El Prohibido Amor de un CEO Esto solo ha comenzado

sprite

Leer El Prohibido Amor de un CEO novela Esto solo ha comenzado

La novela El Prohibido Amor de un CEO Esto solo ha comenzado es muy buena. En Esto solo ha comenzado, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Liliana Situ , pero con el libro El Prohibido Amor de un CEO, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Liliana Situ es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la El Prohibido Amor de un CEO novela Esto solo ha comenzado en readerexp.com

"Conde, por favor, apresure su andar!"

La extraña chica guía de la mano al Duque Aren dentro de lo que parece un estadio.

El hombre se pregunta si ese lugar puede ser el restaurante elitista que ella lo describió.

Lorelay, Edward, James, Maggie, Ryan, Flora, las abuelas, David Mu y las nenas están en una habitación VIP observando cómodamente sentados rodeados de comida y bebida exquisita, pero ninguno tiene apetito para probar bocado alguno.

Teresse y Maggie juegan con las niñas quienes inundan la habitación con sus risas angelicales, arrancándoles sonrisas a todos los que están presentes.

Ryan y Flora están abrazados mirando a sus hermosas hijas jugar felices.

La pareja se siente afortunada porque ellas estén sanas y sin un rasguño.

Edward sonríe mientras acaricia la espalda de Lorelay quien aún está convaleciente.

Después de realizarle la transfusión de sangre y le dieran el fuerte elixir  para desintoxicarla de los efectos nocivos de los elixires de poder, Lorelay comenzó a recuperar su salud rápidamente.

Esos elixires fueron altamente efectivos en batallas donde el oponente es formidable, pero le hacen pagar al cuerpo un precio exorbitante.

El duque Aren aparece trastabillando en la arena, los reflectores se enfocan sobre él.

En una puerta el duque puede apreciar que unos hombres salieron arrastrando una silla en la cual está amarrado Jens.

Todos los adultos enfocan sus miradas hacía los dos hombres quienes estan en medio de la arena.

Cuando otra puerta se abre todos dirigen su mirada hacia Máscara de Bronce quien sale envuelto por humo blanco y música de rock pesado.

Todo un espectáculo!

"Bienvenidos distinguidos huéspedes!"

Grita Bruce con su voz distorsionada mientras extiende sus brazos.

"Ustedes ya deben conocerme, pero me presento por si es que no han escuchado de mi humilde persona."

"Soy Máscara de Bronce y reino en el inframundo en esta ciudad y en todas las ciudades del mundo."

"Ustedes vinieron aquí para meterse con gente muy poderosa."

"Tengo entendido que esa gente, empresarios que pagan sus cuotas conmigo no les habían hecho daño alguno en el pasado."

"Incluso tuvieron la osadía y el descaro de secuestrar a dos inocentes niñas para obligar a una mujer a cederles algo..."

"Eso es demasiado bajo para ustedes que dicen llamarse de la realeza con títulos nobiliarios y toda esa mierda, no lo creen?"

Aren y Jens miran al hombre vestido de negro absolutamente hablar como el maldito Rey del mundo que es.

"Tal vez ustedes puedan tratar de defenderse diciendo que no pensaban que todo esto se saldría de control."

"Que todo fue idea de Larry, la patética escoria humana que en este momento esta siendo torturado en uno de mis calabozos por mi personal altamente capacitado."

"Pero no, tengo mis medios para averiguar la verdad de todo lo que pasa en mi ciudad."

"Por favor que salga la pantalla para ver la función!"

"Atentos caballeros, porque esto les interesa!"

Las imágenes de Jens hablando con Larry aparecen en la enorme pantalla plana.

Padre e hijo se sorprenden al comprender que su conversación fue grabada en aquella casa en la cual Aren se sincero diciendole a Jens que no era su padre.

"Si entiendo bien, ustedes no son parientes."

"Pero tu siempre usaste a los hijos de tu esposa para mantenerla cautiva y dispuesta a soportar todas las palizas y golpes que le dieras, es correcto?"

Cuestiona Máscara hacía el duque.

El duque Aren guarda silencio mirando altivamente al hombre que esta frente a él.

Ese bastardo oscuro camina con garbo exudando poder a través de esa ropa negra y esa máscara extraña.

"La verdadera mierda eres tú duque Aren, quien se escuda en su título nobiliario para quedar impune de todas su bajezas."

"Como haber asesinado con tus propias manos a tu esposa cuando ella, harta de tus maltratos intentó huir cuando sus hijos ya eran adultos."

"Corrígeme si me equivoco por favor."

El duque quiere asesinar a ese hijo de puta!

"Que se siente saber que él hijo de puta que no solo asesinó a tu pobre madre quien soporto todo por ustedes, hijos ingratos, también asesinó a tu padre biológico?"

"Sabías que tu verdadero padre si los amo e intento salvar a tu madre de su muerte?"

"Que lastima que te enterarás tan tarde de todos los engaños del cobarde desgraciado frente a ti."

"Y solo por la posición social!"

Susurra Bruce malevolamete en el oído de Jens como un demonio.

Jens fulmina con la mirada al hombre frente a él.

Lo único que siente por él ahora es un odio intenso y una loca rabia asesina  vengativa.

"No quisieras que te libere de tus ataduras para darte la oportunidad de matarlo con tus propias manos?"

Cuestiona perversamente Bruce.

Tommy junto con Teresse se llevan a las niñas a una habitación dentro del coliseo donde han instalado juegos infantiles para ellas.

Nadie quiere que ellas vean lo que está a punto de ocurrir en la arena.

Elizabeth ya las espera en esa habitación, pues tampoco tiene ganas de ver sangre, por lo que recibe a las niñas feliz para que jueguen con todo los juguetes en la habitación.

Teresse se sienta junto a Elizabeth, ambas miran las caritas sonrientes de las nenas mientras piensan como seran sus futuros hijos.

"Teresse, que te gustaría que fuera tu bebe, niño o niña?"

Pregunta Elizabeth mientras ambas c colocan sus manos sobre sus estómagos aún planos.

"Quisiera un niño, porque será más fácil de criar."

"Le enseñaré a defenderse, a pelear, a ser un verdadero espía."

"Tommy le enseñará a hackear sistemas del gobierno y ambos lo amaremos mucho."

"En definitiva quiero un mini Tommy en mi vida."

Responde ilusionada la niña.

Tommy quien termina de ayudar a la pequeña Elise para que suba al brincolín inflable donde Elisbeth salta felizmente escucha sin querer la plática de las chicas, por lo que tiene que intervenir.

"Yo creo que sera una hermosa niña."

"Una niña tan femenina a la que adoraré porque será tan bella como tu Teresse."

"Mi hija tendrá mi inteligencia, pero ni de broma será espía!"

"Eso jamás!"

"Prefiero que sea modelo o empresaria como Lorelay, pero espía jamás!"

Declara con firmeza Tommy hacía su esposa.

"Esperaremos uno o dos años y tendremos un hijo para que ella sea la hermana mayor."

"Entonces, mi hijo seguirá mis pasos como el  mejor hacker del mundo y podrá ser un espía sombra."

Tommy besa a su esposa en la mejilla siniendo que ganó la discusión.

Pobrecito...

"Será un niño, estoy segura Tommy!"

"No quiero tener hijas porque estaremos preocupados por ella todo el tiempo!"

"En especial tu Tommy, no la dejarás ni a sol ni a sombra!"

Elizabeth sonreía al ver y escuchar la pelea de esposos.

"Debe de ser maravilloso tener gemelos de una sola vez y si son niña y niño mucho mejor Elizabeth!"

"Eres muy afortunada!"

Felicita Teresse a la chica quien sonríe orgullosa.

Elizabeth también piensa lo mismo pero también tiene miedo.

Dos bebes pequeños, indefensos, que exigen atenciones de mamá y papá todo el tiempo también le aterra un poco.

"Si, será maravilloso, aunque necesitaremos mucho de la guía de las abuelas."

"Bruce y yo  somos inexpertos, mas yo."

"Nunca tuve ni siquiera primos pequeños que cuidar."

Declara la chica.

"Tengo un poco de miedo sinceramente."

Teresse coloca su mano sobre la mano de Elizabeth para tranquilizarla.

"Las abuelas te ayudarán mucho, ellas son muy sabias."

"Tu tienes la fortuna de tener dos abuelas."

"Yo no tengo familia alguna..."

La voz de Teresse denota su dolor y desdicha.

Tommy abraza a su esposa al oír sus palabras de tristeza.

Él sabe que Teresse no tiene familia.

Ella está sola en el mundo.

Por tal motivo ella era la espía perfecta, pues no tiene nadie que le importe en el mundo.

Hasta ahora que esta casada y pronto será madre

"Tal vez eso no sea tan cierto como piensas Teresse."

Declara Tommy.

"Porque dices eso mi amor?"

Cuestiona la chica a su esposo.

"Creo que tenemos que hablar, pero este no es momento para eso."

"Por ahora vigilemos a las niñas y discutamos nombres de los futuros bebes, yo le pondré a mi hija Christine."

Declara Tommy muy seguro de si mismo.

"No será niña, será un niño y se llamara Duncan o Preston."

"Me encanta el nombre Preston para mí hijo."

Declara soñadoramente Teresse.

"Preston?"

"Que clase de nombre es ese Teresse?"

"No permitiré que mi hijo se llame así."

"Primero tendrás que elegir un nombre de nena porque será una niña, estoy seguro."

Ataca Tommy.

"Te estás ganando dormir en la tina del baño Tommy..."

Amenaza Teresse.

"No mi señora, pido perdones por mi equivocación tan monumental!"

"Usted es mi ama y señora!"

"A sus pies majestad!"

Tommy de rodillas pide clemencia haciendo reverencias hacía su esposa.

Elizabeth se ríe a carcajadas al ver la escena.

Sus risas se unen a las risitas hermosas de las nenas que retozan felices en el castillo de princesas inflables.

Elizabeth aún no tiene idea de como nombrar a sus gemelos, pero sabe que tienen que ser nombres fuertes, como los nombres de los ancestros.

El futuro se ve hermoso para ella y no le preocupa lo que pasa en la arena del Coliseo.

La chica sabe que su esposo es el hombre más fuerte y que saldra victorioso de cualquier situación.

"Te sientes bien mi amor?"

Edward cuestiona gentilmente, por quinta vez a Lorelay quien está muy atenta a lo que ocurre en la arena.

"Si mi amor."

"Es solo que siento un poco de lástima por los hijos de esa pobre mujer."

Responde la chica con tono triste.

"Ella soportó a esa basura de hombre por el bien de sus hijos."

"Es tan triste."

Lorelay suspira decepcionada.

"Lo sé amor, lo sé, pero no por eso vamos a olvidar lo que nos hicieron."

"No puedo olvidar todo lo que tramaron en tu contra y en mi contra."

"Además, involucraron a las niñas que no tenían nada que ver en este asunto."

Declara Edward con firmeza.

"Lo se Edward, pero es triste."

"Creo que estar convaleciente hace que tenga más piedad de la habitual."

Lorelay medita eso.

"Tal vez mi vida, tal vez, pero ellos merecen pagar por su malas acciones."

"Se que mi cuñado no nos defraudara."

Edward besa a la hermosa chica antes de volver a fijar su atención en la arena.

Flora aprieta el vaso que tenía en la mano, Ryan se lo quita por miedo a que lo rompa y se corte la mano.

"No es justo bebé, no es justo!"

"Su madre se sacrificó por ellos y ese imbécil la golpeó hasta matarla, es un hijo de puta!"

Flora se lamenta con lágrimas en los ojos.

Ahora que ella es madre comprende un poco a la madre de Jens y su sufrimiento.

Esa mujer tuvo que soportar palizas para que sus hijos pudieran vivir una mentira feliz.

Ryan consuela a su esposa abrazandola mientras los demás observan y escuchan lo que pasa en el coliseo.

"Lo sé cielo, pero no podemos hacer nada por ella ya."

"Es triste pero la vida no es justa muchas veces..."

Ryan acaricia tiernamente el rostro de Flora con sus manos, limpiándole las lágrimas que ella derramó.

Sentándose en el sillón, Ryan sienta en su regazo a Flora para mimarla.

Flora lo abraza fuerte mientras cirrra los ojos.

"Eres tan bueno conmigo Ryan."

"A veces siento que no te merezco..."

Declara Flora con voz quebrada.

"No digas eso Flora."

"Jamás digas eso."

"Tú eres mi amada esposa, mi amor, la madre de mis hermosas y felices hijas."

"El afortunado soy yo."

"Me has dado tanto amor y felicidad en estos años."

"No te merezco mi hermosa esposa."

Las palabras de Ryan conmueven a todos.

Las abuelas sonrien al ver el amor que se profesan.

Edward y Lorelay también sonrien.

Ninguno recuerda las rencillas pasadas o el tortuoso camino que recorrieron hace unos años.

Ahora todo es hermoso y feliz.

"Me da un poco de envidia su amor pues ustedes se ven tan felices juntos."

Asevera Lorelay mirando a la pareja.

Ella se alegra por su unión y quiere un matrimonio así con Edward, pero parece que su deseo no se cumpliría nunca.

Lorelay pensaba que en el instante en que ellos volvieran a amarse, Edward le propondría matrimonio.

Pero las circunstancias, los problemas y las situaciones ajenas parecían alejarlos.

El sexo era grandioso y sus almas se compenetraban más por medio de sus cuerpos, si, eso es verdad pero...

Lorelay jamás dejó de anhelar casarse y tener una boda como la de aquella vez en la playa.

Lorelay si había puesto todo su corazón en sus palabras.

Aquella vez, ella se entregó sin reservas a ese demonio que la dominaba pero le encantaba.

Un demonio que de vez en cuando le dejaba ver su lado tierno y protector.

Flora y Ryan sonrien tristemente al escuchar sus palabras.

Las abuelas se sintieron incomodas por la tristeza de las palabras de Lorelay.

Edward sintió un nudo en la garganta que le impedía respirar.

Él ya no puede aplazar más sus planes de matrimonio.

Solo espera a que todo termine para declararsele a Lorelay.

Y de esa manera borrar el recuerdo doloroso de la playa.

Ese recuerdo que dolia tanto como una espina enterrada en sus corazones.

Edward abrazar a Lorelay quien sonrie triste antes de mirar de nuevo a su hermano.

La abuela Situ se mantuvo callada, pero se sentía furiosa por la tristeza de su nieta.

Ella intentó forzar a su estúpido nieto a casarse con Lorelay, Emily en ese momento, pero él se negó.

La abuela Freda se levanta de su asiento para alcanzar a su amiga quien salía de ese lugar hecha una furia.

"Aline, cálmate!"

"Se que estás molesta por todo lo que les pasó a los niños, pero fue por un propósito."

Asegura la abuela Freda

"Freda, no puedo calmarme!"

"Ahora podríamos tener hermosos bisnietos y seríamos felices si mi estúpido nieto me hubiera hecho caso en el pasado!"

"A pesar que Edward la lastimo y humilló por sus tonterías, los dos de amaron después y aún se aman!"

La abuela Situ deja salir todo lo que oprime su pecho y corazón.

"A pesar que ella lo perdonó por el daño pasado, Edward sigue lastimandola al no pedirle que sea su esposa!"

"Como puedes defenderlo si escuchaste a tu propia nieta envidiar a su hermana adoptiva por estar casada y con hijos?"

"Como Freda?"

"Como puedes estar de su lado?"

Cuestiona fuera de si la abuela Situ.

"Ella aún sufre por su culpa y me tortura porque ella era inocente como nuestras hijas y sin embargo tuvo que sufrir tanto..."

Las dos abuelas se sienten mal por la profunda tristeza que aún embarga el corazón, mente y alma de su nieta Lorelay.

"Si ella no hubiera sufrido ante, no sería tan fuerte como es ahora."

"Ella nunca hubiera llegado a mi, ni la hubiera encontrado."

Declara enérgica la abuela Freda.

"Vamos Aline, sabes que todo tuvo un propósito, se que mi nieta lo sabe, se que mi nieto también lo sabe."

"Y Edward compensará todo lo malo que hizo antes, ya lo verás."

La puerta se abre en el momento en que ma abuela termina sus palabras.

Edward se dirige a ellas.

"Tienes toda la razón abuela, yo causé mucho daño a Lorelay."

"Ella me ama y la amo demasiado a pesar de que no se lo demostré en el pasado."

"Tenía miedo, no sabía que se podía amar tan locamente a alguien."

"Fui un bastardo insensible y frío para protegerme, pero ni así pude hacer desaparecer mi amor por ella."

Confiesa Edward.

"Cuando desapareció no me suicidé, porque conservaba la esperanza de encontrarla y amarla aunque ella me odiara."

"Quiero que me ayuden con algo para ella."

"Podrán ayudarme?"

Cuestiona Edward.

"Depende de que lo que quieres que hagamos, mocoso estúpido."

Responde enfadada la abuela Situ.

"Aline basta."

"Por supuesto que te ayudaremos mi nieto."

"Que quieres que hagamos?"

En la arena, dos cuchillos están enterrados en el suelo frente a Jens y el duque Aren esperando para que alguno de los dos los tome.

Bruce está sentado en su silla mirando.

Carolina, ataviada con su traje de sombra, está sentada a su lado observando el espectáculo.

Jens fue desatado de sus amarres.

Y de siente feliz al tener la oportunidad de matar con sus propias manos a ese cabrón que hasta hace unas horas reconocía como su padre.

El duque Aren se adelanta para tomar el cuchillo de combate en el suelo y ganarse su libertad.

La chica que engaño al duque gritó desde el palco agitando su corto vestido dejando ver sus largas y delgadas piernas.

"Animo chicos, conde creo en ti!"

"Si ganas seré tuya!"

El duque Aren no la miró.

Él se concentró en matar a Jens y ganar su libertad.

"Ni creas que dejaré que sigas viviendo hijo de puta !"

"Tu vida se acabó y te quitaré tu título ."

"Rescataré a mi hermana y me librarse de ti para siempre!"

"Tus días están acabado anciano!"

Grita Jens tomando la otra daga.

"Eres solo un pobre idiota, Jens!"

"Debi haberte matado y a tu hermana cuando nacieron!"

Gritó el duque la podrida verdad.

Jens se lanza al ataque de ese malnacido imbécil.

Las sombras observan, pero ambos susurran algo, por lo que Carolina se levanta para recoger una hediondo entrega.

"Aquí está, queremos el botín."

Indica un hombre aventando al suelo un cuerpo delgado masculino.

"El dinero esta en la maleta, ahora larguense."

Ordena Carolina a los hombres.

Larry luce irreconocible.

Su cara estabtotalmente desfigurada por los golpes y la sangre.

Los matones se divirtieron bastante golpeando a Larry.

Usando dos dedos, Carolina toma la ropa asquerosa de Larry para arrastrarlo hacía la arena.

El personal de limpieza rápidamente limpió el rastro de sangre en el suelo.

El cuerpo de Larry aterrizó en la arena, detrás de una barrera que lo separaba de los combatientes.

Flora junto con Ryan aparecen en la arena junto con las abuelas y David quienes llevan pequeñas dagas en sus manos.

"Mis hijas estuvieron en peligro por tu culpa!"

"Ellas son inocentes!"

"En el infierno te pudrirás, maldita mierda!"

Vocifera llena de rabia Flora hacía Larry.

La primera puñalada en el hombro de Larry hizo que gritara de dolor.

"Esto apenas ha comenzado, porque sufrirás mil veces lo que sufrí!"

"Tu muerte será lenta y dolorosa por haberte metido con la familia equivocada!"

Flora sigue gritando con odio mientras retira la daga del cuerpo de Larry.

"Debiste haber pensado mejor tus acciones cobarde hijo de puta!"

"Ahora, pagarás por todo el daño que nos hiciste!"

A Larry le espera una tortura desquiciante.

Y suplicará por la muerte después de agonizar dolorosamente.

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto!