de esa vez la inundó y sus ojos comenzaron a llenarsele de lágrimas.

James la abrazó, la abuela se quedó sin palabras..

"No puedo responder a eso mi niña."

"Será mejor que le preguntes a Edward mismo."

Responde la abuela.

Emily tenía mucho que pensar, por lo que debía irse.

La niña se despidió de ellos.

Maggie observó salir a Emily algo decaída.

James acompañó a su prima a la villa de Ryan donde se aseguró que entrara a la casa para después marcharse.

Emily se dió una ducha antes de recostarse en su cama para meditar en todo lo que ahora sabe.

La niña se quedó dormida muy rápido, por lo que el de pronto se encontró soñando con hilos rojos...

Lucy por la mañana, salía enfurecida del edificio de Golden Osmanthus rumbo a su empresa.

Desde que Edward había sido sentenciado a pasar tiempo en la cárcel, él se negaba a salir del departamento o hacer cualquier otra cosa.

Lucy jamás imaginó que ella ahora tendría que hacer sola sus cosas, pues Carl había dejado de visitarla.

Además, no le permitía que lo visitara en la empresa, por lo que Lucy estaba muy frustrada.

Estaba frustrada sexualmente, económicamente, mentalmente...

Ella creía que regresando con Edward tendría muchos más lujos que los que disfrutaba en la villa de Carl pero no había sido así.

Elizabeth descendía de su auto en ese justo momento llevando en brazos al perrito "Pigmeo."

Lo llevaba ese día a Golden Osmanthus porque Edward no lo había visto en un buen tiempo.

Y pronto no lo vería estando en la cárcel.

El pequeño perrito reconoció a Lucy por lo que comenzó a ladrar y removerse en brazos de Elizabeth.

Ella lo dejó en el suelo antes de que se lastimara por la caída.

"Pigmeo, ven acá, no corras!"

Exigió Elizabeth, pero el perrito corrió a dónde estaba Lucy.

Sin embargo, la chica lo ignoró y se subió al auto para irse.

Elizabeth corrió detrás del perrito para tomarlo en brazos.

La chica pudo ver qué Lucy desde dentro del auto la miraba con desprecio antes de ordenarle al chófer del auto que avanzara.

"Bruja."

Pensó Elizabeth quien acaricia al perrito que ladra triste antes de que corriera detrás de el auto.

"Vamos, ella ya no te ama pequeño."

Dejándolo en el suelo, Elizabeth se agachó para ponerle la correa al perrito, pero de repente sintió un golpe en la espalda.

Volteando a ver qué había pasado, ella vió a un hombre con muchas bolsas de papel y platicó en las manos.

Una de ellas se le había caído golpeandola.

"Oye, porque no tienes más cuidado?"

"Es que no tienes ojos en la cara o que?"

Gritó Elizabeth molesta porque de verdad estaba adolorida.

La bolsa contenía libros pesados.

"Oh disculpame, no te vi allá abajo."

Respondió una hermosa voz masculina.

"Pero tú deberías tener cuidado en no estorbar en la vía donde la gente común camina."

Replicó el hombre tratando de maniobrar con las bolsas e intentar recoger la que se había caído.

Elizabeth no se deja amedrentar por nadie, por lo que poniéndose de pie, pateó la bolsa y los libros a la calle .

Con la otra mano le tiró otras bolsa que el hombre traía.

"Tienes razón, tú eres gente ordinaria y común, pero yo no."

"Por eso deberías tener más cuidado cuando haces tu trabajo de repartidor o de cargador."

Replica con mordacidad la niña.

"Ahora déjame pasar que ya perdí demasiado tiempo viendo tu horrible cara."

Elizabeth emplea su tono mas despectivo y enfadado con el molestó hombre.

Ella le dedicó una última mirada burlona antes de caminar a la puerta con Pigmeo en brazos.

Aunque la niña le había dicho al chico que tenía una cara fea, a decir verdad, cuando lo vió mejor, él era muy apuesto.

Y posee un aura parecida a la de Edward.

Al ver que ese hombre también intentaba entrar al edificio, la niña le cerró la puerta en la cara.

Elizabeth subió feliz a ver a Edward quien recibió encantado los recibió.

