El Prohibido Amor de un CEO Guerra. tercera parte

sprite

El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ Guerra. tercera parte

En El Prohibido Amor de un CEO novela Guerra. tercera parte , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro El Prohibido Amor de un CEO fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Guerra. tercera parte y los capítulos posteriores de la serie El Prohibido Amor de un CEO en readerexp.com

La chica que habla de manera tan bella y con un tono casi infantil se acerca al hombre para que pueda verla más de cerca.

Hace una pirueta dejando que su pequeño vestido con vuelos y encaje se mueva dándole un aire de personaje de dibujos animados.

Su fiereza al atacar a los hombres que amenazaban a la familia Niam no corresponde en nada con su delicada y ultra femenina apariencia.

Medias blancas hasta los muslos, zapatos blancos de tacón ancho, vestido corto como si fuera una muñequita.

Maquillaje tipo japonés y peinado de colitas con moñitos que hacen resaltar su cabello rubio con mechas de arcoíris.

La chica parece todo un personaje de videojuegos traída a la realidad.

"Tal vez no me reconozcas con este atuendo o el maquillaje ahora..."

"Pero si te digo que una vez me llevaste a un lugar justo en el momento que más lo necesitaba, me recordarías?"

Lía se acerca a David caminando segura de si misma mientras que los hombres de Lorelay se retiran sin ninguna baja.

"Eres tú es chica?"

David recuerda una sola vez que llevó una chica a una casa alejada de la ciudad...

"Si David."

"Me ayudaste ese día, sin que yo pudiera pagarte de ningún modo tu amabilidad."

"Ahora he pagado mi deuda contigo."

"Además, alguien más quiere ofrecer una ofrenda de paz."

Lía gira su cuerpo y silba.

Edward sale de un auto y camina hacia David.

No lleva traje como es su costumbre, solo está vestido completamente de negro, dándole un aire de seriedad informal.

Cuando se detiene frente a David las miradas de ambos hombres se encuentran.

Edward comprende que a pesar del tiempo transcurrido aún hay muchos rencores bien justificados.

"David, se que nuestra historia es demasiado dolorosa y complicada, pero debes de entender una sola cosa."

"Amo profundamente a tu hija adoptiva y protegeré a la familia que la vió crecer."

En ese momento Ryan llegó al lado de su suegro para también escuchar lo que Edward tiene que decir.

"Ryan esto es un conflicto entre las mafias por el poder interno."

"Hay alguien más que quiere atacarme y destruirme."

"Alguien que sabe que puede hacer daño por medio de mi familia y la familia de Emily."

Ryan se acerca con el arma a su lado.

Por primera vez en todos esos años, Ryan hace algo que nadie habría pensado nunca posible.

Le extiende la mano hacia Edward para agradecerle ante la mirada severa de David.

Edward acepta su mano, dando por terminada su vieja rencilla del pasado.

"Edward no sabes cuanto aprecio tu ayuda y la de la chica."

"Sin ustedes no habría podido defender a mi familia..."

Ryan se acerca más a Edward para darle un abrazo respetuoso y agradecido.

Sus padres, su esposa, sus nenas pequeñas están vivas y sin un rasguño.

Su casa está protegida ahora, todo gracias a Edward, su gente y Lía.

"Mi gente se quedará a vigilarlos junto con Lía y Sten, los mejores asesinos y amigos míos."

"No te confies Ryan."

Indica Edward con voz severa.

"Lo mejor será que por un tiempo ustedes no salgan."

"Todo se lo suministrara mi personal."

"Te dejaré más armas, pues solo una de largo alcance no bastará."

"Cuando todo esto pase, se los haré saber para que puedan seguir con sus vidas..."

"Protege tu empresa."

Ryan asiente a las advertencias de Edward.

Él se pone de acuerdo con el jefe de seguridad del equipo que Edward dejará para vigilar la villa y las empresas de Ryan.

"Estaremos en contacto y si llegas a ver a Emily..."

La voz de Edward se quiebra un segundo.

"Dile por favor que la amo y extraño demasiado."

Edward camina hacia su auto.

Antes de que entre la voz de Ryan lo detiene por un segundo.

"Ella te ama también, eso puedo asegurártelo."

"Tú eres lo mas importante para ella, podría decir con certeza que eres el amor de su vida."

"Edward, no la defraudes más."

"Una vez más, gracias por tu ayuda."

El Aston Martin negro arranca de regreso a la empresa de Edward.

Él reflexiona acerca de todo lo que pasó ese día.

Además de que ninguno de los hombres quiso decir quien era su jefe.

Antes de que la gente de Lorelay siquiera diera un paso para salvar a los Niam, el equipo de Edward dirigido por él mismo avanzó primero.

Cuando Lorelay se dirigía a la villa Niam, el auto que los había interceptado lo manejaba Sten.

Sten realizó una videollamada con Lía, quien a petición de Edward ya estaba en el lugar.

Lorelay salió del auto cuando se detuvo.

Sten con su colosal físico salió del auto también para darle la tablet para que hablar con Lía directamente.

"Me recuerdas Emily?"

Los ojos de la chica se abrieron por el asombro de que alguien la reconociera bajo todo ese nuevo aspecto que con tanto esmero había adoptado.

"Se también transformarme mediante diferente maquillaje y color de cabello."

Asegura Lía con una sonrisa franca.

"Incluso el color de tus ojos no esconde tu verdadera identidad."

"Pero no te preocupes, debes tener razones poderosas para que te escondas a plena vista de Edward."

"Ni Sten, mi amado esposo que está contigo en este momento ni yo revelaremos tu identidad."

"Como sabes, alguien declaró la guerra abierta contra los Situ y también contra Máscara de Plata por ser mujer."

"Malditos cerdos machistas gordos repugnantes mafiosos!"

Lía vomita con asco sus palabras pues odia a esas escorias humanas con verdadero fervor.

Por eso se mantiene al lado de Sten sin importar lo que pase.

"Estoy en el villa Niam a petición de Edward, quien ya tiene un equipo para rescatar a toda la Familia Mu y a los Niam, pero debes saber una cosa mas."

Sten le hace una señal a Lía con la cabeza para que termine la llamada pronto, pues la situación se complica a cada minuto.

Se escuchan los certeros disparos detrás de la chica de un arma de largo alcance.

Los gritos de los padres de Ryan se escuchan débilmente desde una camioneta, por lo que Lía habla rápidamente para poner manos a la obra.

"Tu padre adoptivo me ayudó una vez y ahora pagare mi deuda con él."

"Puedes tener la certeza de que todos estarán sanos y salvos."

"Puedes conectarte a mi cámara de batalla."

"Sten te dara la clave para entrar."

Lía corta la llamada.

Sten mira de frente a Lorelay.

"Debes saber que Lía es la mejor asesina en este mundo."

"Nos mantuvimos al margen de lo que había estado pasando, pero esta batalla es muy desigual."

Comenta sin emoción Sten.

"Además detestamos cuando se meten con personas inocentes que no tienen ni idea de lo que pasa en otros lados, como tu familia adoptiva."

"Edward nos pidió ayuda y estamos más que dispuestos a brindárselas a ambos."

"Supimos que eras tu disfrazada por unos de nuestros espías que te vieron transformarte sin querer..."

Lorelay no lo puede creer!

"Esta es la clave de la cámara de Lía."

"Ahora regresa a la empresa y protege a la abuela Situ."

"Ella es más valiosa para todos nosotros de lo que crees..."

"Retira a tus hombres en tierra, redirígelos a la seguridad de la empresa que en este momento está desprotegida."

"Déjale saber a un tipo llamado Maurice, el Topo que estás permanentemente en el edificio."

"Nos estaremos viendo."

Sin más Sten entra de nuevo a su auto y da la vuelta para irse.

Lorelay hace lo mismo.

"Regresen y véanme en la empresa Situ."

"Debemos protegerla a toda costa de los ataques."

Lorelay esta vez, va al volante mientras que trata de acceder a la cámara de batalla de Lía, pero al no poder acceder con la clave, se detiene un segundo, la ingresa y por fin puede ver lo que pasa.

Pulsa grabar y dirige su atención hacia la empresa, su prioridad en el momento.

La empresa Situ, su empresa, la de Edward y la de la abuela Situ.

Ya instalados en su bunker, Teresse le da un suero de la verdad a uno de los dos hombres amarrados a las sillas para poder interrogarlo.

"A donde nos iban a llevar y donde esta ese asqueroso hombre que tiene a Daniel Black y Lara?"

El hombre quien se resistía a hablar comienza despacio a abrir la boca para pronunciar algunas palabras.

"Los llevábamos a una casa en las orillas de la ciudad donde los mataríamos."

"Allí no hay nadie ya, solo era nuestra base."

"El Topo tiene muchos escondites subterraneos que no conocemos."

"Pero no se alejará de la ciudad, pues quiere matar con sus propias manos a esa maldita mujer de Máscara de Plata."

Dániel mientras tanto, enfrenta con valentía la furia de Johana, quien está agradecida al saber que todos estén bien.

Pero eso no le quita que ella este furiosa con su prometido.

"No sabía donde estabas Dániel!"

"Esta vez te costará mucho ganarte mi perdón, pero me alegro que tanto Teresse como Tommy esten bien y sin un rasguño."

Johana modula su voz a través del celular aunque sus lágrimas caen por sus mejillas cuando por fin escucha la voz de su prometido al que ama y odia mucho en este preciso momento.

"Mi amor, sabes que jamás te pondría en peligro, nunca..."

Se defiende Dániel.

"Pero cuando escuché que alguien había secuestrado a Tommy algo en mi actuó por impulso."

"Lo siento mi amor."

"Cuando regrese podrás castigarme pero ahora necesito que te quedes en casa y tengas mas cuidado del que es debido."

"Ha pasado algo más desde que me fuí?"

Dániel sigue hablando con Johana unos minutos antes de despedirse de su amada.

Tommy le da alguna información valiosa a Dániel, mientras que escucha que el grupo de ataque de los Black se reorganiza para rescatar a Daniel Black y su esposa.

Mientras ellos terminan de hablar Teresse termina de hablar con el hombre y se le ocurre una idea, pero no sabe si estarán de acuerdo su ahora esposo y Dániel...

"Señorita Lorelay, como dueña legal de la empresa que fue derrumbada en un ataque esta mañana, que acciones tomara en este caso?"

"Señorita Lorelay, construirá de nuevo la empresa desde cero o la trasladará a otra sede?"

"Señorita Lorelay, a cuanto ascenderá la inemnizacion que les dará a las familias de los fallecidos por el derrumbe?"

"Señorita Lorelay, como se encuentra la joven promesa del arte, el señor James después de este terrible accidente donde quedó herido?"

"Señorita Lorelay, la artista Aurora visitará al señor James en el hospital?"

"Los médicos ya le confirmaron si podrá regresar a pintar?"

Lorelay acaba de llegar a la empresa, y los reporteros que estan apostados a las afueras esperando que regresara Edward o ella misma, la rodearon y comenzaron a bombardearla con preguntas sin fin.

Ayudada de Tim como guardaespaldas, Lorelay se abre paso pero en un momento sus ojos enfocan a un hombre con tatuajes mientras camina a la entrada de la empresa Situ.

Se detiene un momento pues esta segura de que conoce a ese hombre que la observa con ojos de odio desde arriba de una de las jardineras con árboles.

La apariencia del hombre es brutal demencial.

El sujeto lleva una camiseta sin mangas negra, cabeza rapada y sus tatuajes son lo más vistoso de su cuerpo.

Al detenerse a ver esa imagen, los periodistas esperan alguna declaración de la chica.

"Mi representado, el pintor James se encuentra estable en el hospital, donde sus heridas están siendo tratadas por los más expertos médicos en quemaduras."

"Esperamos que tenga una recuperación satisfactoria pronto."

"También agradecemos su comprensión en cuanto a la privacidad de las personas que sufrieron demasiado en este atentado."

"Familias enteras están destrozadas y por supuesto como representante legal me haré cargo de los gastos médicos."

"La empresa de momento junto con los empleados que no sufrieron daños mayores se reubicaran en este edificio, donde velaremos por cumplir los contratos previos pactados."

"Un edificio no es determinante de una empresa, sino su gente."

"Aamsí que pedimos que eleven una oración por los heridos, los fallecidos y por que esta ola de violencia en esta ciudad termine pronto."

"Por favor, rogamos su discreción y empatía, gracias."

Cuando la chica terminó de hablar, dirigió su mirada hacia donde estaba el hombre parado, pero ya nos encontraba ahí.

Siguió avanzando al edificio para entrar pero tenía una sensación rara que no podía explicar.

"Estas seguro que esa mujer llamada Lorelay tiene el veinte de la empresa?"

Carl pregunta a Tom quien esta en el auto esperándolo.

"Si, nuestros informantes nos dijeron que hace poco hubo una baja en la empresa Situ debido a un escándalo de tu primo."

"Ea mujer aprovechó para comprar las acciones."

Carl asiente mientras se sienta dentro del auto.

"Entonces debemos de empezar con ella, como se llama?"

Carl no la reconoce, pues ha pasado mucho tiempo en la cárcel.

"Se llama Lorelay Baek."

"Ella es representante de los pintores James y Aurora, además de ser una empresaria poderosa."

"No siempre está sola, casi siempre la acompañan ya sea un hombre que no conozco o James en persona."

Carl piensa como hacer para secuestrarla y hacer que le ceda sus acciones de la empresa.

"Como va el ataque a la villa de la vieja?"

Tom le muestra el celular donde se ve que los hombres ya instalaron el artefacto explosivo y se encuentra listo para que explote.

"Vuelenla, entren a la casa y destruyanla por completo."

La pantalla muestra una explosión y el eco del ruido se escucha hasta donde ellos están sentados en esa calle.

En la villa Situ todo es fuego, caos, humo, escombros...

Pero nadie grita ni pide ayuda.

Los hombres de Tom entran a la residencia, mientras ellos se dirigen a toda prisa en el auto.

"Señor no hay nadie, esta vacía."

"De hecho eso es extraño porque no tuvimos ningún problema en entrar y..."

La comunicación se interrumpe cuando el hombre cae al suelo, después se oyen algunos disparos, pasos y la pantalla se pone en negro.

"Date prisa."

Tom acelera ante la orden de Carl y cuando llegan a la villa de la abuela Situ sus hombres muertos cuelgan boca abajo amarrados con cuerdas por los pies.

Los hombres entran sin miedo a las ruinas de la villa y no encuentran a nadie más.

Las pinturas y esculturas invaluables y demás cosas valiosas fueron removidas de sus sitios.

No hay nada de valor en esa casa.

"Maldición!"

Grita Carl quien de una patada abre la puerta del despacho de la abuela para poder entrar a revisar, pero se encuentra abierta la caja fuerte vacía y muchos papeles sin valor tirados en el suelo.

"Encuentra a la vieja ahora!"

"No se puede ir tan rápido!"

"No está en posibilidades de escapar!"

Carl furioso, comienza a destruir todo lo que tiene a su alcance.

Las ventanas, las sillas de madera fina, el escritorio de la abuela, sus puros, nada se salva de su toque destructor.

Antes de llegar a la empresa, Edward recibe una llamada de Thomas que lo sorprende, pues el empleado de su abuela nunca le había hablado antes.

"Señor Situ, su abuela quiere informarle que estará en Dinamarca por un tiempo."

"También quiere que sepa que alguien atacó la villa, pero por fortuna pudimos evacuar a tiempo, después de que se fue la señorita Lorelay."

La abuela con los binoculares, desde una locación secreta que tiene, observa como esos dos hombres entran en la villa y cree reconocer al de los tatuajes...

"Está bien, por favor cuida de mi abuela."

"Se que está en buenas manos contigo."

"Dile que investigaré quien nos quiere joder la vida y lo mataré con mis propias manos."

Edward entra por una entrada secreta al estacionamiento subterraneo de su empresa para evitar a los periodistas que están en la entrada de la empresa.

Pero para su desgracia se encuentra con algo muy raro en su espacio de estacionamiento...

Lorelay en la empresa revisa todos los daños, las perdidas de la empresa de diseño, la lista de los heridos y los nombres de los dos fallecidos.

"Como se encuentra James, Maggie?"

Lorelay habla con Maggie, quien no se ha despegado de la habitación del hospital donde James está convaleciente.

"Está más estable, le dieron algo para el dolor y ahora duerme."

"Lorelay, ni siquiera cuando salió contigo sufrió estas heridas."

"Necesito venganza Lorelay!"

"Nadie le hace esto a mi prometido y queda impune!"

Maggie esta furiosa y deseosa de matar ella misma a quien le hubiera hecho ese daño a su amado James!

"Lo se Maggie, yo también quiero venganza."

"No solo derribaron el edificio, también atacaron a la familia Niam y Mu en otra ciudad."

Maggie se recarga en la pared y con su mano en su frente abre los ojos ante la sorpresa al escuchar eso.

"Entonces no solo es contra Máscara de Plata, si no también contra la familia Situ y contra ti..."

"Lorelay ten mucho cuidado, todos confiamos en ti."

En ese momento Maggie tuvo que cortar la llamada porque los fans de James estan causando demasiado alboroto en el hospital, pues alguien les había avisado que estaba internado en ese lugar.

Lorelay se quedó pensando por un segundo en ese hombre que había visto cuando entro en la empresa.

La veía como si pudiera saber quien era.

La puerta de su oficina se abrió y ella pudo ver que un hombre de unos cincuenta años entró, vestido con un abrigo muy grande café anticuado y pantalones deslavados de mezclilla.

"Disculpe, puedo ayudarlo?"

Bernard sonrió al verla.

Sin temor cerró la puerta de la oficina de Lorelay.

"Solo quiero un autógrafo de la hermosa Lorelay Baek, se que no eres artista, pero eres demasiado bella."

Bernard caminó hacia ella abriendo su abrigo y mostrando que traía demasiadas granadas en sus bolsillos de la camisa...

"No te resistas linda y no hagas nada estúpido o tú y yo iremos a descansar al más allá."

"Ahora ven conmigo y no discutas nada de acuerdo?"

Lorelay tuvo que obedecer las instrucciones del hombre que no conocía para que no volaran toda la empresa junto con los trabajadores.

Bernard le dió la mano y ella con asco la aceptó.

"Ahora iremos a donde serás más útil."

"La cama de mi jefe, mi hermano y la mía."

Declara con lujuria el hombre.

"Pero antes queremos que nos cuentes que tan satisfactorio fue matar a Lucy en su celda..."

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto!