El Prohibido Amor de un CEO Jamás volveré a confiar en ti!

sprite

El Prohibido Amor de un CEO novela Jamás volveré a confiar en ti!

En El Prohibido Amor de un CEO Jamás volveré a confiar en ti!, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee El Prohibido Amor de un CEO Liliana Situ Jamás volveré a confiar en ti! en readerexp.com

Apretando el celular en la mano, Edward se levanta del sillón y respira muy furioso.

Resopla, le duele el estómago, se siente engañado, defraudado, dolido, camina de lado a lado...

"Aaahhhhh!"

Grita de dolor y ese bello sentimiento que tenía por ella, desaparece en su interior, enterrado por ese vídeo sin sonido.

Esto no se quedaría así.

"Paul, cabrón por fin me contestas idiota!"

"Te voy a mandar este video!"

"Quiero que averigues que tan real es y quiero que lo hagas de inmediato!"

Vocifera Edward exasperado.

"Edward, que carajos dices?"

Cuestiona Paul extrañado.

"Haz lo que te digo Paul!'

"No discutas o retiraré mi inversión de los Black!"

"Quiero saber quiénes están ahí en una hora, me oyes en una hora!"

Gritó Edward.

Sin poder quedarse más en esa habitación a esperar a que ella regresará a verlo, Edward tuvo una idea para salir de ahí.

Emily en el hospital, al lado de Elizabeth, le acaricia con suma delicadeza su cara hinchada y morada.

A la niña le duele verla así...

Tiene marcas de quemaduras de cigarros que debieron ser muy dolorosas de soportar.

"Señorita debe salir, ya no puede quedarse aquí más tiempo con la víctima."

Indica el policía que custodia la habitación de Elizabeth.

Emily se levanta un momento para acercarse a Elizabeth.

"Vendrá James a verte y te traerá más medicina."

"Te recuperarás muy rápido, y encarcelaremos al desgraciado que te hizo esto Elizabeth."

Emily le dió un beso en la frente a la nila herida después de susurrarle en el oído.

Emily tomó sus frascos vacíos para guardarlos y poder ir de nuevo a la casa para seguir haciendo más poderosas infusiones.

Dejando todas las infusiones hirviendo en la gran estufa, Emily leer a detalle el libro que Diana le dió.

Ella busca otras combinaciones para sanar de forma más rápida a todos los heridos y convalecientes.

Casi es hora ir a ver a Edward.

Emily apuró sus manos, su mente despejó y terminó su tarea antes de lo previsto.

"Debería haber aprendido a conducir para que no tuviera que gastar tanto en taxis."

Se reprochó ella, pues siempre había tenido miedo de conducir y por eso jamás había aprendido.

Antes de llegar al hospital, Emily llamó a James.

Ella le informa que ira deprisa a darle sus infusiones a Edward y después ira al otro hospital para que él pueda ir a visitar a Elizabeth.

Apurando sus pasos para llegar a la habitación de Edward, Emily se enfrentó contra dos hombres en la puerta que le impidieron el paso.

"Cómo que no puedo pasar?"

Cuestiona molesta la niña a los hombres.

"Traigo su medicina, déjenme entrar."

"Muevanse, si no quieren que comience a gritar, déjenme entrar."

"Edward, Edward, tus guardaespaldas no me dejan pasar!"

Gritó Emily.

Sin abrir la puerta desde dentro Edward dijo con voz firme y sin opción alguna.

"No quiero ver a nadie, solo quiero dormir."

Emily no podía creer lo que escuchaba.

"Edward, pero..."

"Tengo tus medicinas, por favor, déjame entrar."

"Porque no puedo entrar?"

Algo había pasado y ella no sabía que.

"Está bien, dejaré la medicina aquí con tus hombres por favor tómala..."

"Me voy ahora, mañana vendré a verte"

Comentó Emily derrotada.

Con tristeza, ella se dirigió al otro hospital para ir con James y Maggie.

Emily camina al sitio de taxis para tomar uno, cuando sintió que alguien la tomaba del brazo y la arrastraba hacia un auto.

"Sube ahora."

Ordena Edward.

Ella lo volteó a ver, pero algo estaba mal con él.

Sus ojos volvían tener ese brillo de odio como aquella primera vez que lo vió en esa terrible noche...

"Edward, que haces afuera del hospital?"

"Pensé que estabas dentro."

"Dejé tu medicina con tus hombres, debemos volver por..."

Edward muy enojado subió con ella en el asiento detrás y le tapó la boca con su mano.

"Cállate."

Emily se asustó por sus palabras.

Edward ordenó.

"Ve a Golden Osmanthus."

El auto comenzó a avanzar, Emily no entendía nada.

Ella puede ver qué Edward esta muy enojado, pero porque?

Que había hecho ella de malo?

Sería por la discusión que tuvo con Lucy?

Emily intenta quitarle su gran mano de la boca, pero Edward la abrazó inmovilizandola.

Ella dejó de moverse, trató de relajarse.

La niña espera que cuando lleguen a su departamento pudiera hablar con él para solucionar cualquier problema.

Además, tanto su abuela como Elizabeth estan en el hospital y ella no podía darle más preocupaciones...

Mañana por la tarde podrían ir juntos a ver a todos en el hospital.

El celular de Edward sonó.

Con una mano, liberó su agarré de ella para contestar.

Mientras escucha por celular, el cuerpo de Edward se tensa más y más...

Y cada vez más y más aprieta con su brazo a Emily hasta casi ahorcarla...

"Edward..."

"Edward no puedo respirar..."

Susurra Emily dándole golpecitos en su brazo.

Edward después terminar la llamada volvió a ponerle la mano en la boca antes de decirle.

"Cállate."

Emily se sintió en peligro como algunas veces antes...

Solo podía ser obediente y no hacerlo enojar más por el momento.

Entraron los dos al elevador de los lujosos departamentos.

Emily trata de soltar su pequeña mano de la gran mano de Edward, pues se la esta apretando demasiado fuerte y le duelen los dedos.

Cuando se abrieron las puertas del elevador, Edward jaló fuerte del brazo a Emily haciendo que casi perdiera el equilibrio.

"Vamos."

Ordena con voz muy grave y expresión muy dura.

Abrió la puerta de su departamento e inmediatamente aventó a Emily al sillón.

"Edward, habla conmigo que pasa?"

"Que hice?"

Cuestiona Emily.

Edward caminó a su cantina privada y tomó una botella de su más fino Whisky.

La abrió y le dió un gran trago para asombro de Emily.

"No Edward, aun estás en tratamiento, tus riñones están casi recuperados por favor ya no..."

Emily se había levantado del sillón para caminar hacia él e intentar que no bebiera.

"Suéltame, no me toques!"

Edward esquiva el toque de la niña.

"Eres una buena actriz con tu carita de niña buena."

"Creí que eras sincera en tu preocupación hacia mi."

"Cómo debieron haberse reido de mi a mis espaldas..."

"Dime la verdad..."

"Disfrutaste haber tenido sexo con él?"

"Te dió más placer que yo?"

"Iban a fugarse los dos juntos y disfrutar de MI DINERO?"

En actitud muy amenazante, Edward avanza gritándole a Emily todas estas preguntas.

Ella no entiende de que carajos le esta hablando!

Pegada a la pared sin poder moverse, Emily con voz temblorosa intenta defenderse...

"Edward, no se de que hablas..."

"Escúchame, han pasado cosas que debes saber porque son impor..."

Antes de que ella pudiera acabar, Edward la tomó con ambas manos por los hombros...

"Acepté ir a la cárcel por tu acusación!"

"Acepte ser castigado y no me defendí cuando pude haber enterrado esa demanda con mis influencias!"

Vocifera tan fuerte Edward contra la niña que ella tiembla de miedo!

"Mientras tú te revolcabas con él y con ese otro hombre."

"Ahora veo tu hipocresía, mentiras y tú falsedad!"

"Jamás debí haberme permitido pensar que podrías ser diferente a todas las demás personas en mi vida!"

"Recordarás esta noche por muchos años en tu vida!"

"Mañana afrontaras las consecuencias de tus actos!"

Sentenció Edward con furiosa voz.

Emily pudo palpar el inmenso odio que emanaba de sus ojos, su voz enojada en extremo.

Su actitud de demonio había regresado.

"Jamás debí haberte tratado bien!"

"Fuiste una distracción estúpida y mi mayor error!"

"Debí haberte matado junto con toda tu inútil familia!"

"Ahora, compláceme como la puta barata que eres Emily Mu!"

Emily quería decirle algo pero Edward la besó con rudeza.

Él le mordía los labios haciéndola sangrar.

"Edward...no se...mmmhhh..."

"Espera ...no de de qué hablas...."

"aaayyyy!"

Emily lucha para soltarse de su abrazo que no tenía nada de amoroso.

"Te enseñaré que soy mejor que mi primo!"

"Y después te refundire en la cárcel para siempre"

Emily siente que las palabras de Edward la matan por dentro.

Ella derrama algunas lágrimas.

"Escúchame Edward, no se que pasó pero tú abuela..."

Trató de decirle.

Edward le tapó la boca de nuevo.

"No metas a mi abuela en esto!"

"No volveré a confiar en ti nunca más!"

Vocifera Edward enloquecido de furia!

"Mira!"

"Admira tu obra de arte!"

Dijo abrazándola por detrás y mostrándole el video en su celular.

En ese vídeo un hombre y una mujer tenían relaciones sexuales y eran ella y Carl...

Cómo podia ser eso?

Ella esta segura que jamás ha tenido contacto de ese tipo con Carl!

"No Edward, es mentira!"

"Jamás tuve sexo con tu primo!"

"Debe haber otra explicación!"

"No soy yo, no!"

Edward aventó el celular al piso y no permitió que ella hablara más.

Tapándole la boca con sus labios, Edward comenzó a desgarrarle la ropa.

Enloquecido, le destrozaba a Emily la camiseta que llevaba, le desabrochó el pantalón que traía y desgarró su ropa interior.

"Fuiste mía primero, oíste?"

"Yo fui el primero en tomar tu virginidad!"

"Y seré el último!"

Sometiendola en el sillón, la penetró con tal dureza que a ambos les dolió...

Pero más a Emily.

Con cada nueva penetración, la niña sentía como su alma se fragmentaba por dentro.

Edward la estaba violando como aquella primera vez que se conocieron!

"Abre los ojos y mírame puta!"

Ordena Edward.

Cuando ella lo hizo, Edward sonrió de forma muy malvada.

Recargando su peso en ella hasta casi aplastarla, Edward exclam.

"Tu Dánielito también te lo hace así?"

"Ojalá hubiera dejado que ese tal Dorian te violara."

"Como me arrepiento de haberte defendido de esos cabrones que querían violarte en la playa... "

"No eres más que una mujer fácil y estupida."

"Pero nunca más volveré a caer tu falsa actitud de víctima."

"Jamás te olvidarás de está noche, te lo puedo garantizar!"

"Y está vez, haré algo peor contigo que aquella vez..."

Emily solloza en silencio con los ojos cerrados.

Ninguna de sus lágrimas hicieron que el corazón de Edward se ablandara.

Esta loco de furia!

Loco al haber visto ese vídeo de su primo Carl y ella.

Ella...

Su Emily que siempre había creído inocente.

Ella que lo había cuidado con fingido amor en ese hospital.

Que le había hecho creer que lo amaba de verdad!

Y que por ella estuvo a punto de cancelar su boda con Lucy.

Ella, su Emily que había logrado colarse en su mente y alma.

Y que deseaba desesperadamente que estuviera con él día y noche durante toda su vida!

Ella que junto con Carl habían abierto cuentas en el extranjero para fugarse juntos y habían dejado un plan para quitarle toda al empresa a Edward.

Su empresa!

Que ciego y estúpido había estado!

Y todo por su buena actuación de esa hipócrita que ahora poseía con rabia.

Ahora la tenía debajo de él, llorando y mordiéndose los labios con fuerza mientras la penetraba fuertemente con odio.

Edward quería que ella sintiera en su cuerpo un poco de su dolor en su alma.

Un poco de su terrible decepción de ella, su inmensa rabia de haberla visto gozar en la cama con otro...

Y ese otro, era nadamás que su primo!

Ella había seducido a su primo también.

Y había confabulado en su contra!

"Que idiota fui en creer que me amaba por mi y no por mi dinero!"

"Que idiota fui al creer en ella..."

"Que idiota fui al haberme enamorado de ella."

Con una mano sostenía con fuerza ambas manos de ella por encima de su cabeza.

Con la otra tocaba su cuerpo, dejando heridas dolorosas.

Ninguno hacia ruido, más que sus respiraciones agitadas y los leves sollozos de Emily.

"Gime maldita sea!"

"Gime como lo hiciste con él, que yo te vi gemir de placer!"

"GIME!"

Ordena Edward.

Emily gime, pero de dolor.

La duele cada vez que entra y sale de ella...

Le duelen sus manos entumidas arriba de su cabeza sostenidas con demasiada fuerza.

Y la mirada de odio que le da Edward.

Pero lo que destrozó su corazón fueron sus palabras y su actitud.

La había llamado puta y mujer fácil.

Puta y mujer fácil...

Hasta le había dicho que se arrepentía de haberla defendido cuando la iban a violar!

Poco a poco, el espíritu de la niña se desmoronó y solo quedó un frío cascarón de Emily.

Su tristeza comenzó a devorarla por dentro.

Su mente grita por ayuda, pero sus labios no se mueven.

Edward se hartó de penetrarla y saliendo de ella, exclamó.

"Sabes, sería tan fácil estrangularte aquí y tirar tu cuerpo donde nadie pueda verlo."

"Después regresar al hospital y fingir inocencia."

"Pero quiero que pases por un infierno como el que yo estoy pasando en este momento."

"Me destrozaste por dentro."

"Te odio y esta noche serás mi puta personal..."

"Como debiste de haber sido desde un principio."

Emily siente que cae en un vacío negro y doloroso, donde Edward es su verdugo.

En esa cama deshecha solo se puede ver a una mujer acostada, con la ropa desgarrarada y sangrando.

Más parece una muñeca rota.

Edward camina a la puerta para asegurarla.

Ordena a uno de sus guardaespaldas que no permitiera que nadie saliera y se fue a dar un baño.

Emily aún llora mientras el intenso miedo la envuelve con fuerza haciendo que ella casi deje de respirar.

Ella quiere morir en ese momento!

Emily rompe una botella para poder cortarse las venas.

Edward escuchó el sonido de los cristales estrellarse en el suelo y salió de la ducha.

"Pero que estás haciendo estúpida?"

"Ah no, no dejaré que tomes el camino de los cobardes!"

"Enfrentarás esto conmigo hasta el final."

Durante toda la noche y madrugada, Edward la torturó de mil maneras horribles.

Cuando ella por fin se desmayó de dolor, angustia y tristeza, Edward se dió otra ducha, se vistió y se fue a su empresa.

"Vamonos."

Ordena a su hombre.

Ambos caminaron dejando la puerta entreabierta del departamento.

Emily, más muerta que viva, desgarrada por dentro, trataba de levantarse.

Ella pudo ver su sangre en sus muslos...

Debía irse de ahí cuanto antes y preparar algo para ella.

Después averiguar cómo habían hecho ese vídeo.

La niña buscó con mucho dolor su celular.

Lo encontró pero estaba estrellado de la pantalla y sin batería...

Salió del departamento con ropa de Edward, apoyándose en todas las paredes.

Ella chocó sin querer con una chica que estaba en el ascensor.

"Estás bien?"

Pregunta la chica.

Emily solo se puso de cuclillas en el suelo.

Le dolía todo por dentro, sus piernas, su estómago, su vientre, pero más su corazón y alma que estan completamente destruidos.

Cuando salió del ascensor un chico pudo ver a la chica en el suelo.

Acercándose a ella le preguntó si necesitaba ayuda.

"Por favor, un taxi, debo irme."

Rogó en voz muy baja y ronca Emily.

Tenía lastimada la garganta pues Edward había puesto una de sus manos alrededor de su cuello hasta casi asfixiarala...

Henry le dio la mano y al instante pudo sentir su dolor y angustia.

También pudo sentir ese lazo de familiaridad.

Él se quedó quieto por un segundo atontado...

"Espera! Espera!"

Grito cuando reaccionó, pero el auto ya estaba lejos.

Subió al departamento de Edward y pudo ver el desorden y destrozos.

En la cama sangre y en la pared.

Tomó un poco de sangre presintiendo algo.

Henry se recriminó por su lentitud de acciones.

"Carolina, que tienes para mi?"

Habla el chico mientras entraba al departamento del señor Boris.

"Fue ella!"

"Ella dañó a la señorita Elizabeth Situ."

Declaró Carolina.

"Maldita puta!"

Gritó Henry apretando su puño con fuerza.

"Apunta está placa de taxi, dime a dónde fueron!"

"Envia a un hombre a qué recoja muestras de sangre."

"Es la última vez que me engañan!"

Exclama furioso Henry frente al cadáver del señor Boris.

"Me voy viejo, ahora podrás irte con tu familia."

"Gracias por regalarme tu casa y la identidad de tu hijo."

Quitándose la playera y las prótesis corporales para que no se notara su musculatura y cicatrices, Bruce se vistió con su ropa.

Él esperó en el pasillo a qué llegaran los hombres asignados.

"Desaparezcan ese cadáver que ya empezó a apestar."

"Sanitizen el departamento."

"Tiren los muebles y vuelvan a decorarlo."

"Vendanlo ya."

Ordenó Bruce.

"Esta en un casa extraña, ella está mal herida, sangraba mucho de las piernas..."

Carolina habla con su jefe, Bruce.

"La llevo a mi casa?"

Pregunta la mujer.

"No, quédate ahí, iré yo también a ese lugar."

Ordena Bruce antes de terminar la llamada.

"Dónde está Lucy?"

Cuestiona Bruce a uno de sus hombres.

"Esta en su habitación y no ha bajado para nada."

Responde el hombre.

"Idiota!"

"Revisa que de verdad este ella ahí!"

Ordenó pero él ya sabía que la chica no esta en la casa.

Por primera vez en ese tiempo odió haberse enamorado de Elizabeth, su alma gemela, pues eso había cegado su buen juicio.

Pero ahora podía ver con claridad y lo primero era encontrar a esa chica.

Ella era su verdadera hermana.

Y estaba lastimada como Elizabeth.

Bruce llamó a sus hombres en la policía para preguntarle cómo estaba Elizabeth.

"Una joven vino a verla, le dio algo a tomar y ella se despertó hace diez minutos."

"Ella se siente mejor y los médicos están asombrados."

Bruce agarró con fuerza la manija de la puerta.

Esa chica había ayudado a su amada.

"Conduce rápido hacia casa de Diana."

El chófer introdujo la dirección en el navegador del auto y pronto estuvieron en camino.

"Dónde estará Emily?"

"No contesta su celular y no regresó desde ayer..."

Se preguntan James y Maggie.

Ambos quedaron sorprendidos cuando Edward apareció en el pasillo.

"Edward!"

"Emily donde está?"

"Ella aún debe de traer medicina para Carl y la abuela!"

Edward solo escuchó Carl antes de interrogarlos.

"Dónde está la habitación de esa mierda que es mi primo?"

Edward quiere tener una intensa charla con él!

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto.