El Prohibido Amor de un CEO El Premio

sprite

Leer El Prohibido Amor de un CEO novela El Premio de Liliana Situ

En El Prohibido Amor de un CEO El Premio, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En El Premio, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee El Prohibido Amor de un CEO El Premio del autor Liliana Situ en readerexp.com

"Su atención, por favor."

"Les pedimos a todos que se acerquen un momento a la sala Lounge!"

"Tenemos varios anuncios que darles y comenzaremos el concurso de disfraces."

Emily salió junto con Dorian de la habitación de Karaoke y se dirigieron a la sala Lounge.

Momentáneamente se habían apagado los karaokes y los videojuegos se pausaron.

La música en la pista se detuvo y todos los invitados se reunieron en la sala.

"Tenemos muchos disfraces increíbles esta noche, por eso hemos seleccionado los finalistas."

"Por favor a los que mencionemos acerquense a nosotros para que elijamos ganadores."

Varias parejas se pusieron frente a los invitados.

Pero de entre todas, Emily y Dorian sobresalían y todos los eligieron ganadores.

Carl junto con la Jefa de departamento y ahora Directiva General del Departamento de Diseño les felicitaron.

Como premio obtuvieron un fin de semana en una playa cercana, todo incluido para dos personas.

Emily estaba encantada y Dorian la besó, lo que causó que todos les aplaudieran y silbaran.

Emily apenada lo apartó y fue a sentarse en un sillón.

"A partir de ahora se lanza la convocatoria para elegir diseño de nuestro Logotipo que distinga a nuestra empresa."

"El ganador o ganadora podrá llevarse además un premio en efectivo."

Hablaba por micrófono la Jefa de Emily mientras Carl se colocaba su máscara de Anonymous.

"Así que pongan a trabajar su ingenio y el lunes colocaremos las bases e inscripciones."

"Suerte a todos."

"Pueden seguir disfrutando la fiesta, pero a las 5 am se cerrará la sucursal."

"Por lo mientras diviertanse y el lunes los esperamos en horario habitual para trabajar!"

Dijo Carl con ánimo y todos regresaron a sus actividades.

La música volvió a sonar y los ruidos de los videojuegos y jugadores volvieron escucharse.

"Emily, ven, tengo una idea para el logotipo de tu empresa, quieres verlo?"

Emily sabía que Dorian era muy bueno dibujando y diseñando.

Así que fascinada y entusiasmada por poder ganar el privilegio de que su diseño distinguiera a la empresa, le dijo que si.

Ambos fueron a un cubículo de dibujo en el segundo piso.

A su paso todos los felicitaban.

Las chicas discretamente le colocaban papelitos con sus números de celular a Dorian en los bolsillos de sus pantalones.

Una puerta se abrió.

Flora y Ryan entraron al departamento.

Ambos habían estado nerviosos en el trayecto y ninguno había hablado nada.

El departamento de Ryan era muy acogedor, limpio y espacioso.

La música comenzó a sonar y Ryan de apresuró apagarla.

"Perdona, la programo para que me acompañe cuando llegó del trabajo."

"Sarah no vive contigo Ryan?"

"No, ella vive en otro lado cerca de su mamá que está enferma."

No era ostentoso su departamento pero si lujoso.

Los sillones cafés mullidos con una, cocina amplia.

Muebles que adornaban el departamento y una vitrina.

En ella Flora pudo apreciar logros y fotografías de Ryan.

Una foto le llamó la atención y se acercó a verla.

Eran Emily y Ryan juntos.

sonriendo y felices en una competencia en la escuela.

Ryan había puesto agua para café, o té o algo, porque no sabía que hacer para tratar de calmarse.

"Ryan...creo que debemos hablar."

Dijo Flora y se sentó en un rincón del sillón.

"De acuerdo, lo primero es que nunca he amado a Sarah."

Se sinceró Ryan.

"Entonces...tu y ella..."

"No son novios?"

Preguntó ansiosa Flora.

"Es complicado Flora."

"Un día yo me emborraché..."

"Y amanecimos juntos."

Dijo apenado Ryan.

"Pero entonces que sientes por ella Ryan?"

Volvió a preguntar Flora.

"Creo que me siento culpable o responsable de ella solamente..."

"Ella no es mi tipo para nada."

Dijo Ryan suspirando.

"Ryan, quiero decirte que desde ese beso en el hospital me enamoré de ti."

"Pero tengo miedo."

También de sinceró Flora.

Ella trataba de ser lo más honesta y transparente en sus sentimientos hacia Él.

"Yo igual Flora."

"Y quiero que estemos juntos."

"ya perdí a alguien una vez por esconder mis sentimientos."

Ryan de acercó a Flora.

" Ya no quiero que vuelva a pasar."

Ryan tomó en brazos a Flora.

"Ryan..."

Flora lo abrazó rodeandole el torso con sus delicadas manos.

"Yo igual siento algo por ti, algo que nunca sentí antes..."

Flora lo miraba directamente a los ojos.

"Cuando estaba comprometida con Edward yo era muy egoísta."

"Solo quería una vida de lujos, aunque no hubiera amor en mi matrimonio."

Flora bajo la mirada apenada con su actitud del pasado.

"Pero ahora después de pasar por todo lo que pasé, quiero amar..."

"Quiero amarte Ryan."

Dijo Flora acariciando su espalda marcada.

"Tu me salvaste esa vez Ryan."

"Me ayudaste y nos haz ayudado con nuestro padre."

"Aunque sé que tú quieres Emily..."

"Yo comence a sentir algo por ti desde que visitas a mi padre en el hospital."

Flora enterró la cabeza en el pecho fuerte de Ryan.

"Flora..."

Ryan le acariciaba su cabello y le levantó el mentón para besarla como tanto lo ansiaba.

Los dos dejaron de pensar con sus mentes.

Dejaron que sus manos y labios pensaran por ellos.

Sin afrodisíacos.

Sin alcohol de por medio.

Sin chantajes.

Solo le dieron permiso al intenso deseo que ambos sentían de amarse libtem.

La pasión consensuada y romántica reinó en esa habitación.

La ropa esparcida por todo el piso solo indicaba que un hombre y una mujer estaban en un buen momento de sexo ardiente.

Enrededados en el sillón, Ryan abrazaba a Flora mientras le besaba lentamente todo el cuerpo.

Ambos disfrutaban de sus sensuales caricias.

Explorandose por primera vez.

Suspirando, jadeando...

Sus manos tenían vida propia y acariciaban, tocaban, penetraban...

Ryan cargo a Flora para poder continuar en la cama dónde solo se escuchaban sus gemidos y respiraciones agitadas.

Para sorpresa de Ryan, Flora era virgen.

El joven descubrió esto cuando entró en ella y su miembro se tiño de rojo sangre.

Flora le había entregado su virginidad a Él.

Ryan de sintió increíblemente afortunado y sus embestidas fueron más gentiles.

Sus cuerpos se reconocieron y se amoldaron a la perfección.

Los gemidos casi inaudibles al principio se convirtieron en gritos de felicidad cuando ambos tuvieron un orgasmo simultáneo.

Sus labios no se separaron después de ese momento de placer conjunto.

Ellos querían más.

Sus cuerpos los apremiaban por más...

La mujer que se parecía a Lucy acechaba a Edward.

Edward seguía de cerca a Emily, quien de la mano de Dorian subía las escaleras.

La mujer se acercó a Él y por detrás susurró.

"Hola mi amor."

Esas palabras dejaron a Edward frío.

Él rápidamente volteó a ver a la mujer detrás suyo.

Edward le quitó la máscara con dedos temblorosos y si...

Si era su Lucy!

De repente, la luz se apagó en todo el edificio y todos los invitados gritaron.

Las luces de los celulares pronto alumbraron todas las área.

Edward abrazó a la mujer que tenía frente a Él.

En el fondo de su corazón, de su mente y alma, Él esperaba que ella hubiera sobrevivido al accidente.

Edward anhelaba que ella regresara a Él, para casarse con ella.

Sin importar la opinion de la familia Situ.

Dorian abrazó a Emily y ambos alumbrados por la linterna del celular de Emily terminaron de subir las escaleras.

Dorian abrió la puerta de un cubículo para que ambos pudieran entrar.

Dorian sudaba pero sabía que el apagón era la señal prevista para que pusiera manos a la obra.

Dorian empujó a Emily contra la pared y se quitó el antifaz de los ojos.

Después la recargó en la resistente mesa de dibujo y comenzó a besarla.

En una ventana frente al edificio de diseño, un hombre observaba y filmaba todo lo que pasaba en ese cubículo con una cámara de visión nocturna.

La luz regresó y Emily pudo ver a Dorian que respiraba agitado y parecía transformado.

"Dorian...que pasa?"

Cuestionó Emily con el ceño fruncido.

"Emily, estoy realmente cansado de ser tu novio solo de besos y abrazos."

"Quiero más de ti."

"Y quieras o no me lo vas a dar."

Emily se sorprendió por las duras palabras de Dorian.

Ella observo como Él tomaba un líquido de un pequeño frasco para después besarla con mucha rudeza.

Un líquido dulce pasó por su boca y ella lo saboreó.

Dorian comenzó a desgarrale el escaso disfraz para poder violarla.

"No Dorian!"

"Porque?"

"No, por favor, detente Dorian!"

Dorian no la escucharía.

Le sostuvo ambas manos por arriba de su cabeza con una de sus fuertes manos.

Dorian la observó como poseído por algo para después darle una fuerte bofetada.

Emily sintió en ese momento más que solo dolor físico.

Ella en verdad había comenzado a amar a Dorian.

Y ella ahora podía ver al verdadero Dorian.

Emily realmente llegó a creer que por fin sería feliz al lado de Dorian.

Y que Él la protegería de Edward.

Y poder así acabar con su historia de horror con Él.

Pero ahora estaba atrapada con un aterrador Dorian en ese cubículo...

Lejos de todos y nadie podría salvarla.

Dorian ató las manos de Emily con unas tiras plásticas que, convenientemente, encontró en el escritorio junto a ellos.

Le abrió las piernas de Emily con sus manos para que no lo pateara.

Y se colocó en medio de ella para que no se moviera.

"No te resistas Emily."

"Se muy bien que ya no eres virgen."

Habló amenazadora mente Dorian

"Todos en la ciudad nos enteramos de que la sesión de sexo crudo que tuviste con Edward Situ."

"Y si Él pudo disfrutar de ti, yo también quiero hacerlo."

"Quiero comprobar que tan buena eres para coger Emily."

Emily lloraba indefensa ante Dorian.

Sin embargo su cuerpo comenzó a calentarse por el maldito afrodisíaco que le había pasado Dorian con el beso.

"Que me pasa?"

"porque me siento así?"

"Que me diste Dorian?"

Preguntó Emily agitándose y sintiendose muy acalorada.

"Solo te di algo para que seas más complaciente Emily..."

"No...déjame..."

"mmhh...no me muerdas Dorian!"

"No por favor..."

"No de nuevo no.."

Mientras Emily intentaba luchar contra Dorian y las sensaciones inducidas, Edward se llevaba a la mujer en brazos.

La había cargado para alejarse de todos.

Cuando estuvieron en un lugar apartado le quitó de nuevo la máscara.

Sus ojos tenían un poco de lágrimas pues creía que Lucy.

Edward creía que su Lucy había regresado por fin a Él y ambos serían felices.

Pero no era ella!

Como podía ser posible si apenas un segundo antes si era Lucy?

Entonces la otra mujer lo abrazó y dijo.

"Hola guapo!"

"Quieres que nos divirtamos tu y yo?"

"Es una trampa!"

"Emily!"

Pensó rápidamente Edward.

Apartando los brazos de la mujer, Edward corrió al segundo piso.

Ahí es donde recordaba que se dirigían Dorian y Emily.

Edward pronto escuchó los gritos de ayuda de Emily, seguidos de gritos y quejidos de Dorian.

La irá inundó a Edward y recorriendo el pasillo con paso enérgico no tardó mucho en encontrar el cubículo correcto.

Pero estaba cerrado por dentro.

Pateó la puerta varias veces hasta que se rompió y entonces los vió.

Edward aún llevaba el disfraz y la máscara por lo que Dorian lo volteó a ver enfadado y sorprendido.

"Lárgate idiota!"

"Que no ves que estamos ocupados?"

"Búscate tu propio cubículo!"

Gritó Dorian molesto al ser interrumpido.

"Ayudame, por favor, por favor!"

Emily rogó lastimeramente al hombre.

Ella le mostró las manos amarradas y siguió suplicando por ayuda.

Dorian le tapó la boca con una de sus manos.

Sin posibilidad de nada, Emily cerró los ojos.

Sintió que era el fin para ella y dejó que sus lágrimas fluyeran por su rostro libremente.

Edward se acercó a Dorian y le dió un puñetazo en la cara.

Dorian cayó al suelo por el impacto del golpe.

Pero se recuperó de inmediato para comenzar una pelea con Edward.

Emily pudo soltarse las manos mordiendo un poco los plásticos que la amarraban.

Ella se escondió en un rincón apartado de los dos hombres que se golpeaban.

"Que interesante."

Dijo el espía de Carl quien filmaba todo.

Emily se agazapó en el suelo pegada a la pared observandolos.

Ella estaba muy afectada por todo.

Dorian por los efectos del afrodisíaco, estaba más ansioso y golpeaba más duro a Edward.

Edward solo estaba jugando con Dorian, pues quería probar a Emily.

En un momento un arma rodó hacia ella y Dorian derribó a Edward.

Emily miró el arma a sus pies y a Dorian dirigirse para tomarla.

Él quería matar al sujeto del overol rojo y terminar su satisfactorio trabajo con Emily.

Pero Ella tomó rápidamente el arma y corrió al otro lado.

"Dame el arma Emily, obedece ahora!"

"No.. Dorian, vete, por favor!"

"No diré nada de lo que pasó entre tú y yo, solo vete!"

Dijo nerviosa Emily.

"Damela ya estúpida chica!"

"Tu no eres nadie para mandar aquí!"

"Debo hacer esto por el bien de mi hermano."

El sujeto del overol estaba en el suelo inmóvil solo escuchando y observando lo que las dos personas discutían.

Emily apuntó el arma hacía Dorian y sus manos temblaban.

"Largo, no quiero dispararte Dorian."

"Solo lárgate y no te me vuelvas a acercar nunca mas."

"Hemos terminado!"

Gritó furiosa Emily.

Dorian enojado por la terquedad de la chica caminó hacia ella para arrebatarle el arma de la mano.

Justo en ese instante el sujeto tirado en el suelo agarró con sus manos las piernas de Dorian, lo que hizo que se cayera.

Emily aún seguía apuntándole y Edward comenzó a golpear la cara Dorian para su satisfacción.

Cuando se canso de golpearlo, se levantó y tranquilamente le quitó el arma de las manos a Emily.

Con mano firme Edward le disparó varias veces a Dorian.

La sangre roja pronto formó un charco en el piso.

Emily se cubrió la boca con las manos y creyó desmayarse por la impresionante escena.

Pero ella solo comenzó a llorar de nuevo.

"Porque lo hiciste?"

"Te encerrarán en la cárcel por matarlo!"

Edward se acercó a la sollozante chica que lo miraba con los ojos completamente abiertos por el miedo.

Él se puso intimidante frente a ella.

Su ropa estaba desgarrada y tenía una mejilla roja e inflamada por la bofetada que Dorian le había dado.

Se veía asustada y sus ojos estaban muy rojos por llorar tanto.

Eso la hacía ver más vulnerable.

Despacio se quitó la máscara y ella lo pudo ver.

"Edward!"

Emily gritó y está vez ella sí se desmayó.

Edward la atrapó antes de que cayera al suelo.

La cargó hasta el sillón para recostarla en el.

Edward sacó su celular y marcó un número largo.

"Daniel, que descubriste?"

Preguntó Edward.

"El vídeo fue manipulado Edward."

"Te estoy enviando el original sin ediciones."

"Sin embargo el grito del final si es auténtico, pero fue agregado al último. "

"Además, creo que alguien te lo envió para distraerte."

"Tú qué opinas?"

Cuestionó Daniel a su amigo.

"Puede ser Daniel, gracias."

Edward colgó la llamada y recibió el vídeo original en su celular..

No eran ni Emily ni Dorian.

Era la chica de las fotos que le había enviado su inútil aprendiz de espía.

Con esta información Edward en sus manos, Edward suspiró aliviado.

Ahora Él debía sacar a Emily de ahí sin ser visto.

Se quitó el disfraz y se lo puso a Emily junto con la máscara.

Él tomó un traje de pintor blanco que encontró en una caja y se lo puso.

Junto con una máscara blanca contra gases de pintura, cubrió su rostro casi por completo.

Limpió con una tela empapada de un líquido los lugares donde Él y Emily habían tocado.

De ese modo, las únicas huellas que se encontrarán en ese cubículo fueran las de Dorian.

Se guardó su arma y cargó a Emily para salir del edificio.

Maggie cenaba con su novio y recordaba la maravillosa plática que había tenido con James y suspiró.

"Que tal te fue en la entrevista con el artista?"

Cuestionó su novio a Maggie.

"Muy bien!"

"Ahora solo me falta tomar fotos de algunas obras suyas en el museo y podré entregar mi artículo."

"Quedé de verlo mañana por la mañana para que me explique a detalle..."

Dijo Maggie muy concentrada en sus notas.

"Lo verás mañana también?"

Preguntó de nuevo su novio.

"Si mi amor, es mi trabajo.."

"Ajá...y después comerás con Él otra vez?"

Cuestionó cada vez más molesto su novio.

"Puede ser, tengo que..."

Golpeando la mesa con el puño el novio de Maggie dijo muy enojado.

"No, te prohíbo que lo vuelvas a ver a solas."

Declaró su novio.

"Disculpa?"

Maggie estaba estupefacta.

"Me escuchaste bien Maggie."

"O voy contigo o no vas?"

"Pero es trabajo mi amor...porque te pones así?"

Maggie trató de tranquilizarlo.

"Porque es demasiado considerado no lo crees Maggie?"

Dijo su celoso su novio.

"Apenas lo conozco..no tienes porque..."

"Precisamente por eso Maggie!"

"Porque te invito a comer si apenas te conoce?"

Preguntó enfadado el chico.

"Sabes que, olvídalo, me voy.,"

"Háblame cuando madures y no seas tan infantil."

Le dijo Maggie levantándose para salir del restaurante.

No quería quedarse ni un minuto más con Él.

"Quién se ha creído?"

"No soy su posesión, ni soy su empleada para que me prohíba cosas."

Enojada encendió su auto y se fue a su departamento.

Edward salió sin problemas del edificio, pues nadie les prestó atención.

Metió a Emily en una camioneta blanca y feliz arrancó hacia su departamento.

"Que pasó?"

Carl cuestionó a Lucy.

"Edward mató a Dorian."

"Cómo los encontró tan rápido?"

"La chica que contrataste habló y se quitó la máscara."

"Edward pudo ver qué no era yo."

Dijo Lucy.

"Liquidala."

"Ya lo hice Carl."

"Al menos tenemos la grabación del espía."

Dijo fastidiada Lucy.

"Así es mi amor, vamonos ya."

"No queda más por hacer aquí."

Carl la abrazó.

"Si, quiero descansar y ducharme."

"Está sangre falsa está muy pegajosa."

Dijo Lucy mirandose el cuerpo.

"Eres un fantasma muy sexy mi amor."

"Seguimos buscando el premio mayor?"

Cuestionó Carl a Lucy.

"Seguimos buscándolo mi amor..."

"Llévame a la villa y duchame, de acuerdo?"

Pidió dulcemente Lucy.

"Tus deseos son órdenes Lucy."

Respondió complaciente Carl.

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión.