El Prohibido Amor de un CEO Guerra. treceava parte

sprite

El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ Guerra. treceava parte

En El Prohibido Amor de un CEO novela Guerra. treceava parte , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro El Prohibido Amor de un CEO fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Guerra. treceava parte y los capítulos posteriores de la serie El Prohibido Amor de un CEO en readerexp.com

"uuuhhhhh..."

Edward deja escapar este sonido debido a los golpes del gigante desquiciado.

Lorelay se mira insolentemente las uñas sin prestar atención a la pelea.

"Ni de broma creías que podías derrotarme o si Black?"

Ruge el gigante con aliento fétido.

"No eres más que un niño bonito que juega a ser un matón!"

"Pero todos lo que estamos aquí en este Coliseo sabemos que solo eres un estirado y despreciable empresario que se cree muy hombrecito para enfrentarme..."

Román no puede terminar sus palabras pues Edward toma con sus dos manos el gran puño de Román para hacer que se estrellara contra la pared lateral de Coliseo.

Dejando una huella algo visible de los nudillos ensangrentados.

"No estoy para sermones de hijos de putas que saben aprovecharse de las mujeres!"

"Yo también se quien eres Román."

"Tu supuesto poder radica en secuestrar chicas vírgenes para venderlas!"

"No eres mas que una mierda!"

Edward apoya una de sus piernas contra la enorme y dura pierna de Román para impulsarse hacia arriba y enrrollarle ambas piernas musculosas, haciendo que Román, tal como lo había dicho antes Edward, cayera de forma estrepitosa al suelo.

"aaaaahhhhhh..."

Las personas en las gradas exclamaron al unísono cuando Román aterrizó fuertemente contra el suelo antes de deslizarse algunos metros sobre su cara, dejándole la piel raspada.

Sin perder tiempo Edward le dio la vuelta al gigante ensangrentado, para sentándose encima de él para asestarle puñetazos en la cara y las costillas, dejándole sus nudillos marcados en sus mejillas.

Román se sacude en el suelo ferozmente, logra derribar a Edward a un costado, trata de patearlo con su enorme bota con casquillo.

Pero Edward toma su pie, con su mismo impulso hace que el tonto gigante de un vuelta en el aire y termine otra vez en el suelo, boca abajo...

Sin saber como había llegado a ese punto.

"Lo dicho, solo eres un puto hablador!"

"Sin tus armas no eres mas que un pusilánime!"

"Levántate y pelea!"

Edward camina hacia donde esta el hacha clavada en la arena firmemente y espera Román pacientemente.

Román al verse humillado de ese modo, mordiendo el suelo varias veces debido a ese flacucho hombre, se levanta decidido a acabar de una vez por todas con él.

"Tu amigo de verdad que tarda demasiado en derrotarlo."

"No deberías ir a ayudarlo para que no se canse?"

La chica se dirige a Paul mientras permanece sentada, mirandose las uñas pues ni siquiera mira la pelea.

Al principio le resultó un poco atractiva, Lorelay siente que Edward se está conteniendo.

Y no está peleando de verdad.

"Espera y veras."

"Solo eso, espera y veras..."

Responde Paul.

Aunque por dentro Paul tampoco está seguro si Edward podrá derrotarlo, pues en estos tres años que estuvo alejado de todas las actividades criminales buscando a Emily, no sabía si Eward había seguido entrenando.

O no...

El gigante lanza un derechazo a Edward, quien esquiva bien el golpe cuando se agacha.

Con su pie golpea en la ingle al gigante quien hinca una rodilla en la arena.

Edward se coloca detrás del hombre en tierra, le patea la espalda y el gigante cae hacia adelante.

De nuevo.

Román observa el filo de la navaja justo en su cara.

Trata de incorporarse, pero Edward se para encima de él sin dejarle lugar para que haga ningún movimiento.

Toma la enorme cabeza del gigante, presiona con ambas manos hacia abajo para que el hacha haga su trabajo.

Román resopla, las venas de su cuello se ensanchan, los ojos rojos casi se le salen de la cuencas.

Colocando ambas manos a sus costados para impulsarse hacia atrás y tirar al hombre que está en sus espaldas, pero Edward le da un codazo en la columna con tanta fuerza que el hombre cae hacia adelante.

Su perdición fue haber perdido la cabeza por su furia.

Su cuello se acerca peligrosamente a la afilada daga.

Las personas en las gradas se asoman para ver de cerca el final del gigante.

Jadenante y resoplando por aire, Román aún trata de luchar contra la fuerza del Black, pero Edward de una patada clava tan bien la cabeza del hombre que se desprende rápidamente como si fuera la cabeza de un pescado en manos de un cocinero experto.

"eeeeeehhhhh!"

Imitando a David y Goliat, Edward se ha coronado el ganador en esa pelea, por lo que el público aplaude furiosamente, apreciando el derramamiento de sangre.

Edward patea la cabeza del gigante a las demás jaulas para que les quede claro lo que les pasara a ellos.

Los demás se preparan para lo que vendrá.

"Muy bien Black, bravo!"

Máscara de Plata se acerca aplaudiendo y contoneándose de forma muy seductora a Edward, quien se hinca en el suelo para recuperar su aliento.

En determinado momento Edward pensó de verdad que no podría matar a ese hombre.

Si él no podría derrotarlo, esa mujer mucho menos, eso pensó Edward mientras levanta la cabeza para observar la mano que la chica le ofrece para que pueda levantarse del suelo.

"Descansa y ahora observame."

"Quiero que todos vean por que no deben ir contra mi ni contra Máscara de Bronce."

"Abran las demás jaulas restantes!"

Los presentes no pueden dar crédito a lo que acaban de escuchar!

Esa mujer de verdad va a pelear ella sola contra los otros tres restantes hombres?

Además hay una variedad de armas, cuchillos y mazos disponibles en la mesa!

Todo el mundo contiene el aliento....

"Tooooommmmyyyyyyy!"

Teresse está tan ronca de gritarle a Tommy desde esa cama donde despertó hacia unos minutos atrás para encontrarse con la novedad de que esta esposada a uno de los postes de la enorme cama.

Trató en vano de soltarse.

Trató de escabullir su pequeña mano por el agujero de la esposa que apresa su mano, pero solo logró lastimarse en el proceso.

Por eso ahora su último recurso es gritarle a su esposo.

"De haber sabido que iba a ser peor que Tommy se comportaría así conmigo jamas hubiera aceptado casarme con él!"

Teresse grita una,

dos,

tres,

cuatro,

cinco veces más el nombre de Tommy...

Hasta que por fin escucha que la puerta se abre y su esposo entra feliz y despreocupado a la habitación.

"Por que carajos estoy esposada Tommy?"

Cuestiona enfurecida la chica.

"Quien te crees que eres?"

"Que mosca te pico a ti para tratarme de esta manera?"

"Esto es absurdo!"

"Desatame ahora!"

Tommy con su habitual calma se acerca a su esposa, observando que su mano sangra un poco, debido a que ella trato de zafar su mano de las esposas...

"Soy tu amante esposo legalmente."

"En este mundo donde quisiste entrar de nuevo, te reclamo como de mi propiedad."

"Eres mi pertenencia más valiosa y por lo mismo yo, como tú dueño, digo que puedes y que no puedes hacer."

Responde Tommy sin más.

Teresse no puede creer lo que escucha...

Su dueño?

Acaso él la compró?

Ella no es ninguna pertenencia de nadie.

Ni es una cosa que se pueda adquirir!

"Tommy, pero te estás escuchando?"

Grita confundida e histérica Teresse.

"Ya te dije que solo quería ayudar a Lorelay, a ustedes!"

"Soy una espía por el amor de dios Tommy!"

"Así me conociste si mal no recuerdas!"

"Ahora suéltame y no me hagas arrepentirme de haberme casado contigo!"

Exige con voz temblorosa y quebrada la chica.

"Donde quedó mi esposo "amante" que me protegía y cuidaba tiernamente?"

"Tommy, no puedes molestarte tanto por nada!"

"Estoy cansada de estar esposada!"

"Me duele la mano!"

"Quiero ir al baño!"

"Suéltame Tommy!"

Teresse tiene la carita roja debido a su intenso y creciente enfado.

A Tommy le parece que está más hermosa que nunca.

La molestia de su esposa le parece valida, pero también su castigo le parece justo.

Teresse ahora es su esposa.

Y como tal no debe de exponerse sin pensar que su vida puede estar en peligro también.

Unas lágrimas de frustración salen de los ojos claros de la chica.

Ella se apresura a limpiárselas pues Tommy solo la mira sin decir nada.

O liberarla.

De pronto, ella se da cuenta que Tommy es un hombre al que ahora desconoce.

Y por esa razón decide que ya no quiere estar a su lado.

"Tranquila, te harás más daño."

"Déjame abrir las esposas y curarte esa mano."

Tommy al ver sus lágrimas, se siente culpable mal por ella.

Él chico considera que ha sido castigo suficiente, por lo que abre las esposas, liberando a la chica, quien se soba la mano mientras otra solitaria lágrima rueda por su mejilla.

Tommy trata de limpiársela, pero ella al ser mas rápida que él da un salto hacía el otro lado de la cama, corre al baño, pues tiene que ir urgentemente y cierra de un portazo poniendo seguro.

"No te atrevas a tocarme nunca más Tommy!"

"Déjame sola!"

Grita enfurecida la chica.

Tommy escucha que jala la cadena del baño y se abre la llave de la regadera.

"Dejaré tu ropa afuera mi amor para que elijas que quieres ponerte."

"Cuando acabes, tienes que bajar conmigo a comer algo, escuchaste?"

Teresse se quita la sangre de su muñeca, mientras que planea como escapar de esa casa sin que Tommy se entere ni la busque.

Ella no va a permitir que él la trate de esa manera.

Y mucho menos que le diga que ella es de su propiedad.

Sollozando acurrucada en el piso de la ducha, Teresse no comprende como es que su tierno esposo se convirtió en esa bestia infernal que hasta la esposó a la cama y la reclama como suya...

Ella lava el cabello a conciencia.

Frota su cuerpo con el gel para baño con olor a vainilla que encuentra en esa ducha.

Teresse se cuestiona si a Dimitri le gustaría ese gel para baño.

O sería de alguien más esa habitación.

"Jamas estuve en peligro."

"Se que hacer y no soy ninguna mujer indefensa."

"Tal vez fue un error haberme casado con él."

Los pensamientos de Teresse la llevan a esa definitiva conclusión.

Por lo que ella sale de la ducha secándose su largo y hermoso cabello para encontrar sobre la cama diferentes tipos de jean,

blusas del estilo de Teresse,

vestidos largos,

suéteres,

sudaderas,

zapatos planos,

zapatos deportivos,

calcetines coloridos y ropa interior variada.

Escoge la que considera más comoda, unos jeans azules, zapatos deportivos, dos pares de blusas, una sudadera y con la demás ropa ella comienza a poner su plan en marcha.

"Te arrepentirás de tus acciones de macho alfa bruto cabrón."

Sobándose con la pomada desinflamatoria que Tommy le dejo en la cama, Teresse abre la puerta y observa si hay gente en el pasillo de la casa.

Baja las escaleras sin hacer ruido, pero encuentra a Tommy en la cocina preparando algo de comer.

El olor de la comida es delicioso, por lo que el estómago de la chica protesta.

Pero ella no quiere estar con él en ese momento.

Su orgullo de mujer es más grande que su hambre.

Subiendo con cuidado las escaleras para revisar todos las demás habitaciones, Teresse busca algo hasta que Bingo!

Encuentra una habitación con balcón que da a un callejón oscuro y sucio.

Ella comienza a descender lentamente por la pared, agarrada de la protección, después de los ladrillos que sobresalen.

Cuando ya esta a una altura que considera accesible, salta al pavimento.

"Ja!"

Piensa la chica mirando la casa.

Ella se detiene un momento pensando las consecuencias de su accion...

Pero las duras palabras, su forma de comportarse y sus acciones posteriores de Tommy la alientan a seguir adelante.

Caminando a paso rápido se aleja de esa casa sin mirar atrás..

En el Coliseo, Edward contiene a Paul, quien se ha levantado varias veces para ayudar a la chica con la Máscara Plateada, pues entre Marcos y Hans la están atacando con cuchillos en las manos.

Mario yace desangrándose en el suelo, pues fue el primero en atacar a la chica.

Para sorpresa de todos, ese capo italiano, no duró ni cinco segundos de pie frente al ataque fulminante de las manos expertas de esa chica.

Solo bastaron tres certeros golpes en el cuerpo de capo italiano para dejarlo en el suelo.

Un mortal golpe en sus costillas que le lastimó su corazón.de forma mortal.

Otro en la nuca y el que más le dolió al capo y que terminó por matarlo debido intenso y agudo dolor fue en su entrepierna.

Máscara de plata tomó el cuchillo que el hombre traía en su mano para enterrarlo en su cuello y levantarse para ocuparse de los dos restantes hombres.

Como los buenos cobardes que son Hans y Marcos la atacan desde lejos con una espada y un cuchillo afilado.

Máscara de plata esquiva cada uno de sus ataques, hasta que en un descuido, ella corre rápido hacía ellos.

Deslizando su pie derecho hacia adelante, la chica gira a un costado de ellos, provocando que los dos la miren al mismo tiempo.

Lorelay golpea con éxito la la boca del estómago de ambos bastardos, sacarles el aire.

Los dos se retuercen, tosen y jadean por aire.

Máscara plateada toma la mano de uno de ellos, la retuerce dolorosamente contra su espada antes de hacer que el hombre de estrelle en el suelo.

Rompiéndole el brazo en el proceso.

"aaaaaaaahhhhh!"

Grita Marcos al sentir el dolor en el suelo.

Sin piedad alguna, la chica patea la cara del hombre hasta que el golpe traicionero de Hans hace que ella tenga voltear a verlo.

Si no fuera por su armadura interna, la chica habría sido apuñalada en la espalda.

"Así que no eres más que un despreciable traicionero que ataca por la espalda?"

"No eres más que una escoria inmunda!"

Hans temblando trata de correr para esconderse, pero Máscara plateada lo alcanzó de los cabellos.

Ella azota la cabeza y el cuerpo contra el suel.

Poniendo sus rodillas contra la espalda del hombre, ella entierra la cara del hombre en la arena para sofocarlo.

Marcos se tambalea en sus piernas mientras trata de caminar con un solo ojo abierto hacia donde esta la chica.

Él creyó que no ella lo escucharía, pero antes de que llegara a su lado, Lorelay patea la espinilla del hombre, haciéndolo aullar de dolor una vez más.

Máscara plateada se levanta de la espalda de Hans.

Ella observar a los mierdas humanas que tiene frente...

"Como verán, hay que cortar de tajo con los malos elementos..."

Tomando de la mesa un cuchillo aserrado, la chica camina con el arma blanca en las manos hacia ellos.

Colocando un pie contra la espalda de Marcos, la chica pisa firmemente antes de degollar al hombre de un solo movimiento rápido.

Hans trata de alejar a la chica, de sobornarla de algún modo.

Él suplicó de mil maneras...

Incluso unas lágrimas derramó el cobarde.

Pero al final de cuentas también Mascara plateada también le corta la cabeza.

Al desprenderla de su cuerpo, la chica se mancha de sangre en el proceso.

"Muchas gracias por haber atendido este breve espectáculo damas y caballeros!"

"Espero que haya quedado todo bien entendido."

Exclama con voz terrible la poderosa y mortal chica.

"Por favor de manera civilizada, salgan del recinto."

"Esta guerra termina aquí y ahora."

"Gracias por su asistencia!

"Esperen mi visita próximamente."

Las edecanes amablemente les indican a los hombres y mujeres la salida.

Ellas les devuelven sus armas,

sus afiladas dagas,

y sus chalecos antibalas que siempre usan.

Todo esto bajo las expectantes miras rojas de los francotiradores.

"Vamos, los llevaré a donde está su amigo con su esposa."

Edward se adelanta y le impide el paso a la chica.

"Aún quieres pelear Black?"

Edward pone una mano alrededor de su hombro antes de preguntarle a la chica.

"Como?"

"Como pudiste entrar en mi casa de seguridad y sacar a Maurice?"

La chica da un paso hacía adelante y lo abraza, por lo que Edward se queda completamente quieto con los brazos de la chica alrededor de su cintura...

Paul no puede creer lo que sus ojos observan.

"Bien hecho Black, peleaste bien."

"Ahora síganme caballeros."

La chica se aparta de Edward, quien siente que abrazó a una persona que ya conocía antes.

En la sala, dos sombras se alejan por una puerta mientras Edward y Paul con la chica entran.

Ellos pueden ver a Daniel Black con Lara sentados apaciblemente en ese palco.

"Lo siento..."

Se disculpa Daniel cuando ambos hombres le dan un abrazo fraternal.

En su brazo tiene una intravenosa con extractos curativos de Lorelay, pues cuando lo rescató su tocayo Dániel, el hombre no había comido nada en días.

Tampoco había dormido nada, pues los hombres del Topo lo obligaban a trabajar a marchas forzadas para fabricar suero de la verdad en cantidades industriales.

Todo bajo la amenaza de que si no lo hacía, matarían a Lara, su amada esposa.

"Muchas gracias por habernos reunido!"

"Gracias por haber rescatado a mi esposo a tiempo."

"Gracias."

Lara agradece encarecidamente u com el corazón en la mano a la chica con la Máscara plateada.

Ella también da las grácias a las sombras, pues fueron ellas las que lo sacaron intacto de ese lugar de muerte donde estaba encerrado a su esposo.

Ahora ellos están juntos de nuevo.

"Pueden disponer de ese laboratorio clandestino si lo desean."

"Los bienes materiales de los fallecidos pasaran a mi propiedad."

Indica Lorelay con voz rara...

"Solo los bienes de los dos idiotas con familias serán para esas esposas e hijos..."

"Pueden retirarse ahora."

"huuummmm..."

La chica se toca el costado izquierdo, el que más le duele desde que escapó de esa trampa de muerte de Carl con ayuda de Tim.

Pero ahora el dolor y la sangre salen de su cuerpo.

Una sombra alta se acerca a al chica, la carga en sus brazos, mientras que la otra sombra impide que alguien más lo siga.

"Vayanse."

"Cerraremos el lugar ahora."

"El cargamento con el producto del químico está en el laboratorio asegurado."

Indica la sombra femenina.

"Nuestros hombres esperaran a que alguno de ustedes haga acto de presencia para que se retiren."

La sombra femenina deja que las edecanes les indiquen el camino a los Black, quienes salen del lugar en silencio junto con su gente.

Paul marca el número de Tommy, quien responde de inmediato.

"Tommy, se que estás en casa de Dimitri."

"Reunete con nosotros en esta dirección y esperanos ahí."

"Es una orden Tommy."

"Necesitamos reunirnos como Blacks urgentemente."

Tommy escucha atentamente las instrucciones de Paul.

El chico anota las coordenadas de sitio y termina la llamada.

"Saldré unas horas, registren bien la casa."

"Revisen bien todo."

"Busquen cosas escondidas y limpienla a detalle pues no quiero que mi esposa descanse una casa sucia."

Tommy ordena esto a sus hombres antes de subir la escalera.

Teresse se esta tardando demasiado en descender, por lo que Tommy quiere verificar que ella esté bien.

Tommy abre la puerta de la habitación solo para encontrar a su esposa dormida en la cama.

Cubierta por las sabanas y el edredón...

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto!