El Prohibido Amor de un CEO La Jefa

sprite

Leer El Prohibido Amor de un CEO novela La Jefa

La novela El Prohibido Amor de un CEO La Jefa es muy buena. En La Jefa, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Liliana Situ , pero con el libro El Prohibido Amor de un CEO, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Liliana Situ es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la El Prohibido Amor de un CEO novela La Jefa en readerexp.com

Los fuertes y sincronizados pasos que resuenan en el piso pulido y limpio del hospital hacen que Johana guarde silencio y se quede inmóvil mientras espera ver quiénes son las personas que producen ese sonido.

"Las posadas son de botas militares..."

"Son militares los que se acercan."

"Que demonios está pasando?"

Se cuestiona la chica con el ceño fruncido.

Varios hombres con trajes de camuflaje emulando a militares se detienen frente a la habitación donde Johana permanece recostada.

El Comandante de los militares, quien es un hombre robusto, corpulento y bronceado por el sol hace un riguroso saludo militar a la chica al verla.

El hombre porta una oscura boina militar, ropa formal militar y enormes lentes oscuros que no logran cubrir todas las duras facciones del hombre.

"Usted es la artista Aurora?"

Cuestiona el hombre con voz autoritaria.

"Quien lo pregunta?"

"Como sabe mi nombre y que quiere aquí?"

Cuestiona de vuelta Johana con la misma prepotencia.

"Cálmese señorita."

"Yo hago las preguntas, usted no está en una posición para hacer preguntas."

"Lamentamos terriblemente la perdida de su primer hijo está mañana en la playa."

"Lamentamos que nuestras acciones le hayan causado un daño irreparable."

Se disculpa de manera rígida el Comandante.

"Sus..."

"Sus acciones?"

Murmura con voz temblorosa Johana.

"Así es."

El hombre asiente de forma dura.

"Nuestro grupo atacó el velero."

"Pero fueron tan inexpertos en cumplir su misión que usted terminó lastimada."

"Por tal motivo, queremos disculparnos de la gomas más sentida y sincera."

Está vez la voz del hombre se suaviza...un poco.

"Lo único que buscábamos era pedirle su amable asistencia a una fiesta privada que nuestra líder organiza en su honor."

"Usted honra a nuestro país con su presencia."

"Mi jefa es una entusiasta coleccionista de sus obras de arte y adora todo lo referente a usted y el pintor James."

"Incluso ella ha comprado algunos cuadros de su esposo Dániel."

Johana escucha todo sin comprender bien.

"Lo que menos queremos ahora es que tenga miedo de nosotros."

"Pero espero que comprenderá que no podemos presentarnos en su hotel e invitarla a una cena esta noche."

Johana mira al hombre en shock mientras trata de incorporarse de la cama.

La chica trata de mantener la calma ante el hombre que parece una maldita muralla sin emociones.

Johana analiza si tiene una verdadera oportunidad de escapar de esa habitación, pero un rápido vistazo hacía la puerta, la única vía de escape, le indica que su intentó sería un fracaso.

Todos los hombres que están afuera portan armas largas, se ven bien adiestrados y tienen un poderoso y musculoso cuerpo.

Negarse a cumplir sus demandas o luchar para liberarse podría significar la muerte.

Y Johana no quiere morir todavía.

"Y dígame señor, cual era su nombre perdón?"

Cuestiona Johana, pero el hombre no contesta.

"Si de da cuenta, no puedo salir en este momento."

"Estoy hospitalizada."

"Por lo cual no creo poder asistir a ninguna cena hasta que la doctora encargada diga que puedo irme."

"Además, me gustaría que mi esposo me acompañara."

Johana trata que su voz sea firme y que no suene alterada.

"Tal vez no se note, pero estoy aterrada por está situación."

"Soy solo una artista sin ningún conocimiento de defensa personal ni combate como usted."

El hombre frente a ella sonríe levemente después de escuchar sus palabras antes de acercase lentamente a la chica.

"Estoy consciente que parecemos intimidantes, pero que célula de la mafia no es así?"

"Pero no sé preocupe señorita Aurora, tengo ordenes explícitas de mi jefa de no dañarla más o a su esposo."

"Somos el grupo que le brindara protección."

Declara orgulloso el hombre.

"No tiene que preocuparse de nada más."

"Su esposo está en la camioneta con nosotros, esta sedado solamente, no golpeado."

"La doctora Renata también está con nosotros."

"La trasladaremos en una ambulancia fuertemente custodiada, usted solo tiene que relajarse."

La mano del hombre sujeta la mano de Johana quien quiere apartarla de su toque cuando siente un pinchazo el cual poco a poco la deja sumida en dulce sueño del que no despertaría por la siguiente hora.

"ANDANDO!"

Ordena de forma dura el comandante.

"Ya saben que hacer."

"Si cometen estupideces otra vez, los asesinare y a sus familias."

El comandante del grupo elite amenaza a sus hombres quienes se mueven para cumplir las órdenes.

Los hombres empujan la camilla de la artista hacía una ambulancia que el grupo black desarrolló para trasladar a enfermos y heridos de gravedad.

"QUE?"

"Como que Johana y Dániel desaparecieron?"

"Como puede ser eso posible?"

Cuestiona con voz llena de miedo Lorelay.

Del otro lado del celular Tommy tampoco entiende como ed posible que los rastreador del celular de Dániel y el Johana hubieran dejado de transmitir la señal para ubicarlos.

"No se..."

"En verdad estoy sorprendido también Lorelay."

"No comprendo, pero te prometo que averiguaré que ocurrió muy pronto."

"Dame un par de horas para que tenga noticias de ellos."

Declara confundido todavía Tommy.

"Tommy, estamos hablando de mis guardianes!"

"No tienes un par de horas Tommy, tienes solo una hora para averiguar en que parte del mundo están!"

"Y si están bien!"

Lorelay ordena con ansiedad pues tiene miedo que algo malo les haya ocurrido a los recién casados.

"Si tú no puedes encontrarlos tomaré el avión privado para ir a buscarlos yo misma!"

"Ahora, enfócate en encontrarlos, vivos!"

Lorelay termina la llamada completamente mortificaba.

Su mano tiembla debido al miedo que la invade y no estará menos.

Lorelay no quiere pensar que algo malo les haya ocurrido a sus guardianes y sus amigos del alma.

Cómo fue posible que ellos simplemente desaparecieran?

Ella estaba viendo lo acontecido en el hotel donde se hospedaron Dániel y Johana para terminar el viaje de luna de miel cuando la llamada de Tommy para decirle que la pareja había desaparecido en Colombia la preocupó de muerte.

"Lorelay, está todo bien?"

Teresse cuestiona cuando entra en la oficina de la chica.

"Tommy acaba de decirme que la señal de los rastreadores de los celulares de Dániel y Johana despareció."

"Ni Tommy ni yo entendemos como eso es posible que haya pasado eso."

Responde Lorelay todavía ofuscada.

"Se que Tommy los encontrará, Lorelay."

Teresse trata de infundir confianza a la afligida chica.

"No sabía que se podía inhibir el rastreador."

Reflexiona Teresse para si misma.

"En teoría nadie debería poder inhibir la señal."

"Todos tenemos esos rastreadores en caso de emergencia, pero ahora..."

Lorelay suspira porque siente impotente al no poder hacer nada mas que esperar cuando el vicepresidente entra para pedirle que atienda a un nuevo inversor de la empresa.

Lorelay asiente, pues debe realizar su trabajo.

Ella sale de su oficina dejando dentro a Teresse para que ordene papeles urgentes.

Cuando la CEO pasa al la lado de unas empleadas que están en su descanso, ella puede escuchar sin querer su plática.

"Oh es tan terrible!"

"Como pueden ser tan desalmados con los artistas!"

"Esta ciudad esta peor cada día!"

"Primero fueron los asesinatos a los mafiosos, luego la guerra que enfrentamos con las explosiones recuerdan?"

Las chicas mueven la cabeza asintiendo.

"Lo más espantoso fue cuando explotaron el edificio de diseño!"

"Y ahora el robo de arte en la casa estudio de la artista Aurora!"

"Que sangre fría de esos ladrones de meterse a robar en esa casa!"

"Ya no hay seguridad en esta ciudad en verdad, que seguirá después?"

"Volveremos los secuestros como antes?"

"Ni se lo digas!"

"Antes no podías salir a la calle sin temor a ser secuestrada o violada!"

Dejando atrás a las chicas, Lorelay medita en lo que dijeron

ROBO EN LA CASA ESTUDIO DE AURORA!

Nadie le dijo que habían robado cosas del estudio...

Espera!

Y si esos robos estaban ligados con la desaparición repentina de Dániel y Johana?

Lorelay tuvo que guardar las apariencias y recibir de forma profesional al nuevo inversor de Empresas Situ.

El joven elegante, refinado y obviamente millonario extiende su mano hacia Lorelay tan pronto ella entra en la sala de juntas VIP.

"Muy bien señor Andrew, su inversión esta segura con nosotros."

"Le gustaría quedarse unos días para supervisar las obras de reconstrucción casi terminadas del edificio principal que albergará al más eficiente y prestigiado equipo de diseño?

Cuestiona Lorelay con tono amable pero impersonal.

"Gracias señorita Lorelay, pero solo quise invertir en esta empresa debido a que usted es la representante de los artistas Aurora y James."

"Mi interés es meramente artístico."

Lorelay asiente antes de terminar la breve reunión.

Cuando se despide del joven Andrew, Lorelay puede notar la inmensa tristeza en sus ojos.

También pudo sentir su pesar y dolor por el amor perdido.

"Señor Andrew, me permite invitarlo a cenar junto con Edward Situ, el antiguo CEO de Empresas Situ para que podamos hablar de otras posibles alianzas?"

Andrew afirma una sola vez ante la petición de la CEO antes de marcharse.

Lorelay se siente mal por el pobre hombre que tiene tan roto y congelado en alma y corazon.

Sin embargo, Lorelay tiene cosas más importantes de las cuales encargarse en ese momento.

Tal vez...

Tal vez por eso Edward se había ido de la empresa con tanta prisa.

Lorelay llega ala conclusión que Edward aún cree que ella está débil y frágil, por lo que no le oculto el robo de las pinturas.

Como respuesta a la tensión y estrés, Lorelay saca fuerzas de sus flaquezas para hacer frente a la nueva apremiante situación.

Edward mira en su celular que el nombre de la mujer que más ama y teme en la vida lo llama.

"Hola mi amor, cómo va todo en la empresa?"

Cuestiona Edward fingiendo voz suave.

"Todo bien."

"Hoy contamos con un nuevo inversor para la empresa de diseño, por cierto viste las noticias?"

Cuestiona Lorelay

Maldición!

Malditos reporteros!

Edward maldice por dentro pues no quería preocupar a su amada Lorelay.

"No te enfades conmigo, solo quería protegerte."

"No quería que tuvieras una recaída, aún estás débil a pesar de los elixires que tomas."

"Dejame manejar esto, yo me encargaré de encontrar lo que se robaron, lo prometo."

Lorelay sonrie mientras escucha la genuina preocupación de su amado Edward.

"Edward, mi prioridad ahora no es encontrar lo que robaron de la casa estudio"

"Hubo un accidente en el hotel donde se estaban quedando Johana y Dániel para terminar su luna de miel."

"Ellos han desaparecido Edward!"

"Alguien bloqueó sus señales o destruyó los celulares."

"Lo que sea que haya ocurrido, mis guardianes están desaparecidos!"

Edward cierra los ojos escuchando la voz aterrada de su amada

Un maldito problema más que resolver.

"Lorelay, no te alteres por favor."

"Me encargaré de eso también, hablaré con Tommy para que los encuentre lo antes posible."

Declara Edward presionando su frente con una mano para mantener evitar la migraña.

"Edward, ya hablé con Tommy."

"Él tampoco sabe como es posible que hayan desaparecido."

"Pero si no puede hacer nada, yo misma iré a Colombia para buscarlos."

"Mierda."

Edward susurra pues sabe que su mujer es capaz de eso y mas.

"Están aquí ya?"

Cuestiona una bella mujer al hombre.

"Si jefa, ya están aquí."

"Todo está listo."

"Nadie nos vió y si nos vió, nadie hablará, saben lo que les espera si abren la puta y miserable boca."

El comandante guiñó un ojo a su jefa quien está complacida con su lugarteneniente quien es su mano derecha, su amigo y su amante en la cama.

"Excelente!"

"No hagamos esperar más a los invitados de honor!"

"No todos los días tengo el placer de convivir con dos artistas tan importantes!"

Exclama encantada la mujer.

La puerta al fastuoso salón se abre dejando pasar a la jefa quien lleva un elegante vestido negro de un famoso diseñador.

Baek es el apellido del reciente afamado diseñador quien elabora vestidos sofisticados, hermosos y muy costosos.

El vestido dejaba al descubierto las hermosas y torneadas piernas de la jefa y delinea su poderosa pero sumamente femenina figursña.

La jefa del cartel es una mujer fuerte

preciosa,

de cabello azabache muy brillante, ojos avellana oscuros,

piel besada por el sol

y una suave, larga y envidiable melena peinado de forma elegante.

Su maquillaje soberbio resalta la belleza amazona de la hermosa jefa.

"Bienvenidos, bienvenidos!"

"Es un placer inmenso que esten aquí!"

Dániel, sentado en un sillón como si fuera un rey despierta de su letargo.

Johana a su lado también intenta abrir por completo los ojos.

Los dos tratan de ver quien les habla.

Johana se da cuenta que la doctora Renata está a su lado revisando su salud junto con varias enfermeras.

Dániel parpadea varias veces mirando a su alrededor pues trata de comprender donde está.

Hasta donde recordaba, Dániel había ido al hospital con Johana, luego recordaba hablar con un comandante del ejército que le pidió que lo acompañará a su jeep militar...

Y luego?

Dániel no recordaba nada más!

"Donde estamos?"

"Mi amor, estás bien?"

"Te encuentras bien?"

Dániel cuestiona en un susurro a su esposa quien está ataviada con un vestido azul oscuro hermoso aunque todavía tiene la intravenosa en el brazo.

Dániel observa que la doctora también está vestida de forma elegante con un vestido corto negro.

"Si Dániel, estoy bien."

"Estaba tan preocupada por ti."

"No despertabas."

Responde Johana mirando a su esposo.

La jefa se sienta frente a ellos cruzando elegantemente la pierna mostrando sus piernas adornadas con unos tacones negros.

Sosteniendo en su mano una copa de fina champaña de la cual bebe unos cuantos sorbos para después morder una enorme fresa roja, la jefa mira a los esposos.

"Mis apreciadas visitas, me honran esta tarde al acompañarme."

"Fue una fortuna para mi poder concluir mis negocios justo a tiempo para poder brindarles esta fiesta!"

"Permítanme presentarme, me llaman La Jefa y eso soy."

"Soy la jefa de la célula del narcotráfico y prostitución de este lado del mundo."

Habla la mujer con orgullo.

"Pero también soy una fanática loca de sus obras de arte."

"Siempre me ha gustado el arte pero no tuve oportunidad de aprender."

"Cuando mi difunto esposo me dejó este reinado del lado del mundo tuve que hacerme cargo de todo..."

La jefa niega con la cabeza recordando.

"Fueron tiempos difíciles."

"Sin embargo ahora estamos mejor gracias a mi Comandante, mi lugarteniente."

El comandante coloca la mano sobre el hombro de su hermosa Jefa.

"Aurora, no sabes cuanto he admirado tu trabajo artístico desde que comenzaste tu carrera."

"Eres una verdadera genio!"

Un prodigio!"

"Y eres tan joven!"

"Pero no solo tú, también James es un joven prometedor en el arte!"

"Ustedes dos son unos verdaderos fenomenos del arte."

Exclama son voz halagadora la chica.

"Mi intención no es hacerles daño, pero como ustedes comprenderán, soy una persona extremadamente buscada por las leyes por lo que no podía conocerlos de otro modo."

"Lo que quiero es convivir con mis artistas favoritos y pedirles un enorme favor."

Un equipo vestido como militares entra al recinto empujando un carro metálico largo en el cual de pueden apreciar las obras robadas ineditas de la casa estudio de Aurora.

Las cuales están en perfecto estado.

"Pagaré por todas las obras, lo prometo."

"Pero como no ha habido más subastas en su ciudad natal no he podido comprar más arte inédito, no me gusta mucho lo que se exhibe en las galerías de arte."

Declara la mujer mirando a sus hombres mover las obras con extrema delicadeza.

"A mi me gusta lo diferente, lo extraordinario, lo inédito."

"Puedo ver que estas obras de arte son tan inéditas, algunas están sin acabar y son tan crudas y hermosas..."

Johana observa las pinturas mientras son desenvueltas.

Dániel se levanta de su asiento para caminar hacia su esposa, pero los hombres desenfundan sus armas pues creen que es una amenaza contra su jefa.

"QUIETOS!"

"Que falta de educación es esa?"

Vocifera la jefa regañando a su gente.

"Como se atreven a encañonar al señor Dániel quien solo quiere sentarse junto con su esposa?"

"Es completamente normal!"

"Disculpenlos por favor, en el ramo en el que nos desenvolvemos estos instintos ya están muy arraigados en mis hombres me"

"Les pido disculpas, no volverá a pasar."

Se disculpa la jefa mirando fijamente a su segundo al mando quien retira la mano de su arma antes de bajar sumisamente la mirada como un niño regañado.

Dániel, detuvo sus pasos al ver la conmoción.

Él sabe que está en desventaja por las armas de fuego y por Johana quien aún está convalesciente.

Ni con todo su entrenamiento podría acabar con los hombres.

Las balas lo matarían primero.

Y dejaría sola a Johana, lastimada y débil, por lo que ambos tienen que seguir el juego de la jefa.

Sentándose junto a su esposa para abrazarla y darle un beso en la frente, Dániel y Johana se comunican con los ojos todo ante la mirada expectante del comandante y la jefa.

"En verdad nos ha tomado por sorpresa."

"Usted es una mujer muy poderosa en este lugar."

Declara Dániel.

"Yo también estoy sorprendida por su poder jefa."

"El hospital estaba vacío."

La jefa sonrie por los halagos de la pareja de esposos.

"Mi querida Aurora, quiero pedirle por favor que firme las obras de arte, una en especial ha capturado mi corazón y mi mente."

Indica la jefa.

"Lamento mucho si mi gente causó un alboroto en su casa estudio, pero nada se rompió."

"Solo extrajeron las obras que me interesaban."

Suplica la jefa.

"Por favor fírmelas, me haría la mujer más feliz del mundo si lo hace frente a mi!"

Johana mira a la jefa antes de colocar una sonrisa en su boca para después preguntar.

"Donde está el pincel para que pueda firmar?"

Cuestiona Johana.

La jefa aplaude feliz antes de ordenar a su gente que trajera lo que la artista pide

"Quisiera que le pusiera una dedicatoria, jefa?"

Cuestiona Johana mirando a la entusiasmada mujer.

"Si, si por favor!"

"Para la Jefa, solo eso por favor."

"Comprenderá que debo de mantener mi nombre en completo anonimato."

Responde la mujer, pero después su rostro muestra duda.

"Aunque pensándolo bien..."

"Ustedes ya vieron mi rostro."

"Y es un rostro muy buscado por toda la policía internacional."

La jefa se puso seria de pronto y se levantó del sillón.

Tanto Dániel como Johana tensan su cuerpo antes de prepararse para lo peor.

La pareja no sabe si saldrá viva de ese secuestro aparentemente inocente!

Que maldita forma de terminar su luna de miel!

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto!