El Prohibido Amor de un CEO Escoria Humana

sprite

El Prohibido Amor de un CEO novela Escoria Humana de Liliana Situ

En El Prohibido Amor de un CEO novela Escoria Humana autor Liliana Situ los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a El Prohibido Amor de un CEO Liliana Situ Escoria Humana en readerexp.com

"Maldito bastardo malnacido Jens!"

"Por tu culpa ahora toda la ciudad está buscándonos."

"Incluso hasta los que se supone eran mis amigos y contactos nos buscan."

"Nuestras cabezas tienen recompensa!"

Grita Jens quien está al lado de Larry mientras están casi sumergidos dentro de una pequeña laguna fangosa que no esta en uso.

En ese lugar se han estado escondiendo para camuflarse y no ser atrapados por todos los hombres de Máscara de Bronce y plateada.

"Y crees que a mi me gusta estar metido en esta mierda contigo idiota?"

"Echaste todo a perder!"

Maldice con voz un poco fuerte Larry porque no quiere llamar la atención.

"Tu única obligación Larry era cambiar a los ancianos por Lorelay!"

"No ponerte a negociar con Máscara Plateada, maldito cretino codicioso!"

Jens estaba super furioso por lo terrible que salió su intento de secuestrar a Lorelay junto con los viejos y las niñas para forzarla a que ceda a su nombre todas las empresas Situ.

"Ahora como vamos a salir de esta situación?"

Cuestiona Jens quien en toda su vida jamás se sintió tan humillado como ahora que esta agazapado en esa laguna casi sin agua, con barro hasta la cara y su fina ropa arruinada.

Junto con sus costosos zapatos y tiene toda su delicada piel asquerosa.

"Solo tengo un amigo que tal vez nos pueda ayudar, pero debemos movernos rápidamente..."

Resopla Larry con desenfado.

"Pero será por la noche y no podremos quitarnos el barro, será como una especie de camuflaje..."

Algo dentro de Jens se desconecta por lo que una ira asesina toma su control de sus acciones por completo.

Con sus sucias manos, Jens rodea el cuello flacucho de Larry para ahorcarlo.

"Te mataré gusano inservible!"

"Confíe en ti!"

"Te iba a pagar una obscena cantidad de dinero porque dijiste que eras infalible!"

"Ya nada importa..."

"Todo está arruinado y tu fuiste el culpable!"

"Todo es tu culpa!"

Jens aprieta más y más las manos pero al estar resbalosas sus manos el cuello de Larry no sufre tanto.

Incluso se esta riendo de ese hombre que intenta ahorcarlo.

Después de reírse un rato, Larry empuja con fuerza a Jens quien se sorprende, pues la fuerza no coincide con el físico de aquel delgaducho hombre.

Ambos hombres rodaron por el lodo hasta llegar al agua verde de la laguna.

Las aves que estaban bebiendo y nadando en el agua se alejaron volando al verlos caer.

Larry aprovecha que están cerca del agua para sumergir la cabeza de Jens para ahogarlo.

"Si quieres matar a alguien, hazlo bien hijo de puta!"

"Solo eres un riquillo inservible más que no puede hacer nada bien!"

Un hombre en la orilla los observa forcejear como chiquillos, una luz muy brillante deslumbra a Larry, por lo que deja de meterle la cabeza a Jens en el agua para agazaparse al darse cuenta de que alguien ya los ha descubierto.

Jens por su parte saca la cabeza antes de toser violentamente pues esta asqueado hasta la muerte pues como intentó gritar bajo el agua, algas, tierra, lodo y demás bacterias se le metieron a la boca provocándole nauseas y asco extremos.

"Si ya dejaron de jugar a sus guerritas como dos chiquillos estúpidos, me gustaría que salieran de esa mierda ahora."

Esa voz...

"Padre!

Grita Jens cuando ve al distinguidísimo Duque mayor, Aren Laersen quien observa con evidente asco a su futuro sucesor jugando con otro hombre en ese chiquero donde ambos se revolcaban.

"Ahora no me llames de ese modo, ya que no mereces llamarme padre con tu indigna boca y tu asquerosa apariencia!"

Exclama con odio y asco el duque Aren.

"De haber sabido que ibas a ser tan inútil como tu estúpida madre, no te hubiera dejado venir a arreglar este embrollo que tu hermana provocó!"

"Ven aquí en este instante y deja de jugar con la servidumbre que no es digno de un duque!"

Larry no se mueve del lugar donde esta agazapado, pues si alguien los escucha y ve, sería su fin, por eso prefería que fuera el fin de Jens y no de él.

Jens cabizbajo por las duras palabras de su padre se levanta del fango, camina unos pasos inciertos entre la porqueríabcon la cabeza llena de pequeñas cosas verdes y rojas.

Su ropa llenavpor completo de lodo, se ve tan deplorable, como si fuera un pordiosero a los ojos de su padre.

Sin valor para enfrentarlo a los ojos, Jens se coloca frente a su padre con los hombros hacia abajo en una actitud sumisa.

El inesperado golpe en el estómago hace que pierda el aire antes de encogerse por el dolor.

"Eres una desgracia para el apellido Laersen."

"El noble apellido Laersen tan cuidado por tantas generaciones y ahora ustedes, mis estúpidos hijos lo están degradando al extremo!"

Vocifera el duque Aren furioso y fastidiado.

"Levántate idiota."

"Te sentarás en el asiento trasero del auto el cual tendrá un plástico protector para que no manches nada."

"Quítate los zapatos y dejalos aquí."

"No pisaras mi inmaculado carro con esos zapatos llenos de mierda."

Jens camina todavía encogido de hombros agarrándose el estómago hacia el auto de su padre.

El chico puede ver al Duque colocar un plástico grande en el asiento trasero del auto.

El mismo plástico que el chofer usa para resguardar el auto del polvo cuando espera a su excelencia.

El chofer arranca el auto, el duque Aren se sienta en el asiento delantero mientras que asesina mil veces a su hijo con la mirada.

Jens se siente una completa mierda humana ante su mirada.

Larry se quedó agazapado todo el tiempo.

Hasta que los dos hombres se fueron él alza un poco la cabeza para intentar irse, pero justo cuando la alza, alguien lo encañona, por lo que Larry levanta las manos llenas de lodo sabiendo que esta derrotado.

"Hola idiota, la recompensa es nuestra, sal de esa porquería ahora."

Larry se levanta derrotado para caminar con los brazos en alto a la orilla en donde un auto viejo los espera para llevarlos al Coliseo.

"Desnudate, no queremos tu porquería en el auto."

Larry se rie por las palabras de ese hombre pues el auto se ve más sucio y destartalado que él mismo, pero de todos modos obedeció.

Un chorro de agua fría cae sobre su cabeza, empapándolo por completo y provocándole escalofríos por lo helada que esta.

Los hombres se rien del chico quien tiembla como una hoja seca en el viento.

Los hombres avientan un trapo sucio y grande a Jens para que cubra escasamente su diminuto miembro.

"Siéntate en el plástico de la cajuela."

"Ahí es donde viaja toda la basura como tú."

Larry hace lo que le ordenan sin protestar.

El chico esta pensando en como escapar de esa situación sin importarle que este desnudo.

Sin embargo, todo intento de fuga se vió anulado cuando los hombres lo amarran fuertemente las manos y los pies con cinta gris, de esas muy pegajosas de uso industrial.

Le cubrieron la boca, le pusieron una bolsa en la cabeza y como un desperdicio hediondo lo arrojaron a la cajuela con un notable asco.

Los tres hombres se rien felices pues saben que tienen buena suerte.

Ellos chocan las manos entre ellos y hablan a grandes voces acerca de como gastaran su parte de la cuantiosa recompensa.

Ya no hay esperanza alguna para Larry.

El auto se detiene en una villa modesta para los gustos refinados y exquisitos del duque, pero es el escondite perfecto para pasar desapercibido en ese país.

El duque Aren sabe perfectamente bien que no puede confiar algo tan importante a ninguno de sus inútiles hijos, los cuales se han encargado de arruinar todo por sus estúpidas decisiones.

Viendo la inutilidad de sus hijos, cuando Jens partió de Dinamarca, el duque también partió de su castillo para tener vigilado muy de cerca a su hijo.

Maldecía tanto el duque Aren el momento en que se fijó en su estúpida madre y no en la duquesa de Lerxel pero ahora no podía hacer nada para remediarlo.

Aneka ahora ya está casada con alguien adinerado que le ayudó un poco a sufragar la evidente y angustiosa crisis de las empresas Laersen.

Pero eso no es suficiente para que salieran de la zozobra que los embarga todos los días.

Algunas fábricas cerraron y se despidieron a los obreros sin pagarles, por lo que amenazaron con demandar a Aren por ese trato injusto.

Otras muchas otras empresas estan al borde de la quiebra todo por la prohibición de la CEO Lorelay Baek la cual también controla empresas Situ.

El Duque Aren está desesperado, por lo que hará hasta lo imposible para rogar por amnistía en el ambito empresarial.

Su patético hijo no fue de ayuda.

De ninguna jodida ayuda e incluso complicó las cosas mucho más de lo que estaban al principio.

Cuando ambos hombres descienden del auto, Aren ordena a su hijo que se desnude en el jardín, lo que hace de inmediato.

Un sirviente le entrega una bata de baño y unas sandalias para que pueda entrar a la casa.

El duque Aren le ordena que se de un baño a conciencia, cuando estuvo presentable, Jens se presenta en el despacho de su padre en esa casa.

Jens esta feliz al poder sumergirse en una tina de agua limpia para quitarse toda la suciedad que tiene acumulada por haber estado horas enterrado hasta los orejas en el lodo junto con esa escoria llamada Larry.

Jens tiene dos conflictos cuando por fin esta vestido apropiadamente con un traje costoso, zapatos de diseñador y peinado elegantemente.

El primero de los dos conflictos es como va a enfrentar a su padre, quien se veía bastante molesto con él.

El otro es que no sabía si lo iba a delatar o entregar a la máscara plateada.

Nervioso hasta los huesos, Jens toca ligeramente la puerta para entrar al despacho antes de que se abra revelando a su padre de pie frente a la cantina, preparándose un trago.

Aren le extiende un trago a su hijo, ambos bebieron un fino y caro whisky.

"A partir de ahora me encargaré de persuadir a quien sea para recuperar algo del patrimonio Laersen."

"Un patrimonio que fue creado hace tantos años por mis nobles antepasados y ahora se ve en peligro por las acciones de dos jóvenes estúpidos."

"Para colmo, todo se fue a la mierda debido a mis hijos y entre los dos casi me han arruinado."

"Solo espero que el marido de tu hermana la asesine, porque no tiene ninguna utilidad para mi en el futuro."

"Ese hombre pagó por ella bien, pero no es suficiente para cubrir las deudas que se generan por su culpa."

Jens sentía coraje y odio al escuchar hablar a su padre así.

Si bien es cierto que su padre nunca fue cariñoso con ellos, tampoco con su madre a la que golpeaba de forma brutal, escucharlo hablar asi le duele,pues después de todo, es su padre.

"Iré y me postrare con las abuelas y la jovencita esa junto con el heredero de los Situ para rogar clemencia."

"Tu serás mi regalo para ellos, pues ellos te buscan."

"Además quiero parte de la recompensa que ofrecen por tu cabeza."

El vaso que sostiene Jens se estrella contra el suelo después de escuchar las frías y calculadoras palabras de su padre, las cuales lo dejaron completamente atónito.

"Solo soy un articulo inanimado que puedas vender padre?"

"Ese es el amor que me demuestras?"

Cuestiona tenso y furioso Jens.

"No seas estúpido Jens, nunca sentí amor por ti, por tu estúpida madre que embarazo por idiota o por tu imbécil hermana."

"Yo siempre usé condón las pocas veces que llegue a follarla, por lo que ustedes realmente nunca fueron mis hijos."

Esa revelación hace que la boca y los ojos de Jens se abran completamente debido a esa revelación inaudita!

"Tu madre tuvo un amorío con mi primo lejano, que se parecía a mi bastante y aspiraba a ser el duque."

"Pero debido a la posición de tu madre, me convenía mantenerla a mi lado."

Declara fríamente Aren.

"Tu pita madre y mi primo se hicieron amantes, por lo que me hice el desentendido para que creyeran que en verdad me engañaban."

"Cuando ustedes nacieron maté a ese bastardo con mis propias manos delante de tu madre y la amenacé con que ustedes serían los siguientes en morir si ella insistía en irse o tener otro amante."

"Ella comprendió que debía portarse sumisa sabiendo que no tenia ninguna otra opción si quería que ustedes vivieran."

La cruel sonrisa y palabras de Aren hace apretar los puños debido a la rabia que inunda a Jens.

"Toda la familia veía como la trataba con amor y respeto cuando estábamos juntos, incluso algunas veces fuí cariñoso con ustedes, pero solo para cubrir las apariencias."

La puerta del despacho se abre completamente, unos hombres de negro, vestidos como una sombra entran y se quedan a espaldas de Jens quien mira con odio al que suponía era su padre.

Con los puños y la mandíbula apretados, Jens mira a su padre sonreir burlándose de Jens.

"Si no hubieras dejado que Aneka hiciera esa idiotez con Edward Situ, tal vez te hubiera heredado algo de las empresas Laersen, aunque solo hubiera sido una pequeña porción de ellas."

"A tu puta hermana tal vez le hubiera conseguido un hombre que la amara y no que la tratara como la mierda que es..."

Ese comentario fue demasiado para Jens, quien si ama a su hermanita y siempre lo ha hecho y siempre la ha defendido de su abusivo padre.

Perdiendo la cabeza, Jens corre para golpearlo en la cara con fuerza.

Aren les hace un gesto a los hombres para detenerlos pues quiere golpear él mismo a Jens pues quiere desquitar su furia por el engaño de su maldito esposa con su primo hijo de puta.

Ambos hombres se propinan puñetazos, patadas y cabezazos.

Uno de ellos manda a Jens al suelo pero Aren, pero el chico se levanta para darle un cabezazo a su padre el cual hace sangrar la nariz del duque, manchando su fino traje azul marino.

Hacía mucho tiempo que el duque Aren no peleaba a mano limpia, pero se mantiene en forma por cualquier imprevisto que su linaje no pudiera resolver.

Por lo que al sentir el hilo de sangre caer por su nariz hasta su boca, Aren se rie locamente antes de tomar con sus manos el cabello de Jens para azotar su cabeza contra el suelo varias veces.

Jens logra golpear el estómago de su padre para distraerlo.

Ambos hombres ruedan por el suelo bajo la atenta mirada de los hombres quienes no ayudan a ninguno de los dos.

"Suficiente los dos, no nos gusta ver espectáculos mediocres."

Exclama uno de los hombres de negro, quien esta cansado de verlos.

Los hombres sombra les apuntan con sus armas, por lo que los dos Laersen se levantan del suelo, despeinados, con la ropa rota y manchada de sangre, golpes en la cara y jadeantes mientras se asesinan con la mirada.

"Mi jefa odia los numeritos y ustedes acaba de hacer uno innecesariamente."

"Andando."

Aren trata de acomodarse lo mejor que puede su traje y cabello.

Jens hace lo mismo antes de caminar en silencio hacia la camioneta oscura blindada la cual está estacionada.

Las sombras le dan al duque Aren el maletín con la mitad de la recompensa.

Ella le indican que el demás dinero se lo daran cuando lleguen a su destino, pues su jefe les había dijo que quería hablar personalmente con el duque Aren Laersen.

Aren se sorprende al escuchar eso pero no puede negarse a nada pues ellos están armados y los superan en número.

Además, Aren necesita todo el dinero.

Después de cobrarlo e invertirlo en sus empresas iría a rogarle a la abuela Situ perdón en nombre de los Laersen.

Y a la abuela Freda por una condonación por los actos despreciables de sus bastardos hijos.

Mientras son conducidos en la camioneta, padre e hijo se maldicen el uno al otro.

Jens jura vengarse de su padre si sale vivo del lugar donde van.

Aren solo puede rogar que todo salga bien a él.

Una casa fastuosa se aprecia a la lejos, la camioneta entra por el camino de tierra que es flanqueada por vastos campos de plantas y flores.

Algunas flores son oriundas de Dinamarca.

La camioneta se detiene y hacen descender a los Laersen con malos modos.

En lo alto de la escalera yace una mujer hermosa vestida como si fuera una caricatura japonesa, con tez blanca, cabello de mil colores, pero el rosa fuerte predominaba en su larga cabellera.

Con una sonrisa de oreja a oreja, ojos color azul eléctrico, mejillas rosadas, la chica está ataviada con un vestido demasiado corto mostrando sus bellas y torneadas piernas.

"Caballeros, pasen por favor a mi mansión, los he estado esperando."

"Si me permiten, me gusta ser directa y tratar mis asuntos rápidamente, el tiempo es oro como comprenderán."

Aren concuerda con la chica.

"Conde Laersen, su dinero está en la camioneta."

"Me permite invitarlo a comer para discutir una posible alianza entre mis empresas y las suyas?"

"Entiendo que ahora usted está pasando por una mala racha y creo que podría beneficiarme una unión en el extranjero con la nobleza."

"Mis negocios no son legales y me gustaría que usted me ayudara a lavar mi dinero."

Aren toma la mano de la chica antes de besarla galantemente como siempre hace con todas las mujeres que le interesan de algún modo.

Tal vez, si tenía suerte podría meterla a su cama.

Esa imágen hace sonreír al hombre.

"Caballeros, vayamos a donde tengo la reservación."

"Verá usted conde mío, es un lugar demasiado exclusivo al cual pocas personas han tenido el honor de entrar."

"Es un lugar demasiado elitista y exclusivo para toda la demás gente."

"Solo alguien como nosotros, la realeza, tenemos acceso."

Aren esta fascinado con las palabras de la chica pues lo halaga debido a su posición importante.

De hecho, el Duque Laersen si es alguien muy importante, con cientos de años y linaje casi impecable, por lo que le perdonaba que le dijera conde a esa muñequita de la vida real.

Los hombres amarran las manos de Jens por la espalda antes de subirlo comocostal de papas a la cajuela, los hombres les abrieron las puertas al Duque y la chica quien subió de la mano del Duque Aren dejándole ver su cuerpo mientras sube.

Las camionetas arrancan, seguidas de varios autos blindados que los custodien todo el camino.

"Ya estas en camino mi angel de la muerte?"

"Así es, llegaremos en menos de cinco minutos, por favor ten lista mi reservación."

"Mi invitado esta ansioso por conocer el lugar."

Indica la chica vía celular.

Dos personas sonrien maquiavélicamente cuando la chica termina la comunicación celular.

"Eres mío Jens."

Declara alguien emocionado por obtener dulce y helada venganza!

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto!