El Prohibido Amor de un CEO Experiencia Reunida

sprite

Leer El Prohibido Amor de un CEO novela Experiencia Reunida de Liliana Situ

En El Prohibido Amor de un CEO Experiencia Reunida, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Experiencia Reunida, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee El Prohibido Amor de un CEO Experiencia Reunida del autor Liliana Situ en readerexp.com

Con una cara de pocos amigos, Bruce desciende del auto para entrar en la villa restaurada de la abuela Situ.

Cuando l gran puerta de la entrada se abre, Bruce puede escuchar algunas charlas y carcajadas masculinas.

Los chicos charlaban acerca de la ceremonia de inauguración del edificio de Diseño cuando miraron entrar a Bruce.

Él era el único que faltaba por llegar a la casa.

Rápidamente todos pueden ver por su rostro que Bruce no está feliz de estar ahí con ellos.

Edward, levantándose de su asiento camina hasta su cuñado para darle la bienvenida.

Bruce sonríe ligeramente antes de dejarse caer pesadamente en el sillón y echar la cabeza para atrás para cerrar los ojos.

La verdad es que Bruce no esta para nada contento sin su amada Elizabeth pues su amor se ha intensificado en esos últimos meses de embarazo.

Como si sus almas se anudaran y enredaran todavía con más fuerza, la relación de los esposos se hizo más y más profunda y hermosa.

"Vamos hombre, no puedes tener siempre esa cara, anímate Bruce!"

James, su primo golpeó la rodilla de Bruce con su mano para que abra los ojos.

Bruce lo hace y observa que los chicos lo miran mientras sostiene una copa de vino con bajo grado alcohólico en la mano.

Todos saben que sus esposas podrían requerir alguna visita al médico de improviso o satisfacer algún antojo de ultimo momento.

"Como pueden estar tan felices sin las chicas con nosotros?"

Cuestiona Bruce con evidente molestia.

"Sinceramente no entiendo como pudieron dejar que organizaran esa fiesta sin nosotros."

"Ellas podrían haber estado aquí y nosotros afuera vigilándolas en todo momento."

Declara Bruce quien se siente inquieto y preocupado en ese momento por su esposa embarazada de sus amados gemelos.

"Mis gemelos pueden adelantarse y no estaré ahí para ayudar a mi esposa."

"Perdón si no me siento en la mejor disposición de compartir con todos ustedes."

Todos los chicos comprenden perfectamente como se siente Bruce.

Ellos también se siente secretamente preocupados por el estado de sus bellas esposas en ese momento.

Pero saben que las abuelas estan con ellas, además de Thomas quien siempre las apoya.

Ryan se acerca a Bruce para intentar ofrecerle algún comfort al angustiado chico.

"Se como te sientes porque yo también lo experimenté con el primer embarazo de Flora."

La voz de Ryan es tranquila y firme.

"Al principio del embarazo todo es aterrador, desconcertante, incierto, casi irreal."

"Saber que una nueva vida crece dentro de ella pero no ver los grandes cambios al principio es...extraño."

Declara Ryan recordando aquella primera vez.

"Nada me preparó para experimentar por primera vez junto con Flora las nauseas matutinas."

"Nada me preparó para la incesante preocupación que tuve por ella cuando la dejaba en casa pues tenía que ir a mi empresa a trabajar."

Ryan recuerda que fue duro para el despedirse de su esposa en ese entonces y dejarla en casa.

"Aunque Flora estuvo en compañía de mis padres y de David, su padre no estuve todo el tiempo que quise para poder acompañarla en su embarazo como ustedes lo hacen."

"En definitiva mi pequeña empresa no es tan lucrativa como las de ustedes, por lo que algunas veces no pude asistir a los ultrasonidos para ver a mi bebé."

"Pero las veces que pude ver a mi hija en los ultrasonidos fue maravilloso."

"Ver sus pequeñas manitas,

su pequeño cuerpecito creciendo bien,

su corazoncito latiendo fuerte, escuchar su ritmo cardíaco hizo que todo lo demás no importara."

"Por lo que puedo comprenderte en este momento Bruce."

Ryan sonríe hacía el chico quien luce menos molesto.

"Además tengo algo que me hace superior a ustedes."

"Experiencia en cambiar pañales y reconocer llantos de hambre o sueño."

Puntualiza Ryan pues es el único que ha pasado junto con su esposa dos embarazos y partos naturales.

"Es cierto que ha sido hermoso ver cambiar el cuerpo de mi esposa mes a mes de embarazo..."

Comenta Bruce con voz más ligera.

"Sentir debajo de su piel los pequeños montículos de los cuerpecitos de mis gemelos moviéndose, pero también ha sido muy estresante."

"No he podido dormir casi nada por las noches."

"Solo pienso si lograré ser un buen padre porque no tuve los mejores ejemplos en mi niñez."

Se sincera Bruce.

"Mi padre biológico fue un verdadero bastardo con mi madre y con nosotros."

"Mi segunda figura paterna me inició en el crimen."

"Tengo muchas dudas en ser el padre que mis gemelos merecen."

"Y el esposo que mi bella esposa requiere."

Termina su confesión Bruce.

Edward se identifica con su cuñado pues él tampoco tuvo buena relación con su padre en el pasado.

No había día que Joseph Situ le recordara a Edward que él tenía la culpa de la muerte de su madre.

No había día en que Joseph Situ evitara pasar tiempo con Edward o lo ignorara por completo.,

"Yo te comprendo bien cuñado."

"Creo que muchos de nosotros no tuvimos una buena figura paterna."

"En nuestro caso, ninguno de los dos tuvimos madre tampoco..."

A pesar de los años duele para ambos hombres la dolorosa perdida de sus adoradas madres.

"Mi abuela siempre fue amable conmigo, pero muy estricta."

"Es por eso que ahora tenemos la oportunidad de ser buenos padres con nuestros hijos con ayuda de Ryan."

"Tal como las chicas se reunieron con Flora para que les enseñe a cambiar correctamente un pañal."

Edward se sienta de nuevo en el sillón después de terminar de hablar para que Ryan comience con su clase.

El experimentado padre toma en sus manos el muñeco de juguete prestado de la pequeña Elisbeth.

Ryan les explica con calma y de forma sencilla como deben corgar a su recién nacido.

Les enseña los pasos para cambiar un pañal y les indica cuales son las mejores marcas de pomadas para las rozaduras.

Ryan les muestra las toallitas húmedas y como usarlas correctamente.

Todo eso es nuevo para ellos por lo que no falta quien tome foto de procedimientos y marcas de artículos para bebé

"Alguno de ustedes se imaginó estar así?"

Pregunta Ryan hacía los estudiosos hombres que están preparándose para recibir a sus retoños tan esperados, deseados y amados.

"La verdad no."

"Jamas pensé que mi vida ahora giraría en torno a pañales, fórmulas lácteas y medidas de seguraridad en casa para el bebé."

Declara Paul con sinceridad.

"Yo nunca pensé que mi vida giraría en torno a algo tan pequeño y delicado."

"Mi vida antes era estar todos día frente a mis computadoras junto con mi compañero Tommy."

"Los dos juntos vivíamos al día, sin preocuparnos más que de nosotros mismos."

Se sincera Dániel.

"Nuestras vidas están a punto cambiar para siempre."

Todos están de acuerdo con Edward.

"Esta es ahora su nueva vida."

"Yo pasé por lo mismo que ustedes, desde la excitante y maravillosa vida de casados hasta los dos embarazos."

"Y aunque no siempre fue facil, atesoro esas experiencias mucho mas porque veo a mis princesas felices."

"Flora ha sido una excelente y paciente madre pues incluso me tiene paciencia a mi cuando hago algo mal."

Los hombres se ríen pues ellos también ya han experimentado eso con sus esposas.

"Pero ustedes enfrentaran la paternidad juntos pues son una gran familia unida."

Al mismo tiempo los hombres dijeron que Ryan está en lo cierto.

Levantándose de nuevo de su asiento, Edward propone un brindis.

"Por nuestros hijos!"

"Y porque nuestros primogénitos sean tan unidos como nosotros."

"Y que nada nos separe."

"Por la unión de nuestras familias!"

Edward levanta su copa mirando a sus amigos.

"Por la unión de nuestras familias!"

Responde los demás antes que el contenido de las copas desaparezca rápidamente.

Después de este brindis todos charlan y ríen de forma desanfadada.

"Conseguir los antojos de media noche de Johana ha sido increíblemente difícil!"

"Muchas veces me siento tan estresado al pensar que tal vez no pueda conseguir lo que se le antoja!"

"Nunca había manejado ta estres en mi vida!"

Todos los hombres rien por la confesión de Dániel pues ella mismos ya experimentaron los extraños e inusuales antojos a horas extrañas desus esposas.

Y debido a esos antojos ellos deben favores enormes a restarurantes, heladerías, tiendas de postres y pastelerías.

"Estoy de acuerdo contigo Dániel."

Acuerda Edward con su amigo.

"Los antojos de Lorelay son poco frecuentes, pero una vez pidió una extraña combinación platillos salados con chocolate."

"Y aunque para mí era impensable la combinación ella lo comió con tanto gusto!"

Mas risas masculinas se escucha en la casa.

"Elizabeth siempre tiene antojo de pastel de vainilla por las noches, por lo que siempre tenemos en casa pastel."

"Oero un día a ella se le antojó helado de nuez mezclado con pastel de fresa y arándanos."

"Tuve que recorrer dos heladerías, dos pastelerías y todas las tiendas de productos frescos abiertas a las dos de la mañana!"

Todos rien de nuevo por la anécdota de Bruce.

El olor a carbón y carne asada llega a las fosas nasales de los hombres quienes de levanta para dirigirse al jardín trasero.

El servicio de la casa tiene listo todo para la parrillada para que ellos disfrutarán.

Cervezas de bajo grado de alcohol, algunas infusiones para tomar, carne asada y todo tipo de acompañamientos hacen que ellos se relajen antes que su vida de esposos se transformen en vida de padres.

"Johana me tiene preocupado todo el tiempo porque ella a veces es muy terca y quiere hacer cosas que no puede!"

Se queja Dániel después de morder su carne.

"Maggie aún quiere cargar los pesados cuadros que tenemos en exhibición!"

Es el turno de quejarse de James.

"Lorelay sigue entrenando a pesar que su vientre ya es más grande."

"Dice que se siente bien pero no quiero que se lastime!"

Edward externa su preocupación.

Todos creen que sus bellas esposas disfrutan preocuparlos todo el tiempo.

La conversación entre ellos se dirigió de nuevo al embarazo de sus esposas.

"Ver como su cuerpo cambia lentamente."

"Como su semblante cambia también, me inspira mucha ternura."

Asevera Bruce pensando en su hermosa Elizabeth.

"Mi instinto protector cerca de ella se eleva a niveles estratosféricos."

"Ustedes tambien lo experimentaron?"

Cuestiona Bruce a todos.

Los demás contestan que tambien de han sentido más protectores con sus esposa debido a su bello estado.

A pesar que saben que sus esposas son temibles y fuertes.

Pero eso no les impide que ellos las vean como mujeres frágiles, indefensas y sumamente delicadas.

"La vida que crece dentro de los vientres de nuestras amadas esposas es demasiado especial para nosotros."

Edward habla hacía todos.

"Es la prueba visible de nuestro amor de pareja."

"Y nuestros bebés son nuestro futuro y descendencia."

"Pero enfrentaremos todo lo que suceda pronto juntos."

Los hombres afirman con la cabeza.

"Y si se nos dificulta algo siempre podemos contratar a Ryan como consultor exclusivo."

Ryan se ríe al igual que todos por el comentario de Edward.

"Y les cobraré las consultas personales si me llaman por teléfono a las dos de la mañana porque su bebe no se quiere dormir!"

Ryan hace reír a todos de nuevo.

"Y te pagaremos porque eres el único padre de nuestra edad al que podemos recurrir!"

Declara Paul entre risas.

"Acepto transferencias a mi cuenta bancaria, tambien propiedades y autos como paga."

Las carcajadas no paran entre ellos.

La alegre música se escuchande fondo mientras los hombres mas relajados y animados charlan de deportes, empresas, contratos, obras de arte y otras cosas mas.

"Yo también me siento incompleto e inquieto si no tengo a mi lado a Lorelay."

Edward le indica a Bruce.

"Lorelay me hace sentir en paz."

Los demás acordaron con Edward

El tiempo pasa volando por lo que más rápido de lo que pensaron llega el tiempo para que cada uno vaya por su esposa a la villa de la abuela Freda.

Cada uno de ellos estaciona su auto donde viaja de forma ordenada en la amplia entrada de la villa de la abuela Freda.

Mientras las embarazadas los esperan disfrutando de un té reconfortante que la gran Arana les preparó, las abuelas Freda y Situ salen a recibirlos.

"Niños que bueno que todos llegaron."

"Entren a la sala para que se reunan con sus esposas."

"Tenemos que informarles de algunas cosas."

Los hombres obedecen la orden de la abuela Situ.

Todos entran a la casa y encuentran sonrientes y bellas a sus esposas quienes tienen arrullando en sus brazos a muñecos que parecen bebés recién nacidos.

La enorme sala está llena de frascos de talco,

pañales,

toallitas húmedas,

cambiadores,

diversas botellas de jabones líquidos, frazadas para bebés,

ropita ñara bebés,

mochilas rosas,

entre otras cosas.

La sala huele tanto a bebé que ellos sienten que sus hijos ya nacieron.

Con alegría infinita el primero en sentarse al lado de su esposa y abrazarla con suavidad fue Bruce.

Elizabeth deposita un beso tierno en los labios de su esposo antes de acariciarle el rostro con suavidad.

Ella pudo ver que fue bueno que se separan unas horas porque la obsesión de Bruce por cuidarla en todo momento le estaba generando mucho estrés a su esposo.

Los demás hombres se siebtan también al lado de sus esposas.

Lorelay se acurruca en el regazo de Edward quien acaricia su vientre, provocando que su hija se mueva un poco al sentir el toque de su papá.

Arana junto con Amairani, su protegida aparecie en la sala.

Dániel la reconoció en el acto a pesar de su cirugía estética.

"Niños, como ustedes saben estamos muy orgullosas de todos ustedes."

"Y estamos encantadas y extasiadas al poder ver la vida creciendo en los hermosos vientres de nuestras lindas niñas."

Comenta la abuela Freda hacía todos.

"Ella es la gran abuela Arana, mi mentora ancestral Baek y tambien maestra de tu madre Bruce."

Indica la abuela Freda.

"Esta linda chica embarazada es su protegida, ella es Amairani."

La abuela Freda se coloca al lado de la bella y joven chica.

"Se ve completamente diferente cierto, Dániel?"

Dániel asiente en respuesta al cuestionamiento de la abuela Freda.

"Las tres abuelas estamos ansiosas por ver a nuestros primeros nietos y acunarlos en nuestros brazos."

"Los apoyaremos en todo lo que podamos."

"Arana decidió los tiempos de los nacimientos de sus bebés que son el futuro de todas las familias."

La abuela Freda mira a su amiga Aline para que intervenga.

"Arana nos dijo que aún hay un par de maestros ancestrales Baek esperando despertar de su exilio voluntario."

"Y sus los nacimientos de sus bebés los ayudarán pues su energía pura los atraerá."

Arana coloca su mano en el vientre levemente visible de Amairani mientras la abuela Situ habla.

La gran abuela Arana sonríe al sentir el fuerte e intenso movimiento de su futuro nieto o nieta.

"Se esta moviendo mi bebe."

"Será guerrero o guerrera como tú."

"Tiene fuego corriendo en las venas y tendrá la fuerza descomunal de su padre."

Amairani sonríe por la predicción hermosa de la abuela Arana.

"Espero que ya hayan elegido hermosos y fuertes nombres para sus primogénitos."

"Ustedes están a punto de convertirse en padres y sus tendrán muchas dudas."

"Flora y Ryan, ustedes están comenzando con su vida como padres, así que no crean que ya pasaron por todo lo que debían pasar."

Asegura la abuela Situ.

"La educación es lo mas importante para los pequeños."

"Por tal motivo decidimos que los bebés deben entrenar en defensa personal, artes, desarrollar sus talentos, habilidades para los negocios y supervivencia."

"Además de los cuentos, rimas y juegos infantiles más hermosos."

"Comenzaremos ese entrenamiento de nuestros nietos a edad temprana, pero por ahora disfruten los embarazos!"

Las parejas agradecen en voz alta a la abuela Freda y Situ.

Los hombres se levantan para ayudar a sus esposas a levantarse para que vayan a casa.

Tras despedirse efusivamente de las abuelas, las parejas se despiden reverentemente de Arana y de Amairani.

Cuando Lorelay se acerca a Amairani sus bebés en sus vientres se mueven por lo que ambas se miran con alegría.

Eso no pasa desapercibido por Arana y por la abuela Freda.

Poco a poco la sala queda vacía, dejando a las abuelas.

El comandante desciende la escalera para abrazar a Amairani, su esposa, quien se siente protegida y segura en sus brazos.

Cuando la pareja desaparece en la planta alta solo las abuelas quedan sentadas alrededor de las cosas de bebés.

"Pensé que les ibas a decir algo de lo que habíamos hablado antes."

Comenta la abuela Situ.

"Y preocuparlos antes de tiempo?"

"Ni loca!"

Declara la abuela Freda.

"Los niños están estresados por los nacimientos, viste la cara de Bruce?"

Las tres abuelas afirman.

"Está muy preocupado mi nieto por sus gemelos y por Elizabeth."

"Tan preocupado está que ha descuidado sus negocios."

"Así que no quiero darles mas preocupaciones."

Asevera la abuela Freda.

"Aún tenemos dos años que debemos aprovechar bien."

Comenta la abuela Situ.

"Vivimos una larga vida y tendremos un largo descanso, pero todavía no es hora, Aline."

Responde la abuela Freda.

Arana se sienta y cierra los ojos pues puede sentir el aura de Leila quien también esta presente en la sala con ellas.

"Las energías se están removiendo."

"Los otros guardianes ancestrales tambien están sintiendo la fuerte energía que desprenden los bebés."

"Tal vez tengamos noticias de ellos más pronto lo de lo que pensamos."

Declara Arana.

"Freda no solo nuestros caminos están cruzados, nuestros bisnietos tambien están enlazados."

"Tienen una hilo que los une, uno tan fuerte como el de Edward y Lorelay, esperemos que no sea tan trágico."

La voz de Arana es profética.

"De eso nos encargaremos nosotras tres."

Asegura la abuela Situ.

"En el último trayecto de nuestras largas vidas uniremos fuerzas para darles a los bebés nuestra sabiduría."

Declara la abuela Freda.

"Me siento feliz y honrada de terminar mi vida la lado de ustedes, mis compañeras de experiencias."

Agradece la abuela Aran

Todo está por cambiar.

Algunas vidas están por terminar su tiempo en este mundo.

Otras preciosas vidas están por comenzar.

El ciclo de la vida sigue interminablemente.

El tiempo no se detiene para nadie, pero las abuelas estan felices y agradecidas por haber vivido una larga, prolifoca y productiva vida.

Y esperan vivir nuevas aventuras juntas en el más allá!

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto!