El Prohibido Amor de un CEO Subestimar

sprite

El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ Subestimar

En El Prohibido Amor de un CEO novela Subestimar , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro El Prohibido Amor de un CEO fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En El Prohibido Amor de un CEO de Liliana Situ Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Subestimar y los capítulos posteriores de la serie El Prohibido Amor de un CEO en readerexp.com

"Espero que sea importante para que presentes tu horrenda cara frente a mi tan temprano."

Jens quien todavía está en pijama en el habitación de su hotel donde se hospeda habla hacía el hombre.

"Es importante."

"La chica que me dijiste que siguiera discretamente esta en el hospital en este momento con otra joven de nombre Flora Mu."

El espía, un joven de unos veinte años, delgado, tez pálida, cabello negro y lentes en su rostro pasa desapercibido casi todo el tiempo, lo que vuelve perfecto para ser un investigador privado.

Nadie nunca notaba la presencia del chico en algún lugar ni podía recordarlo porque era un chico más del montón.

"Y eso a mi que me beneficia?"

Cuestiona Jens mientras toma una taza y se sirve café del carrito del desayuno que su investigador probado llevó a la habitación.

"Bueno, puedes secuestrar a esa chica para forzar a Lorelay a qué te ceda dinero."

"O puedes secuestrar a las dos hijas pequeñas."

Indica el chico desenfadadamente.

"No idiota, no quiero ninguna cosa que tenga que ver con secuestros a bebés, eso me repugna."

"Algo más?"

Cuestiona Jens con desagrado.

"Edward Situ está con un tal Ryan Niam en el mismo hospital privado, diferente departamento."

Responde el espía de Jens.

"Las pequeñas se quedaron a cargo de unos ancianos."

"Vamos Jens, es tu oportunidad!"

"Además por lo que se, no tienen guardaespaldas..."

"Solo está un anciano y una anciana con las niñas."

"Tengo gente en el lugar, solo falta que tu digas si procedemos o no."

Jens medita acerca de los pros y los contras de lo que le propone el chico.

Secuestrar a las niñas ahora que están sin sus padres y usarlas como rehenes para obligar a Lorelay a hacer lo que él quiere...

Arriesgado pero...

"No lo sé..."

"Recuérdame tu nombre de nuevo."

Ordena Jens pues lo suyo no es recordar los nombres de la servidumbre.

"Larry, me llamo Larry, es tan difícil recordar mi nombre?"

Resopla el chico fastidiado.

"Bueno tu nombre no es muy memorable."

"Estas seguro de que no les pasara nada a las niñas?"

Cuestiona Jens después del insulto.

Poniendo los ojos en blanco el joven toma una fruta del plato, la come para después responder.

"Pense que un tipo como tú, que quiere ejercer una presión enorme para que te cedan una empresa, serías más duro pero eres bastante suave."

Asevera Larry.

"Otros tipos y hubieran secuestrado a la CEO directamente."

"O hubieran mandado golpear al tal Edward y a todas las personas que la rodean con tal de cumplir sus objetivos."

"Pero tal parece que tu solo quieres sentarte a hablar civilizadamente con esa mujer."

Habla despotamente Larry.

"Tal vez tienes algún interés romántico en ella aparte de tus negocios?"

Cuestiona Larry.

Jens toma un sorbo de café sentandose en la silla frente al flacucho chico.

"Así que lo que tu recomiendas es secuestrar a Lorelay, al maldito Edward y tal vez asesinar a todos los demás que ella quiere?"

Cuestiona con voz fría y dura Jens.

"No, amenazar con hacerles daño es más práctico."

Responde Larry.

"El chantaje y la extorsión son muy buenos cuando quieres que alguien coopere contigo por las "buenas", comprendes?"

El joven guiña su ojo tratando que Jens comprenda de que habla.

Lo cierto es que a Jens no le atrae nada la idea del secuestro y la extorsión.

El duque siempre pudo llegar en el pasado a un acuerdo en todo.

En sus negocios,

en su vida personal,

con las mujeres se le arrojaban a sus pies por su clase, belleza y por su título.

Jens siempre resolvía todo usando su apellido y posición.

Pero eso no le ayudo nada e está situación.

Los apellidos Baek y Situ pesan infinitamente mucho más que su apellido.

Esos dos apellidos son conocidos a nivel mundial, por lo que Jens esta en una clara desventaja.

"Esta bien, hazlo."

Declara son ganas Jens.

"Pero trata que no maten a las niñas, no me sentiría bien si las matan."

Pide Jens.

"Ah, descuida Jens, para eso me pagas a mí, no?"

Larry saca su celular para enviar el mensaje que ya tenía previsto, pues sabía que si convencia a ese rico pedante y estúpido de su plan incluso él se beneficiaría.

El único motivo de Larry en su vida es el dinero fácil y rápido que gana.

Tal como sospecho en sus averiguaciones previas, esa chica que siguió por un tiempo era multimillonaria.

Y parecía tan inofensiva, débil e indefensa como todas las demás millonarias que había seguido antes.

Pero esta es la primera que va a extorsionar a alguien.

Y Larry definitivamente quiere un pedazo del costoso botin de Jens.

Si algo salía mal también tenía un plan de respaldo pues la voz de ese rico estúpido ordenando que secuestre a las niñas lo ayudaría a librarse de la cárcel.

"Lo creyó?"

Pregunta uno de los hombres de Larry quien le llama.

"Ese Jens es tan estúpido que creería lo que sea"

"Procede, llegaré ahí en unos diez minutos a lo sumo."

Indica Larry.

"Mantente apegado al plan, no lo vayas a echar a perder esta vez oíste?"

Tal vez la apariencia de Larry lo hace parecer inocente y tonto, fácil de manipular e ingenuo pero no es para nada así.

Pero Larry se empeña en mantener su fachada en todo momento.

"Esta vez lo haré bien, lo prometo."

Responde su hombre antes de terminar la llamada.

Desde que la ciudad entró en guerra, Larry junto con su equipo se quedaron sin trabajo.

Los grandes capos en la ciudad se quedaron extrañamente quietos después de una reunión con esa tal Máscara Plateada.

Larry junto con su equipo tienen que comer y pagar facturas, por lo que se retiraron de esa ciudad para probar suerte en otras ciudades aledañas, pero habían arruinado una oportunidad casi de oro en otro lado.

Por eso tuvieron que regresar al terreno que conocían y por suerte alguien les avisó que Jens necesitaba de sus servicios.

Larry como cualquier chico tomó un taxi para ir al lugar pues supervisaría todo.

El taxista se compadece del chico quien finge timidez y candidez con una facilidad impresionante.

Como consecuencia obtuvo un descuento de estudiante por el viaje..

"Señorita Lorelay Baek?"

Una doctora hace pasar a Flora y Lorelay a su bonita oficina de ese hospital privado.

"Tomen asiento por favor, usted es familiar de la señorita?"

Cuestiona la doctora a Flora.

"Si doctora, soy su hermana."

"Cual es el resultado del estudio ginecólogico?"

Cuestiona Flora con voz nerviosa.

La doctora vuelve a mirar los resultados de la hoja de papel, después mira a las chicas quienes parecen nerviosas y ansiosas.

"Los resultado son óptimos."

"No hay presencia de virus, ni de ninguna bacteria."

"Tampoco hay miomas ni quistes en su matriz, ni nada que afecte su salud reproductiva señorita Lorelay pero..."

Las chicas apenas habían dejado escapar el aire que tenían suspendido en sus pulmones cuando escucharon el pero de la doctora.

"Ha estado usted bajo mucho estrés recientemente?"

"Tiene la adecuada nutrición en su alimentos diariamente?"

Cuestiona la doctora.

"Si doctora, me alimento bien."

"Y en cuanto al estrés..."

"Con lo que pasó en la ciudad creo que todos tuvimos nuestra ración de estrés para todo un año o una década."

Responde Lorelay mientras aprieta la mano de Flora entre las suyas.

"Tal vez pueda ser el estrés el motivo por el cual no haya logrado quedar embarazada como quiere."

"Aunque no tengo su historia clínica completa, puedo decir con certeza que esta sana."

"Todo el sistema reproductor está sano y listo para que comiences con tu familia."

Indica la doctora.

"Lo recomendable es que tu pareja se haga un recuento de espermatozoides o tal vez un estudio completo para determinar su salud reproductiva."

Determina la doctora.

"Tomaras dos de estas vitaminas por la mañana y dos por la noche, además de un relajante natural."

"Esperemos que bajando tus niveles de estrés pueda quedar embarazada pronto."

La doctora extiende la receta de las vitaminas.

Lorelay puede leer que la doctora le indica por escrito que realice algunos ejercicios para relajarse por la noche.

La doctora le indica sus puntos de ovulación más altos y con más probabilidades para embarazarse.

"Todo bien?"

Ryan cuestiona a Edward.

"Pues no se aún nada."

Edward responde al cuestionamiento de Ryan mientras espera los resultados de su conteo de esperma y su chequeo médico completo que se realizado ese día.

Muy temprano por la mañana, ambos salieron de casa de Edward con el pretexto que tenían que asistir a una reunión de negocios de Ryan en la cual Edward le apoyaría en algo.

Aunque Edward aun no tiene plena confianza a Ryan al menos puede apoyarse en él para resolver sus dudas de paternidad y fertilidad.

Un medico especializado los hizo pasar a su oficina, donde los dos se sentaron para escuchar lo que tiene que decirles.

"Señor Situ, sus exámenes arrojan resultados físicos y de salud son favorables."

"Su recuento de esperma es normal."

Edward respira aliviado en este punto.

"Sus antiguas heridas y demás dolencias no tuvieron más consecuencias en su calidad de vida."

"Usted podría tener media docena de pequeños si quisiera, aunque sus índices de estrés están muy elevados..."

Reprocha el médico.

"Ha pasado por mucho estrés en su empresa recientemente señor Situ?"

Edward contesta que ha tenido el estrés normal para un CEO.

O ex CEO de empresas Situ.

"No tiene impedimentos de ninguna clase señor Situ, pero sus niveles de estrés si son preocupantes, es lo único que podría estar obstruyendo su deseo de ser padre."

Edward no puede creer lo que escucha.

"Le recetaré unos calmantes y algunos ejercicios relajantes para que los realice con su pareja."

Indica el médico al final.

Eso era todo?

Estrés?

Tanto Ryan como Edward se miran comprendiendo que no quedan para nada satisfechos con lo que el doctor les dijo y los resultados médicos, por lo que Edward decide que necesita una segunda opinión.

"Estrés..."

"Todo hombre pasa por mucho estrés y puede tener hijos."

"A pesar de lo que pase con mis padres y mi empresa tengo a mis dos preciosas nenas conmigo."

"No creo que se trate de estrés."

Ryan habla sin pensar mientras camina al lado de Edward.

Los dos salen del hospital dejando a su paso mujeres boquiabiertas al ver a esos dos guapísimos hombres de traje caminando elegantemente por los pasillos.

"Tienes razón Ryan."

"Debí haber ido con alguien más sabio desde un principio para resolver mis dudas."

Responde Edward.

"Ahora que tengo la certeza de lo que haré."

La puerta del auto se abre y ambos entran para dirigirse a otro lugar aún más secreto.

En el parque de juegos, David junto con la abuela Freda y la abuela Aline cuidan a las niñas quienes alegremente rien y corren por todo el lugar junto con otros dos pequeños casi de sus mismas edades.

Thomas esta con ellos al igual que los guardaespaldas de la abuela Situ quienes vigilan el parque.

Los tres adultos mayores sonrien al ver jugar a las niñas.

David esta encantado con sus nietas y se siente feliz al tener esas dos hermosas bendiciones en su vida.

Los tres abuelos charlan amenamente de sus vidas.

Ellos comentan lo que aún les falta por hacer y de la gran envidia que sienten Freda y Aline por David al tener a sus nietas con él.

"Pronto les darán nietos esos muchachos, no los presionen, todo tiene su tiempo."

Asevera David.

"Cuando Flora perdió al primer bebé, nos devastó como familia."

David guarda silencio unos segundos al recordar ese momento trágico.

La abuela Situ se siente mal ya que por culpa de su tonto nieto Flora perdió a su bebé.

"Pero después de un tiempo, Flora se sintió muy bien, tanto así que a los pocos meses me dieron la noticia los chicos que sería abuelo."

"Todo ha sido fantástico con esas angelitas traviesas."

Las caritas sonrientes de las nenas les hacen también sonreir de pura felicidad.

"Desde un principio ese mocoso tonto debió de haberme hecho caso y haberse casado con mi nieta Lorelay."

Exclama molesta la abuela Situ.

"Tal vez ahora mis nietos ya estarían mas grandes que tus nietas..."

"Pero no, todo tiene que hacerlo mal ese muchacho tonto!"

"En verdad me iré al cielo por aguantarlo tanto!"

Los adultos se rien por lo que dice la abuela pues saben perfectamente como fue antes Edward.

"Y todo va bien con los chicos?"

"Una cosa que nunca entendí es como si desde el principio ellos..."

"Pues...ustedes saben..."

"Estuvieron juntos..."

David tose ante la incomodidad de hablar de sexo con las abuelas.

"Ay por favor David, ya tenemos bastantes años como para que tengas pudor ahora."

"Tuvimos hijos y tu ya tienes nietos, que quieres decir?"

Cuestiona la abuela Situ a David.

"Si David, dilo de una vez."

"A cada segundo nos hacemos más viejas."

Pide la abuela Freda.

"De hecho Aline envejece dos veces más rápido que yo, que soy una jovencita."

Se burla la abuela Freda de su amiga.

"Tú lo que eres es una bruja loca."

Se defiende la abuela Situ.

"Señoritas, basta."

"Lo que no acabo de entender es como si ellos tuvieron sexo por una larga temporada no quedo embarazada Emily, digo Lorelay."

"Es la antigua costumbre."

Se disculpa David mirando a sus nietas brincar en los juegos infantiles.

"Solo puedo decirte que en ese momento fue lo más sensato."

"Te imaginas si mi nieta hubiera tenido que huir de la ciudad debido a que estaba embarazada de su enemigo mortal?"

Cuestiona preocupada la abuela Situ.

"Así es Aline."

"Cuando Dániel y Johana la llevaron conmigo, Lorelay estaba muy mal."

"Si ella hubiera estado embarazada, habria sido terrible para ella."

Asevera la abuela Freda.

"Obviamente la hubiéramos apoyado en todo y tendríamos un nieto o nieta ya, pero ella hubiera sido la más afectada por haber estado sola."

Los adultos guardan silencio unos segundos pensando en todo lo que hubiera sido diferente en ese caso.

"Pero son jóvenes los dos."

"Edward solo es cinco años mayor que Lorelay, no es mucha la diferencia de edades."

"Además, mi nieta es mucho más fuerte, inteligente y bella que ese tonto mocoso que su madre me encargó."

Puntualiza la abuela Situ.

"Tienes toda la razón Aline."

"Edward es un tonto."

"Déjame decirte que es lento y ha perdido fuerza."

"Le patee el trasero varias veces en los entrenamientos y James también."

Todos rien después de las palabras de la abuela Freda.

Elise se acerca para pedirle agua a su abuelo quien destapa la botellita de agua especial para ella cuando unos disparos al aire se escuchan cerca del parque.

Manteniendo la calma en todo momento, David abraza a su nieta mientras Freda corre por la pequeña Elisbeth que llora sentadita en el arenero debido al fuerte ruido.

La abuela Freda la abraza fuertemente.

"Thomas nos sacará de aquí."

"Agáchense y dejen que los guardaespaldas hagan su trabajo."

Ordena la abuela Situ.

Con las niñas en brazos, la abuela Situ mira a su alrededor para comprobar de donde demonios se escucharon los disparos.

Ella observa correr a lo lejos a los hombres estúpidos que dispararon cerca de ellos.

"Freda, se que no siempre peleas, pero esos idiotas piensan que somos un trío de viejos inservibles."

Habla la abuela Situ.

"Yo disparo y tu pateas."

"David tu proteges a las nenas."

"Le daré la orden a Thomas de que te saque de aquí con ellas en el auto."

David asiente.

Freda entrega a Elisbeth a su abuelo para ir detrás de Aline quien ya tiene desenfundada su arma.

Los tres se ponen en marcha.

"Sabes que ya estamos muy viejas para esto?"

Cuestiona Freda a Aline.

"Vieja tu Freda!"

"Yo me siento de treinta años de nuevo!"

Exclama feliz la abuela Situ.

"Serán tus segundos treinta vieja arpía."

Se burla la abuela Freda de su amiga.

Thomas se les acerca corriendo para sacarlas, pero la abuela Situ le indica que traiga el auto para que se lleve a David y las nenas quienes estan agazapados debajo de una banca de cemento.

"Pero y ustedes?"

Cuestiona Thomas a las abuelas.

"Estaremos bien Thomas, ya no somos tan débiles como antes."

"Vete ahora!"

Ordena la abuela Situ.

Thomas asiente antes de correr hasta donde esta el auto para ponerlo lo mas cerca posible de David Mu.

"Tu ve por ese lado y yo por el otro."

"Ten cuidado porque todavía quiero seguir teniendo a mi amiga."

Pide la abuela situ.

"También te quiero Aline!'

"Ten cuidado, no sabes pelear."

Las abuelas se separan después de la respuesta de la abuela Freda.

Ellas fijan su atención en los dos guardaespaldas quienes ya tiene sometidos en el suelo a tres sujetos.

Un chico delgado de gafas tiembla en una esquina mientras los guardaespaldas hacen su trabajo.

Las abuelas se relajan cuando ven que todo esta controlado.

"La policía ya está en camino, no se asuste joven, puede ponerse de pie."

Uno de los guardaespaldas pide al niño quien se refugia en una esquina contra la pared.

El chico poco a poco se incorpora, las abuelas le preguntan si esta bien.

"Si, pasaba por aquí tranquilamente cuando estos tres lunáticos abrieron fuego al aire y me aterrorizaron y..."

El chico parece que se desmoronara en cualquier momento.

Las abuelas lo consuelan.

"Muchas gracias señoras, pero creo que debo irme ya."

"Mi abuela también me espera."

"Solo salí por unas cosas que ella me mando, pero ahora no recuerdo nada ni se donde dejé el dinero y la lista de compras."

Thomas se acerca en el auto con David y las niñas en su regazo.

Al ver al joven tan consternado ambas le dijeron que podían llevarlo a donde vive su abuela.

Ninguna de las dos piensa que el jovencito represente una amenaza.

"En verdad no quiero molestarlas..."

Habla tímidamente el chico.

"No es molestia, por favor sube adelante, nosotras iremos detrás."

"Puedes indicarle a Thomas a donde ir."

El joven agradece.

Él le indica a Thomas una casa no muy lejos de ahí, por lo que pronto están en ese lugar donde el auto se detiene para que el joven descienda y entre a la casa gritando por su abuela.

El chico volvió solo un segundo después para agradecerles y les pide que esperen pus su abuela quiere agradecerles.

Todo en los alrededores se ve tranquilo, por lo que ninguno de los mayores desconfia cuando una señora de edad sale lentamente por la puerta...

Pero en un segundo saca un rifle de su falda y su cara cambio de forma.

"Siempre se confían de mi apariencia, siempre creen que soy inofensivo, eso es bueno para el negocio."

Exclama malvadamente Larry.

"Por cierto, si tienen sus celulares contacten a sus nietos señoras, ellos serán los primero que recibirán saludos de mi parte y de Jens Laersen."

Dos autos acorralan al auto de la abuela Situ.

El joven le apunta a la cabeza a Thomas con una pistola enorme.

Los tres subestimaron al joven por su apariencia!

***By Liliana Situ***

Valoro mucho tu opinión y voto!