La fecha para que Edward entrara a la cárcel se acercaba y él estaba cada vez más y más intranquilo.

Solo, en ese gran y lujoso departamento, Edward meditaba en todo lo que había pasado con Emily, con Lucy, con sus amigos, con su abuela, con su hermana y con su padre.

Se sentía más solo que nunca...

También tenía una sensación amarga por lo que experimentaría en la cárcel.

El hombre encendió un cigarro y se puso a fumar.

Deseaba poder hablar con alguien sinceramente y ese alguien ya no quería verlo nunca más.

Este era por mucho su momento más oscuro y difícil.

Tal vez se comparaba con la vez que lo habían secuestrado de niño.

Pensó que sería feliz con Lucy como antes, pero después de que ella regresó comenzó a reflexionar en su relación antes y como era ahora ella.

Tal vez había pasado por alto muchas cosas al estar ocupado todo el día en la empresa mientras Lucy estaba a su lado apoyándolo.

Juntos habían hecho mucho más dinero y negocios exitosos.

Salian a cenar juntos a lugares glamorosos, le daba pequeños y caros regalos, siempre viajaban cómodamente en autos costosos, salían de vacaciones a muchos lugares exclusivos...

Edward quería malcriar mucho a Lucy por lo que había hecho ella hace mucho tiempo por él, pero ahora...

Ahora tenía que admitir que su abuela tal vez tenía razón en cuanto a Lucy, pero Edward no quería admitirlo.

Se resistía a creerlo.

"Aahhh...."

Edward suspiró echando la cabeza hacía atrás y cerró los ojos para poder recordarla...

Ella no lo había buscado, él la había buscado.

Ella no lo hacía daño, él si le habia hecho mucho daño.

Ella no lo amenazaba ni lo amenazó antes, a pesar de todo el daño que le hizo, pero él si lo había hecho.

Él la forzó a ser así y ella reaccionó ante eso...

Edward rechazó muchas veces la bondad de ella.

Se aprovechó de ella descaradamente muchas veces!

Una idea pasó por la mente de Edward, quien tomó el celular para buscar el día en que se realizaría el concierto al que Emily asistiría.

"Emily, no estás emocionada?"

Gritó feliz Flora.

Dániel quien esta con ellas se entristeció un poco porque él no podría ir al concierto con su amada chica.

Pero tenía una sorpresa para Emily.

Y se la daría en ese momento para poder ver una sonrisa en su rostro de nuevo.

Emily había estado todos los días en casa de James pintando con los audífonos puestos, absorta en su mundo, en sus pensamientos y en su música.

Repetía una y otra vez su canción favorita...

Las lágrimas se agolpaban en sus ojos, pues ella podía sentir todo el enojo, la tristeza, felicidad que se mezclaban dentro de ella haciéndola sufrir.

Todos esos sentimientos se unían en esa canción, su canción.

Que aunque estaba en coreano ella sentía que hablaba de su vida de algún modo.

La niña pintaba hasta cansarse, por lo que comenzó a adelgazar todavía más porque no tenía ganas de comer nada ni de preparar ningún té.

Ella creyó que después de haber demandado a Edward se sentiría mejor, pero no había sido así.

Edward entraba en su corazón pero luego salía de el, destrozandolo por completo.

Ella sentía algo muy fuerte por Edward pero quería obligarse a negarlo.

También sentía algo por Dániel y eso la confundía aún más.

Era como si eligiera al chico malo de la película sobre el chico bueno.

Y todas las chicas le dijeran que era una tonta por elegir al que la trataba mal sobre el que la trataba bien.

Emily apenas hablaba con su familia después del episodio del secuestro de Tommy.

Paul no la había vuelto a contactar después de eso.

Era como si hubiera desaparecido y Tommy evolucionaba bien en el hospital.

Teresse se había salvado por poco, pero la habían tenido que dejar en coma inducido su estado tan grave...

Esas noticias de parte de Dániel la alegró pero ahora ella pensaba mucho en todo lo que la abuela le había dicho, en su familia escondida y en su hermano.

Sentía que tenía demasiado en que pensar en tan poco tiempo.

"Emily, me oyes?"

Volvió a repetir Flora.

Está vez ella le tocó el hombro, Emily volteó a verla saliendo de sus cavilaciones.

"Perdón, que decías?"

Preguntó Emily en voz baja mirandola con ojos tristes.

"Ay Emily!"

"Te sientes mal ?"

Preguntó Dániel.

"No, es solo que todo esto..."

"Y bueno..."

"Debería vender este boleto VIP."

Aseveró la niña algo melancólica.

"Tal vez subastarlo."

Dániel la abrazó antes de levantare la cara para que lo viera a los ojos.

"Tu te ganaste ese boleto, es tu grupo favorito."

"No se presentaran otra vez en mucho tiempo y debes ir."

"Además, tengo un regalo para ti."

Dániel es firme con sus palabras.

Él puso una bolsa en las piernas.

Emily, con curiosidad sacó lo que había adentro.

"Un lightstick oficial de Red Velvet y esto parece ser..."

"No de verdad?"

"Parece un disfraz de mi Bias* wendy!"

Emily sacó el pequeño y hermoso vestido con medias y zapatos.

La niña esta fascinada!

"Cómo lo conseguiste?"

Preguntó Emily antes de rodearlo con sus brazos saltando hacia él para darle un beso enorme.

Ese regalo si que la había puesto muy feliz!

"Emily, muéstranos como te ves con el disfraz y aclárame que es Bias*"

Pidió Flora pues no entendía que era eso.

Dániel solo gozaba de los mimos de Emily.

"Ahora regreso."

Comentó extasiada Emily.

"Y Bias* es el miembro favorito de tu grupo de música."

"Wendy es mi Bias*"

Respondo Emily antes de correr a cambiarse al baño.

Cuando salió, lucía hermosa como siempre y se veia más joven con ese vestido.

Emily incluso se había puesto unos pupilentes que le agrandan los ojos como si fuera una figura de anime!

Encantada por el vestido y como se veía con el, Emily se sintió emocionada y feliz por tener la oportunidad de ir a ese concierto.

Pero tambien se sintió abrigada y feliz en este momento tan amargo.

Dániel y su familia entera la apoyaba y reconfortaba.

Ya no podía esperar para que llegara el día del concierto!

El fandom* ReVeluv había vuelto loco a la ciudad pues el concierto era ese día por la tarde.

Los noticiero habían dejado de transmitir noticias acerca de la demanda y encarcelamiento de Edward.

Ahora fijaban su atención entera en ese concierto y las chicas de Red Velvet.

Decían cuando habían comenzado su carrera, sus integrantes, edades, mayores éxitos, sus solos, comebacks* y notas interesantes de ellas.

Todas las niñas de la ciudad estaban emocionadas porque verian a sus Idols en vivo!

Los chicos esperaban ansiosos por verlas pues todas son tan hermosas, tiernas y bellas!

Por todos lados cerca del gran auditorio donde se llevaría a cabo el concierto, se podía ver mercancía del grupo.

Figuras de peluche de las cinco miembros del grupo, regalos para ellas, tazas, ropa con sus fotos, gorras, lightsticks, plumas, muñecas de ellas y mucho más.

Las afortunadas personas que habían podido comprar boletos para ese concierto hacían filas enormes en las calles aledañas al auditorio para ingresar.

Mientras hacían fila se podía escuchar a todas las personas cantando las canciones más representativas del grupo Red Velvet.

Algunas cantaban mejor y otras intentaban cantar en coreano, pues les resultaba muy difícil.

Emily no tuvo que hacer fila por tener el pase VIP.

La niña pudo entrar faltando solo una hora para el concierto.

Dentro del lugar, ella se maravilló con el escenario, el decorado, las luces, la gente, todo era muy hermoso!

Todo era muy festivo y colorido!

Todos los asistentes coreaban al unísono el nombre del grupo y de las chicas.

Todos gritaban de felicidad, silbaban y era simplemente maravilloso!

Su lugar para el concierto no era menos impresionante pues el manager le había arreglado un mini version de la casa que ella habia diseñado.

Con un sillón y decoraciones parecidas!

Ella agradeció infinitamente ese gesto.

La niña pudo notar que tenía la mejor vista del escenario y de todo el auditorio.

Solo había cuatro personas más en el área VIP.

Todas tienen una especie de panel de discreción que no permitía que los otros VIPS se vieran entre si.

Era como tener una experiencia más privada en ese concierto.

Ni siquiera los de primera fila podían verlos.

En esa mini sala, Emily encontró una pequeña botella de agua, algunos souvenirs y lo mejor de todo, lo que la hizo alucinar y gritar de felicidad cuando por fin pudo verlo con claridad.

Tenia una foto de las chicas en su último Comeback juntas!

Además estaba autografiada por todas las miembros del grupo!

Emily la guardaría como un tesoro.

Fue bueno que nadie la viera, pues ella había gritado tan fuerte y brincado como una niña pequeña a la que se le había cumplido un deseo!

Las luces se apagaban y encendían motivando a la gente a aplaudir para que ya comenzara el concierto.

De repente las luces se centraron en el escenario y la música comenzó a sonar.

"No lo puedo creer!"

"Ya va a comenzar!"

Emily se tomó mil selfies y transmitió brevemente un live en sus redes para mostrarles el inicio del concierto.

Pudo ver todas las reacciones de sus amigos en su live.

Dániel ponía caritas tristes al no estar con ella.

Flora y Ryan le mandaban besos y le decían que no gritara tanto o perdería la voz al otro día.

La abuela reaccionó a una foto de ella y le puso "me gusta."

Elizabeth le mando un "me gusta" también.

James y Maggie decían que la envidiaban a morir, que disfrutarán mucho, que consiguiera autografos para todos.

También le cuestionaban si tenía pase para el Back Stage, para conocer a las chicas, que si sabía algo de coreano...

Después de mil mensajes más sin poder leer y responder a todos, Emily decidió dedicar su entera atención al concierto y lo que pasaba.

Se tomó una última selfie de ella sentada luciendo su vestido antes de guardar su celular.

Estaba nerviosa, ansiosa, feliz, expectante.

Todas sus emociones se concentraban en su estómago y piernas, las que sentía como de gelatina.

De repente una sombra negra pasó frente es ella.

Emily solo pudo distinguir a un hombre con gorra que caminaba rápidamente hacia a un costado de el escenario.

Pero cuando Emily llegó al lugar había visto a muchos técnicos y gente de seguridad vestidos de negro con esas exactas gorras así que no se preocupó más.

Sentada en ese sillón, en esa mini sala la sorprendió la penumbra cuando apagaron las luces.

Todo el estadio de iluminó con las luces de los lightsticks.

Las chicas del grupo hicieron su aparición en en el escenario y todo el auditorio gritó al unísono.

Pronto todos cantaban las primeras canciones del grupo.

Emily incluso podía bailar al ritmo de las integrantes del grupo!

La niña le agradecía mucho más a Dániel por haberla convencido al final de ir y no haber vendido el pase.

Ella agitaba el lightstick encendido y podía sentir el aire y el movimiento de las chicas en el escenario.

Simplemente era maravillosamente fabuloso el espectáculo!

Emily canta a todo pulmón mientras mira como todo el auditorio tambien canta al unísono junto con las chicas del grupo Red Velvet.

Varios hombres más pasaron de lado a lado como si buscarán algo, pero ella pensó que al ser parte del staff, estarían solucionando algo relacionado con el show.

Los paneles comenzaron a moverse pero ella lo ignoró porque estaba cantando mientras brincaba en el mini sillón otra de sus canciones favoritas "Peek a Boo."

Intentaba imitar la coreografía de las chicas mientras reía y cantaba.

Al estar tan metida en el concierto, la niña no se dió cuenta que una sombra oscura la observaba muy cerca y se acercaba más y más a ella.

La sombre tenía una sonrisa en su rostro aunque por la oscuridad no se notaba.

Emily encendió la pequeña lámpara que había en su sala privada para tomar un poco de agua y notó a alguien cerca de ella.

Tal vez era alguien del staff viendo el show con ella o tal vez no...

El hombre caminó hacia ella...

De repente la luz de la lámpara se apagó....

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión.

*Bias- miembro favorito de algún grupo de K-pop.

*Comeback- una canción nueva que lanaza un grupo de K-pop.

*Lightstick- lámparas portátiles con formas diferentes que distinguen a un grupo.

*Fandom- club de fans.