El Prohibido Amor de un CEO Manipulación

sprite

Leer El Prohibido Amor de un CEO novela Manipulación

La novela El Prohibido Amor de un CEO Manipulación del autor Liliana Situ es una novela emocionante y fascinante historia En Manipulación, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Liliana Situ Construcción Cada personaje en El Prohibido Amor de un CEO es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Manipulación y los capítulos posteriores de la novela El Prohibido Amor de un CEO en readerexp.com

"Que?"

Edward está impactado por la audacia de esa mujer al dirigirse a él!

Trata de respirar y calmarse...

Una vez su enojo hizo que perdiera la cabeza contra la mujer que amaba, aunque esta mujer esta haciendo todo lo posible por hacerlo enfadar al máximo!

Edward aprieta los puños sobre sus rodillas, sus nudillos sobresalen.

"Ya escuchó lo que dije señor Situ."

"No tengo intención de repetir mis palabras, pues considero que ofenden mi inteligencia y la suya."

Lorelay deja sobre la mesa una carpeta con documentos que su abogado ya tenía redactados previamente.

Incluso la abuela Situ tenía conocimiento de estos documentos y los había avalado.

La abuela tiene la plena confianza que que Lorelay es la mujer de negocios que Edward necesita a su lado pues es fuerte y dominante como su nieto.

Y no teme enfrentarse a hombres de negocios.

Y cuando se diera cuenta su tonto y terco nieto cabeza dura de quién es realmente esa chica dura, no volverían a separarse jamás.

Lorelay, con una sonrisa en la boca toma una taza para servirse con elegancia un poco de té sin despegar la vista de Edward.

Edward examina a Lorelay con una mirada dura y peligrosa.

Ella le devuelve la mirada con la misma intensidad que la suya.

Ninguno de los dos aparta sus ojos del contrincante o se deja amedrentar.

La abuela Situ casi puede palpar la furia de Edward y la burla de Lorelay, por lo que tiene que mediar en esta situación.

Pareciera que esta viendo un pleito de casados, pues la abuela reconoce que también estuvo en esa misma posición con su fallecido esposo cuando eran jóvenes.

Casi parece que puede reconocerse a sí misma en Lorelay aunque no sea ni su nieta ni su hija.

"Creo que Lorelay tiene parte de razón en este asunto Edward."

La abuela interviene dejando su taza de te en la mesa mirando a su nieto quien la voltea a ver atónito.

"No has demostrado la responsabilidad suficiente desde tu último escándalo con esas chicas..."

"Ayer tuvimos que verte en ese estado tan deplorable..."

"Parece que estás buscando tu propia muerte y eso me aterra, Edward."

La abuela habla y su nieto no puede creer sus palabras!

"Además, esa maldita chica pudo no solo hacerte daño!"

"Ella pudo haber trabajado para alguno de nuestros competidores."

"Oh si, Lorelay te salvó de ella, no olvides eso."

Regaña la abuela a Edward.

"Eres tan descuidado que esa muchachita bien habría podido filtrar información confidencial de la empresa y venderla al mejor postor."

"Y eso hubiera sido nuestra ruina!"

"Creo que necesitas un tiempo fuera de la empresa para encausar tu vida de nuevo."

La abuela da un sorbo del maravilloso té que Lorelay le había preparado previamente, el cual es tan vigorizante y renovador.

Edward se siente traicionado por su propia abuela!

La única familia de sangre que le queda y en la que él pensaba que podía confiar!

"Abuela admito que no fue una buena decisión beber en la oficina, pero no creo que sea tan grave para si quiera considerar la petición de esta mujer."

Edward señala de forma grosera a Lorelay quien se mantiene ecuánime...

"He llevado la empresa bien sin ayuda."

"Incluso maneje la empresa de diseño que no era mía, sino de mi primo!"

"No puedo creer que te pongas del lado de esta mujer!"

"Yo soy tu nieto!

Vocifera Edward reclamando su derecho de sangre!

"Tu único nieto de sangre, porque Elizabeth es adoptada!"

La abuela observa enojada a Edward debido a las hirientes palabras que acaba de decir.

"Cállate!"

"Si de verdad fueras un verdadero Situ harías las cosas mejor que tu pobre actuación y desempeño en años pasados."

Reclama la abuela con autoridad!

"Desafiaste mi autoridad por una mujer que no valía la pena y te lo hice ver en su momento!"

"Después, desperdiciaste una oportunidad de redimirte con la persona que lastimaste!"

"De ese modo ahora estarías felizmente casado con una hermosa mujer que te amaba!"

"Y eso hubiera sido lo mejor que jamás te habría pasado, pero también despreciaste esa oportunidad por tus tonterías machistas!"

"O me equivoco?"

Todo el mundo se queda sin aliento al ver el intenso y destado regaño de la abuela!

"Ahora pones en riesgo la compañía de la familia y tengo ponerte un alto porque como bien dices..."

"Eres el único descendiente Situ y debes de hacerle honor al apellido."

"Elizabeth no será Situ de sangre, pero es mas mi nieta que Carl o tu."

La abuela se detiene un momento para recobrar la compostura, pues ella ama mucho a su nieta sin importar que sea adoptada.

Lorelay observa a la abuela.

Un cariño especial siente por ella, pues la abuela defiende a Elizabeth, como su padre David lo hizo algunas veces con ella cuando era Emily.

"No lo hare y nadie puede obligarme!"

"Ni siquiera tu abuela!"

Edward se levanta de su asiento, sumamente molesto.

"Es mi empresa!"

"Yo la he forjado y la he hecho crecer!"

Enojado, Edward desliza su mano dentro del bolsillo de su pantalón mientras habla de forma autoritaria y seca.

"Es mía, no pienso cederla a nadie por ningún maldito precio!"

Edward no cedera la empresa a nadie que no sea descendiente directo.

Tal vez la vendería por una cifra exorbitante de dinero, pero no.

Jamás le cedera la empresa a esa mujer arrogante y despiadada, por muy hermosa o atrayente que sea.

"No la vender ni cedere a nadie!"

Lorelay voltea a ver a la chica para susurrarle algo.

La niña se levanta para dirigirse a la cocina.

Pasa con la cabeza agachada delante de Edward...

Si no fuera porque él la miro a la cara y pudo comprobar que no era Emily volvería a confudirla con ella.

"Señor Situ, se que puede resultarle difícil lo que le planteo."

"Imagino que ha manejado solo su empresa durante muchos años, por eso su resistencia."

Habla de forma tranquila Lorelay.

"Lo único que quiero es que la empresa Situ crezca, se expanda y tenga mas socios comerciales."

"Solo quiero que mis acciones valgan mas y consolidarlas."

"Acaso es malo lo que planteo?"

"Por ejemplo, la empresa de diseño presentaba más perdidas que ganancias."

"Y ahora, con solo un día que la tengo bajo mi mando ya tenemos agenda llena, un logotipo y slogan nuevo."

"Incluso ya han comenzado a llegar pedidos de clientes importantes y celebridades."

Lorelay le extiende la tablet que tiene en tiene en la mesa para mostrarle que las acciones de la empresa han subido de forma exponencial.

Las cotizaciones y pedidos aumentan a cada minuto.

Todo gracias a la poderosa y atrayente estrategia de marketing de Lorelay.

Antes de que nadie puede decir nada más, Tim se acerca con Eliza y la chica que había drogado los puros de Edward.

"Señorita Lorelay, la chica esta aquí."

Dicen al unisono Tim y Eliza.

La gente de la abuela había rastreado a la chica para llevarla frente a Edward.

Ella cree tener una oportunidad de enmendar su error.

Edward se gira para verla mejor antes de caminar hasta ella.

Un asco lo recorre porque recuerda que lo ha besado y tocado.

"Señor Situ lamento haberlo drogado."

"Me pagaron por tratar de conseguir información privilegiada."

"Además usted es muy guapo y no tiene novia."

La chica agacha la cabeza, pero la abuela la insta a seguir con su confesión.

"Aproveche la cercanía de mi trabajo para drogar con somniferos sus puros."

"De ese modo podría dejarlo incosciente y tener acceso a todo."

"Usted incluído."

Edward observa con asco y desprecio a la chica antes de responder.

"Eres una mujer despreciable."

"Jamás volverás a trabajar en esta ciudad."

"Debes dar gracias que no te acuse de nada mas grave, aunque podría hacerlo.."

Lorelay se levanta de su asiento, camina hasta ellos para mirar  también a la chica.

"Solo los cobardes recurren a las drogas para estar con una persona."

Bofetada con guante blanco!

"Solo alguien que es una basura humana como tú recurre a somniferos para poder acostarse con la persona que le gusta."

Lorelay dice esas palabras mirando a la chica.

Pero en realidad las dice fuerte y claro como indirecta para Edward.

"Tim, llevatela de la estancia, pero no dejes que se vaya."

Pide Lorelay de buena forma al hombre.

"Si Edward no la acusa yo si lo haré por abuso de confianza."

"Largo."

Tim obedece la orden de Lorelay llevándose a la chica a la cocina, donde junto con Eliza, desaparecen los tres.

"Siempre es tan aterradora cuando está enojada?"

Pregunta Eliza a Tim cuando están a solas.

"No es propio de nosotros hablar nada acerca de ellos."

"Por favor señorita Eliza, limitese a amarrar a la joven y tome asiento, pues esto tomará algo de tiempo."

Tim le da una cuerda mientras sujeta a la joven que trata de escaparse.

"Esto no era el trato que tenía con la señora!"

"Ella me prometió que si cooperaba y decía eso podría volver a trabajar en otra de sus empresas!"

Se queja la joven apresada por los dos.

Tim no dijo nada, solo le puso una mordaza para que no hablara mas.

"Ahora lo que tenemos que hacer es esperar a que terminen su reunión los señores."

Indica Tim.

La abuela toma los documentos que Lorelay había dejado en la mesa y encuentra el de la empresa de diseño.

"Edward, firma este documento para que Lorealy sea la propietaria legítima de la empresa de diseño."

"Esta comprobado  que ella es la mejor opción para manejarla y mantenerla en crecimiento."

La abuela le extiende su costosa pluma.

Edward, aún renuente a aceptar la derrota, se niega.

"La empresa no es mía, esta nombre de Carl."

"Él es el único que puede firmar."

Enojado por toda la situación, Edward quiere que todo se acabe ya!

Él no permitirá que nadie le quite nada que es suyo!

"Me retiro, las respuestas siempre serán las mismas."

"No firmaré nada y punto final!"

Sin esperar respuesta de nadie, Edward se dirige a la puerta para irse, pero la abuela lo detiene.

"Edward Situ!"

"Vuelve acá en este instante y firma lo que se te indica!"

"Compórtate como un verdadero hombre y no como niño!"

La abuela se levanta de su asiento indicando con severidad y firmeza.

"Cuando tu primo ingresó a la cárcel perdió todo lo que estaba a su nombre."

"Yo misma puse todo lo que era suyo bajo tu nombre!"

"Así que firma ahora!"

Exige la abuela quien está harta de la actitud infantil de Edward.

"No es una petición mi nieto..."

"ES UNA ORDEN QUE DEBES CUMPLIR EN ESTE INSTANTE!"

"RespetA a tus mayores y obedece ahora!"

Tanto Edward como Lorelay se impactan por las firmes y poderosas palabras de la abuela!

Ella nunca la había visto tan furiosa o firme con Edward.

Sin más remedio...

De mala gana!

Y rumiando su enojo, Edward se sienta contra su voluntad en el sillón.

Plasma su elegante firma en los documentos contra sus deseos.

"Como socia mayoritaria que soy de la empresa y dueña legal de las empresas Situ y activos tengo una propuesta que hacerles a los dos."

Habla la abuela Situ más tranquila.

"En vista que los dos tienen una visión y pasión poderosas para dirigir la empresa."

"Quiero que los dos compartan oficina y aprendan a trabajar juntos, de mejor manera."

"De ese modo no volverá a haber situaciones como está en el futuro."

Tanto Lorelay como Edward casi están infartados al escuchar la propuesta de la abuela Situ!

Eso no era lo que había planeado Lorelay con la abuela!

Y certamente Edward no quería compartir ni piso, ni oficina, mucho menos cercanía con esa mujer que lo exaspera tanto!

"No abuela!"

Respondieron al unisono los dos, pero la abuela no se inmutó.

"Creo que me subestiman si creen que ustedes niños pueden hacer lo que les venga en gana con la herencia de mi familia que tanto esfuerzo, lágrimas y sudor, costó estabilizar y posicionar."

Comenta la abuela de forma...amenazadora.

"No dudo Lorelay que eres casi tan adinerada y poderosa como somos nosotros."

"Además, tienes la fortuna de contar con la ayuda de los pintores James y Aurora de tu lado."

"Pero esta es mi decisión."

QUE?

"En cuanto a ti Edward, has estado demasiado centrado en tu mundo y tu pesar por tu error personal que no supiste remediar en el momento que lo sugerí."

"Pero ya pasaron más de tres años desde ese incidente."

"Superalo."

"Se un mejor hombre y esfuérzate por honrar la memoria de la mujer que te salvo la vida dos veces!"

"Esa es mi oferta."

"Pueden compartir empresa y llevarla a la cima juntos."

"Lo siento Lorelay pero esta es mi decisión."

Lorelay no comprende que pasa!

De verdad la abuela espera que comparta oficina con Edward después de lo que pasó por la noche?

La sorpresa y decepción es visible en las caras de ambos que no saben que hacer o decir.

"Prefiero retirarme."

"No compartiré nada con el señor Situ."

"No deseo ver su rostro todo el día a cada momento."

Exclama Lorelay tragándose su evidente odio.

"Yo tampoco deseo compartir oficina ni la empresa con una mujer tan arrogante, terca y desesperante como ella, abuela."

"No viviría más de unos años por el estrés que me generaría su compañía todos los días."

La abuela disimula su risa tomando su té y mirando al suelo.

"Perfecto, ahora comenzarán a recriminarse y retarse..."

Piensa la abuela Situ.

Lorelay le dirige una helada mirada a Edward antes de  contraatacar.

"Yo soy deseperante y arrogante?"

"Bien, prefiero ser todo eso a ahogarme de borracha y perderme en mi propia oficina dando pie a que cualquier empleado se aproveche de mi como lo hizo la chica con usted señor Situ!"

Enojada, Lorelay se levanta de su asiento para situarse frente a Edward.

"Es un error pequeño del que puedo aprender para estar más protegido."

"No necesito que ninguna mujer me eche en cara mis errores!"

"Mucho menos una tan ambiciosa como usted!"

Edward da un paso para acercarse más a Lorelay quien no se inmuta ni retrocede.

Ella casi puede sentir su calor y enojo al estar tan cerca.

"Pequeño error?"

"Por dios!"

"Su visión de la realidad está completamente distorsionada!"

"Esto pudo haber sido potencialmente peligroso para la empresa todo por su comportamiento infantil."

Lorelay extiende la mano hacia la frente de Edward para tocarle la herida.

"Creo que el golpe que se dió es más fuerte, pues no está pensando con claridad."

Edward toma su mano y la sostiene con fuerza.

Lorelay sonríe pues lo conoce perfectamente.

Solo que esta vez ella sonríe burlándose de él.

Sabe que no le hará daño.

Además la abuela está en la estancia observándolos detenidamente.

"Tan irresistible le parezco señor Situ que tiene que tocarme de esta manera?"

Edward al estar cerca de ella no puede obviar su fuerte atracción por ella.

Pero su mente le dice que no es Emily...

No es su Emily!

Pero su cuerpo y alma le gritan fuertemente que la bese,

que la abrace.

Que la necesita, lo atrae tan fuerte que duele!

Divertida por la escena, la abuela se concentra en los papeles de la empresa.

Ella finge verlos para darles algo de privacidad fingida.

"Puede soltarme ya?"

Cuestiona Lorelay a Edward intentando retirar su mano.

Edward la suelta lentamente.

Lorelay mira sus labios.

Ella también se siente terriblemente atraída por él.

Y más cuando está enojado!

"Nadie en su sano juicio quisiera compartir oficina con usted."

"De verdad que compadezco a las mujeres que han estado a su lado, en especial a la que le hizo daño."

Habla Lorelay con voz baja.

"Usted es un patán completo."

"Su ego es tan inflado que no puede nada más que usted mismo."

"Por eso su empresa pierde dinero, mientras que conmigo podría expandirse y tener mas clientes."

Ambos de acercan más!

"Aceptelo, no hay hombre que se me resista."

"Además si lo hubiera encontraría la forma de hacer que se rindiera con algún error que cometiera."

"Como el que usted hizo ayer."

"Afrontalo Edward, soy mejor que tu en todos sentidos."

"Yo no me dejo llevar por lo que hay en mi entrepierna y pienso fríamente en las decisiones que tomo."

"Solamente me interesa el dinero y poder."

Edward escucha cada palabra de la chica.

Y él lo siente como una afrenta personal!

Es como si esta mujer se estuviera vengando de él por algo que le hizo en el pasado.

Pero él jamás había estado con ella!

"Nunca, nunca reconoceré que eres mejor que yo."

"Tu eres una novata en el mundo empresarial."

"Jamás sobrevivirías sola."

"Por eso te escudas detrás de la fama y los pintores."

"Eres muy bella y los hombres te encontraran irresistible pero yo no..."

"Solo eres una molestia irritante que no se porque tengo que soportar."

"Además, todos mis clientes y socios me son leales.

"No se quedarían a tu lado, a menos que te acostaras con todo ellos."

La abuela suspira pues parece que nunca lograrían llegar a un acuerdo sin herirse mutuamente.

"Ya basta, es suficiente de parte de los dos."

"Esta claro que ninguno de los dos se soportan."

"Es lógico, ninguno de los dos está acostumbrado a que nadie les diga que hacer con su vida o como llevar sus empresas."

"Edward te daré una última oportunidad para hacer las cosas bien."

"Te quedarás al frente de la empresa."

"Pero si vuelves a hacer alguna tontería como la de ayer, le cederas el poder y la empresa a Lorelay."

"Lorelay, puedes ocupar la oficina que usaba Carl, el primo de Edward."

"De esa forma podrás vigilarlo, junto con el comportamiento de la empresa."

"Y quiero que intenten llevarse bien y cooperen entre los dos para hacer una mejor y mas grande empresa."

"Ninguno tiene derecho a discutir o negarse."

"Como socia mayoritaria que soy asi lo decido."

"Y es mi última palabra."

La abuela se levanta y se retira.

Tanto Lorelay como Edward se quedan a sola.

Ella intenta alcanzarla pero Edward la detiene tomándola de la mano.

"Cual es tu problema conmigo?"

"Acaso te insulté en el pasado y ahora te esta vengando de mi?"

Lorelay se sacude su mano, pues no quiere sentir su toque en su piel.

"Solo me molestan los tipos como tu que se creen tan irresistibles, pero en el fondo solo son unos hombres mediocres y patanes."

Con esa, son dos veces ya que le decía "PATÁN" en su cara.

Él no no ba a permitir que lo dijera una tercera vez!

"Como crees que soy irresistible y un patan, me comportaré como tal."

La abraza con fuerza con un brazo por la cintura pegándola a su cuerpo, mientras que con la otra mano toma las ambas manos de Lorelay para que no intente golperarlo.

Lentamente acerca su cara a la ella buscando sus labios...

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto!