El Prohibido Amor de un CEO Sorpresas

sprite

El Prohibido Amor de un CEO novela Sorpresas de Liliana Situ

En El Prohibido Amor de un CEO novela Sorpresas autor Liliana Situ los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a El Prohibido Amor de un CEO Liliana Situ Sorpresas en readerexp.com

Para tiempos desesperados y extremos...

Medidas desesperadas y extremas.

Y Joseph esta desesperado.

La abuela le había quitado todo, incluso el apellido Situ, dejándolo solo con una pequeña cantidad irrisoria de dinero.

Cómo ya no tenía nada más que perder decidió hacer lo que quería.

Y lo que quería era vengarse de muchas personas y recuperar su dinero y poder.

Tenía bien claro como lograrlo.

Primer paso, secuestrar a esos chiquillos que se creyeron muy hombres para extorsionarlo y quitarles todos sus negocios y dinero.

Tal vez matarlos después de divertirse torturandolos un buen rato.

Segundo paso, al estar Edward en la cárcel podría forzar a la abuela Situ para que le devolviera su estatus y poder.

Cumplido su propósito, Joseph mataría a la abuela sin remordimientos.

Despues elegiría a algun hombre poderoso y millonario para casar a Elizabeth y tener una alianza más.

Tercer paso, quitarle todo a Edward amenazando a sus mujeres.

Darle una buena paliza a ese idiota hijo suyo y después matarlo junto con su pusilánime primo.

Pero por ahora su prioridad era divertirse con ese par de pequeños idiotas.

Sabía que ninguno de los dos se negaría a hacer lo que él les dijera si amenazaba con matarlos.

Y a esa chica que parecía ser el interés amoroso de alguno de los dos.

Paul se mantenía impasible ante él, agarrando a Emily de un brazo mientras hablaba en tono de negociación.

"Ella es más valiosa para conseguir lo que quieres, pues la abuela Situ le tiene un cariño especial."

"Si sabe que ella está en peligro, te regresará tu apellido, tus negocios y tu dinero de forma rápida."

"Después podrás usarla para vengarte de tu hijo pues siente algo por ella y creo que haría cualquier cosa si la escucha gritar de dolor..."

Joseph meditaba los pros y los contras.

De verdad quería torturar un tiempo a Dániel y Tommy, pero Paul tal vez tenía razón.

Si de verdad ella era tan importante para la abuela y Edward...

Podría recuperar todo de una sola vez.

"Cómo se que es cierto lo que dices?"

"Sigues siendo uno de los perritos falderos que siempre seguían a mi bastardo hijo."

"Le tienes demasiada lealtad, así que no confío en ti, puedes irte y llevartela."

Paul miró su reloj y comenzaba a impacientarse.

"Porque se tardan tanto?"

Pensaba.

Había mandado traer a Dániel para que le ayudará a distraer a Joseph y que sus hombres pudieran entrar para sacar a Tommy.

Paul le respondió para hacer tiempo.

"Edward cambió demasiado."

"Él nos olvidó."

"Prefiere a esa mujer, por lo que decidimos expulsarlo de nuestro grupo y considerarlo enemigo nuestro."

Emily de pie comenzaba a cansarse de escucharlos hablar.

"Veremos si lo que dices es cierto."

"Envíale una foto de ella a Edward y si no viene en treinta minutos los mataré a todos, está claro?"

Sin decir más, Joseph trajó a Tommy junto con Teresse, a quienes sentó en unas sillas incómodas antes de ordenarle al chico.

"Transfiere a mi nombre la empresa de Dániel y el dinero de las cuentas o mataré a la chica."

"Ahora."

La pistola en la mano de Joseph apunta a la cabeza de Teresse.

Teresse quién había estado fingiendo estar inconsciente, con la cabeza agachada habló con voz melodiosa.

"Disparame, no hará nada de lo que le pidas..."

"No soy importante para él."

Joseph la ignoró.

Dándole un golpe a Teresse con el arma volvió a exigir.

"Sabes que lo haré, así que obedece."

Tommy frente a sus laptops encendidas dudó por un segundo, pero los frenos de varios autos lo hicieron voltear a ver qué es lo que pasaba.

Teresse tuvo su oportunidad.

Pateó el arma de la mano de Joseph y con una mano que había logrado liberar con mucho dolor, golpeó en la nariz a Joseph, haciendo que se cayera debido a su reciente lesión.

"Maldita hija de puta."

Gritó Joseph antes de clavarle en la pierna una pequeña daga que tenía escondida en su mano.

"Aaayyyy!"

Se quejó levemente Teresse.

Tommy se levantó para patear a Joseph.

Paul sentó a Emily en el suelo y fue a ayudarlos.

Dániel salió del auto y lo primero que pudo ver fue a Emily amordazada en el suelo frío.

Corrió hasta ella y comenzó a desatarla.

Cuando le quitó la venda de los ojos pudo ver qué tenía la mirada perdida.

"Emily?"

"Emily?"

Dániel la sacude para hacerla reaccionar pero parecía estar en trance.

"Cuídala, que nada le pase."

Pidió a un hombre, pero varias detonaciones de escucharon muy cerca.

Entonces Dániel cargó a Emily hasta que ambos estuvieron detrás de una pared.

Ahí la dejó el chico.

Los hombres de Paul habían entrado bajo su orden.

Pero fueron recibidos por varios disparos haciendo que algunos de ellos murieran en el acto o fueran alcanzados por alguna bala.

Joseph en la confusión, se refugió detrás de una puerta para ver cómo se desarrollaban las cosas.

Sangraba profusamente de la nariz, por lo que con el dorso de su mano trataba de limpiarse.

Teresse desataba los brazos a Tommy para que pudiera salir de ahí cuando un hombre de Joseph golpeó a Tommy en la cabeza.

Teresse amortiguó su caída, pero la daga se le clavó aún más en la pierna.

Ella se quebró un brazo por el golpe tan inesperado.

Tommy quedó muy desorientado después del golpe.

Teresse trataba sin éxito de levantarse.

Paul con el arma desenfundada, caminaba sigilosamente por la casa buscando a Joseph.

Cuando iba a entrar a revisar una habitación oscura, Joseph le aventó la puerta para tratar de desarmarlo pero Paul es más fuerte, por lo que lo lanzó suelo.

"Te mataría con mis propias manos bastardo."

"Pero le daré ese gusto a tu hijo cuando te entregue en su departamento."

Joseph comenzó a reírse sin control, pero Paul lo noqueó, harto de oírlo.

Fue a buscar a Tommy que estaba en el suelo, ero al ver a su espía dijo.

"Cómo estás Trini?"

Teresse esta mortalmente pálida al escuchar a Paul.

Ella solo pudo rodar los ojos para ver a Paul antes de susurrar...

"Perdón jefe."

Tommy tenía un terrible dolor de cabeza, le zumbaban los oídos y veía borroso.

Como pudo llegó hasta donde se encuentra Teresse.

Intentando enfocar su vista, el chico le pide a Paul.

"Salvala...por favor..."

Tommy tosió sangre y su oído comenzó a sangrar.

"Tommy!"

Gritó Dániel viéndolo muy mal en el suelo antes de decirle a Paul.

"Quién fue?"

"Donde está?"

Dániel quiere ahora desahogar todo su coraje guardado.

"Está allá."

"Aunque tal vez ya se haya ido."

Comentó Paúl con prisa llevando en brazos a Teresse al hospital, pues sentía que la vida de la chica estaba agotandose.

Dániel fue a dónde le indicó Paul pero no había nadie.

Todos los hombres de Joseph habían desaparecido.

Dániel golpeó la puerta varias veces hasta que la derribó del coraje, pero después recogió a Tommy para llevarlo al hospital.

"Levántate amigo, vamos al hospital, te recuperas."

Comentó Dániel.

Tommy preguntó.

"Dónde está Teresse?"

"Ella está bien?"

"Vamos todos la hospital."

Respondió Dániel.

"Allá sabremos, pero ahora date prisa."

Emily vió salir a Paul con Teresse en brazos.

Ella se levantó por inercia y se subió al auto con él.

Desde la ventana del auto vió a Dániel y Tommy meterse a otro auto.

Pronto todos los autos aceleraron al máximo.

Cuando ya iban un poco lejos, una explosión iluminó el cielo nocturno.

El fuerte sonido del estallido regresó a Emily al aquí y al ahora.

La niña siente miedo y comenzó a sudar frío.

Todas las emociones que había tenido bloqueadas se agolparon en ella de forma violenta.

"Paul, pudiste rescatar a Tommy con vida?"

Preguntó Emily desorientada.

Paul no contestó.

Desde el auto marcó el número del hospital de los Black.

"Emergencia interna, un masculino y un femenino en peligro real de muerte."

"Quiero un psicólogo también."

"Menos de cinco minutos, quirófanos listos y transfusión de sangre lista."

"Acelera."

Ordenó al chófer.

Paul apreciaba a esta pequeña espía pues había trabajado bien para él y podía notar que Tommy realmente la quería y eso era una motivación más para mantenerla con vida.

Emily ante su silencio volvió a preguntar.

"Paul, donde está Tommy?"

"A dónde vamos?"

Antes de cinco minutos llegaron al hospital secreto.

Paul descendió rápidamente.

Dos doctores y tres enfermeras lo esperaban.

Pronto pusieron en la camilla a la chica y desparecieron adentro gritando instrucciones a sus ayudantes.

Emily descendió d auto mirando a Teresse casi muerta.

Ella se tapó la boca conteniendo un gritó ahogado.

Otros doctores recibieron en una silla de ruedas a Tommy.

Después de dejarlo ahí, Dániel fue a abrazar a Emily quien parecía muy afligida.

Paul se les acercó con una doctora para decirle.

"Está en shock, no comprende que pasó."

La doctora saludó a Emily.

Juntos la llevaron a una habitación comoda donde la dejaron recostada en un diván cálido.

"Platicaré con ella un momento, por favor espere afuera."

"Todo está bien."

Pidió la doctora de forma amable.

Dániel no tuvo más remedio que esperar sentado.

Paul se sentó a su lado, cansado y tomando un calmante.

Dániel preguntó.

"Cómo supiste?"

"Porque dejaste que escapara Situ?"

Desde que supo que Joseph había secuestrado a John, Paul había intervenido todas sus comunicaciones.

Por ese motivo se había llevado a los chicos.

"Es cuestión mía."

"Me interesa que Tommy viva ya que necesito un nuevo miembro de mi equipo y Trini es un aliciente más..."

"Joseph no irá muy lejos ahora que tiene menos personal y armas."

"Pronto lo atraparemos pero solo Edward puede matarlo."

"Será mejor que tengas protegida tu empresa y te mantengas alerta en todo momento."

"Pero sobretodo deberemos proteger a Emily."

"El juez dictará mañana que se aprobará la demanda."

"Tu sabes que pasará después."

Dániel se inclinó hacia adelante con sus dos brazos recargados en sus piernas.

Él le agradeció a Paul que salvara a su amigo.

Lo material no importaba, de hecho quería cambiarse a otro lugar más seguro.

Tendría que protegerse más de Joseph hasta capturarlo.

Y ess vez si lo mataría.

El celular de Dániel sonó, está vez él contestó.

"James, estamos bien."

"Tendremos que protegernos más."

"Joseph puede hacer un locura contra nosotros pues está realmente desesperado..."

Dice Dániel.

"Cuida a tu gente y a tu novia más."

"Emily está conmigo, está bien."

"La protegeré de todo."

Ambos terminaron la llamada.

Ellos dos se prepararon para defenderse.

Edward tomaba su analgésico mientras veía el vídeo de la pelea en el juzgado que alguien había filtrado y subido a toda plataforma posible.

Había intentado en vano borrarlo.

Lucy frente a él, seguía hablando por teléfono con el abogado.

Después de terminar la llamada, Lucy  aventó el celular a la cama.

Enojada comenzó a golpear almohadas.

"Mi amor, no te preocupes."

"Después de esto todo estará bien..."

"Podré limpiar mi nombre y volveré a ser el de antes."

"Podré ayudarte en tu empresa que haremos crecer juntos y olvidaremos este situación."

Lucy respiraba para calmarse.

Dejó de golpear las almohadas y caminó hasta Edward.

"Ojalá hubiera muerto para ahorrarme está enorme vergüenza!"

"Espero que de verdad valga la pena lo que haces."

"Me voy a mi departamento, no quiero estar contigo ahora."

La chica se dió la vuelta en su plan de diva y salió de la habitación dando un portazo.

Edward se quedó solo de nuevo.

Suspiró la decepción que sentía por  ella.

Cerró los ojos y se dispuso a descansar un momento.

Ryan y Flora hablaban seriamente de irse de esa ciudad y vivir con sus padres en la villa Niam en el extranjero.

"Pero mi hermana?"

"Mi papá?"

Preguntaba Flora con miedo.

"Dejaremos algunos ayudantes para que los protejan y ayuden."

"Además Emily tiene a Dániel, James y a tu padre."

"Mi amor ellos entenderán."

"Tu debes ahora cuidarte más después de..."

Ryan no pudo terminar su oración.

"Después de que perdí al bebé."

"Está bien, Dániel, ese bebé no debía nacer aún."

"Si nos vamos con ellos estarás más tranquilo y me dejaras volver a trabajar?"

Preguntó Flora.

"Si..."

Responde Ryan con una sonrisa triste antes de envolverla en sus brazos.

"Hagámoslo."

Soltandolo, Flora llamó a los padres de Ryan.

Herido en su orgullo y en su cuerpo Joseph se había escondido en otra pequeña casa que había allanado.

Él contaba solo con tres hombres.

Había pedido su celular y su arma.

Un hombre alto y de traje impecable entró a dónde estaban refugiados.

Él dijo.

"Cómo no puedes solo, te ayudaré."

"Ambos tenemos un fin común que es eliminarlos."

"Si haces bien ésto te daré los medios para que logres tu venganza."

"Aceptas?"

Sentado en el suelo Joseph asintió.

El tiempo no pasa en vano para nadie y él ya no tenía las misma fuerzas de joven.

"Seguro que podremos?"

Levantando la cabeza Joseph preguntó.

"Si porque no esperan que te ayude."

"Ahora vamos a qué te curen."

Por la mañana todos los medios de comunicación se volvieron locos con la noticia tan impactante.

En todos los canales los presentadores de espectáculos y de noticieros famosos daban la noticia.

"En un giro sorprendente, el juez de está corte ha dado por válida la demanda de la señorita Emily Mu por violación agravada contra el afamado y multimillonario empresario Edward Situ."

"La condena que el Señor Situ deberá pagar a partir de la semana que viene será de seis meses en una cárcel de mediana seguridad."

"Además deberá pagar una suma cuantiosa a la señorita Emily Mu para reparar daños psicólogos."

"Esta decisión del juez sienta las bases para poder juzgar en un futuro a hombres poderosos que en la mayoría de los casos nunca pisan la cárcel por sus actos."

"Con esta sentencia se da por entendido que la justicia será imparcial para todos sin importar que tan rico e influyente seas."

"Con esta sentencia se terminan todas las demandas interpuestas contra el Señor Situ por sus acciones hace un año contra la Familia Mu."

"En otras noticias la ola de asesinatos contra pandillas de bajo rango está en pleno auge."

"Ayer un ajuste de cuentas entre bandas rivales provocó la explosión de un casa al este de la ciudad dejando como saldo una decena de hombres fallecidos y..."

Elizabeth apagó la televisión.

La niña mira su celular, mientras su abuela habla con James.

Todas las noticias hablaban de Edward y Emily.

Algunos decían cosas buenas y otras malas, pero todos opinaban de cierto modo.

Desde las mujeres que acusaban a Emily de fácil y malagradecida porque un hombre tan excelente como Edward se hubiera fijado en ella.

Otros condenaban a Edward y les parecía un chiste la condena de solo seis meses en la cárcel.

Varios sitios de internet se cayeron ese día, saturados de internautas que reproducían, compartían y comentaban la noticia más hot del momento.

Emily había escuchado el veredicto del juez.

Toda su familia la abrazó.

Edward le pidió disculpas a ella ante el juez por sus actos.

Él mismo estableció una suma para pagarle los daños que le ocasionó.

Lucy con cara de pocos amigos solo la observaba desde su silla.

Todos regresaron a la villa de los padre de Ryan en esa ciudad porque los paparazzi los seguían a su departamento para poder entrevistarlos o fotografiar a Emily.

Incluso Dániel vivía ahí con Emily en otra habitación, pues la casa era enorme y tenía muchísimas habitaciones.

"Ahora que terminó, puedes relajarte unos días Emily..."

"Yo opino que lo mejor sería que nos mudaramos a otra ciudad donde nadie nos conozca..."

"Podrías irte con el padre de James o con nosotros al extranjero."

Flora hablaba con ella.

Emily se dió cuenta de lo cambiada que estaba su hermana.

Y lo buena que es ahora su relación.

"Por ahora no me iré de aquí pues quiero saber más de mi familia..."

"Si necesito ir a buscarlos lo haré Flora."

"Pero primero necesito saber si estás bien."

Dijo Emily tomandola de la mano.

"Si."

"Todos creen que me volví un poco loca por el bebé..."

"Pero de verdad, puedo saber que tendré dos hijas en el futuro cercano y seremos felices."

"Ojalá algún día tú puedas casarte con Dániel y formar una familia Emily."

Emily contempló esa posibilidad.

Por el momento no quería casarse ni tener hijos con nadie.

James entró a la sala con la abuela y saludó a las chicas.

Flora salió un momento dejándolos solos.

James felicitó a Emily por conseguir llevar a la cárcel a Edward.

"Abuela, estará bien él ahí?"

"Y si le hacen daño adentro de la cárcel o lo matan?"

Esas preguntas torturaban a Emily día y noche.

Algunas veces las ignoraba pues ni en sus sueños más locos creyó que de verdad podría llevar a Edward a la cárcel.

"Mi niña bella, siempre preocupandote de todos pero más de mi nieto."

"No te apures, adentro de la cárcel  hay gente mía que lo cuidará en este tiempo."

"Ahora sientate que debemos terminar de hablar."

"James cuida que nadie nos interrumpa."

James se levantó para ponerse frente a la puerta cerrada como si fuera un cadenero de club nocturno.

Dániel en ese momento se había ido a ver a Tommy, pues al ver qué Emily estaba bien protegida, necesitaba ver cómo estaba su amigo y Teresse.

"Emily."

Comenzó diciendo la abuela.

"En el pasado mi hija Lorna se fugó muy joven con Joseph."

"Cuando regresó con el bebé Edward, mi esposo los separó."

"Lorna enfermó de tristeza."

"Yo contacté a Leila tu madre, para que me ayudara a curarla, pues mi hija ya había dejado de comer."

"En poco tiempo ellas se hicieron amigas."

"Leila visitaba nuestra casa con sus dos pequeños y tú siempre seguías a Edward a todas partes."

"Antes de morir, Lorna me dijo que protegiera a Leila y sus hijos pues estabamos unidos por una fuerza más grande..."

"Pero debido a tu padre, perdimos tu pista."

"Tu hermano fue llevado por el mal camino y tú eres su contraparte."

"El está aquí en la ciudad y es peligroso."

"Emily hay algo más que debes saber."

La abuela dudaba si decirle o no...

Cambiaría la forma en que Emily veria a Edward?

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión.